FANFICS K-POP Y TU
Bienvenidos al Foro Fanfics kpop y tu~
Disfruta de tu estadia con los mejores Fics, juegos...etc

♡ Para comentar debes estar registrado.
♡ Antes de publicar lee las reglas.
♡ Respetar las reglas.
♡ Si eres ANTI mejor no entres.
♡ Sin mas solo diviertete y bienvenidos ^^

ADMINS. ∞


aqui puedes escribir el fanfic que tu quieras, tu sueño de estar con tu oppa puede hacerse realidad ^^
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Hora en Corea♥~
Últimos temas
» CHASING THE DOG~♥
Lun Jul 06, 2015 4:35 pm por PauLoveSuju

» MAKING A DREAM<3
Jue Mar 12, 2015 3:19 pm por Aniitta_DBSK

» All happened in Christmas ~
Mar Feb 03, 2015 4:51 pm por pautupiem

» ---PÓSTER---
Jue Jul 31, 2014 7:48 pm por Aniitta_DBSK

» Far away ~~
Mar Jul 29, 2014 5:53 am por Bella-Joong5

» Nuevo MV de teen top
Sáb Abr 26, 2014 12:56 pm por dragoncitaleeminhoza

» ¡Hola, soy nueva! ^^
Mar Abr 15, 2014 12:12 am por mariamajo99

» El amor de mi vida [One shot]
Miér Ene 29, 2014 6:07 pm por PauLoveSuju

» WELCOME TO EXOPLANET
Vie Ene 24, 2014 2:10 pm por Kim_MiHee

» Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
Dom Ene 05, 2014 7:40 pm por Jung Anssu

Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
CalendarioCalendario
Miembros que empiezan más temas
Admin Momo-chan
 
naiieUnnie
 
Addictforyou
 
rakelitha*
 
saraha91
 
LucySakura
 
Jung Anssu
 
Ojitos de Mounstro
 
miho_00
 
Shu
 
Los posteadores más activos de la semana
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Dom Nov 25, 2012 11:13 am.
Canales
Temas más activos
Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
fic de infinite aun sin nombre ~
"La manzana"
My dream is coming true :3
MAKING A DREAM<3
fanfic shinee : NO ME QUIERO ENAMORAR!!!
Lazos! (DBSK Y TU!! ^^)
Vainilla love
Far away ~~
La Rocola(:

Comparte | 
 

 Las alas del ángel (+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Las alas del ángel (+18)   Dom Jul 14, 2013 10:32 am

Nombre del fic: "Las alas del ángel"
Género: Hetero/Romance
Personajes: Leeteuk + OC
Advertencias: lemon
Sinopsis: ¿Qué pasaría si la esposa en We Got Married de Leeteuk, líder de Super Junior, no fuera Kang Sora? ¿Qué pasaría si fuera una cantante occidental, líder de un nuevo grupo de K-Pop? Pues que ella cumpliría su sueño, porque antes que ser cantante o líder... es ELF.

Para este fic, me basaré en conversaciones mantenidas por Leeteuk y Kang Sora en "We Got Married", aunque habrá diferencias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Dom Jul 14, 2013 10:35 am

Capítulo 1: Leader couple
A Thousand Years”, Christina Perri

(Sara POV)
Bajé de aquel coche sin que el temblor de mis manos se hubiese calmado durante todo el trayecto. Estaba segura de que algo saldría mal: un mal paso con los tacones o algún retortijón inesperado confirmaría mis sospechas. Aunque de momento ninguno de los dos había hecho acto de presencia.

La cita era en un restaurante bastante lujoso, uno de tantos en los que se preocupan más por la presentación del plato que por el hambre de los comensales. No obstante, aquel detalle no suponía nada para mí. En aquel momento. Probablemente en cualquier otro hubiera refunfuñado algo sobre no saber qué es la comida de verdad.

Mientras subía las escaleras, aumentaba mi ritmo cardíaco. Mis manos estaban heladas, algo bastante inusual. El que tuviera la boca seca también era extraño. Parecía que alguien desconocido se había adueñado de mi cuerpo. No me reconocía en absoluto.

Nada más cruzar la puerta de cristal, un miembro de producción me indicó con un gesto de su mano el camino que debía seguir. Algo me decía que cuando atravesara aquel umbral, mi vida cambiaría. No me equivoqué.

(Leeteuk POV)
Allí estaba yo, sentado en un pequeño sillón en aquella pequeña sala. También era pequeña mi paciencia. Quería descubrir quién sería mi pareja en el programa. Habían surgido muchos rumores, pero nada confirmado.

De repente, la televisión se encendió. En ella apareció un solo mensaje: “Te presentamos a tu mujer”. Comenzaron a aparecer imágenes de ella, pero en ninguna se le veía la cara. Distinguí un cuerpo delgado pero bonito, con curvas, algo que no acostumbrábamos a ver en Corea, donde todas las chicas se caracterizaban por poseer una delgadez algo extrema. Aprecié una larga melena oscura y rizada, también poco común.

Además de estar atento a las imágenes y ver si podía sacar algo en claro de ellas, leí todos los cartelitos que iban poniendo: “Le gusta la lluvia”, “Sus colores favoritos son el azul, el blanco y el morado”, “Es muy familiar y casera”, “Le encantan los animales”...

De pronto, una canción conocida llegó a mis oídos. Era de “Seouldid”, un nuevo grupo de pop formado por chicas. Habían debutado hacía poco en nuestro país, pero llevaban una pequeña trayectoria recorrida en Europa y América. Me parecía muy valiente el hecho de que hubiera una chica occidental en el grupo y, que además, fuera la líder cuando también era la maknae. Había sido un gran cambio en toda la industria del pop de nuestro país.

En ese momento comprendí todo. Hacía tiempo que la dirección y la productora del programa se estaban planteando introducir nuevas culturas en él. Ya habían avanzado con Victoria y Nichkhun, ambos extranjeros, pero nadie se había atrevido a traspasar la barrera asiática. Si no me equivocaba, yo había sido el elegido para ver si funcionaba aquel pequeño experimento.

Confirmando mis sospechas, la puerta se abrió, y por ella apareció una chica realmente radiante. Llevaba un vestido blanco con zapatos también blancos. La larga melena rizada parecía una cascada marrón oscuro cayendo por su espalda. No llevaba casi maquillaje: los ojos delineados y un poco de sombra blanca. Las uñas también pintadas de blanco.

Parecía un ángel.

(Sara POV)
Era mi sueño hecho realidad. Conocerle. Y ya tenerle como marido ficticio era lo mejor que podía haber imaginado. No solo me gustaba su físico y su personalidad. Era mi modelo a seguir en mi rol de líder. Siempre preocupándose por los miembros de su grupo y por sus fans. Y es que yo, amigos míos, era ELF. Hasta la médula.

No pude evitar reírme nerviosamente mientras me acercaba a él. Ambos nos saludamos haciendo continuas reverencias.


- Annyongaseo -dije, sin que la sonrisa se pudiera borrar de mi rostro.
- Annyongaseo – respondió él. Su cara estaba roja y también sonreía.
- Me llamo Sara. Creo que te han puesto un vídeo mío.
- Ah, sí -soltó un risita nerviosa.

Un silencio incómodo inundó la sala. Ninguno de los dos sabíamos qué hacer. Yo era nueva en todo aquello y no podía dejar de pensar que había varias cámaras grabándonos a pocos centímetros de distancia.


- ¿Has dormido bien? -me preguntó, sin dejar de sonreír.
- La verdad es que no. No dejaba de pensar en hoy -mi voz temblaba levemente.
- Por favor, siéntate -dijo, señalándome un pequeño sillón.

Mi corazón se aceleró aún más si cabe al sentirle tan cerca. Le encontraba muchísimo más guapo que viéndolo a través de una pantalla.


- ¿Conocías a Super Junior antes de venir a Corea?
- Soy ELF -me reí.
- ¿En serio? ¿Quién es tu favorito?
- Leeteuk-shi.
- ¿En serio? -rió nerviosamente.
- Sí. Me gusta mucho tu forma de ser. Sobre todo tu sentido del humor.

Continuamos hablando bastante rato. Nuestro tipo de sangre era A, a ambos nos gustaba la lluvia y el helado y nos encantaba navegar por Internet. Nunca pensé que pudiera tener tantas cosas en común con él.

Después de un rato, nos levantamos y fuimos a cenar.


¿Qué quieres? -me preguntó, mientras leía la carta.
- Mmm... ¿Podrías pedir tú? Es que aún no estoy familiarizada con la comida coreana -reí tímidamente.

Mientras esperábamos la comida, charlamos sobre temas muy diversos. Quería que le contara cosas sobre mi país, España, y sobre cómo formamos “Seouldid”.


- ¿Físicamente, qué es lo que más te llama la atención de un hombre? -me preguntó en un momento dado.
- No soy una persona que se fije mucho en el físico.
- ¿La altura? -rió, nervioso.
- No. Prefiero que el chico sea un poco más alto que yo, pero podría gustarme alguien más bajito. Me fijo más en la mirada, la sonrisa y las manos.
- ¿En serio? A mí me gustan tus ojos -en cuanto lo dijo, comenzó a reír y a taparse la cara, avergonzado.
- Pues no es mi parte más occidental -reí.- ¿Ves la forma que tienen? Mi padre siempre dice que debemos de tener antepasados orientales. Él, cuando era pequeño, parecía asiático. Y yo, cuando me río. Casi no se me ven los ojos.
- Es verdad.

(Leeteuk POV)
El tiempo con ella se había pasado volando. Después de la cena continuamos hablando, y cuando nos dijeron que el tiempo de grabación había terminado, me costó creerlo. Era una chica divertida, sencilla e inteligente, con la que se podía hablar de todo.

Sinceramente, me parecía muy guapa y muy elegante, pero no era mi tipo ideal. No tenía nada que ver con que fuera occidental, pero yo era alguien muy tradicional en cuanto a seguir costumbres. Quizá ella desconociera algunas de ellas.


- ¡Buen trabajo a todos! -dije al finalizar la grabación, aplaudiendo.

Me giré y vi a Sara poniéndose el abrigo y cogiendo su bolso. Me acerqué.


- Buen trabajo -dije, sonriendo.
- Gracias, aunque aún me pongo bastante nerviosa. Es el primer show de variedades en el que participo.
- ¿En serio?
- Sí. Me gustaría que me enseñaras a desenvolverme mejor ante las cámaras y a ser una buena MC -levantó su puño. Solo le faltó decir “Fighting”. No pude evitar sonreír. Esta chica realmente era una especie en extinción.




¡Espero que os guste y comentéis! uuu 


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Sáb Jul 20, 2013 4:24 am

Capítulo 2: Sorpresa
“Marry me”, Kim Hyun Joong

(Sara POV)
- ¡Cuenta, cuenta! -me dijeron las chicas cuando llegué al dormitorio.
- ¿Os habéis quedado despiertas solo para cotillear? -reí.
- Por supuesto. ¿Secretos entre amigas? -se miraron entre ellas y acto seguido gritaron-. ¡Nooo!
- ¿Qué queréis que os cuente?
- ¡Todo! -me dijo Cindy.

Todas las miembros de “Seouldid” eran coreanas, menos yo. No obstante, se habían criado en España, así que no les daba vergüenza hablar de temas relacionados con besos o novios.

- Estoy muy cansada. Os prometo que mañana cuento todo -levanté mi mano en señal de juramento.
- ¿Segura? Mira que somos compañeras de cuarto. Si no cumples tu promesa no vas a dormir en meses -me dijo JaeYoung.
- Mañana. En serio.

A pesar del agotamiento, esa noche no pegué ojo. Tumbada boca arriba en mi cama, pensaba en todo lo que me había ocurrido aquel día. ¿No es increíble cómo te puede cambiar la vida en tan solo un instante?

(Leeteuk POV)
No podía dormir. Daba vueltas y vueltas en la cama, con los ojos abiertos como platos. Tenía ganas de volver a verla. Quería charlar con ella. Nunca me había sentido tan cómodo hablando con alguien. Durante el poco tiempo que estuvimos juntos, me olvidé completamente de las cámaras. Había sido Park Jung Soo, no Leeteuk.

Me levanté y cogí el móvil. Habíamos intercambiado teléfonos antes de despedirnos, por si surgía algún problema con las grabaciones. ¿Estaría despierta? La había visto bostezar un par de veces, y suponía que estaba cansada. No obstante, opté por mandarla un SMS. Que contestara cuando pudiera.

“¡Buen trabajo, Sara-shi! Espero que descanses. No te olvides de que mañana tenemos grabación y debes dar lo mejor de ti. ¡Fighting! Sweet dreams”.

Me volví a acostar. No había pasado ni un minuto, cuando me llegó un mensaje al teléfono. Lo cogí y no pude evitar sonreír al ver de quién procedía.

“Muchas gracias, Leeteuk-shi. Nunca podría olvidar que mañana grabamos. Recuerda que soy ELF ;)Descansa tú también. Buen trabajo”.

Se me acababa de ocurrir algo. Algo realmente bueno.

(Sara POV)
Ya era la mañana siguiente y no había dormido casi nada. Me había sorprendido recibir un mensaje suyo, aunque suponía que en él era algo normal. Su profesionalidad no tenía límites. La verdad es que estaba cansada, pero no pude evitar contestarle. Esperaba no haberle importunado.

Todas las chicas estaban dormidas. Miré el reloj. Aún era pronto. Si no se levantaban después de un rato, las despertaría. Justo cuando estaba sentada en la cocina, con la leche y los cereales preparados en la encimera y lista para desayunar, sonó el timbre.

Extrañada, fui a abrir. No tenía la menor idea de quién podía ser, pero de haberla tenido, no se me hubiera ocurrido ni remotamente aquella posibilidad.

(Leeteuk POV)
Allí estaba ella, preciosa, incluso sin maquillaje. Su cara reflejó sorpresa, abriéndose todo lo que podían sus pequeños ojos algo rasgados. Luego una sonrisa asomó a su cara. No parecía preocupada porque la estuviéramos viendo despeinada y sin arreglar.

- ¿Qué haces aquí? ¿Has adelantado la grabación aposta para que yo quedara mal? -rió.

Me hice el ofendido.

- Yo jamás haría eso. Es solo una sorpresa.
- Ya lo veo -seguía sonriendo.- Bueno, pasa. No te asustes si ves algo desordenado.
- Se nota que no has vivido en una casa con trece chicos -reí.
- Me estaba preparando el desayuno. ¿Quieres tomar algo? -de repente se giró, al oír un ruido en una de las puertas del pasillo. Lo único que alcancé a ver fue el rostro adormilado de una chica que rápidamente se escondió.
- ¡Chicas, los tortolitos se quieren venir a vivir aquí! ¡Han ocupado la cocina!
- Se nota que no has vivido en una casa con seis chicas -dijo Sara.
- No me lo digas dos veces -reí. Y me di cuenta de lo que había dicho. Siempre me pasaba lo mismo: mi boca iba más rápida que mi cerebro. Sara me miró con ojos sorprendidos, sonrió y se giró para abrir la nevera.
- ¿Qué quieres tomar?
- Había pensado en ir a tomar algo fuera. ¿Café, quizás?
- No me gusta el café. Pero si me invitas a un batido, te lo agradecería enormemente.
- ¿No te gusta el café? Ya somos dos. Es demasiado amargo -reí.
- Me arreglo en cinco minutos y nos vamos.
- Vale.

Y no tuve que esperar más. Exactamente fueron cinco minutos los que tardó en vestirse y peinarse. Luego nos entretuvimos un poco mientras el equipo la maquillaba un poco.

- Siento el retraso. Les he dicho que no hacía falta, pero han insistido -dijo, cogiendo un pequeño bolso.
- Normas de la televisión.
- Ya, supongo -se veía avergonzada.
- No te preocupes. Te harás a todo esto. Es cuestión de práctica.

(Sara POV)
- Es cuestión de práctica -dijo. Y sonrió. Esa sonrisa me mataba. ¿No sabía que su hoyuelo, unido a la perfección y blancura de sus dientes, deslumbraba más que todos los hombres del planeta Tierra juntos? Sí. Creo que sí lo sabía. Y por eso lo hacía.

- ¿Nos vamos? -dijo.

Durante el trayecto en coche, las cámaras no estuvieron grabando. Era un alivio. Me costaba mucho soltarme con él habiendo tanta gente alrededor. Me parecía tan artificial... No obstante, a veces me olvidaba completamente de que estaba protagonizando un programa de televisión. No había guión ni exigencias. Éramos él y yo. Bueno, él, yo y un montón de cámaras con focos. Y las malditas petacas de los micrófonos. No había nada más incómodo. Después de querer hablar con él a solas, lo que más deseaba era poder sentarme bien sin sentir cómo un rectángulo del tamaño de mi mano me aplastaba la cintura y otra parte del cuerpo que no voy a nombrar.

Al salir del coche, el equipo se preparó para continuar grabando.

- Quiero darte algo -me dijo. “Un beso, ¿me vas a dar un beso?”, pensé.

Abrió el maletero y sacó algo de él.

- Toma. Es para ti. Es una chaqueta que nos hicieron a cada uno de los miembros de Super Junior. Esta es la mía. Tiene mi nombre escrito en la manga.
- ¿La hicieron especialmente para ti?
- Sí.
- ¿Y quieres que la tenga yo?
- Claro.

“Claro”. Me encantaba su sencillez y su humildad. A pesar de todo el éxito que llevaba acumulado, sus pies no se alejaban de la Tierra.

- ¿Tomamos ese batido? -me preguntó.
- Claro. Yo lo quiero de chocolate.

(Leeteuk POV)
Sara era una chica que ponía ilusión en todo lo que hacía. Ya fuera perseguir su sueño o beberse un batido. Tuvimos un pequeño roce cuando salió el tema del dinero. En Corea, a la mayoría de chicos no nos gustaba que la chica pagara. Siempre queríamos invitar y ser atentos con ella. Pero Sara me dijo muy seriamente que la podía invitar a lo que quisiera, pero que si en algún momento ella quería pagar, tenía que dejarla. A continuación, su seriedad la sustituyó una risa y la frase “Pero tengo pensado aprovecharme de ti, así que me invitarás a menudo”. Me di cuenta de que ambos éramos muy cabezotas. Los miembros siempre decían que yo daba miedo cuando me enfadaba. Ella tenía pinta de ser así también.

Al acabar de grabar, me dijo:

- ¿Por qué me mandaste un mensaje anoche?
- Ehm... Yyyo... Quería... -siempre había sido muy tímido, aunque no lo pareciera-. ¿Te incomodé?
- ¡No, nada de eso! -dijo, moviendo sus manos y negando con la cabeza.- Solo me sorprendió.

Respiré, aliviado.

- A lo mejor soy yo la que está noche te manda un mensaje -dijo mientras se iba. Se giró y me guiñó un ojo.

Entonces me di cuenta de dos cosas. La primera: era una chica que odiaba el aegyo y no trataba de ser cute, pero sabía muy bien cómo jugar sus cartas. La segunda: me estaba empezando a gustar.


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Sáb Jul 27, 2013 4:38 pm

Capítulo 3: Primeros sentimientos
“La La La Love Song”, Stevie Hoang


(Sara POV)
Llegué a casa y me encontré con un ambiente... cómo decirlo... algo hostil.

- ¿Te vas con él sin habernos contado nada de la noche anterior?

Cinco chicas estaban en fila, con los brazos cruzados, impidiendo el paso y con caras de malas pulgas.

- No podía hacer nada. Ha venido por sorpresa.

Los cinco pares de ojos se abrieron al máximo.

- ¡¿De verdad?! ¡Qué romántico! Ya querría tener yo a alguien que me hiciera esas cosas -dijo JaeYoung.
- ¿Y cómo ha ido? ¡Cuenta!

Entre todas me arrastraron hacia el sillón. Me sentí como una abuelita contando una vieja y apasionada historia a sus nietas, que miraban atentamente sentadas en el suelo.

- Hemos ido a desayunar juntos.
- ¡Ooohhh! -dijeron todas a la vez.
- … Ya está. Nada más.
- ¡Aguafiestas! -gritaron, y un cojín me dio de lleno en la cara.- Cuéntanos todo.
- No hay nada más que...
- ¿Nos vas a hacer creer que solo ha pasado eso, siendo tú una fan locamente enamorada de él? -preguntó Zoe, con una mirada acusadora.
- Te has pasado con lo de “locamente enamorada” -repliqué.
- Cuenta -me dijo. En ese momento, me dieron miedo. Parecían una manada de perros hambrientos a punto de devorarme.
- Vale, vale. Estuvimos hablando y me dio algunos consejos profesionales.
- ¿Y? -dijeron a la vez.
- … Me mandó un mensaje ayer por la noche.

Un silencio inundó la habitación. YeonByung lo rompió inesperadamente.

- Wonderful! ¡Magnífico! ¡Bravo! -aplaudió.
- ¿Y tú le respondiste? -preguntó SunYoung.
- Sí. Aún estaba despierta.
- ¿A esas horas? ¿Qué pasa? ¿Ahora sufres de insomnio? -dijo Cindy.
- ¡Ay! ¡Dejadme ya! -reí.
- ¡Se está poniendo roja! ¡Se está poniendo roja! -canturrearon.
- ¡Sois unas cotillas! -reí mientras me encerraba en mi habitación.

(Leeteuk POV)
Había llegado a casa después de un largo día de trabajo. Ensayos, grabaciones, eventos... No tenía ni un rato libre. Cansado, me desnudé y me metí en la ducha. Dejé que el agua recorriera mi cuerpo y apoyé mi brazo en la pared. En cuanto me secara, iría derecho a la cama.

Pero había algo que no podía quitarme de la cabeza. ¿De verdad me mandaría aquel mensaje? Había mirado el móvil una y otra vez desde que había llegado a casa, sin novedad alguna. ¿Se le habría olvidado? ¿O solo había sido una broma, la cual me había dado algún tipo de esperanza?

Salí de la ducha con la toalla anudada a la cintura y el pelo goteando. No pude evitar volver a mirar el móvil. Quizás no lo había oído con el ruido del agua. Pero nada. Ni mensajes ni llamadas.

Resignado, me encaminé al armario, pero cuando me hube girado, el móvil sonó. Inconscientemente, corrí hacia él y abrí el mensaje.

“Lo prometido es deuda. Aquí tienes tu mensaje. El batido me ha encantado. ¿Te gusta tanto como a mí el chocolate? Junto con el helado, es mi único vicio :PEspero no haberte despertado si estabas durmiendo. Buenas noches, Leeteuk-shi”.

Le di a “Responder”.

“No estaba dormido, tranquila. Sí, me gusta el chocolate. Otra cosa más que compartimos ;)Espero que marche todo bien. ¿Te encuentras más relajada? Si tienes algún problema, no dudes en preguntarme. Fighting.”

Sonriendo, dejé el móvil y me puse unos pantalones cómodos. Después de beber un poco de agua y de lavarme los dientes, me acosté. Estaba a punto de quedarme dormido cuando la luz del móvil me sobresaltó. Otro mensaje.

“No sé si estará bien decirlo... No tengo mucha experiencia en cuanto a relaciones, y menos con chicos coreanos, pero... Te hecho de menos :$”.

Mi corazón se aceleró. ¿Lo sentía de verdad o tan solo era una broma? Comencé a teclear:

“Yo también te...”

Cambié de opinión. Borré una a una las letras y apagué el móvil. Esa noche tampoco dormí.

Al día siguiente, después de desayunar, encendí el teléfono. Cuando terminó de cargar, y antes de que pudiera hacer nada con él, un mensaje me llegó. Había sido enviado minutos después que el último de Sara, y también era suyo.

“Leeteuk-shi, me he equivocado de persona y te he mandado un mensaje por error. Espero que no te haya molestado ^^”

Un mensaje por error... Eso lo aclaraba todo... Y quería decir que tenía a un chico esperándola.

(Sara POV)
¿Cómo podía haber sido tan tonta? ¿Por qué se me había ocurrido mandarle ese mensaje? Lo intenté solucionar diciéndole que me había equivocado de persona al enviarlo, pero no estaba segura de si habría funcionado.  La noche anterior, tras mandar el SMS, había estado esperando unos minutos su respuesta, pero, al ver que no había señales de ella, y como la buena cobarde que soy, me apresuré a dar una excusa.

- ¡Sara! -dijo Cindy, chasqueando los dedos delante de mis ojos-. ¿Te encuentras bien?
- Sí, sí... Bien...
- No estás bien, pero si no me lo quieres contar, lo respeto -respondió.
- Gracias.

Aquel día teníamos grabación. Y no sabía cómo iba a reaccionar.

(Leeteuk POV)
Aquella cita era en un parque. Había llevado un par de bebidas, por si nos entraba sed. Lamentablemente, no me podía quitar de la cabeza que Sara tenía pareja o estaba a punto de tenerla. ¿Quién sería ese chico? ¿Cómo sería? Tenía que ser coreano, dado su mensaje...

- Hola -escuché una voz a mis espaldas.

Me levanté del banco y me giré. Iba preciosa, con una camisa azul y unas mallas blancas.

- Hola. Aún no vamos a grabar. Tenemos un rato libre.
- Genial.

Se acercó y se sentó a mi lado.

- Esto... El mensaje que te mandé ayer... ¿Lo has leído?
- ¿El último?
- Sí.
- Oh, sí. No te preocupes. A todos nos ha pasado alguna vez -reí, aunque tenía un puñal clavado en el corazón.
- Menos mal. Espero no haberte incomodado -dijo ella, sonriendo.
- No... Claro que no.

(Sara POV)
“¡Me quiero morir!” No sé cómo pude sonreír en aquel momento. Definitivamente, tenía que aprovechar mi talento como actriz.

- ¿Quién es? -me preguntó, con una mirada inquisitiva.
- ¿Eh?
- El chico para quien iba el mensaje. ¿Lo conozco? ¿Es alguien famoso? -preguntó, sonriendo.
- No... Es... No... -reí.

“Dios mío, ¿no te das cuenta?”, pensé, afligida.

 Aquí dejo el trailer del fic ^^ 

http://www.youtube.com/watch?v=1R1vy3X0ak0


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Vie Ago 02, 2013 8:06 am

Trailer: http://www.youtube.com/watch?v=1R1vy3X0ak0

Capítulo 4: Decisiones encontradas
“Promise of a Lifetime”, Kutless


(Sara POV)
Al acabar la grabación, y justo cuando iba a despedirme de Leeteuk, una voz me sobresaltó:

- ¡Oppa! -gritó una chica. Me giré, suponiendo que se trataría de alguna fan, pero me encontré a...
Taeyeon -dijo Leeteuk, sonriendo.- ¿Qué haces aquí?
- Vamos a grabar un videoclip.
- ¿En serio? Qué casualidad. Nosotros estábamos grabando para We Got Married -siguió sonriendo, y ni siquiera se dignó a mirarme ni a presentarme. Aún así, Taeyeon reparó en mi presencia.
- Tú eres Sara, ¿no? Encantada -dijo, con una reverencia.
- Igualmente -respondí de la misma manera.

Había algo en esa chica que no me acababa de encajar...

- Oppa, tendríamos que vernos más a menudo. Hace tiempo que no coincidimos -siguieron con su conversación. ¿Y yo qué? Me sentía fuera de lugar, como si sobrara. Después de estar un par de minutos allí de pie, intentando sonreír a pesar de lo incómoda que me sentía, decidí irme. No me despedí, estaban metidos en la burbuja de su propia conversación, al parecer irrompible.

Me alejé de ellos hacia el coche que me llevaría a casa. Cuando estaba a punto de entrar en él, me percaté de que llevaba la lata de bebida que Leeteuk había traído. Me giré para buscar con la mirada una papelera, pero lo que vi fue otra cosa.

Leeteuk y Taeyeon agarrados de la mano.

“Vamos, Sara, quizá solo se estén felicitando por algo”, pensé. Intranquila, me metí en el coche. La lata no había acabado en la papelera, pero mis ilusiones sí.

(Leeteuk POV)
En cuanto vi a Taeyeon, me sentí aliviado. No podía soportar estar solo con Sara. Comencé a hablar con ella, intentando apartar todos los malos pensamientos que me inundaban. Entonces, después de unos minutos, Sara se fue. Sin despedirse. Sin decir nada. ¿Estaría enfadada conmigo?

- ¿Estás bien? -me preguntó Taeyeon.
- He tenido mejores días -dije.
- No te preocupes. Tú siempre sales de todo -me dijo, dándome un golpecito en el hombro. Yo alargué mi brazo, exigiendo su mano, y ella accedió. Necesitaba apoyo.
- ¿Quieres que quedemos cuando tengas un rato libre y hablamos? -inquirió.
- Te lo agradecería. ¿Cuándo acabas de grabar?
- No creo que estemos mucho. Son pocas tomas.
- Vale. Cuando llegues a casa me avisas y voy para allá.
- Ok.

(Sara POV)
Siempre había habido rumores sobre Taeyeon y Leeteuk. Incluso yo misma los había aceptado en su momento. Pero había supuesto que él no era un chico que pudiera grabar un programa en el que tenía que fingir que estaba casado si tenía una novia fuera. Parecía que me había equivocado.

- ¡Sara, no te lo vas a creer! ¡Zoe estaba en el baño y entonces Cindy le ha sacado una foto y...! ¿Qué te pasa? -preguntó SunYoung cuando me vio entrar por la puerta.
- Nada.
- Lo suponía. Nunca te pasa nada -refunfuñó.
- Bueno, sí me pasa. Pero no tengo ganas de hablar de ello.
- Qué novedad -me dijo.

SunYoung siempre se esforzaba por cambiar uno de mis peores defectos: mi expresión de sentimientos. Su frase era “La olla exprés explota si no le pones la pesa para que se vaya liberando poco a poco”. También me comparaba con una tostadora: “Eres como una tostadora: todas sabemos que en algún momento vas a saltar, pero cuando lo haces, nos asustas, porque no estamos seguras del momento exacto en el que lo harás”. No debía de ser muy bueno que te compararan con aparatos domésticos, pero en aquel momento me daba igual todo lo que me dijera.

- Me voy a mi habitación. Estoy cansada.

Oh, se me olvidaba. La frase más importante de todas:

- Ser líder no implica ser hermética -me dijo.

Cerré la puerta y me tumbé boca arriba en la cama. ¿Cómo podía haber sido tan estúpida? ¿Cómo podía haberme ilusionado tan rápidamente? Mi lema siempre había sido: “No esperes nada de nadie: es mejor estar sorprendido que decepcionado”. En esa ocasión, había hecho todo lo contrario.

¿Por qué tuve que mandarle aquel mensaje? Quizá, si no lo hubiera hecho, en ese momento estaríamos viendo una peli en algún cine, o escuchando música juntos.

¿Por qué tenía que salir todo mal?

(Leeteuk POV)
- Pasa -me dijo Taeyeon. Habíamos ido a una sala de ensayos donde nadie nos molestaría.- Haber, ¿por qué ha desaparecido tu sonrisa? -inquirió.
- Supongo que es un cúmulo de cosas. Demasiado trabajo, poco tiempo libre.
- Qué me vas a contar -nos sentamos en el suelo.
- ¿Tú qué tal estás?
- Bien, bien...

De repente, silencio. Aún no estábamos del todo cómodos hablando solos. Hacía tan solo un año que habíamos dejado nuestra relación. Nos queríamos mucho, pero no teníamos tiempo para nosotros. Cuando salieron todos los rumores, la empresa nos pidió discreción. Mejor dicho, nos exigió discreción. Casi no podíamos vernos, y cuando lo hacíamos, estábamos demasiado cansados. Ambos decidimos dejarlo.

Por suerte, yo había pasado página. Normalmente, me costaba olvidar a alguien por quien había sentido mucho. Supongo que el poco tiempo del que disponía aceleró ese olvido.

- Jung Soo, yo quería hablar contigo de algo... -me dijo, nerviosa. No podía ser... ¿o sí?- Ya sé que ha pasado mucho tiempo desde lo nuestro, pero...

Tenía un ligero presentimiento de lo que vendría a continuación. Mi mente empezó a trabajar rápidamente mientras ella pensaba lo que tenía que decir. ¿Aceptaba o rechazaba? Taeyeon era una chica muy especial, que había formado parte de mi vida desde que nos conocimos cuando éramos trainees. Pero, si lo nuestro no había funcionado, ¿por qué iba a funcionar después de un año? Como si me hubiera leído el pensamiento, Taeyeon dijo:

- Los rumores se han ido acallando y, normalmente, la empresa proporciona más libertad a la gente de tu edad...
- Taeyeon, ¿qué quieres decirme?
- Jung Soo... podríamos volver a intentarlo...

Yo tenía mucho cariño a Taeyeon. Quizá podríamos volver al punto en el que estábamos antes de los rumores. Además, estaba claro que lo de Sara no podía ser.

Está bien, pero iremos poco a poco. De momento, dame un tiempo hasta que acabe We Got Married. No me gustaría comenzar una relación mientras me hago pasar por el marido de alguien -dije.

(Sara POV)
¿Pero qué estoy haciendo? -dije en voz alta, sola en la habitación.

Yo nunca había sido una chica de las que se rendía fácilmente. Tenía que reconocerlo. Sí, me gustaba Leeteuk. ¿Cuánto? Mucho. ¿Estaba dispuesta a utilizar todas mis armas para enamorarle? Sí.

(Leeteuk POV)
Decidido: mi relación con Sara se ceñiría a lo estrictamente profesional.


(Sara POV)
Decicido: mi relación con Leeteuk avanzaría en los próximos días.


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Mar Ago 06, 2013 6:57 am

Capítulo 5: Guardaespaldas y confidente
“Just The Way You Are”, Bruno Mars.

(Sara POV)

Esa mañana había aparecido la verdadera Sara. La Sara que odiaba el aegyo, que conquistaba con sonrisas y bromas y que sabía utilizar perfectamente sus armas.

También sabía que en Corea no eran comunes las curvas femeninas, algo que yo poseía. Leeteuk no podría quitarme los ojos de encima. Me puse unos vaqueros ajustados con unos botines y un jersey de cuello alto. Me dejé la melena rizada suelta.

Había llamado al equipo de grabación para explicarles que quería dar una sorpresa a Leeteuk presentándome sin avisar en su casa. Mientras iba de camino en el coche, planeaba la actitud que debía adoptar con él. Finalmente, decidí que lo mejor sería hacerme la inocente y jugar un poco. Se acabó todo eso de ser más recatada porque estaba en Corea. ¡Yo era española! No nos daba vergüenza hablar de amor, de parejas o de sexo. Nos saludábamos dándonos dos besos. Íbamos en bikini por la playa. Nos reíamos a carcajadas.

Cuando llegué, no pude ignorar mis nervios. No obstante, siempre se me había dado muy bien manejarlos y arrinconarlos para que no se notaran. No habría ningún problema.

Llamé al timbre y las cámaras se colocaron detrás de mí para grabar. Pero no apareció quien yo me esperaba. En su lugar, abrió la puerta Siwon, o Mister Abdominales, como lo llamaba Zoe.

- Annyongaseo. Soy Sara. ¿Está Leeteuk? -pregunté, sonriendo.
- Ahora no, ha ido a tratar un tema sobre nuestro próximo concierto -me explicó mirando sorprendido a las cámaras.- ¿Soy el primero de nosotros en conocerte? -dijo con una sonrisa.
- Creo que sí -respondí.
- No creo que tarde mucho. Pasa. Seguro que está a punto de llegar.

Cuando entré, me percaté de que estaba en casa de Super Junior. Hacía un año no me hubiera podido ni imaginar aquello. Bueno, quizá imaginarlo sí. Y haberlo escrito en alguno de mis fanfics. Pero eso era otra historia.

- ¿Quieres tomar algo? -me preguntó, galantemente.

“Es todo un caballero”, pensé.

- Un vaso de agua, por favor -dije.
- Sara, vamos a salir a hacer unas cuantas tomas del edificio por fuera. Ahora volvemos -me dijo un miembro del equipo.
- De acuerdo. Si viene Leeteuk, os aviso.

Siwon y yo nos quedamos solos.

- ¿Qué tal? ¿Cómo llevas todo el tema de las cámaras? Leeteuk nos contó que te costaba un poco -me dio el vaso de agua.
- ¿Os ha hablado de mí? -pregunté, atónita.
- Oh, sí. Demasiado -rió. Le acompañé con mi risa.
- La verdad es que al principio estaba bastante incómoda, pero poco a poco me voy acostumbrando.
- Oye, si necesitas algo, lo que sea, cuenta conmigo. Puedo ser tu guardaespaldas, cuñada -me dijo, con una sonrisa.
- No estaría mal. Dame tu currículum y me lo pienso -reí.

Iba a contestarme, pero le sonó el móvil. Nada más ver la pantalla, sus ojos se iluminaron.

- ¡Hyung! ¿Cómo estás?

Yo bebía de mi vaso de agua para disimular, pero estaba atenta a la conversación.

- Nosotros bien, algo cansados, porque estamos con los ensayos para el próximo concierto ......... ¿A qué no sabes quién está a mi lado? ......... Sara, nuestra cuñada.

“¿Nuestra?”, pensé. “Debe de ser otro miembro de Super Junior”.

- No te la paso, hyung ......... ¿Qué vas a decirle? ......... Bueno, pero no la asustes.

Me pasó el móvil mientras decía “Heechul” con un movimiento de sus labios. Juro que casi me atraganté. ¿No estaba en el servicio militar?

- ¿Sí? -pregunté, temblorosa.
- ¡Cuñada! -gritó.- ¡Por fin oigo tu voz, aunque no te pueda ver! ¿Qué tal con Leeteuk? Aish, ya sabía yo que no aguantaría mucho tiempo sin mí... En fin, nuestro amor era imposible.

“Heechul-shi, no cambiarás nunca”, pensé, mientras me reía.

- Pues bien, aunque estoy un poco nerviosa por poder hablar con la famosa diva de Super Junior -dije, guiñando un ojo a Siwon mientras sonreía.
- Es normal, no te preocupes. Estoy seguro de que nunca has visto a nadie tan guapo como yo... - - Ah, no, espera... Que estás con Leeteuk... Bueno, aunque digas que te parece más guapo él, comprendo que mientas. No se puede tratar mal a tu marido.
- Leeteuk está en mi primer puesto, pero tú ocupas el tercero -dije.
- ¿El tercero? ¡¿El tercero?! ¿Quién ocupa el segundo? -preguntó.
- Yesung-shi.
- Aish, ese niño... -murmuró.
- Siwon-shi me está pidiendo que le devuelva el teléfono. Encantada de haberte conocido, voz de Heechul -reí.
- ¡Adiós, cuñada! -fue lo único que escuché antes de dar el teléfono a Siwon.
- ¡Hyung! ¡Te he dicho que no la asustaras!

Ya no tenía el teléfono, pero escuché cómo Heechul gritaba y decía algo como: “Esta tía mola”.

- Hyung, no cambiarás nunca -respondió Siwon. Cuando colgó, me dijo:
- Voy un momento al baño.
- Vale.

Me quedé sola en el salón, con mi vaso de agua y contenta por haber podido hablar con Heechul. Siwon parecía buena gente. Sentía que podía confiar en él.

En ese momento, la puerta de la entrada se abrió. Y apareció Leeteuk, quien no se percató de mi presencia hasta que levantó la vista.

- Hola -dije, sonriendo y levantándome. No me había puesto esos pantalones para nada. Vi que sus ojos se abrían un poco, pero rápidamente volvió a la normalidad.
- Hola -respondió.

“Buen autocontrol, Leeteuk-shi”, pensé.

(Leeteuk POV)
No esperaba encontrarla allí. Y era lo que menos quería. Pero vi los pantalones. ESOS pantalones. Nunca la había visto con ese tipo de ropa. La quedaba bien. Muy bien. Mis ojos se abrieron un poco, pero conseguí controlarme.

- Hola -dije.

En ese momento, Siwon salió del baño.

- Ah, hyung. ¿Ya has llegado? -dijo-. Bueno, creo que lo mejor será que me vaya a mi habitación. ¡Adiós, cuñada!
- ¡Adiós, guardaespaldas! -dijo Sara, sonriendo.

“¡¿Guardaespaldas?! ¿A qué viene eso?”

- ¿Qué haces aquí? -pregunté, todavía de pie. No quería sentarme a su lado.
- Te devuelvo la sorpresa -sonrió.
- ¿Y los demás?
- Han salido a grabar los exteriores. Les he dicho que les llamaría cuando llegases, pero no lo voy a hacer.
- ¿Por qué? -pregunté, mientras sentía cómo se aceleraba mi corazón.
- Porque supongo que aún no les habrá dado tiempo a grabar nada -respondió, mientras yo me relajaba.- ¿Por qué creías que era?
- ¿Eh? No, por nada -dije, tragando saliva.
- Oppa, ¿te pasa algo? -preguntó.

Podía controlar el que se me abrieran los ojos, pero no que mi cara se pusiera roja.

- No, nada... - “¿Me ha llamado oppa?”, pensé.
- ¿Seguro?
- Sí.
- Vale. Voy al baño. Es esa puerta, ¿no? -dijo.
- Sí.

“¿Solo puedes hablar con monosílabos o qué?”, pensé.

Sara se levantó y se dirigió al baño. Al darse la vuelta, no pude evitar fijar mis ojos en una parte determinada de su anatomía, realzada por aquellos maravillosos vaqueros.

“Jung Soo, ¿qué estás haciendo?”, me dije a mí mismo.

De repente, sentí cómo mis pantalones se iban estrechando poco a poco.

“Ahora no”, me lamenté.


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Vie Ago 09, 2013 5:27 pm

Capítulo 6: Calor
“Stripped”, Shiny Toy Guns


(Leeteuk POV)
En cuanto me di cuenta de mi “pequeño” detalle, Sara salió del baño.

- Ufff, qué calor hace dentro... -dijo, secándose el sudor de la frente.
- Me temo que es culpa mía -respondió Siwon- Me he duchado antes y se me olvidó dejar la puerta abierta para que se fuera el vapor. Hyung, me voy al gimnasio.
- Voy contigo -dije, deseoso de desaparecer. Sara podría darse cuenta en cualquier momento, aunque mis manos estuvieran cruzadas por delante de mi amigo para intentar evitar su presencia.
- No seas tonto. Tienes mil y un días para ponerte en forma. Quédate con ella.

Siwon salió y yo fui corriendo al baño.

- ¿Por qué me ignoras? -preguntó Sara, enfadada.
- No te ignoro, solo voy al baño -dije, antes de entrar.

Cuando creía estar a salvo, ella se coló en el lavabo y cerró la puerta tras de sí.

- No te voy a dejar en paz hasta que me respondas. ¿Estás enfadado conmigo? ¿Te he hecho algo o qué?

No respondí, simplemente me limité a no mirarla.

- ¡No me des la espalda! -prosiguió-. Te lo repito: ¿por qué me ignoras? El otro día...
- ¿El otro día qué? -pregunté.

Silencio.

- El otro día estábamos bien... -no me convenció su respuesta. ¿Tendría algo que ver con lo que pasó con Taeyeon?

Entonces sentí cómo con su pequeña mano me giraba para que la mirara.

- Te estoy diciendo que me mires. ¿Tan difícil es de ent...? Ah -dijo, percatándose de mi problema. Me giré, avergonzado.
- Lo siento. No quería que lo vieras.
- Leeteuk-shi... No te preocupes. A todo el mundo le puede pasar -respondió, con cautela.
- ¿Leeteuk-shi? Antes me has llamado oppa. ¿Por qué ahora no? ¿Estás... enfadada?
- Pues sí. Siento que me esquivas.
- Sara, como comprenderás, ahora mismo lo que más deseo es que salgas del baño. No es nada personal, es que... -dije, mirando mi protuberancia.
- Claro.

Al estar de espaldas a la puerta, no pude ver nada de lo que estaba sucediendo. Tan solo escuché un:

- ¡Mierda!
- ¿Qué? -me giré.
- No va -dijo, moviendo el picaporte de la puerta.
- ¿No me digas que no han llamado para que lo arreglen? ¡Les dije que llamaran! -me lamenté, e intenté abrir la puerta yo-. Nada, estamos encerrados... Mierda. Me he dejado el móvil en la chaqueta.
- Yo tengo el bolso en el salón -dijo, preocupada- Supongo que solo tenemos que esperar. No creo que el equipo tarde mucho en llegar. En cuanto oigamos el timbre, empezamos a gritar y seguro que piden la llave al portero y nos sacan de aquí.

Se sentó en el suelo, apoyada contra la pared. Yo me senté enfrente de ella. Pasaron cinco, diez minutos... Y no llamaba nadie.

- Qué calor -dijo Sara. Su cara tenía un tono rojizo y el sudor le recorría la frente.- ¿Puedes... darte la vuelta?

No pregunté, simplemente lo hice. Oí cómo abría el lavabo y se echaba agua en la cara.

- Ya -me avisó.

Cuando me giré, maldije estar encerrado con ella. Se había quitado el jersey y se lo había colocado sobre el pecho, para que no se le viera el sujetador. No obstante, aprecié la suave curva de sus hombros, enmarcada por los tirantes negros de la ropa interior. Y lo que es peor. Aprecié la gota de agua que recorrió su cuello y desembocó entre sus pechos. Tragué saliva  y miré para otro lado. Así estaba claro que mi amigo no se relajaría. Ni en un millón de años.

- ¿No tienes calor? -me preguntó mientras se abanicaba con la mano.
- No.
- Te estás poniendo rojo.

La verdad era que me estaba asando vivo. Me quité el jersey y me cubrí con él, como había hecho ella.

- Dile a Siwon que la próxima vez ventile el baño -dijo Sara, mientras se volvía a levantar. Abrió el grifo del lavabo y comenzó a beber agua, ladeando su cabeza.. En el espejo se reflejó su imagen: sus ojos cerrados, su melena apartada a un lado, su canalillo...

“¡Jung Soo!”

Cuando acabó, pude apreciar lo húmedos que estaban sus pequeños y gruesos labios. Se pasó una mano por ellos para secarlos. No sé por qué, se sentó a mi lado, en vez de enfrente.

- Que venga alguien, por favor -imploró, cerrando los ojos y apoyando su cabeza sobre el frío azulejo de la pared. De repente los abrió y me miró.
- Leeteuk-shi. Podríamos aclarar el tema de mi enfado. Tenemos tiempo -rió.
- Sara, no estoy de humor -su risa se tornó en un rostro serio.
- Últimamente nunca lo estás. Parece que me había hecho una idea equivocada de cómo eres.
- ¡Quieres callarte! -grité, enloquecido por los celos. Todo lo había empezado ella, mandándome aquel mensaje por error.
- A mí no me hables así -dijo, lanzándome la mirada más intimidatoria que había visto en mi vida. Me arrepentí de cómo le había hablado. Ella se puso de cuclillas e hizo ademán de levantarse, pero logré agarrarle la muñeca. Sin embargo, hice demasiada fuerza, y en vez de pararla, se cayó hacia atrás, sentándose sobre mí. Me miró, sorprendida, y nuestros rostros quedaron a pocos centímetros de distancia.

- ¿Qué haces? -dijo.
- Perdóname. No soy nadie para gritarte.
- No, no lo eres -me respondió, con rabia contenida.
- Lo siento.

En ese momento, ambos nos percatamos de que, debido a la aparatosa situación de agarre-caída, habíamos olvidado nuestros jerseys. Mi torso estaba desnudo y su sujetador quedaba a la vista.

- ¡Ay! -se quejó, de repente.
- ¿Qué te pasa? -pregunté.
- Me está dando un calambre en la ingle -dijo, con una mueca de dolor. Había caído con la pierna derecha estirada y con la pierna izquierda doblada por la rodilla, aprisionada bajo la otra.
- Espera. Estira la pierna -respondí. Ella hizo lo que la dije, pero el dolor no amainaba.- Ponla aquí -dije, indicando la otra parte de mi cuerpo. Al final, acabó sentada sobre mí, con una pierna a cada lado de mi cintura.
- Parece que ya -repuso, y su cara se relajó.

Estábamos en una situación bastante comprometedora. Ella me miró con aquellos ojos marrones oscuros, profundos y atrayentes. Puso sus manos en mis hombros.

- Estás empapado -dijo. Recorrió mis hombros y mi cuello y me enseñó su mano, brillante por el sudor.
- Tú también -repuse, pasando mis dedos por su columna y notando cómo se humedecían. Su pecho estaba brillante.
- Tienes el pelo mojado -puntualizó, enredando sus dedos en el cabello de mi nuca y subiendo por mi cabeza.

Nos miramos intensamente. En ese momento, yo era sensible a todo: apreciaba la lujuria en sus ojos, las pequeñas gotas de sudor que recorrían sus brazos, el aire que entraba a sus pulmones por su boca y que hacía mover su pecho... Sin pensar, puse mis manos en su cintura y la atraje hacia a mí muy poco a poco. Ella comenzó a acercar su cabeza a la mía. Ambos respirábamos cada vez más rápido y más fuerte. Mi corazón parecía que iba a explotar.

Entonces, nuestros labios se encontraron.

Al principio fue un beso tierno, suave. Pero poco a poco, el calor de nuestros cuerpos, sumado al de la habitación, aumentó nuestra pasión. Ella pidió permiso con su lengua. Yo se lo concedí. Y nos enzarzamos en una lucha de dominación donde nuestras bocas eran las protagonistas.

No me reconocía. Yo no era tan lanzado con las chicas. Me costaba mucho comenzar con el skinship. Pero aquella mujer me volvía loco. Y lo más importante: no parecía molestarle la pasión. Podía dar rienda suelta a mi verdadera naturaleza sin que me echara nada en cara. Probablemente, una coreana no hubiera llegado hasta esos extremos. Tenía que haber viajado a España mucho antes. Si todas las mujeres de allí eran como Sara, probablemente serían muy atractivas. Con personalidad, independientes y sensuales.

- Sara... Espera -dije, apartándome. Ella abrió los ojos y me miró durante unos segundos. Luego se tapó la boca y bajó la cara.
- ¡Lo siento mucho! -se lamentó.
- ¿Lo... lo sientes? -pregunté, decepcionado.

De nuevo, silencio.

- Supongo que sí, que lo deberías de sentir... Debes de estar echa un lío. Pero no te preocupes. No se lo tienes por qué contar -repuse.
- ¿A quién?
- A tu amigo. Al del mensaje.

Ella me miró fijamente, y pareció no entender. Luego suspiró y bajo la cabeza.

- Leeteuk-shi... Ese mensaje... no era para nadie que no fueras tú.
- ¿Cómo? -dije, sorprendido.
- Fue un algo que me dio... Una de estas cosas que haces sin pensar... Y como no contestaste, me inventé una excusa para no quedar mal -rápidamente, hizo ademán de levantarse.
- Espera -dije, volviendo a cogerla por la muñeca. Alcé su cara para que me mirara- ¿Ese mensaje era para mí? -pregunté, esperanzado.
- Sí -su cara apuntaba hacia mí, pero no sus ojos.
- Mírame -rogué. Ella hizo el esfuerzo. Supuse que, en aquel momento, el rojo de su rostro no tenía que ver con el calor.- Soy un cobarde. Soy un cobarde por no haber querido afrontar lo que siento por ti. Si no te contesté fue porque... No sé por qué. Me dio miedo.
- ¿El qué te dio miedo?
- No lo sé. Quizá... que una chica tan maravillosa pudiera mandarme ese mensaje -esa vez, fui yo quien bajo la cabeza y ella quien me obligó a mirarla. Tragué saliva- Cuando me enteré de que eras mi fan, me alegré mucho... Pero luego pensé que a lo mejor me veías perfecto, sin defectos, y que te decepcionaría.
- Oppa, ¿ya estamos con la enfermedad del príncipe? Se te ven los defectos a millas -rió.
- … Vale, no esperaba esa respuesta -correspondí con una sonrisa.
- Eres egocéntrico, cabezota y mandón -dijo, enumerando con sus dedos- Pero te queremos así -e hizo una V con sus dedos que acompañó con un guiño de ojos.
- ¿De verdad?
- Prometido -respondió, alzando su mano.
- Eres increíble... Lo sabes, ¿no? -dije, acariciando su rostro.
- Oh, sí. Me lo dicen todos los días y a todas horas. Lo sé de sobra -fingió.
- ¿Quién tiene la enfermedad de la princesa ahora? -reí.
- Jung Soo -me dijo, con un rostro muy serio. Casi dejé de respirar cuando la escuché decir mi nombre- No tienes que preocuparte por decepcionarme. Tus defectos son increíbles, como todo tú. Una persona que no los tuviera sería imperfecta.

Aquel silencio no fue como los demás. No era forzado. No resultó incómodo porque lo llenamos con un beso. Un beso lleno de esperanzas, de sueños y de amor.

Y en ese momento, hizo su aparición el personaje más importante de este capítulo. El timbre.

- ¡Sí! -gritó ella, echando su cabeza para atrás y cerrando sus ojos. Me quedé mirándola. Sí, pensé mal.- Oppa, ¿qué miras?
- Nada. Solo pienso.
- ¿El qué?
- Que vamos a tener que insonorizar una habitación.
- ¿Por qué?
- Porque si gritas así ahora, no quiero ni imaginar cómo gritarás cuando estemos en la cama -dije, guiñándole un ojo y levantándome hacia la puerta. No pude evitar reírme mentalmente al ver su cara de asombro.


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
patri.m6



Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 14/07/2013
Edad : 23
Localización : Escondida bajo la cama de Leeteuk oppa xDD

MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Jue Ago 15, 2013 6:10 pm

Capítulo 7: Te quiero
“I'm in heaven when you kiss me”, ATC


(Sara POV)
Me estiré en la cama como si fuera un gato perezoso y abrí los ojos poco a poco, al principio cegada por la luz del sol que entraba por la ventana. Pareciendo un zombie, salí de la habitación y me dirigí al salón, pero no había nadie. Recorrí cada uno de los dormitorios, los baños y la cocina, sin novedad.

“Qué raro”, pensé. Fui a por mi móvil y marqué el número de Cindy.

“El móvil al que ha llamado está apagado o fuera de cobertura”- resoplé y lo intenté con el de Zoe, obteniendo la misma respuesta. Me estaba comenzando a preocupar. ¿Dónde estaban todas?

En mi auxilio, sonó el timbre. Fui corriendo a abrir, dispuesta a decirles que dónde demonios habían ido, pero mi cara de enfado no duró mucho. Allí estaba él. Mi ángel.

- ¿Qué... qué haces tú aquí? -pregunté, atónita. Sin responderme, entró en la casa y cerró la puerta.
- Lo siento. Tenía que entrar deprisa. Imagina que me ve alguien... Bueno, ahora sí. Pregunta -sonrió.
- No voy a repetirlo. Ya me has oído -repuse, malhumorada.
- Vaya. Nos levantamos de mal humor, ¿eh? -preguntó, pero no parecía enfadado. Me cogió la cara con ambas manos y se acercó a mis labios. Antes de besarlos, dijo- Buenos días, princesa.

Me quedé congelada en el sitio. No me esperaba aquello. Aunque en un par de segundos, reaccioné. Suspiré, cerré los ojos y rodeé su cuello con mis brazos. Pero rápidamente me paró.

- Si no lo vuelves a preguntar, te quedas sin saber la respuesta- volví a suspirar, pero aquella vez de desesperación.
- ¿Qué haces aquí?

Él tosió y y se puso recto.

- Señorita Sara, vengo a decirle que hoy tiene el día libre. Y yo también.
- ¿Cómo? -mis ojos no se podían abrir más.
- Lo que has oído. Podemos pasar todo el día juntos.

Una bombilla se encendió en mi cabeza.

- ¿No tendrás algo que ver con que ninguna de las chicas esté en casa? -pregunté, recelosa.
- Bueno... Más o menos. Si no me equivoco, dos de ellas tenían que trabajar.
- Sí, ¿y las otras tres?
- Se han ido a casa de una amiga. Yo les he dado la idea. Me dijeron que estaban tensas, y les propuse que organizaran una fiesta de chicas.
- ¿Seguro que te dijeron eso? -reí.
- Oh, sí. Muy tensas.
- ¿Y si es una fiesta de chicas, qué hago yo aquí?
- Tú -dijo, apuntándome con el dedo- tienes cosas más importantes que hacer -cerró los ojos y puso sus labios en posición de beso. Decidí jugar con él un poco.
- ¿Les has dicho que no iba a ir? -pregunté, fingiendo enfado. Él abrió los ojos, y su cara reflejó miedo.
- ¿He... hecho mal? -dijo, tembloroso.
- ¿Tú qué crees?

Su cara se volvió roja. Miró hacia el suelo y no contestó. No pude contener la risa.

- ¡Es una broma, tonto! ¿De verdad pensabas que me iba a molestar? -reí.

Me miró, casi en estado de shock. Acto seguido, una sonrisa pícara y una mirada traviesa asomaron a su cara.

- Estamos graciosa, ¿no? -dijo, y se lanzó a hacerme cosquillas.
- ¡No, por favor, cosquillas no! -grité, riendo como una loca.

Caímos en el sillón, él encima mío. Yo me retorcía cual lagartija, pero él no paraba.

- ¡Por favor! ¡Para! -grité, intentando apartar sus brazos. Al final me hizo caso.
- Envidia.
- ¿Cómo? -pregunté, desconcertada.
- Tienes una cara preciosa, incluso sin maquillaje. Las chicas coreanas y las no coreanas te deben de tener envidia -sonrió.
- No soy nada del otro mundo -repuse, avergonzada. Comencé a notar el calor en mis mejillas. 

“¡Ahora no!”, pensé. No solía ponerme roja. Solo cuando me decían piropos.

- ¿Por qué te tapas? Te ves preciosa cuando te sonrojas -su sonrisa no se borraba.
- Jung Soo... ¿Vamos... en serio?

Él suspiró. Su sonrisa, finalmente, se borró.

- Mejor hablarlo bien sentados, ¿no?

Una vez nos hubimos colocado, cogió mi mano y me miró a los ojos.

- ¿Tú qué opinas?
- No lo sé... Tú me gustas, pero...
- Te lo tengo que advertir. Si decidimos seguir adelante, no va a ser fácil -su mirada era serena, pero a la vez determinante.
- ¿Yo... te gusto?
- ¿No te lo demostré ayer? -sonrió.
- Supongo... ¿Qué pasa si digo que sí?
- Te diría que estás loca -dijo, muy serio. Bajé la cabeza, avergonzada.- Pero yo también lo estoy.
- Pues... viva la locura, ¿no? -sonreí.

Él se acercó y besó mis labios. Yo volví a rodear su cuello con mis brazos, aquella vez más fuerte, temerosa de que me apartara otra vez. Sus manos se posaron en mi cintura y me acercaron a él. Poco a poco volvimos al punto del día anterior, en el baño. Me separé de él, jadeando.

- No sabía que... los coreanos... erais tan apasionados.
- Bueno... Cada día aprendes algo nuevo -dijo, cerca de mi boca.

Volvimos a besarnos, con más ganas si cabe. No queríamos que ese momento acabara nunca. Sus labios recorrieron mi mandíbula y comenzaron a probar mi cuello. Yo solo sabía pasar mis manos por su espalda e intentar acercarlo más a mí.

- Oppa... -murmuré.

No podía verle, pero noté cómo sonreía.

- Repítelo -dijo.
- Oppa -sonreí.
- Será mejor que paremos. No quiero ir tan rápido -se alejó de mí.
- Va... vale -repuse, y me mordí el labio. “Ya me extrañaba a mí... “, pensé. Los coreanos tenían otra visión del amor. Ni peor ni mejor, simplemente diferente. A bastante habíamos llegado ya.
- No hagas eso, por dios -dijo, cerrando los ojos en un gesto de autocontrol.
- ¿El qué? -pregunté, desconcertada.
- No te muerdas el labio.
- Ah... Perdón -creo que di la impresión de sentirme culpable... Y sinceramente, me sentía culpable. Nuestras culturas no tenían nada que ver. ¿Se estaría sintiendo forzado a hacer algo que no quería?
- No es por nada, princesa -dijo, levantando mi mentón y haciendo que le mirara-. Es que si sigues haciéndolo, este sillón va a terminar destrozado.

Tragué saliva. Tenía que preguntárselo.

- Jung Soo... Yo soy española.
- Ya lo sé.
- Soy occidental.
- También lo sé -su mirada reflejaba desconcierto.
- Tenemos otra cultura, otra forma de ver las cosas...

Silencio. Parecía que no sabía dónde quería llegar.

- Jung Soo... No quiero que te siente mal, pero se supone que vosotros, quiero decir, los coreanos... sois más... sois menos...
- Arranca -rió.
- No vais tan rápido.

Él suspiró.

- No es nada malo -me apresuré a añadir-, simplemente somos diferentes en eso. Entonces... quiero saber si... No quiero que hagas cosas que no sientas o no te apetezcan...
- Sara, ¿cómo no me van a apetecer? Voy a ser sincero.

Mi corazón latía desbocado.

- Sara, tú no eres mi prototipo de chica ideal.

Ya me lo imaginaba, pero me dolió. Y a pesar de que soy buena escondiendo sentimientos, la tristeza que atravesó mi mirada durante una milésima de segundo no le pasó inadvertida.

- Quiero decir, nunca me había imaginado con una chica occidental. Más que nada porque me he criado en Asia. Probablemente tú, antes de conocer el K-Pop, tampoco te hubieras imaginado con un chico asiático.

En eso le daba la razón.

- Vosotras, las extranjeras, causáis sensación cuando venís a Corea -repuso-. Puede que una china, una japonesa o una tailandesa nos parezca atractiva, pero las occidentales nos fascináis. En especial las latinas y las españolas. Y lo siento, pero tengo que decirlo: tenéis unos cuerpos increíbles -se puso rojo cuando lo dijo y comenzó a reírse escandalosamente. Una sonrisa asomó a mi cara.
- ¿Pensáis eso?
- Oh, sí. Las chicas coreanas no se caracterizan precisamente por tener muchas curvas... Y el color de vuestra piel es bonito. Sois divertidas, sensuales, independientes, con personalidad... Algunos chicos coreanos empiezan a salir con occidentales por curiosidad, pero no lo ven como un proyecto de futuro. A mí no me pasa eso. Me gustas.
- ¿Entonces...?
- Déjame acabar, que ahora viene lo más difícil -rió, poniendo un dedo en mis labios. Su cara no había abandonado el tono rojizo-. Yo soy muy tímido, aunque no lo parezca. Y muy romántico. Pero eso no impide que...
- ¿Qué?
- Lo siento. Es que no estamos acostumbrados a hablar de estas cosas -dijo, avergonzado.
- ¿De sexo?
- Sí, de eso -se tapó la cara. Yo me reí.
- Oppa, no tienes por qué hacerlo.
- Pero quiero. Quiero que te quede claro que...

Esperé en silencio. No quería presionarle.

- Joder. ¡Quiero que te quede claro que estás buenísima! Ya está, ya lo he dicho.
- Oppa -reí.- Nunca imaginé que iba a mantener esta conversación contigo.
- Pues ahora viene lo mejor... -suspiró y me miró-. Me da vergüenza hablar sobre... sobre eso, pero... tengo mis necesidades. Soy bastante... activo, en ese sentido.
- Me lo imaginaba.
- ¿Perdón? -preguntó.
- Vi un par de vídeos en Youtube... Te gustan las revistas subidas de tono -reí.
- Ah... Eso... -se volvió a ruborizar. Su risa inundó de nuevo la habitación.
- Jung Soo... ¿De verdad tienes revistas de esas debajo de la cama? -ambos nos reímos descontrolados.

Cuando nos calmamos, continuamos la conversación.

- Entonces... ¿todo bien? -pregunté.
- Más que bien. Soy un afortunado por tener a una españolita tan sexy loca por mis huesos.
- Y de nuevo con la enfermedad del príncipe.
- Pero me quieres así -repuso, acordándose de mis palabras.
- Sí... Te quiero así -sonreí, y le acaricié el cabello-. Te quiero, Jung Soo.


Canal de covers: http://www.youtube.com/user/patrim6

Fanfics: "Las alas del ángel" (+18) (trailer)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/patrim6
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las alas del ángel (+18)   Hoy a las 4:48 am

Volver arriba Ir abajo
 
Las alas del ángel (+18)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Disco favorito junio 2012: ÁNGEL KAPLAN: "PICTURES FROM THE PAST"
» 1º mayo en librerías: "El ángel de Mahler"
» El ángel de Mahler
» Bar Félix (Avilés)
» Enemigo a las puertas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS K-POP Y TU :: **Fanfics~♥♥ :: *Fic's de Super Junior♥♥ :: **Hetero ^^-
Cambiar a: