FANFICS K-POP Y TU
Bienvenidos al Foro Fanfics kpop y tu~
Disfruta de tu estadia con los mejores Fics, juegos...etc

♡ Para comentar debes estar registrado.
♡ Antes de publicar lee las reglas.
♡ Respetar las reglas.
♡ Si eres ANTI mejor no entres.
♡ Sin mas solo diviertete y bienvenidos ^^

ADMINS. ∞


aqui puedes escribir el fanfic que tu quieras, tu sueño de estar con tu oppa puede hacerse realidad ^^
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Hora en Corea♥~
Últimos temas
» CHASING THE DOG~♥
Lun Jul 06, 2015 4:35 pm por PauLoveSuju

» MAKING A DREAM<3
Jue Mar 12, 2015 3:19 pm por Aniitta_DBSK

» All happened in Christmas ~
Mar Feb 03, 2015 4:51 pm por pautupiem

» ---PÓSTER---
Jue Jul 31, 2014 7:48 pm por Aniitta_DBSK

» Far away ~~
Mar Jul 29, 2014 5:53 am por Bella-Joong5

» Nuevo MV de teen top
Sáb Abr 26, 2014 12:56 pm por dragoncitaleeminhoza

» ¡Hola, soy nueva! ^^
Mar Abr 15, 2014 12:12 am por mariamajo99

» El amor de mi vida [One shot]
Miér Ene 29, 2014 6:07 pm por PauLoveSuju

» WELCOME TO EXOPLANET
Vie Ene 24, 2014 2:10 pm por Kim_MiHee

» Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
Dom Ene 05, 2014 7:40 pm por Jung Anssu

Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
CalendarioCalendario
Miembros que empiezan más temas
Admin Momo-chan
 
naiieUnnie
 
Addictforyou
 
rakelitha*
 
saraha91
 
LucySakura
 
Jung Anssu
 
Ojitos de Mounstro
 
miho_00
 
Shu
 
Los posteadores más activos de la semana
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Dom Nov 25, 2012 11:13 am.
Canales
Temas más activos
Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
fic de infinite aun sin nombre ~
"La manzana"
My dream is coming true :3
MAKING A DREAM<3
fanfic shinee : NO ME QUIERO ENAMORAR!!!
Lazos! (DBSK Y TU!! ^^)
Vainilla love
Far away ~~
La Rocola(:

Comparte | 
 

 CHASING THE DOG~♥

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: CHASING THE DOG~♥   Lun Abr 21, 2014 4:38 pm

*Nombre del fic: Chasing the dog.
*Género: romance, comedia.
*Personajes: Paula, Ana y `x´ miembros de Super Junior y otros idols.
*Tipo de fic: Hetero.
*Nota: Es la historia de dos hermanas que comienzan a vivir juntas en Corea. Allí cada una descubrirá `el amor´, pero tendrán que descubrir de quien están enamoradas realmente.

-----------------------------------------------------------------
CAPÍTULO 1.
(PAULA)
*A las 7 de la tarde llegaré al aeropuerto, recuerda que tienes que recogerme*
Ese fue el mensaje que recibí de mi hermana Ana nada mas despertarme.

Nuestra madre es española y nuestro padre coreano, ambas nacimos en España, estudiamos allí y fuimos aprendiendo los dos idiomas a la vez. Ana era mayor que yo un par de años y ella a diferencia de mí, se había llevado todos los rasgos asiáticos, ojos rasgados, piel blanca y ojos oscuros, vamos clavadita a mi padre. En cambio yo, era rubia, con los ojos azules y también con la piel blanquita, como mi madre. Cuando terminamos el instituto ella decidió estudiar barista y yo veterinaria. Al terminar los estudios yo decidí irme a Seúl a abrir mi propia clínica veterinaria comenzando allí una nueva vida y mi hermana decidió irse a Italia por 6 meses para especializarse un poco mas y luego vendría también a Seúl a vivir conmigo y abrir su propio negocio de café.

Como cada mañana me puse un pantalón de deporte, camiseta y zapatos y me fui a hacer algo de deporte. Salí a correr por el parque al que siempre iba. A mitad de camino vi que un cachorro de Bulldog francés se acerco a mi corriendo, no tuve elección, me paré y lo cogí. Era extraño, estaba muy bien cuidado, tenía collar y de él colgaba su correa. Estuve dando vueltas durante un rato y preguntándole a varias personas si conocían este perro pero de nada servía ya que no conseguía dar con su dueño. No podía dejarlo allí abandonado, así que decidí llevármelo a casa hasta que apareciera su dueño.

Cuando llegué a casa, mientras me daba una ducha, note que algo me toco los pies dentro de la ducha. El cachorro había entrado en el cuarto de baño y al ver el agua de la ducha se metió dentro para jugar. Estaba medio mojado, así que aproveche, le pegue un baño y tendí su collar en el tendedero para que se secara. Después de almorzar y darle algo de comer a él también, éste se quedo dormido en mis brazos como si fuera un bebé y como aun tenía tiempo hasta ir aproveche y me eché una siesta yo también.

Al rato me desperté con los lametones del pequeño, mire el reloj y ya era tarde así que cogí las llaves del coche y fui al aeropuerto a recoger a mi hermana.

- Paula: Bueno, peque, tengo que irme, vendré pronto, te llevaría conmigo pero no tengo ningún trasportín aquí en casa para poder meterte en el coche. Ni se te ocurra romperme nada ¬¬ jajaja.

Llegué al aeropuerto, aparqué en la entrada y me baje del coche para esperarla fuera apoyada en él.

- Ana: Yaaaaah!!! Deja el móvil y ven a ayudarme con mis cosas!!! –al levantar la cabeza del susto, allí la vi, tan guapa como siempre.
- Paula: Eonnie!! Yo también me alegro de verte jajaja.
Fui corriendo a darle un abrazo y ayudarle con las maletas y algunas cajas que había traído.
- Paula: ¿Qué tal el viaje?
- Ana: Cansado pero bien, me moría de ganas por verte y vivir juntas, ¿y tú qué tal?
- Paula: Bueno… ya estás aquí así que ahora tendré que hacer el sacrificio de aguantarte…
- Ana: No me quieres una mierda… –dijo poniendo cara de cachorro.
- Paula: Que no tonta! Jajaja, yo también me moría de ganas porque estuvieras aquí conmigo, el piso se me hace muy grande para mi sola.

Al llegar, subimos las cosas al piso, se lo enseñé y le ayude a organizarse. Después, preparé algo para cenar y nos sentamos para continuar hablando.

- Ana: Oye! ¿Y este perro? Antes lo vi pero no te pregunté por él, ¿te lo has comprado? –me dijo extrañada.
- Paula: No exactamente, fui a hacer deporte esta mañana y mientras corría me lo encontré y no conseguí dar con su dueño, así que me lo traje a casa. Mañana colocare algún cartel de él por la calle y en la clínica, haber si consigo dar con su dueño.
- Ana: Y, ¿no traía ningún collar?
- Paula: Si, lo deje tendido porque se le mojo cuando lo bañe.
- Ana: ¿Qué también lo has bañado? No te encariñes demasiado.
- Paula: No fui yo, fue él, se metió conmigo en la ducha mientras me duchaba.
- Ana: Claro, claro… jajaja.
Se levantó y cogió el collar para ponérselo.
- Ana: ¿No te has dado cuenta de que en el interior de su collar hay un número de teléfono y en la chapa pone su nombre? ¬¬
- Paula: ¿Enserio? Pues no la verdad jaja.
- Ana: Tu tan despistada como siempre. Coge tu móvil y llama a ese número que se supone que debe ser su dueño.

El perro se llamaba Bugsy y tal y como me había dicho Ana, cojí mi móvil, teclee el numero y le di a llamar. No tardo en contestar.

- Desconocido: Yoboseyo? –era una voz bastante varonil.
- Paula: Eh… Hola, ¿es usted el dueño de Bugsy?
- Desconocido: ¿Tiene usted a mi perro? Estaba super asustado, esta mañana se escapo y no lo encontré… ¿Dónde está? ¿Está bien?
- Paula: Si, si, puede estar tranquilo. Lo traje a mi casa y ahora esta aquí durmiendo a mi lado. ¿Quiere que se lo devuelva ya? Puedo esperarle en la entrada del parque.
- Desconocido: Si, dices que está bien, ¿te importaría tenerlo hasta mañana? Ahora mismo estoy en un compromiso y será mejor que sea yo quien te encuentre a ti jajaja.

Me resulto un poco rara su forma de decir eso pero no hice caso.

- Paula: Claro, no hay problema. Tengo una clínica veterinaria, pásese mañana cuando pueda a recogerlo. –le di la dirección y el numero del local.
- Desconocido: Esta bien. Mañana iré a recogerlo. Annyeong!
- Paula: Espere, ¿Cómo se… *pí, pí, pí…*
Comenzó a comunicar y ni siquiera pude preguntarle cual era su nombre.

(ANA)
Por fin llegó el día. Hoy, ya con todas mis cosas preparadas, cogería un avión hacia Corea para vivir con mi hermana. Había estado durante 6 meses en Italia aumentado mis conocimientos como barista y a la vez me había buscado un pequeño trabajo para ahorrar; quería abrir mi propio negocio en Corea.
Me quedaba menos de 1 hora para llegar a Corea, espero que a mi hermana no se le olvidara recogerme. Me baje del avión y le pedí a unos de los ayudantes del aeropuerto que pusiera mis cosas en un carrito y las llevara hacia la puerta.

- Ayudante: ¿Alguna cosa más señorita?
- Ana: No, ya está todo, muchísimas gracias.
- Ayudante: De nada, para eso estoy aquí jajaja.
- Ana: Voy a comprar una botella de agua que estoy seca, vaya usted para la puerta que ahora le alcanzo.
- Ayudante: De acuerdo. –y me soltó una sonrisa y yo se la devolví, era bastante agradable.

Como le había dicho fui a comprar la botella de agua a una máquina expendedora y fui caminando hacia la puerta. Comencé a escuchar mucho jaleo, hasta gritos podría decir. Mire a mi izquierda y me encontré una avalancha de chicas, supongo que sería fan de algún grupo. Realmente, mi hermana y yo, a pesar de nuestro padre ser coreano, nunca nos habíamos parado a ver grupos de música coreanos. Habíamos escuchado alguna que otra canción pero ni nos acordábamos de su autor.

De repente, salió de entre tanta gente  un perro que vino corriendo hacia mí y se me abalanzó, como era muy pequeño lo cogí en brazos. Supuse que sería una hembra dado que llevaba un pañuelo rosa en el cuello donde ponía ``Choco´´. Era muy linda, con cara de asustada, pero parecía muy sociable y tenia muchísimo pelo, bastante suave, se notaba que estaba bien cuidada.

Me puse a mirar para ver si aparecía el dueño del perro, me imagine que sería de alguna de las chicas que estaba allí. Entre tanta gente se abrió un pequeño pasillo por donde salió un chaval que se acercó a mí y seguido de esto, todas esas personas comenzaron a mirarme.

- Desconocido: Muchas gracias por cogerla, se había asustado con tanta gente.
- Ana: No hay de qué, fue ella quien vino hacia mí y se abalanzó para que la cogiera jaja.
- Desconocido: Chica lista jaja. –sonrió.

Su sonrisa era preciosa y era guapísimo, pelo y ojos castaños, coreano y más alto que yo, podría decir que casi igual que mi hermana ya que ella era también bastante alta. Detrás de él vino otro chaval más.

- Desconocido(2): Dios! Choco que susto me has dado, menos mal que estas aquí. –se acerco a mí y la cogió de entre mis brazos- Muchísimas gracias señorita.

Este también era muy guapo, aunque me había impresionado más su amigo jaja. Tenía el pelo castaño, gafas de sol, de su misma altura pero este era más delgado que él y coreano.

- Ana: No hace falta que me las des. Con que es tuyo, pensé que era de tu amigo jaja.

Note como ellos se miraron con cara extrañada y de asombro pero no hice caso ya que se me hacia tarde. El ayudante tenía que estar ya en la puerta esperando a que yo llegara.

- Ana: Bueno, tengo que irme, me están esperando. –me despedí de ellos y acaricie por última vez a su perrita.

Llegue a la puerta, le di las gracias a el hombre que me había ayudado y vi a mi hermana apoyada en su coche. Nos dimos un abrazo, me ayudo a meter las cosas en su coche y nos fuimos a su piso, bueno, nuestro piso de aquí en adelante.

Al llegar, después de colocar las cosas y cenar, le pregunté por aquel perro que tenía en su casa, me explico lo que le paso y yo le conté mi anécdota con aquella perrita del aeropuerto.

- Paula: Vamos, que te ha gustado el chaval jaja.
- Ana: Ehh? A mí? Noo jajaja.
- Paula: Pues me lo has descrito con pelos y señales asi que mucho te has fijado en él.
- Ana: Porque era muy guapo pero ya esta jaja, además, como me va a gustar si esta será la primera y última vez que nos veamos.
- Paula: Puede jaja. Bueno, ¿nos vamos a dormir? Hoy dormiré contigo quieras o no, te he echado de menos.
- Ana: Vale jaja. Bugsy, buenas noches a ti también.
Nos metimos en la cama y me abrazo como un oso.
- Ana: Pues sí que me has echado de menos jajaja.
- Paula: Claro jaja, con quien me voy a meter si no es contigo.
- Ana: Te recuerdo que soy mayor que tu y tienes que tenerme respeto!!
- Paula: Bag, de mas sabes tú que a mí eso no me va y menos contigo jaja.
- Ana: No te comportaras así aquí con tus mayores, ¿verdad?
- Paula: Tranquila, realmente eso solo lo hago contigo, aquí tengo que ser mas ``reservada´´ jajaja. Ahh!! Por cierto, conseguí el local que me dijiste, está cerca de mi clínica, a unos 5 minutos andando y mañana hemos quedado media hora antes con el dueño para que veas el local. Yo te acompañaré y después me iré a trabajar.
- Ana: Vale, muchas gracias.
- Paula: ¿Qué harías tú sin mí? ¬¬ jajaja.
- Ana: Anda, vamos a dormir que es tarde.

Le di un beso y nos dejamos dormir. Estaba súper contenta de estar aquí. Mañana iría a ver aquel local y si de verdad es como yo tenía pensado, podré empezar a montar mi propio café. Ya lo tenía todo pensado, el diseño, la distribución; espero tener suerte con el negocio.

*CONTINUARÁ* tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Abr 28, 2014 5:52 pm

CAPÍTULO 2.
(PAULA)
Cuando me desperté, Ana aún seguía durmiendo. Como quedaba mucho tiempo para acompañarla a que viera el local, me fui a hacer deporte nuevamente. Cuando llegue a casa, ya estaba levantada, me di una ducha y al terminar, para sorpresa me había preparado el desayuno a la vez que me miraba con una sonrisa de oreja a oreja.
- Paula: Uhhh!! Y esa sonrisa? No estarás tramando algo, no?
- Ana: Claro que no, acaso no puedo estar contenta, presiento que hoy todo me va a ir bien con lo del local!!
- Paula: Claro que todo te irá bien, está situado en un buen sitio y aquí la gente suele frecuentar mucho ese tipo de sitios.
- Ana: Oye! Te apetece que vayamos a comer juntas a algún sitio? Así celebramos mi primer día en Corea jaja.
- Paula: Claro!

Una vez listas, cogí a Bugsy, nos montamos en mi coche y nos dirigimos hacia el local que Ana quería comprar. Estaba a unos 10 minutos de casa. El dueño ya la estaba esperando en la puerta del local, le di un beso y me fui a la clínica, seguro que mi ayudante estaría ya esperándome. Mi clínica se llamaba ``Haruma´´, era de un tamaño normal, ni demasiado pequeña, ni demasiado grande. Tenía un recibidor bastante grande por lo que lo aproveche para poner a la venta productos para animales, desde comida y productos de higiene hasta accesorios y de más. Mi ayudante era una chica coreana, había estudiado auxiliar de veterinaria y sabia hablar un par de idiomas. Me pareció muy agradable cuando le hice la entrevista de trabajo asi que decidí contratarla.
- Paula: Annyeong Buyong! Siento haber tardado, tenía que acompañar a mi hermana a lo del local como te comenté.
- Buyong: No te preocupes, acabo de llegar también jaja, y este cachorro tan mono?
- Paula: Ah! Ayer me lo encontré y lo lleve a casa, llame al número de teléfono que ponía en su collar y su dueño me dijo que pasaría por aquí a recogerlo.
- Buyong: Mmm… entonces tenemos un nuevo compañero por unas horas jaja.
En la mañana solo había tenido un par de perros y de gatos y por la hora que era me extrañaba que el dueño de Bugsy no hubiera aparecido ya para recogerlo. Mi móvil sonó, era un mensaje del dueño del perro: ``No he podido ir por la mañana, me pasaré a última hora, perdóname´´. Le conteste diciendo que no había problema.
Cerré la clínica y fui a almorzar con mi hermana como habíamos acordado. La lleve a uno de mis restaurantes favoritos. Durante la comida me conto lo que le había parecido el local, como quería montarlo y me dio un cartel donde ponía que buscaba un dos camareros a ser posible barista, pero eso no era un dato importante.
La tarde fue bastante tranquila hasta que llegó una chica muy alterada con un cachorro en brazos. Me contaba que su perro había comenzado a vomitar muy seguido y que no sabía a que era debido. Después de examinarlo, deduje que era parvovirosis, de no habérmelo traído rápidamente podría haber muerto. Es una enfermedad que pueden tenerla los cachorros fácilmente y contra más pequeños peor. Le di el tratamiento que debería seguir estrictamente y le di cita para revisarlo en un par de días.

A los pocos segundos de irse la chica, Buyong me llamó y me dijo que fuera viniera a la recepción.
- Paula: Dime Buyong, qué ocurre? –mire su cara, parecía bastante sorprendida  y no paraba de mirar a uno de los asientos para los clientes.
- Buyong: Dice que te está esperando.
Al verme se levantó, era un hombre bastante alto y muy guapo.
- Desconocido: Hola, soy Choi Siwon, el dueño de Bugsy. Tú debes de ser Paula –sonrió.

Ante esa sonrisa, no pude evitar quedarme embobada. Uno de los rasgos que más me gustaba en un hombre era que tuviera hoyuelos y él los tenia.
- Paula: Encantada, venga conmigo estábamos jugando en la consulta.

Cuando Bugsy lo vio, fue corriendo a sus pies. Para lo pequeño que era, se veía que ya tenía un gran vinculo con su dueño.
- Siwon: Granujilla, no te separes mas de mi, entendido? Me diste un gran susto ayer. –lo abrazó mientras sonreía.

Volví a quedarme embobada.
- Siwon: Puedes? –me preguntó. Estaba tan metida en mis pensamientos que no le había escuchado.
- Paula: Perdón?
- Siwon: Si, podrías hacerle una revisión. Tenia pensado llevarle a un veterinario y ya que te encontró el a ti que mejor sitio que este.
- Paula: Oh! Claro, claro.

Bugsy ya estaba acostumbrado a mis caricias así que no tuve ningún problema para examinarlo.
- Paula: Bugsy está muy sano, lo único que necesita de aquí en adelante es empezar a ponerse las vacunas y el micro-chip.
- Siwon: Hm… entendido, entonces vendré a aquí a que se las ponga esta chica tan guapa que creo que a Bugsy le has gustado –no pude evitar sonrojarme.
- Paula: Gracias –me salió una risilla floja-, puedes venir el lunes de la semana que viene, asi comenzaremos desde primero de mes con las vacunas.

Lo acompañe a la entrada.
- Siwon: Por cierto, que te debo? A parte de las gracias. –se rió.
- Paula: Nada jaja, no cobro nada por una simple revisión.
- Siwon: Muy bien, entonces dejame invitarte a cenar por las molestias de haber cuidado de Bugsy.
- Paula: De verdad que no es necesario.
- Siwon: Insisto y no aceptaré un no por respuesta.
- Paula: Bueno, entonces tendré que aceptar jajaja.

Miré el reloj y ya era casi la hora de cerrar. Le dije a Buyong si podría cerrar ella para no hacerle esperar y poder irme.
- Buyong: Si, si, tu vete, yo recojo y cierro, pero antes dejame preguntarte una cosa –me acerqué a ella, seguía con cara de sorpresa- lo conocías de antes?
- Paula: No, porque? –realmente no sabía porque me había preguntado eso- De conocerlo no crees que habría reaccionado de otra manera.
- Buyong: Cierto jaja, bueno, ve y disfruta, puedes que te lleves una sorpresa.
- Paula: Eh!? –ahora la sorprendida era yo. A que venía eso si ni siquiera lo había visto antes?

Cogí mi mochila, le envié un mensaje a mi hermana para decirle que no cenaría en casa, la cual me contesto rápidamente y me dijo que ella tampoco. Ya le preguntaría cuando estuviera en casa, asi que me fui con él.
- Paula: A donde vamos? Por aquí cerca hay sitios en los que se come muy bien y barato –no quería que se gastara mucho dinero por tener que invitarme.
- Siwon: Me apetece ir a un sitio tranquilo donde no haya demasiada gente. Vamos, tengo mi coche aquí cerca.
- Paula: Ups, yo también tengo mi coche aquí, necesitaría venirlo a recoger cuando acabáramos entonces.
- Siwon: No te preocupes, cógelo ahora y déjalo en la puerta de tu casa yo te seguiré con el mío y te recogeré.

Realmente, él era bastante amable y siempre sonreía al hablar conmigo, cosa que cada vez me ponía más nerviosa. Como dijo, cuando deje el coche en casa, me recogió y condujo hasta el restaurante. Llevaba a Bugsy encima de mis piernas, el cual se quedo dormido mientras conducía, por lo que lo dejamos entro del coche durmiendo con las ventanas un poco abiertas para que le entrara aire. Le había cogido mucho cariño a este cachorro en tan poco tiempo. El restaurante estaba cerca de un lago, parecía algo lujoso pero no quise decir nada ya que fue idea de él venir aquí. Entramos.
- Camarero: Oh! Siwon, que tal? La misma mesa de siempre junto a la ventada que da al lago.
- Siwon: Sí, pero esta vez ponga un plato mas, que tengo compañía.
- Camarero: Perdona, no me había dado cuenta de ti, que despistado soy, la cosa es que este muchacho siempre suele venir solo –comenzó a reírse- Es la primera vez que trae aquí a alguien. Con que con novia ya, que alta y que ojos tan bonitos, sabes elegir bien. Que callado te lo tenias jajaja.

Cuando escuché novia se me pusieron los ojos como platos. Lo que más me sorprendió es que él no dijera nada con respecto a esas palabras. Nos sentamos en la mesa y después de pedir, estuvimos hablando. Me pregunto de donde era ya que al ser rubia de ojos azules no creía que fuera coreana. Le expliqué que mi madre era española y que mayormente me había llevado su genética. El me hablo un poco de su vida personal y que se dedicaba al mundo del ocio y del modelaje pero no entro en detalles y yo no quise preguntarle por educación. Al terminar de comer, salimos del restaurante y nos acercamos al coche para ver cómo estaba Bugsy. Como se había despertado, propuso ir a dar un paseo por el lago así de paso Bugsy también daría un paseo. No dudé en aceptar su propuesta, él era bastante agradable y una parte de mi sentía que quería conocerlo más y más.
- Siwon: Te apetece que nos sentemos en aque banco en frente del lago? Me apetece relajarme tomando el fresco. –asentí con la cabeza.
Estando a su lado me sentía muy bien, me daba seguridad y confianza. Lo miré y estaba completamente relajado, había apoyando la cabeza contra el espaldar del banco y cerrado los ojos. Me volví a quedar embobada mirándolo.
- Siwon: tengo algo en la cara? –me preguntó.
- Paula: No, porque? –me puse inquieta.
- Siwon: Como estas mirándome tan fijamente…

Ante su comentario me puse aún más nerviosa, estaba con los ojos cerrados como se había dado cuenta?
- Paula: Yo? Eh… nada –miré rápidamente hacia adelante donde estaba Bugsy, me levanté y comencé a jugar con él.

Lo volví a mirar y esta vez fue él quien estaba mirándome fijamente. No pude evitar ponerme más inquieta de lo que ya lo estaba por lo que comencé a correr un poco de un lado para otro para que Bugsy me persiguiera. Hacer deporte siempre me ayudaba a relajarme, espero que funcionara esta vez.
Vi una plataforma flotante que partía desde la orilla hasta unos metros más adentro del lago por lo que decidí ir para mirar el agua y refrescarme, ya hay entrado en calor y el agua estaba bastante fría.
- Siwon: Cualquiera diría que quieres darte un baño –comenzó a reir.
No me lo esperaba por lo que me asustó y caí al agua.
- Siwon: Te lo has tomado al pie de la letra –se burló de mi.
- Paula: No tiene gracia, me he caído porque me has asustado –nade hasta la orilla y él me ofreció la mano para ayudarme a subir la cual acepté.
- Siwon: Madre mía! Estas helada! –dijo mientras tocaba mi espalda- En el coche tengo una toalla, voy a buscarla rápidamente.

Al venir abrió la toalla y me envolvió con ella pero no la soltó si no que me abrazó con fuerza y apoyo mi cabeza contra su pecho. Estaba temblando pero al sentir su calor corporal comencé a entrar en calor.
- Siwon: Estás mejor? –sonrió y me apartó de él- Será mejor que te lleve a casa para que puedas ducharte, entrar en calor más fácilmente y descansar.
- Paula: De acuerdo, será lo mejor si no puedo caer mala al coger frío –cogí a Bugsy y nos metimos en el coche.

Durante el camino de vuelta Bugsy estuvo muy pegado a mí, parecía que sabía que tenía frio. Ya habíamos llegado a mi casa por lo que me despedí de Bugsy y de Siwon, le di las gracias y me baje del coche.
- Siwon: Toma llévate la toalla para el camino –ya me la devolverás.
- Paula: Vale, gracias, adiós –sonreí.
- Siwon: Espera –me dijo antes de entrar en el edificio- muchas gracias por todo y siento el incidente del agua. Si quieres podemos volver a quedar otro día, tal vez el próximo día que lleve a Bugsy a la clínica volvemos a cenar juntos.
Me sorprendí un poco cuando me dijo eso, pensé que con las molestias que le había causado por lo del agua, no querría volver a quedar a solas. Aun así acepté claramente y me fui a casa.

Cuando entré lo vi todo muy oscuro, pensé que Ana estaría durmiendo pero cuando entre en su cuarto no estaba. Como también me dijo que cenaría fuera no quise molestarla así que me duche y me fui a la cama.
**
Durante toda la semana la cosa fue bastante tranquila en la clínica y Siwon me enviaba mensajes de vez en cuando para ver cómo estaba.

(ANA).
Después de irse mi hermana, el dueño comenzó a enseñarme el local. Era bastante bonito. Tenía una gran entrada con terraza y un pequeño jardín. El local era en forma de esquina, tenía una escalera que subía para entrar en él. Dentro tenía un gran salón con una cocina al fondo con almacén, delante de ella una barra y a la derecha un par de cuartos de baño. Al lado de la puerta de la cocina, había unas escaleras. En la segunda planta, había una pequeña sala, con una terraza que estaba encima de la entrada y al otro lado una puerta con otro cuarto, el cual había pensado utilizar como vestuario.

El local me gustó bastante así que acepte el contrato de compra, lo firmé y le di la mitad del dinero. El hombre se fue y yo me quede dentro del local, volví a mirar todo detenidamente y pensando en cómo lo colocaría, aunque ya lo tenía prácticamente todo pensado de antes. Me fui a una tienda cercana y compré algunos materiales de limpieza para ponerme manos a la hora. Tenía aun toda la mañana por delante pero de tanto limpiar. Cuando paré para descansar, mire la hora, era casi la hora del almuerzo, así que deje todo tal y como estaba y salí corriendo hacia la clínica de mi hermana para almorzar con ella.

Me llevo a su restaurante favorito, la verdad es que me gusto bastante. Le explique lo que pensaba del local, como quería montarlo y le dije que por la tarde iría a mirar mesas, sillas y todo el resto del material que me haría falta para abrir el negocio, aparte de hacer los pedidos a los proveedores de café.
- Ana: Adme un favor…
- Paula: Dime
- Ana: Puedes colgar este cartel de empleo en tu clínica? Jajaja
- Paula: No tienes ni que preguntarme, claro que si jajaja.
- Ana: Muchas gracias, yo también colgué uno en la entrada del café.
- Paula: Oye! Ya has pensado el nombre?
- Ana: Si, había pensado en ponerle ``Ragazza Coffee´´ en honor a los 6 meses que estuve en Italia, además, me decían mucho esa palabra por allí mis profesores.

Al terminar de comer, volví al local y terminé de limpiar lo que aún me quedaba. Una vez acabé de limpiar, cogí un vaso de agua fresca y me senté a descansar un poco. ``No me puedo creer que por fin este cumpliendo mi sueño y vaya a tener mi propio negocio´´ -pensaba en ese mismo instante. Me fijé en que había dejado una bolsa de basura grande aún sin sacar. Pesaba demasiado ya que tenía muchas cajas viejas y objetos que el dueño me dijo que no necesitaba para nada y podía tirarlos.

Me puse de espaldas y como pude fui arrastrándola poco a poco. Comencé a bajar las escaleras de espaldas también, no tenía otra forma de hacerlo, pesaba demasiado. Al bajar uno de los escalones me tropecé y perdí el equilibrio. Iba a caer cuando note que alguien me agarró en brazos.
- Desconocido: Wow! Ten cuidado, es peligroso hacer esto –me dijo con un tono de preocupación.

Del miedo había cerrado los ojos, los cuales los abrí cuando note una voz masculina que me decía esas palabras. Me puse de pie de nuevo.
- Ana: Menos mal que estabas aquí, pensaba que me iba a caer escaleras abajo, pero… que haces aquí? Jajaja.
- Desconocido: Oh! Perdona, no me he presentado. Mi nombre es Jackson y pasaba por aquí porque vi el cartel en la puerta de que necesitabas camarero y/o barista.
- Ana: Ohh! Muy bien jajaja, pareces muy majo –sonreí.

Era un chaval más alto que yo y creo que era más joven. Muy guapo, moreno, con el pelo un pelín largo.
- Jackson: Traigo mi currículos y el de mi amigo, estudiamos juntos, aunque él es un año mayor que yo.
- Ana: Vale –me los dio y miré rápidamente su edad, no me equivocaba, era 4 años más pequeño que yo y también vi que no había nacido en Corea, sino en China, pero se había criado en Estados Unidos y sabía hablar inglés- los miraré en casa detenidamente pero ya he podido ver qué edad tienes y que sabes ingles bien, ahora tengo que sacar la basura e ir a comprar cosas para el local.
- Jackson: Esta bien, pero deja que tire la basura por ti, aun así no tengo nada que hacer hoy, quieres que te ayude? No me cuesta nada, de verdad.
- Ana: Siéndote sincera no voy a decirte que no, puede que necesite a alguien. Vamos a coger el bus.
- Jackson: Para que coger el bus teniendo coche? –dijo mientras sujetaba unas llaves.
- Ana: También tienes coche? Jajaja, eres un libro abierto. –el chaval se echo a reír, tenía una risa muy característica lo cual me hizo reírme aun mas.
Fuimos hasta unos grandes almacenes, estuvimos casi hora y media mirando cosas y haciendo el pedido, ya que tardarían un par de días en llevarme las cosas al local. Lo pedí todo, mesas, sillas, muebles, armarios, maquinas para el café, todo lo que podría necesitar.

De allí, fuimos a una empresa que se encargaba de repartir sacos de café. Encargué varios tipos, desde los sabores más simples hasta los más fuertes. Y por último, fuimos a un supermercado, donde compre ingredientes para hacer dulces como acompañamiento.

Regresamos al local y me ayudó a colocar la comida en el frigorífico y los sacos de café en el almacén ya que era lo único que nos habíamos podido traer.
- Ana: Muchísimas gracias por todo, has sido muy amable –le estaba realmente agradecida, de no ser por él, no sé como hubiera podido comprarlo todo.
- Jackson: Ya te dije que no me importaba, no tienes que darlas.
- Ana: Es casi la hora de cenar, déjame que te invite a comer algo.
- Jackson: Vale, no te diré que no pero iremos a un puesto callejero que conozco, es bastante barato y se come muy bien.
- Ana: Está bien.

Fuimos a cenar. La comida de aquel puesto está realmente buena y los precios estaban muy bien. Mientras comíamos estuve contándole de donde era y demás y él me respondió lo mismo pero en su caso.
- Ana: Con que has sido campeón de esgrima y te encanta el deporte –no pude evitar pensar que debajo de esa camiseta ancha escondería un cuerpo atlético.
- Jackson: Si jajaja mira toca –agarro mi mano y la puso sobre su barriga. Me quede paralizada ante ese gesto y mas al notar que estaba dura como una piedra.
- Ana: Wow –dije mientras volvía a mi posición- estas bastante bien.
- Jackson: Cuidado que soy un rompecorazones, puede que acabes enamoradita de mí –dijo en tono burlón.
- Ana: Soy tu noona, crees que me fijaría en ti?
- Jackson: Quien sabe? Que no mujer que es broma –me rodeo con su brazo y me estrujo contra él.
- Ana: Veo que eres bastante cariñoso jaja.
- Jackson: Realmente sí, me gusta ser cariñoso con la gente que me agrada –sonreí ante ese comentario y comenzó a sonar su móvil- Si… vale, vale, iré. –colgó.
- Ana: Te vas?
- Jackson: Si… lo siento, me quedaría aquí charlando contigo, pero mi madre necesita a ayuda en casa jaja.
- Ana: Claro, ve, ya nos veremos.
- Jackson: Buenas noches noona –me dio un abrazo y se marchó.

Este chico era bastante espontaneo, nunca sabias por donde iba a salir. Pagué la cuenta y me marché a casa, no estaba muy lejos, así que llegué rápido. Vi que Paula ya estaba dormida y yo hice lo mismo nada más entrar en mi habitación, me puse ropa cómoda y me acosté. Había sido un día bastante movidito.
**
Durante toda la semana, los pedidos fueron llegando. Pinté el local con ayuda de Jackson, que volvió a ir a visitarme, y también me estuvo ayudando a colocar las cosas. Poco a poco fuimos cogiendo más confianza y esas muestras de cariño que a veces me daba, ya me parecían lo más natural del mundo viniendo de él. Después de mirar bien los currículos, decidí contratarlo tanto a él como a su amigo, por lo que para el próximo lunes, cuando abriría por primera vez, ya estarían trabajando ambos conmigo. Podía ver que Jackson era bastante trabajador y a pesar de no haber podido conocer aun a su amigo y me contaba de que también lo es, incluso más que él. Eso era lo que buscaba en estos chicos, que a pesar de ser jóvenes se tomaran las cosas enserio con respecto al trabajo. Espero que el negocio me vaya bien.

*CONTINUARÁ* tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Mayo 06, 2014 5:01 pm

CAPÍTULO 3.
(PAULA)
``Lunes… a trabajar de nuevo´´ fue lo que pensé nada mas despertarme pero enseguida me acordé de que esta noche iría a cenar de nuevo con Siwon.
Tuve bastante gente durante todo el día en la consulta, parecía que habían decidido venir todos juntos el mismo día.
**

- Buyong: Oppa! Puede pasar, ahora Paula está sola en la consulta –escuche a Buyong indicarle a alguien que pasara.

``Llamaron a la puerta´´
- Paula: Adelante! –vi como un cachorro entraba corriendo en la sala y se acerco a mi- Bugsy!!
- Siwon: Creo que se alegra bastante de verte.
- Paula: Solo él? –le dije bromeando. Durante esta semana había cogido más confianza con Siwon y esa incomodidad que tuvimos el primer día al conocernos había desaparecido prácticamente.
- Siwon: Jajaja –solo se echo a reír, no dijo nada.

Puse a Bugsy en la mesa y después de una revisión rápida cogí la vacuna que debía de ponerle.
- Paula: Listo! Toma una recompensa por haberte portado bien! –le di una de las golosinas que tenía allí para cachorros.
- Siwon: Muchas gracias. Recuerdas que teníamos planes, no?
- Paula: Claro, como me iba a olvidarlo jaja. –como podía tener una sonrisa tan hipnotizadora?
- Siwon: Hoy dejaré a Bugsy en casa para poder estar más tranquilos, si quieres te paso a buscar a eso de las 9 a tu casa, esperaré abajo con el coche.
- Paula: Vale, perfecto. Hasta luego entonces.

Se fue y entro a la consulta el último cliente de la tarde. Después de atenderlo podríamos cerrar e iría a casa a ducharme y vestirme para cenar con Siwon.

Entró un perro con un corte en el muslo, era un poco profundo.
- Paula: Vaya! Pero que le ha pasado!? –me constaba ver animales en este estado, tendría que dolerme muchísimo ya que estaba súper nervioso el perro.
- Cliente: Suelo ir a dar paseos por el campo y llevarlo conmigo. Se quedó enganchado en una verja y en el intento de escapar supongo que sería cuando se cortaría. Me di cuenta porque cuando lo llame vino desde donde se quedo enganchado cojeando.
- Paula: Cogeré desinfectante y habrá que ponerle puntos de sutura.

El dueño colocó al perro encima de la mesa y cogí el desinfectante para aplicárselo.
- Paula: AAH!! –grité. El perro me había mordido en el antebrazo izquierdo nada mas acercarme a su pata.
- Cliente: Ohh!! Lo siento mucho, de verdad, lo siento –se disculpo una y mil veces.
- Paula: No se preocupe, son cosas que pasan –intentaba disimular pero realmente había dolido bastante, había conseguido clavarme dos de sus cuatro colmillos.

Le indique que agarrara fuerte la cabeza y el torso del perro mientras terminaba de hacer mi trabajo. Le indique al dueño que debía de limpiarle la herida todos los días y cuando hiciera dos semanas lo trajera para quitarle los puntos si estaban completamente cerrados.
Después de cerrar, me fui a casa y me di una ducha.
- Ana: A dónde vas tan guapa? –me pregunto al ver que me ponía un vestido.
- Paula: Te dije que hoy volvería a quedar con el dueño de Bugsy, además tampoco es nada del otro mundo, solo que soy de arreglarme poco.
- Ana: Oh, cierto, se me había olvidado. Pues deberías de hacerlo más te sienta muy bien ese vestido.
- Paula: Que buena memoria tienes –dije con un tono sarcástico.
- Ana: Al final le vas a gustar a ese hombre, mucha amistad os veo a los dos en tan poco tiempo.
- Paula: Pero que dices!??
- Ana: Nada más tienes que ver cómo te trato el primer día con lo de la toalla…

Al día siguiente de aquel día le había contado a Ana todo lo que me había pasado la noche anterior, de ahí ese comentario.
- Paula: Solo trato de ser amable.
- Ana: Claro… -con ironía- Oye, y que vas a hacer con la marca esa del brazo.
- Paula: Te refieres al mordisco del perro –lo miré y se había puesto un poco morada la marca de los colmillos.
- Ana: Si
- Paula: Nada, que voy a hacer? Llevaré una rebeca encima por si hay un pelín de fresco, no se me va a ver. Además son cosas que pasan, no pude hacer nada.
- Ana: Lo sé, pero está un poco fea estropearía tu modelito.
- Paula: Bag, no la va a ver tranquila, qué más da?
- Ana: Te duele mucho?
- Paula: Un poco la verdad, fue de manera defensiva por lo que claramente utilizó toda su fuerza, por suerte no logro cortarme la piel.

Ya era casi la hora por lo que cogí el bolso y bajé para esperarlo. Al salir del edificio vi un chico apoyado en un coche, deduje que sería él por lo que me acerqué y no me equivoqué.
- Siwon: Wow! Estas guapísima! –puso cara de sorprendido.

Me quedé en shock, no esperaba que dijera eso nada más verme. Simplemente llevaba un vestido celeste de estos que son más largos por detrás que por delante, una rebeca blanca, unos tacones blanco no muy altos y el pelo suelto ondulado, vamos, mi pelo al natural.
- Paula: Muchas gracias jaja –seguía mirándome igual y ya me estaba poniendo más nerviosa de lo común- Anda, quita esa cara de empanao’ y vámonos que esta noche invito yo!
- Siwon: Como que invitas tu? No.
- Paula: Si, la ultima vez lo hiciste tu y no me parece justo –se echó a reír pero acabo aceptando.
- Siwon: Y a donde te apetece ir?
- Paula: No sé, donde estuvimos la ultima vez comimos muy bien.
- Siwon: Vale, iremos allí entonces.

Llegamos y nos sentamos en la misma mesa de la ventana.
- Camarero: Bueno –dijo sorprendido-  pero si esta aquí Mr. Choi.

No pude evitar echarme a reír al decir eso ya que puso un acento inglés de lo  más raro.
- Paula: Quieres vino para beber?
- Siwon: Vale.
- Paula: Pues traiga el mejor vino que tenga señor.
- Siwon: Tampoco hace falta, con uno normalito vale.
- Paula: Te dije que invitaba yo, no? Pues ya esta!
- Camarero: Hazle caso a tu novia que eso no pasan todos los días.

Ahora fue Siwon el que se me quedo mirando mientras se reía por su comentario. Creía que me iba a salir el corazón por la boca. Se me habían quitado las ganas de reírme. Era la segunda vez que decía eso el camarero y el no decía nada, lo único que hacía era mirarme y eso me ponía demasiado nerviosa.

Toda la semana que había estado hablando con él, lo había ido conociendo mejor como persona y la verdad es que me encantaba su forma de ser y lo atento que era conmigo. Incluso tenia esas ``mariposas en el estomago´´ al estar a su lado, creo que me estaba enamorando un poco de él…

Terminamos de cenar, pagué, les dimos las gracias por la comida e hicimos una leve reverencia.
- Siwon: Te apetece dar un paseo mientras charlamos.
- Paula: Claro.

Estuvimos contándonos como nos había ido el día.
- Siwon: Cuidado!! –dijo cuando me agarró y me empujo hacia él.

Una bicicleta paso muy pegados hacia nosotros y para evitar que me golpeara me cogió justo por la parte del brazo donde el perro me había dado el bocado esa misma tarde. Grité al sentir el dolor y lo golpee para que me soltara. Pero me había agarrado tan fuerte que los dos nos caímos al césped que había fuera del camino.

Abrí los ojos y tenía su cara frente a la mía. Había caído encima de él. Mis labios casi tocan los suyos pero por suerte no lo hicieron. Me habría muerto de la vergüenza de lo contrario. Me aparte de él y me senté en el césped para ver como tenía el brazo por lo que me quité la rebeca.
- Siwon: Estas bien? –dijo antes de mirarme el brazo- TE HE HECHO ESO? –se puso un poco alterado al verme las marcas del perro.
- Paula: No no no, tranquilo, un perro me mordió esta tarde, solo es eso. Siento haberte empujado pero fue un reflejo del dolor, no pude reaccionar de otra forma.
- Siwon: Está un poco morado… -me agarro la mano y se la acercó a él para verlo mejor- como no me lo has contado antes?
- Paula: No sé, tampoco le veía mucha importancia, en unos días ya no tendré nada.
- Siwon: Si, pero te hubieras ahorrado el dolor que has pasado cuando te he agarrado. Vamos! –se levantó, me agarró de la cintura y me ayudo a ponerme de pie.

Cada vez que lo sentía tan cerca de mí pensaba que me iba a dar un ataque en ese momento.
- Paula: A donde vamos?
- Siwon: A mi casa, tengo vino allí así que podemos tomar algo y curarte un poco esa herida que no tiene muy buena cara. Tengo una crema muy buena para este tipo de cosas.

Me estaba invitando a su casa? Había oído bien?
**

Vivía en un edificio bastante alto y parecía lujoso y bastante moderno. Entramos en el ascensor. Aquel comenzó a subir hasta llegar al decimocuarto piso, es decir, el último. Su casa era uno de los áticos. Entramos.
- Siwon: Ponte cómoda.

Me quite los zapatos y me dirigí al sofá para sentarme. Trajo un par de copas con el vino y seguido un botiquín.
- Paula: De verdad que no hace falta, estoy bien.
- Siwon: Insisto y si se te pone peor por mi culpa? Quítate el chaleco aquí no tendrás frío.

Cogió mi brazo y empezó a aplicarle la crema con mucho cuidado para que no me doliera.
- Paula: Muchas gracias –me acerqué y le di un abrazo.

Espera! Pero que hacia? Y si se enfadaba por haber hecho eso? Aquí en Corea era diferente a España. Iba a separarme cuando se pegó mas a mí y me devolvió el abrazo. Creo que no podía ser más feliz en aquel momento.
- Siwon: De nada –me dijo al oído.

Al separarnos le di un sorbo al vino.
- Siwon: Quieres dormir aquí? Es un poco tarde y debes estar cansada.

Me atraganté al tragar cuando dijo eso.
- Siwon: Cuidado, no te vayas a ahogar, he dicho algo malo?
- Paula: No, no es eso, no me importa –en realidad si pero me sentiría mal si lo rechazara, además, realmente me sentía bastante cansada y tardaría un poco en llegar a casa- solo que no tengo aquí mi pijama y mañana tengo que ir a casa temprano para darme una ducha antes de abrir la clínica.
- Siwon: No te preocupes, puedo dejarte una camisa mía y un pantalón corto y mañana te llevaré a casa a primera hora, entro a trabajar más tarde así que no hay problema por eso.

Me dejo su ropa, fui a cambiarme, al regresar vi que comenzó a poner unas mantas en el sofá y unos cojines.
- Paula: Gracias.
- Siwon: Porque?
- Paula: Por dejar que me quede aquí y traerme eso –señale las mantas y los cojines.
- Siwon: De nada, se que estas cansada, pero no te preocupes que descansarás bien.
- Paula: Me senté en el sofá y comencé a taparme.
- Siwon: Que haces?
- Paula: Taparme? Íbamos a ir a dormir ya.
- Siwon: Si, pero tú no vas a dormir aquí. Ven.

Me llevo hasta su cuarto.
- Siwon: Esta noche mí cama es tuya, yo dormiré en el sofá.
- Paula: Aaaah no! Eso sí que no. En un sofá no se descansa bien, duerme tú aquí, yo dormiré allí.
- Siwon: Que no –se dio media vuelta y se fue hacia la puerta para salir.

Corrí hacia la puerta y la cerré para que no saliera.
- Paula: Hay suficiente espacio para los dos en tu cama, es bastante grande, así que dormiremos los dos ahí.
- Siwon: Vale –se dio la vuelta y se tiró en la cama.


Vale? Un simple vale? Ya está?... Le seguí y me acosté también. Se puso durmiendo de lado hacia donde estaba yo, por lo que me giré y dormí mirando en la dirección contraria. Me costó dormirme un tiempo dado lo nerviosa que estaba pero logré hacerlo cuando estaba más relajada.
**

``Soy tu osito de peluche´´ escuche susurrar. Abrí los ojos y estaba completamente abrazada a Siwon con mi cabeza puesta en su pecho.

(ANA)
Por fin llego el dia. Ya estaba todo listo para la inhauguracion de ``Raggaza Coffe´´, mi negocio.
- Jackson: Buenos días noona!!
- Mark: Buenos días!! Gracias por contratarme también, sé que no nos hemos podido conocer antes, pero soy Mark.
- Ana: Lo sé, pero me han hablado mucho de ti.
Mark miró a Jackson y lo rodeo por el cuello con su brazo mientras le removía los pelos.
- Mark: No le habrás dicho nada malo de mí –Jackson se comenzó a reír a carcajadas.
- Jackson: No, tranquilo jajaja
Ver tanta amistad sería bueno para el trabajo en equipo, estaba muy contenta de haberlos contratado.
- Ana: Chicos! Nuestro primer cliente, vamos, manos a la obra!
- Jackson y Mark: FIGHTING!!

Poco a poco el café se fue llenando de gente y a medida que iban saliendo también iban entrando más gente. Esto parecía marchar a las mil maravillas. La mayor parte del tiempo yo estaba entra la cocina y la barra mientras Jackson y Mark se disponían a ir sirviendo los pedidos.
Se acercaba la hora de cerrar, así que fui a la cocina y terminé de limpiar lo que había sucio. Escuche como estos dos empezaban a decir tonterías y al girarme vi a Jackson con la cabeza apoyada en los hombros de Mark.
- Ana: Bueno, chicos esto está todo listo. Hemos terminado por hoy –les interrumpí.

Bajé un momento al almacén a recoger un saco de café. Al subir no vi a ninguno de los chicos allí, pensé que estarían fuera pero tampoco lo hicieron. Decidí subir al vestuario para cambiarme de ropa. Al entrar por la puerta me sorprendió ver a Mark y Jackson sin camiseta. Mark estaba dándole golpes en la barriga mientras no paraban de reír. Ya era la segunda vez que los veía muy pegados, tal vez podrían ser pareja.
- Ana: Perdón chicos, no sabíais que estabais aquí –me di media vuelta.
- Jackson: Noona, no pasa nada.

Llamarón a Mark por teléfono y este salió a la terraza para hablar nada más ponerse la camiseta. Jackson se acercó a mí hasta quedarse muy pegado y me giré. Tenía un cuerpo bastante musculoso y difícil de no poder mirar. Siempre acababa descubriendo algo nuevo de este niño.
- Jackson: A caso nunca has visto a un hombre medio desnudo –se mordió el labio de una forma tan sexy que me quede sin palabras.


No dejaba de sorprenderme una y otra vez.
- Jackson: Noona, que es broma jajaja.

Se puso la camiseta y salió a fuera para poder cambiarme yo.
Salí y le dije a ellos que quería invitarlos a cenar a casa para celebrar que hoy era la inauguración. Aceptaron por lo que nos despedimos, cerré y compré algo para cenar de camino que iba a casa.
**

Vi que mi hermana se estaba arreglando para salir. Me contó que había quedado con el dueño de Bugsy, un tal Siwon. Yo no sabía mucho de él pero mi hermana cada día me acababa contando que habían estado hablando y que se estaban haciendo muy amigos. Tanto hablarme de él incluso me hacía pensar que le gustaba.

Se fue y a los pocos minutos volvieron a llamar a la puerta por lo que fui a abrir.
- Jackson: Hola noona! –me señalo un par de botellas de soju y entró en casa.
- Ana: Y Mark? –pregunté extrañada.
- Jackson: Me llamó que le había surgido un compromiso y no podría venir.

Preparé la comida que había comprado y comenzamos a cenar, acompañando la comida con el soju que él compró.
- Ana: te apetece ver una peli?
- Jackson: claro.

Puse mi disco duro en la televisión para elegir unas de las películas que tenia ahí pero esta no se encendió. Comprobé que todo estaba enchufado y así era pero seguía sin funcionar.
- Ana: Nada, que no va!!
- Jackson: No tienes otra televisión.
- Ana: La única que acepta el disco duro también es la de mi habitación…
- Jackson: Entonces pongámonos allí –se levantó y se dirigió al pasillo en busca de mi habitación.
- Ana: Como si supieras donde esta! –lo seguí.
- Jackson: A que es este?
- Ana: Si… Cómo lo has sabido?
- Jackson: Huele a ti… -lo dejo caer.
- Ana: Eh!?...

Nos tiramos en la cama y puse la película. Me acordé de que tenía que recoger ropa que había dejado secando en la terraza. Tardé unos 10 minutos en regresar a la habitación.
- Ana: Ya estoy aquí!...

Jackson no me contestó, lo miré y se había quedado completamente dormido. Me daba cosa despertarlo por lo que apague la tele y me dejé dormir a su lado. Mi cama era grande así que no lo molestaría.
**

``Mmm…´´ me desperté. Tenía a Jackson abrazado a mí por la espalda. Miré el reloj, debía de levantarme ya, era un poco tarde. Aparté su brazo y me intenté levantar si hacer ruido.
- Jackson: Noona… -me giré, lo miré y seguía dormido.

Parecía tan tranquilo. Aproveche para ir a ducharme para ir a trabajar.
- Jackson: Antes te he llamado, porque no me contestaste?

Me asusté, acaso no estaba dormido? Desde cuando estaba despierto?
- Ana: Es tarde… tenemos que irnos, levántate, anoche te quedaste dormido y has pasado la noche aquí.
- Jackson: Qué hora es?
- Ana: Queda una hora para abrir
- Jackson: COMO? No me va a dar tiempo llegar a casa para ducharme…
- Ana: No!? Tan lejos vives…

La única idea que se me ocurrió fue que se duchara aquí en casa, no podía hacer otra cosa.
- Ana: Toma, una toalla, dúchate aquí si no llegaremos tarde.
**

Escuche que alguien entraba en casa, fui al comedor y era Paula, ni siquiera me había dado cuenta de que había pasado la noche fuera, espera, porque llegaba ahora!?
- Ana: Estas son horas de llegar? Donde has estado!?
- Paula: Buenos d….

Sus ojos se abrieron como platos en dirección al pasillo, me giré y me pasó lo mismo.
- Jackson: Noona, y mi ropa? –Jackson estaba desnudo con la toalla enrollada en la cintura y completamente mojado todavía.
CONTINUARÁ  tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Dom Mayo 11, 2014 4:50 pm

CAPÍTULO 4.
(PAULA)
Cuando me había abrazado Siwon? Me aparté y lo miré, no podía estar más avergonzada en mi vida.
- Paula: Perdón…
- Siwon: Estaba cómodo así, además, como estabas durmiendo no quería molestarte.

Me aparté de él y me senté en la cama. Siwon fue a darse una ducha y a los pocos minutos me levante para hacer el desayuno, que menos después de haberme dejado dormir en su casa.
No sabía que hacer de desayunar porque aun no sabía muy bien sus gustos. Me fijé que no tenía arroz cocido. Busqué por los muebles de abajo pero no había nada, lo intente por los de arriba y encontré una pero estaba un poco alto y no llegaba. Un brazo se asomó por mi espalda para coger la olla de aquel mueble, giré un poco la cabeza y me fije en que Siwon estaba sin camiseta.
- Paula: Gra… gracias –mire hacia adelante y no le mire.
- Siwon: De nada, vas a hacer el desayuno?
- Paula: Si.
- Siwon: Vale, pero no hace falta que hagas arroz sino tardará mucho en cocerse, haz solo un par de tortillas, mientras me visto.

Se marcho en dirección a su cuarto y lo miré, tenía una espalda tan musculosa… Al regresar, desayunamos, me acercó a casa y me despedí de él antes de entrar. ``Ana me va a pedir todo tipo de explicaciones veras…´´ pensaba mientras subía en el ascensor.
Abrí la puerta y nada más entrar por la puerta ya tenía a Ana en el salón preguntándome donde había pasado la noche pero no le contesté ya que salió un chico en toalla y mojado del cuarto de baño y no pude evitar quedarme impresionada.
- Desconocido: Hola, buenos días, tú debes de ser la hermana de Ana soy Jackson –me saludo inclinándose un poco y le respondí con lo mismo.

Que hacia ese chico allí? Quien era? De que se conocían? Tan rápido había conseguido novio? Mi mente no paraba de hacerse preguntas.
- Ana: Luego hablamos… -se giró y le dijo al chico que fuera a la habitación de ella.

Fui a mi cuarto para coger ropa limpia y darme una ducha antes de trabajar.
- Ana: Paula, me voy, luego nos vemos, te espero en el café –me dijo a lo lejos antes de marcharse.
**

- Buyong: Puedo irme ya a casa?
- Paula: Claro, solo me queda coger la basura y cerrar. Hasta mañana.

Ya era la hora de cerrar. Cerré la clínica y me dirigí al café de Ana. Observé que un chico comenzó a seguirme nada más empezar a andar. Y si era alguien malo? Llevaba un gorro y tenía el pelo largo pero no me fije muy bien en su cara. Comencé a andar cada vez más rápido pero a la vez que yo aumentaba la velocidad, él hacía lo mismo. No sabía qué hacer si salir corriendo o plantarle cara.
- Paula: Que quieres y por qué me estas siguiendo?  –frene en seco, me di la vuelta y comencé a andar hacia él.
- Desconocido: Eh… eres Paula? –preguntó.

Como sabia mi nombre?
- Paula: Si… y tu eres..?
- Desconocido: Acaso no me recuerdas Tiger?

Aquello fue muy raro, él me conocía y como sabia lo de Tiger? La única persona que me decía eso era mi mejor amigo desde la infancia del cual no sabía nada hace años…
- Paula: Tiger? Como… -su voz me resultaba un poco familiar y no pude evitar acordarme de aquel amigo… - Pooh…?
- Dongwoo: Bingo!!

No me lo podía creer después de todo estos años nos habíamos vuelto a encontrar. Nuestros padres eran amigos de toda la vida y después de mis padres mudarse a España antes de que mi hermana y yo naciéramos decidieron que irían los veranos a visitarnos. Tu vieron un hijo, era un año mayor que yo, siempre tuvimos una buena amistad lo que hizo que nos convirtiéramos en mejores amigos. Cada año quería que el verano llegara antes solo para poder verle a él.
- Paula: Pe… pero…? –corrí y lo abracé con fuerza.
- Dongwoo: Por fin te encontré jaja, veo que también te alegras de verme. –me correspondió el abrazo.

No me podría creer que Dongwoo estuviera aquí conmigo de nuevo. Estaba muy feliz de volver a verlo. Se apartó de mí.
- Dongwoo: Pero mírate, si estas echa toda una mujer ya y cada vez mas guapa.
- Paula: Tu también, que alto estas y que guapo también.

Le dí un golpe en el hombro y se quejó.
- Dongwoo: AH! Por qué me pegas?
- Paula: Por qué dejaste de venir? No sabes lo que te he echado de menos todos estos años… -no pude evitar emocionarme al decir eso, siempre he querido mucho a Dongwoo y antes de que dejáramos de vernos me di cuenta de que me había enamorado de él, pero nunca pude decírselo ya que no lo volví a ver. Ese sentimiento fue desapareciendo poco a poco al no saber nada más de él…
- Dongwoo: He venido a explicarte todo lo que me ocurrió…
- Paula: Vale, vamos al café de mi hermana esta aquí cerca y allí podremos hablar tranquilo y podras verla a ella también.
- Dongwoo: Esta bien, vamos.

Al empezar a andar me abrazo por la espalda y apoyo su cabeza en mi hombro. Aquel gesto hizo que algo de aquel sentimiento volviera a mí. Puede que aún sintiera algo por él en el fondo? Quizás, lo que sentía por Siwon era solamente aprecio?
- Paula: Tan cariñoso como siempre –apoye mi cabeza con la suya también.
- Dongwoo: No me creo que ya esté a tu lado.

Me puse un poco nerviosa.
Al llegar al café vi que el chico que vi en mi casa trabajaba allí, espera, mi hermana estaba con su empleado? Ana me vió y se acercó a mi.
- Ana: Hola Paula, vienes acompañada, Dongwoo!!?? –puso cara de asombro.
- Dongwoo: Noona!! –le dio un abrazo.

En ese momento miré aquel chico, Jackson, se quedó mirando fijamente a mi hermana. Desvió la mirada hacia mí y me saludó.
- Ana: Que haces por aquí? Cuanto tiempo sin verte.
- Dongwoo: Si jaja, ya te contaré todo, es una larga historia.
- Paula: Vamos, sentémonos.
- Ana: Ahora os acercarán un par de cafés.

Nos sirvieron rápidamente.
- Paula: Me lo cuentas? Jajaja –sonreí.
- Dongwoo: Jajaja, siempre había ido todos los veranos de vacaciones a verte, unos años antes de eso quise presentarme a una audición para entrar en una compañía, el año que terminé el instituto me di cuenta de que lo que verdaderamente quería, después de hacer estado practicando en la compañía, era ser cantante y me ofrecieron la oportunidad de poner entrar en un grupo junto a cuatro chicos mas…
- Paula: Entonces, ahora eres cantante?
- Dongwoo: Si, nada más terminar el instituto me dijeron que las horas en la compañía aumentarían porque contra antes estuviéramos listos, antes podríamos debutar. Ahora ya pasaron 3 años de mi debut. Le pedí a mis padres que contactaran con los tuyos y me dijeran donde te encontrabas. Me dijeron que estabas aquí en Seúl y que tenías tu propio negocio. Quise volver a verte por lo que te busqué y te encontré.
- Paula: Me alegro de que vuelvas a estar aquí –sonreí.
- Dongwoo: Y tú qué tal? Como te fue?

Le conté a Dongwoo todo lo que me había ocurrido desde que dejamos de vernos, bueno, un pequeño resumen mas bien, y también le explique un poco porque mi hermana estaba aquí en Corea.
- Dongwoo: Me alegro que estáis las dos aquí. –sonrió –bueno, y… tienes pareja? Apuesto que si…
- Paula: Pues no…
- Dongwoo: Y no has tenido novios durante este tiempo?
- Paula: No… y sabes que cuando éramos pequeños tampoco, así que, aun no he tenido novio… y tú?
- Dongwoo: Siéndote sincero, no… siendo un idol no sabes si las chicas que se te acercan te quiere a ti o a tu fama…además… -se puso un poco nervioso y bajo la cabeza.
- Paula: Ademas qué?
- Dongwoo: Aún sigo enamorado de la misma chica desde que era pequeño… -me miró pero rápidamente volvío a desviar la mirada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Mayo 12, 2014 5:06 pm

CAPÍTULO 4.
(ANA)
Aquella situación era demasiado incomoda. Jackson no tenía que haber salido de aquella forma del cuarto de baño. Cogí su ropa, lo agarré del brazo y me lo llevé a mi cuarto.
- Ana: Estás loco? No tenias que haber salido, que va a pensar mi hermana al verte así… se habrá imaginado de todo…
- Jackson: Andaa… exagerada, como mucho habrá pensado que no hemos podido acostar juntos –puso una sonrisa picarona.
- Ana: Y te parece poco? Aaaah!! Venga vístete que tenemos que irnos, contra antes salgamos de aquí mejor.

Dicho esto, se vistió rápidamente y salimos de casa después de despedirme de mi hermana y decirle que luego hablaríamos. A pesar de esto, ella también había pasado la noche fuera sin decirme nada y quería saber el porqué.
**

- Mark: Noona, un café latte y un capuchino.
- Ana: Marchando!

El negocio iba cada vez mejor, la gente no paraba de venir.
- Jackson: Mark!! Mira lo que has hecho!!
- Mark: lo siento…
- Jackson: vamos a tener que irnos a cambiar…

Ambos se habían chocado cuando Mark tenía un café en las manos y se habían manchado la camisa.
- Ana: No importa chicos! Subid y cambiaros!
- Mark: Gracias noona! Acaba de llegar un cliente nuevo, atiéndelo, está en la barra sentado.

Había un chico con gorra y gafas, que se las quitó nada más sentarse.
- Desconocido: Un café mocha y un par de galletas.

Le preparé el café y le serví las galletas.

Me resultaba familiar la cara de aquel chico pero me acordaba muy bien si nos habíamos visto antes alguna vez.
- Desconocido: Perdona, por casualidad estuviste hace cosa de una semana en el aeropuerto?
- Ana: Si, como sabes eso? –me extraño su pregunta.
- Desconocido: No te acuerdas de mí? Soy el chico del perro, bueno, el amigo del dueño jaja.

No me lo podría creer, era aquel chico, el que me encontré en el aeropuerto cuando me vino aquel perro hacia mí.
- Ana: ohh, ya me acuerdo de ti pero aún no sé cómo te llamas–sonreí.
- Desconocido: Mi nombre es Lee Donghae. Escuche que habían abierto un negocio de café por esta zona y quise venir a ver cómo era y tomar algo.
- Ana: Yo me llamo Ana y me alegro de que hayas venido, este es el segundo día que tengo el negocio abierto.

Estuvimos hablando un poco hasta que me dijo que debía de irse que lo estaban esperando. Miré la hora y se me había pasado el tiempo volando y sin pensarlo llevaba más de 20 minutos hablando con él. Me parecía una persona interesante y era bastante amable, además de guapo, aunque eso ya lo pensaba desde que lo vi la primera vez.

Me giré y vinieron a mí Mark y Jackson, pero la cara de Jackson me dejó un poco confusa.
- Ana: Te ocurre algo? –me dirigí a él.
- Jackson: Quien era ese? –su tono de voz cambió a como él era normalmente.

- Ana: Un amigo.
- Mark: Jackson vamos, tenemos clientela… -lo agarró del brazo y se lo llevó.

A lo lejos pude ver que Mark parecía discutir con Jackson pero no estaba muy segura ya que se dieron cuenta de que los estaba mirando y cada uno fue por su lado. A que vino el ``quien era ese?´´ con tanto desprecio en su voz, me dejó la mar de confusa.
Volví al trabajo, pronto cerraríamos y me iría a casa a descansar, hoy lo único que me apetecía era ir a casa, pensar y poder hablar con mi hermana tranquilamente, teníamos cosas que arreglar.
**

- Ana: Ya estoy en casa! –dije nada más abrir la puerta.
- Paula: Eonnie!! Vas a darte una ducha?
- Ana: Si, ahora, porque?
- Paula: Porque he pedido un par de pizzas para cenar así que dúchate antes de que vengan.

Como ella dijo, lo hice, me puse cómoda y me senté a su lado en el sofá. Las pizzas ya estaban allí por lo que comenzamos a comer y después de ello comenzamos a aclarar las cosas.
- Ana: Esto… lo que viste, no es lo que parecía en ese momento… -su cara estaba completamente seria. Tal vez se hubiera enfadado por eso, al fin y al cabo, aunque le daría dinero para el alquiler del piso, llevaba poco más de una semana viviendo allí.
- Paula: … -se quedó callada.
- Ana: No me contestas…?

De repente su cara cambió y empezó a reírse sola.
- Ana: Eah! Otro ataque de locura… -no entiendo que le hacía tanta gracia.
- Paula: CUENTAMELO TODO CON PELOS Y SEÑALES! PERO TU HAS VISTO BIEN EL CUERPAZO QUE TENIA ESE CHABAL Y LO MONO QUE ERA! MADRE MIA, NO SE DONDE LOS ENCUENTRAS. QUE ENVIDIA!!! –dijo media histérica.

No pude evitar reírme antes sus palabras, me hacía mucha gracia que se pusiera a decir esas cosas así.
- Ana: Tranquila, que no paso nada entre los dos. Cómo pudiste ver era uno de mis empleados, los invité a los dos a casa a cenar pero al final solo pudo venir él. Después de cenar vimos una peli, se acabó quedando dormido y paso aquí la noche. Esta mañana no le daba tiempo a ducharse por lo que lo hizo aquí y no tiene otra cosa que hacer que salir en toalla de la ducha…
- Paula: Me gusta para ti, vamos, me gusta hasta para mí… Eonnie, no lo dejes escapar… -volvió a ponerse seria.
- Ana: Eres bipolar, lo sabías? Solo es mi trabajador… es guapo y todo lo que tu quieras… pero nunca me había imaginado algo con él, es más no me imagino si quiera que pueda gustarle.
- Paula: Por qué?
- Ana: Tal vez porque sea su jefa? –dije irónicamente.
- Paula: Tonterias…
- Ana: Bueno y que paso contigo anoche?
- Paula: Pues me o menos lo mismo pero en casa de Siwon, estaba cansada y me ofreció quedarme allí con él y traerme temprano a casa.
- Ana: Te gusta?
- Paula: … -se volvió a quedar callada.
- Ana: Creo que ya se lo que te pasa… Dongwoo.
- Paula: Que tiene que ver él con esto? –comenzó a ponerse nerviosa.
- Ana: No disimules, desde que era pequeña sabia que te gustaba y el volverlo ver ahora después de tanto tiempo puede que te haya vuelto a despertar en ti ese sentimiento, por eso, lo que creías que sentías por Siwon puede que sea mentira o no lo que tu creías.
- Paula: Que pasa que tengo mis pensamientos reflejados en mi cara o qué?
- Ana: No, pero te conozco demasiado bien. Solo te digo una cosa, conoce bien a Siwon y vuelve a recordar cómo era Dongwoo, después, guíate por tu corazón.

Después de terminar de hablar decidimos ir a dormirnos, ambas estábamos cansadas y mañana nos esperaba otro gran día a las dos. Realmente me costó coger el sueño, mi mente solo pensaba en Jackson en aquel momento y porque reaccionó de esa forma.

(CONTINUARÁ)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Jue Mayo 15, 2014 5:35 pm

CAPÍTULO 5.
(PAULA)
Sus palabras me dejaron impresionada. No quise entrar en detalles, puede que se sintiera incomodo si lo hacía, pero estar tan enamorado durante tantos años era digno de admiración realmente.
Su móvil sonó.
- Dongwoo: …debo irme… reunión del grupo, quieren informarnos sobre el siguiente comeback. Realmente es raro que pongan la reunión tan tarde, nunca lo han hecho.

Lo acompañe a la entrada ya que yo también me iría. Me dio un abrazo y se marcho.
Aún no me apetecía llegar a casa, estaría sola durante un par de horas hasta que llegara Ana y pudiéramos hablar. Necesitaba tomar un poco de aire y despejarme. Me había vuelto a encontrar con Dongwoo y después de estar con él dudaba de que mis sentimientos hacia Siwon fueran los que yo pensaba.

Decidí a ir un rato al parque que estaba cerca de mi casa. Mientras andaba estaba un poco metida en mis pensamientos por lo que no miraba lo que había a mi alrededor, andaba con la cabeza agachada mirando el suelo.
- Siwon: Paula! –me paré, estaba detrás de mí con Bugsy a su lado y se acercó para darme un abrazo.
- Paula: Ah! Hola!
- Siwon: Que tal?
- Paula: Bien, bien…
- Siwon: Seguro? Te noto un poco seria a como eres normalmente.

- Paula: Nada, cosas del trabajo… -le mentí.

No me gustaba mentirle ni a él, ni a nadie, pero no tenía más remedio que hacerlo, realmente no podía contarle lo que me pasaba.
- Siwon: Quieres venir a cenar conmigo?
- Paula: Lo siento, no puedo, quede en que cenaría con Ana en casa y hablaríamos sobre unos asuntos que tenemos pendientes.
- Siwon: Vale, no te preocupes. Bueno, tengo que irme, nos vemos.
- Paula: Adiós.

Se fue y yo continué mi camino. Encontré cerca del lago un sitio con césped despejado. Estaba atardeciendo, así que me senté allí y me tuve. Sentí como si alguien estuviera cerca de mí. Abrí los ojos y vi la sombra de alguien pero no pude fijarme en quien era ya que me tiró una prenda de ropa en la cara y no pude verlo. Me asusté y como defensa agarré sus pies y los arrastré al yo levantarme, así caería al suelo.
- Paula: Dongwoo? Pero tú no estabas en la compañía. Me has asustado, siento haberte tirado al suelo.
- Dongwoo: Culpa mía por asustarte. Cuando iba a mitad de camino volvieron a llamarme y me dijeron que habían pospuesto la reunión para mañana por la mañana. Seguí el camino que tú habías tomado y vi este parque y como sé que te gusta mucho la naturaleza pensé que tal vez estuvieras aquí y te encontré jajaja. Me ayudas a levantarme? –me ofreció su mano.
- Paula: Claro –se la di pero jalo de mí e hizo que callera encima de él.

Él giro de forma que se quedó sentado encima de mí. La camiseta se me había levantado un poco. Me miró y puso cara de picarón.
- Paula: Pero que haces? –estaba muy nerviosa.
- Dongwoo: Vengarme –sonrió y miro mi barriga.


Comenzó a pasar suavemente sus dedos por la zona de mi abdomen. Conocía mi punto débil, esa era la zona más sensible de todo mi cuerpo y no pude evitar reírme y comenzar a patalear. Sin querer, le di un pequeño golpe en sus partes. Del dolor se tiró encima de mí y acabó con su cabeza entre la mía y mi hombro. Notaba su respiración entre cortada. Cada vez me latía las rápido el corazón.
- Dongwoo: Bruta…

Se desplazó hacia el lado y se quedo tumbado al lado mío.
- Paula: Lo siento… jaja.

Aquella situación me hizo volver a recordar lo de antes. Siwon conseguía ponerme nerviosa cada vez que me da un abrazo, pero el haber sentido a Dongwoo tan cerca de mí lo había hecho aun más.
Miré la hora, ya era un poco tarde. Quedarían aproximadamente unos 30 minutos para que Ana regresara y quería estar allí antes de que ella regresara.
- Paula: Dongwoo tengo que irme a casa ya, quiero estar allí antes de que vuelva Ana.
- Dongwoo: Claro, vamos te acompaño, yo también me iré ya, los chicos debes de estar esperándome. Me gustaría que los conocieras, te caerían bien.

Llegamos y Dongwoo se despidió de mí con un abrazo antes de marcharse. Subí a casa, pedí un par de pizzas por teléfono y de mientras me duché. Al poco tiempo de salir Ana llegó y mientras ella se duchaba, también llegaron las pizzas.
Estuvimos hablando sobre lo que pasó por la mañana. Me lo explicó todo y mis dudas desaparecieron sobre aquella situación.
**

Por la mañana mientras desayunábamos pusimos las noticias, ``Super Junior sacará un nuevo single, esta vez su concepto será mucho más atrevido. Podremos ver su nuevo MV la próxima semana. El miembro Choi Siwon encabezará la portada del single como visual del grupo, seguido de los miembros Lee Donghae y Lee Hyukjae.´´
[img][/img]
- Ana: Esos dos chicos son los que me encontré en el aeropuerto cuando regrese de Italia, ahora comprendo porque había tantas chicas allí reunidas, pero… Siwon? Donghae? Hyukjae? Cantantes?
Siwon era cantante? Porqué no me lo había dicho? Corrí a buscar mi ordenador y me puse a buscar información sobre él. Llevaban muchos años de carrera, era el miembro más rico del grupo, había hecho muchos dramas… Una noticia tras otra y no se acababan…

(ANA)
Donghae cantante? Por qué no me lo dijo? A pesar de ello, lo que más me sorprendió era que el dueño de Bugsy, Siwon, también lo fuera y por la cara que puso mi hermana al enterarse diría que no lo sabía.

Miré la hora, quedaba unos 45 minutos para abrir, pero quería irme antes para ordenar unos papeles de unos pedidos que había hecho el día anterior.
**

Llegué y vi a Jackson sentado en la puerta.
- Ana: Que haces aquí? Aun es temprano.
- Jackson: Sabia que tenias cosas que ordenar y necesitaba hablar contigo.

Asentí y entramos dentro. Me dirigí a la planta de arriba y mientras ordenaba los papeles Jackson se sentó a mi lado.
- Jackson: perdón…
- Ana: perdón por qué?
- Jackson: por mi comportamiento de ayer… sé que mi forma de hablar no fue la más adecuada…
- Ana: no te preocupes, pero deberías de controlarte un poco más y pensar las cosas antes de hacerla.

Alguien comenzó a llamar a la puerta fuertemente. Jackson y yo bajamos corriendo para ver quien era.
- Ana: Donghae? –me sorprendí.
- Donghae: Por favor, abre, rápido. Necesito estar aquí unos minutos.

Abrí y este entro y se sentó en la barra.
- Ana: Tus fans te persiguen? –pareció sorprenderse al escucharme.
- Donghae: Como lo has sabido?

- Ana: Te vi en la tele esta mañana. Porque no me lo habías dicho? –le ofrecí un café y este agarró mis manos.
- Donghae: Vi que no lo sabías y no quería que te fijaras en mi por mi fama –sonrió.


Miré a Jackson en ese momento. Volvió a mirarme muy serio y se marcho hacia arriba de nuevo.
El móvil de Donghae sonó y nada mas colgar dijo que debía irse y que ya nos volveríamos a ver.
Volví a subir en busca de Jackson.
- Ana: que te ha pasado?
- Jackson: nada…
- Ana: y porque te has ido así porque si?
- Jackson: necesitaba buscar una cosa aquí arriba…

No sabía que pensar de él realmente, primero lo de ayer y cuando se disculpa y vuelve a estar bien conmigo, otra vez vuelve a estar distante.
Era la hora de abrir y Mark acababa de llegar. Jackson y yo apenas habíamos cruzado palabra en todo el día, solo lo justo y necesario.
**

Durante la semana, Donghae había ido varios días al café y notaba que cada vez tenía más interés en mí. Realmente, no podía negar que no fuera guapo y muy amable conmigo, pero por el momento no sentía nada por él. En cambio, Jackson cada día me tenía más preocupada y eso me dolía.
- Mark: Noona! Podria salir hoy 30 minutos antes del trabajo, tengo unos asuntos personales que atender.
- Ana: Claro, no hay problema, puedes ir tranquilo.

Mark se fue y ya no quedaba nadie en el café así que cerré las puertas y Jackson y yo comenzamos a recoger. Nada más terminar el subió a cambiarse. O lo hacía ahora o nunca, necesitaba hablar con él y aclarar las cosas, no podía seguir en esta situación.

Entré en el vestuario y cerré la puerta. Jackson estaba sin camiseta y me miró sorprendido.
- Jackson: Que haces?
- Ana: Necesito hablar contigo.
- Jackson: Sobre qué? No recuerdo que tengamos que hablar nada… -estaba muy seco hablando.
- Ana: *me coloqué detrás de él* Quiero saber que te he hecho y porque me has estado evitando durante toda la semana. Apenas me has mirado ni hemos cruzado palabra en este tiempo.


Jackson se dio la vuelta y comenzó a acercarse a mí hasta lograr arrinconarme. Acercó su cara lentamente a la mía y comenzó a besarme mientras me agarraba la cabeza con su mano. Quise apartarme de él pero no me dejó y la intensidad de sus besos fue aumentando cada vez más. Agarró mis manos y las sujeto en alto contra la pared. Me miró y volvió a besarme pero esta vez introduciendo poco a poco su lengua en mi boca. Aquello logró excitarme bastante y comencé a corresponderle yo también. Soltó mis manos, empezó a darme besos por el cuello y a subirme un poco la camiseta. De repente paró, se separo de mí y me miró fijamente a los ojos. Noté como mis piernas comenzaron a aflojarse poco a poco hasta quedarme sentada en el suelo. Dio un paso como para acercarse a mí pero volvió a alejarse aún más. Cogió sus cosas y se marchó.

No sé muy bien lo que había ocurrido en aquel momento… Jackson me había besado y precisamente no había sido un pequeño beso, pero porque se había marchado de aquella manera...? Lo peor de aquello es que me había gustado, nunca me había sentido atraída por alguien tanto como él logro hacerlo.

Se había hecho bastante tarde cuando salí del café. Volví a casa, aun Paula no había llegado y sinceramente no tenía ni ganas de cenar así que me acosté directamente.

Mi mente solo pensaba en Jackson y volvía a reproducir lo que me había pasado una y otra vez… la cabeza me iba a explotar.

CONTINUARÁ tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kim_MiHee



Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 27/06/2012
Edad : 25

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Mayo 20, 2014 4:14 pm

Joder Pau que cruel eres con tu Eonni!!





Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.desvariosdeunakpoper.blogspot.com
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Mayo 20, 2014 6:25 pm

CAPÍTULO 6.
(PAULA)
Aquella noticia no se iba de mi mente. Siwon me daba confianza cuando estaba a su lado y yo había sido sincera con él en todo momento pero, porque él conmigo no lo fue? Por qué ocultarme esa parte de su vida?
**

Los días fueron pasando, día si, día no, aprovechaba para quedar con Dongwoo y estar con él. Contra más tiempo estaba con él, mas recordaba porque me fue enamorando poco a poco. Me contaba anécdotas sobre su carrera musical y sus experiencias.

Por otro lado, Siwon también aprovechaba algún que otro rato para estar conmigo, pero este siempre andaba más ocupado con su trabajo o al menos eso es lo que él me decía. Yo no quise preguntarle nada sobre su carrera musical, esperaba que él me lo acabara contando pero seguía sin hacerlo.
**

Recibí un mensaje al móvil, era Dongwoo: ``Luego iré a verte a la clínica. Me apetece verte y hablar contigo ^^´´. No pude evitar sonreír al leerlo.

Buyong hoy no había venido a trabajar, me pidió el día libre por unos asuntos familiares que atender y yo se lo di. Era una chica muy trabajadora y nunca he tenido cojas de ella, no me importaba darle tantos días libres como le hicieran falta.

Entró a la clínica una mujer bastante alterada con un perro pequeño en brazos. Según me había contado, hacia pocos minutos había atravesado la carretera y un coche le había atropellado. El perro estaba medio inconsciente, ni siquiera era capaz de mantenerse en pie por sí solo.

No tenía otra que intervenir rápidamente, le hice unas radiografías y pude ver tenía como pequeñas fisuras por la cadera y parte del cráneo. Seguro que tuvo que pegar un golpe fuerte con la cabeza al caer. Nada más ponerlo en la mesa de operaciones, la nariz y la boca de este comenzaron a sangrar. Aquel perro estaba hecho polvo por dentro. Llamé a la mujer que lo había traído y le comuniqué que lo mejor para aquel animal era sacrificarlo para que dejara de sufrir, ella aceptó y lo hice. Ella se llevó al perro y me dijo que iría a enterrarlo.

La acompañe a la puerta y nada mas irse, rompí a llorar. Es tan grande el amor que siento por los animales, que hacer este tipo de cosas me afecta demasiado. Era parte de mi trabajo, pero no podía evitarlo. No me gusta que los animales sufran.

Alguien entró a la clínica, era Siwon.
- Siwon: aquí te traigo al peque, tenía cita para ponerle el micro… Paula, te ocurre algo? –dijo algo preocupado.

Detrás de él entró Dongwoo que al verme así vino corriendo hacia mí y me abrazó con fuerza.
- Dongwoo: Tranquilízate, vale? Ya sabes que no me gusta verte llorar –dijo mientras sujetaba mi cara con sus manos.

Estaba tan cerca de mí que lo que hice fue cerrar los ojos y respirar hondo. Apoyo su frente contra la mía.
- Dongwoo: Te conozco y sé que lo pasas mal con estas cosas pero no podías hacer nada más por salvarlo…

Tenía razón, me conocía demasiado bien como para no saber lo que me ocurría en ese momento y por el tiempo que tardó en entrar seguro que pudo ver a la mujer salir con la caja del perro.
- Siwon: Oye! No la agobies, no ves que está mal? –dijo mientras nos separaba.

Dongwoo lo miró.

- Dongwoo: Oh sunbae!
- Siwon: Dongwoo-shi –se sorprendió- que haces aquí?

Ambos eran cantantes así que puede que se conocieran de eso.
- Dongwoo: Había quedado en venir a ver a Paula –me miró sonriendo y yo hice lo mismo.
- Siwon: Ah, os conocéis entonces…
- Dongwoo: Si, hace muchos años.

Ya me encontraba más calmada y le dije a Dongwoo que me esperara mientras atendía a Bugsy.
- Paula: Listo, todo un campeón –lo acaricié y le di una golosina.
- Siwon: Gracias, toma –me dio el dinero.
- Paula: Gracias.

Acompañe a Siwon a la recepción donde esperaba Dongwoo que se levanto corriendo y vino hacia mí.
- Dongwoo: Me prometes que dirás que sí?
- Paula: Que si a qué?
- Dongwoo: Tú prométemelo.
- Paula: Venga, acepto.
- Dongwoo: Sal conmigo esta noche, quiero llevarte a un sitio.

Se lo había prometido y no podía negarme, así que acepté. Noté a Siwon un poco incomodo ante aquella situación. Se despidió de nosotros y se fue.
- Dongwoo: Luego paso a recogerte por tu casa sobre las 9, tengo que irme también.

**

Bajé de casa y Dongwoo ya me estaba esperando allí. Estaba apoyado en una moto negra, era bastante bonita y grande. Me ofreció un casco.
- Paula: Y tu desde cuando tienes moto?
- Dongwoo: Es de nuestro manager, me la ha prestado para venir a buscarte. Esta tu hermana en casa?
- Paula: Si, acaba de llegar hace poco, por qué?
- Dongwoo: Ahora vengo…

Tardó poco en regresar y vi que traía una mochila con él.
- Paula: Esa mochila no es mía?
- Dongwoo: Si, no la habrás. Luego te explico –se montó en la moto- montaté.

Me coloqué el casco y lo hice.
- Dongwoo: Una última cosa, mañana no abres la clínica verdad.
- Paula: Claro que no, es domingo y el lunes tampoco, es día festivo y he decidido no abrir.
- Dongwoo: Perfecto.


Agarró mis manos y las puso alrededor de su cintura.
- Dongwoo: Agárrate.

Me pegué a él y le abracé fuertemente apoyando mi cabeza en su espalda. No tenía ni idea de donde quería llevarme.

(ANA)
Ya era hora de volver a abrir el café. Jackson y Mark llegaron, Mark me saludo, pero Jackson ni siquiera abrió la boca y actuaba como si no hubiera pasado nada.

Estaba en la cocina limpiando unos cacharros cuando Jackson entró. Se quedo inquieto nada mas verme y se puso a coger cosas en la encimera que yo tenía detrás de mí.
- Ana: Que significó lo de anoche? –le pregunté.

Seguía sin decir nada por lo que me coloqué detrás de él y le di un golpe en la espalda.
- Ana: No me contestas o qué?
- Jackson: So-solo me apetecía…

Tras decir esto, se marcho a toda prisa de la cocina sin poder decirle nada al respecto. Solo me apetecía? Y qué derecho tienes sobre mí a hacer eso? Incluso podía ponerle en la calle en un abrir y cerrar de ojos pero no lo haría, esto no son cosas del trabajo y respecto a eso, no tenia quejas de él. No podía sentirme más enfadada en ese momento. Salí de la cocina y Mark vino hacia mí.
- Mark: Noona! Ese chico… Donghae? Bueno, ha venido a verte un momento, quería decirte una cosa rápidamente antes de irse.

Fui a la barra y allí estaba con gafas de sol y una camiseta de pico blanca.
- Ana: Hola! –intente disimular mi enfado.
- Donghae: Quería saber si te apetecería venir conmigo a dar una vuelta cuando termines de trabajar.

Jackson me miraba a lo lejos mientras atendía una mesa. Necesitaba despejarme por lo que acepté su propuesta y, después de él irse, volví al trabajo.
**

Los chicos fueron a cambiarse y tras ellos terminar fui yo. Tenía un vestido vaquero muy sencillo allí por si algún día me pudiera hacer falta, así que me lo puse. No quería ir con el pantalón de chándal ya que era lo que me había traído de ropa hoy de casa.
- Mark: Wow, noona! Qué guapa te has puesto! Ese chico se va a enamorar de ti –bromeó.

Jackson me miraba fijamente y seguía sin decir nada. Cerré y los chicos esperaron conmigo en la puerta hasta que llegara Donghae.
- Mark: Ohh!! Ese es mi autobús, tengo que irme! Hasta mañana! –se despidió.

Jackson y yo nos quedamos solos.
- Ana: Puedes irte si quieres.
- Jackson: Esperaré contigo, no quiero que te quedes sola.

Donghae llegó y me llamó desde su coche diciendo que entrara. Al dar un paso Jackson me sujetó del brazo.
- Ana: Que haces? –me solté.
- Jackson: No vayas, ven conmigo a dar una vuelta, luego cenaremos juntos.
- Ana: Primero estas todo el día evitándome y ahora esto? –me dirigí al coche.
- Jackson: Ana, espera!
- Ana: Te contestaré como tú lo hiciste, ``me apetece´´.

Por qué se comportaba de esa forma? Noté que mis lagrimas empezaros a asomarse poco a poco. Me dolía mucho que Jackson se comportara de esa forma y mas sin saber el por qué. Lo mismo un día estaba de lo mas cariñoso conmigo y al otro ni me miraba a la cara.
- Donghae: Estas bien?
- Ana: Si –me sequé las lagrimas- vámonos!

Fuimos a un parque casi a las afueras de Seúl. Él quería a ir a un lugar poco transitado por si se encontraba fans aunque de nada sirvió. Mientras paseábamos un grupo de chicas se acercaron corriendo hacia él.
- Donghae: Tu sigue caminando, luego te alcanzo, mejor que no intuyan que vamos juntos.

Asentí y comencé a caminar más rápido. A los pocos minutos corrió hacia mi hasta ponerse a mi lado. Poco después volvimos a escuchar fans a lo lejos que no paraban de llamarle. De verdad, que pesadilla!!
- Donghae: Rápido sígueme!

Giro por un camino que había a la derecha y yo le seguí. Al girar, no le vi. Note como alguien me jaló del brazo y me metió entre unos arbustos que había allí. Había sido Donghae, aquello era como un pequeño rinconcito donde no podía verte nadie desde fuera. Estaba pegada a su pecho mientras me abrazaba.
- Ana: Creo que ya se han ido –me separé un poco de él.

Se encontraba muy cerca de mí y no paraba de mirar mis labios y mis ojos mientras sonreía.

Se fue acercando poco a poco con la intención de besarme. No sabía qué hacer en ese momento Donghae no me gustaba, solo lo veía como un buen amigo y no quería que se imaginara cosas que no eran. Mi móvil comenzó a sonar, era Dongwoo. Me sentí aliviada en aquel momento, se había separado de mí y no había logrado besarme.
- Ana: Oh Dongwoo… que pasa? Vale! –colgué.
- Donghae: Que ocurre?
- Ana: Debo irme, tengo que estar en casa antes de las 9 –miré el reloj y quedaban unos 15 minutos, creo que el tiempo justo de llegar.

Donghae no entró en detalles, parecía algo decepcionado, quizás querría haber pasado más tiempo conmigo. Me acercó a casa y subí lo más rápido que pude.
- Paula: Ya has vuelto –sonrió y vino a darme un beso.
- Ana: Si, vas a salir?
- Paula: Si, Dongwoo quiere que salga con él esta noche.
- Ana: Te veo más feliz desde que estas con él.
- Paula: Bueno… ya sabes cuales son mis sentimientos hacia él. Aún no me creo que después de tantos años hayamos vuelto a vernos.
- Ana: Me alegro.
- Ana: Bueno, me marcho, debe de estar esperándome abajo.

A los pocos minutos llamaron a la puerta. Era Dongwoo.
- Ana: Que te pasa? Para que querías que estuviera en casa ahora?
- Dongwoo: Necesito que metas en una mochila, ropa limpia de tu hermana y algo de muda. Hoy estaba algo decaída en el trabajo…
- Ana: Algún animal tal vez? –le interrumpí.
- Dongwoo: Si, y bueno, los miembros de mi grupo y yo habíamos alquilado una casa en el campo hasta el lunes y aprovechando que ella no habre el negocio pues quería que estuviera conmigo.
- Ana: Ella lo sabe?
- Dongwoo: No, es una sorpresa en realidad, le dije que algún día le presentaría a los miembros así que, qué mejor forma de hacerlo que esta?
- Ana: Y estás seguro de que querrá?
- Dongwoo: No al 100% pero, en el caso de que no quiera, la traeré de vuelta.

Le preparé las cosas rápidamente y se dirigió a la puerta para irse.
- Ana: Dongwoo, espera! –me miró esperando una pregunta- iré al grano, te gusta mi hermana?

Necesitaba saberlo ya que mi hermana si lo estaba de él, no quería que se hiciera ilusiones tontamente porque sabía cómo era ella con ese tipo de cosas. Dongwoo sonrió y se puso algo avergonzado.
- Ana: A mi puedes contármelo, no le diré nada, te lo prometo.
- Dongwoo: Si no la he olvidado en 11 años, crees que lo haré ahora? Jajaja, gracias por todo –se marchó.

Eso quería decir que sí, es más, también lo había estado desde pequeño. Sus palabras me sorprendieron realmente.

Cogí uno de mis discos de música, los puse en el equipo y decidí ir a darme una ducha. Iba a comenzar a quitarme la ropa cuando llamaron a la puerta. ``Debe de ser Dongwoo, se le habrá olvidado algo´´ pensé.
- Ana: Que se te ha olvidado? Jajaja –dije mientras abría la puerta- pero qué… Jackson!? Que haces aquí? –entró y cerró la puerta.
- Jackson: Quería ver si estabas bien después de irte con ese, quiero decir, Donghae.
- Ana: Como podrás ver si lo estoy y ahora quería darme una ducha así que por favor… -miré la puerta.

Ahora volvía hacia mí nuevamente. Me estaba volviendo loca.
- Jackson: He traído la cena –levanto una bolsa que traía- cenemos juntos por favor.

Ahora que hago? Se había tomado la molestia de comprarla y si lo echaba de casa me sentiría aún peor. Acepté, preparamos la mesa y comenzamos a cenar.
- Jackson: Perdón por comportarme de esta manera…
- Ana: No hay quien te entienda de verdad.
- Jackson: Lo siento, pero no puedo verte con él…
- Ana: Ahora es eso, pues vaya, y por qué si puede saberse? –le miré con cara de burla.
- Jackson: Porque me gustas –me miró.


(CONTINUARÁ) tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Sáb Mayo 24, 2014 9:10 pm

CAPÍTULO 7.
(PAULA)
Tardamos unos 15 o 20 minutos en llegar. Realmente no sabía a dónde me estaba llevando solo que estaba en pleno campo. Dongwoo paró la moto frente a una casa de campo, parecía grande y tenía una entrada muy bonita con jardín.
- Dongwoo: Ya hemos llegado! –nos bajamos de la moto y Dongwoo la arrastró hasta ponerla en la entrada de la casa.
- Paula: Donde estamos? Por qué me has traído aquí? –le pregunté extrañada.
- Dongwoo: Vi que hoy estuviste muy decaída con lo que pasó en el trabajo y quise traerte aquí para que desconectaras un poco y te divirtieras conmigo y con los chicos, así de paso te los presentaré como te prometí. Además, quería pasar más tiempo contigo.
- Paula: Pero ya es tarde, no voy a poder estar demasiado tiempo…
- Dongwoo: Toma –me ofreció la mochila que había traído- aquí tienes ropa limpia, en la casa hay más cosas por si te puede hacer falta. Había pensado que podías estar con nosotros hasta el lunes… -agachó la cabeza.
- Paula: Gracias! –me acerqué a él y le di un abrazo.

Estaba muy feliz. Dongwoo era muy bueno conmigo y siempre quería lo mejor para mí. Él me devolvió el abrazo y me dio un beso en la frente que hizo que me pusiera muy nerviosa. No me lo esperaba.
- Dongwoo: Vamos, entremos.

La casa era de un estilo muy rustico y era muy espaciosa. Los miembros del grupo de Dongwoo vinieron a vernos rápidamente y él fue hacia ellos, yo me quedé en la entrada mientras me quitaba los zapatos antes de entrar.
- Dongwoo: Gracias por venir chicos, os presento a Paula. –me señalo- Paula, ellos son mis compañeros, Gongchan, Jinyoung, Junghwan y Sunwoo.
- Paula: Encantada de conoceros chicos –hice una reverencia- gracias por dejar que venga y pase el fin de semana con nosotros.
- Jinyoung: Igualmente, yo soy el líder del grupo, espero que te diviertas con nosotros, cuidaremos de ti.
- Sunwoo: Con que esta es la chica que te g…. –Dongwoo le golpeó para que se callara y Baro le miró- ehh… tu amiga.

- Dongwoo: Si, bueno Paula subamos a dejar las cosas en la habitación –me reí ante tal gesto, parecía que se había puesto nervioso.

En la planta de arriba había una habitación con instrumentos musicales, un cuarto de baño y tres habitaciones.
- Paula: Soléis venir mucho aquí?
- Dongwoo: Siempre que podemos lo hacemos para desconectar.

Las dos primeras habitaciones tenían ambas un par de camas individuales que ya estaban ocupadas por los demás chicos. Entramos en la última habitación y nos sorprendió cuando solo vimos una sola cama que era de matrimonio.
- Dongwoo: Ahora vengo… -se dio media vuelta y fue en busca de los chicos.
Le seguí pero me senté arriba de la escalera escuchando lo que Dongwoo les decía.
- Dongwoo: Por qué la única habitación que queda libre es la de matrimonio, teníais que haberos puesto dos en esa habitación y dormir juntos y dejar dos camas libres para nosotros…
- Junghwan: Bueno, no te preocupes, iremos a cambiar nuestras cosas.

Los chicos comenzaron a subir las escaleras y se pararon al verme, Dongwoo iba delante de todos y pareció sorprendido.
- Paula: Dongwoo nos conocemos desde pequeños, crees que me va a pasar algo si duermo contigo?
- Dongwoo: Segura? Lo mismo estarás más cómoda sola…
- Paula: Como si la cama no fuera grande.

Los demás chicos se miraron entre ellos, parecían sorprendidos ante tal comentario. Sé que este tipo de cosas aquí en Corea no suelen pasar pero realmente yo me había criado en España así que para mí eso no era nada malo y mas siendo amigos.
- Sunwoo: Dongwoo es muy molesto mientras duerme, duerme conmigo mejor –se acercó y agarro mi mano, yo me eché a reír.
- Gongchan: Duerme conmigo noona, por favor.
Lo único que hacía era reírme al ver la cara de Dongwoo en ese momento.
- Paula: No os preocupéis chicos, sé perfectamente como es Dongwoo, estaré bien.
- Sunwoo: Mas te vale cuidarla –le miró y Dongwoo le dio una colleja.
- Dongwoo: A mí me vas a decir tú cómo cuidarla, yo, que la conozco mejor que nadie –comenzó a alterarse.

Me levanté y esta vez fui yo quien se la dio a él.
- Paula: Ya vale –pareció ofenderse.

Dongwoo se fue a la habitación y yo detrás de él mientras los chicos volvieron a bajar para abajo. Estaba de espaldas con las manos en la cintura. Le di un abrazo por detrás.
- Paula: Aaayy, no te enfades por eso –bromeé con él.
- Dongwoo: No lo estoy, tranquila jaja –mantuvo mis manos agarradas.

Quitamos la ropa de la mochila para que no se arrugara y las pusimos en el armario. Luego bajamos y los chicos habían preparado algo de cenar. Mientras cenábamos estaba sentada en medio de Dongwoo y Junghwan, mientras que al otro lado de la mesa estaban el resto. Gongchan no para de mirarme.
- Paula: Tengo algo en la cara? –me dirigí hacia él.
- Gongchan: Ehh, no, porque?-pareció ponerse nervioso.
- Paula: Como no paras de mirarme…
- Gongchan: Es que no estoy acostumbrado a ver ojos tan bonitos por aquí –me eché a reír y Dongwoo comenzó a toser, parecía haberse atragantado y todo los miembros se echaron a reír.
- Paula: Ten cuidado, toma bebe agua.

Cuando terminamos de cenar les dije a los chicos que me enseñaran cosas sobre el grupo y ellos aceptaron la propuesta. Me hablaron de cómo fue su debut, de los discos que ya llevan sacados, los cuales me enseñaron ya que tenían allí una copia de cada uno, sus mv’s… Todos estaban muy guapos pero mi mirada no podía evitar irse hacia Dongwoo siempre que podía.


Me dijeron sus nombres artísticos,  Jinyoung y Gongchan utilizaban sus mismos nombres, Sunwoo era Baro, Junghwan era Sandeul y Dongwoo era CNU. Ellos preferían que los llamara por sus nombres artísticos ya que estaban más acostumbrados, aunque al único que seguiría llamándolo igual sería a Dongwoo realmente. En ese momento lo miré y se estaba quedando medio dormido.
- Paula: Chicos, creo que es hora de ir a dormirnos, ya me seguiréis enseñando cosas, ha sido un día largo.

No tenía mucho sueño aun, pero poco a poco me fue entrando. Era tarde y llevaba levantada desde muy temprano.
- Jinyoung: Tienes razón, es tarde. Vamos chicos!!

Subimos y cada uno fue a su habitación. Dongwoo y yo nos acostamos y nos colocamos mirándonos el uno al otro, aunque él ya tenía los ojos cerrados.
- Paula: Estas dormido?
- Dongwoo: Aun no.
- Paula: Gracias!
- Dongwoo: Por qué me las das?
- Paula: Por todo lo que estás haciendo por mí –se acercó a mí y me dio un beso en la frente.
- Dongwoo: No hace falta que me las des, ya lo sabes –sonrió- buenas noches.
- Paula: Buenas noches.

Me costó quedarme dormida. Su mera presencia y saber que estaba a escasos centímetros de mi me ponía súper nerviosa. Estaba segura de que mi sentimientos hacia Dongwoo eran los mismo que hace años. Volver a estar de nuevo tanto tiempo con él hizo volver a renacer ese sentimiento.
**

Cuando me desperté tenia a Dongwoo pegado a mi espalda con su brazo rodeándome, su pierna por encima de las mías y su boca pegada a mi nuca, podía notar su respiración perfectamente. Como había logrado ponerse en esa posición? Encima ni siquiera me había dado cuenta en toda la noche.
- Baro: HORA DE LEVANTARSE!! –entraron todos los chicos en el cuarto revolucionados.
Dongwoo se asustó y cayó de la cama del salto que dio.
- Jinyoung: A donde ibas Dongwoo? –se echaron a reír.


Este se levantó adormilado aún y yo tras él y bajamos a desayunar.
- Dongwoo: Te he preparado una sorpresa!
- Paula: A mí? –asintió.
- Dongwoo: Pasaremos todo el día fuera de casa así que tendremos que hacer comida para llevar, ponte ropa cómoda.

Todos miraron a Jinyoung.
- Jinyoung: Vale… yo haré de comer.
- Paula: Queréis comida típica de España?
- Gongchan: Woo… de verdad noona?
- Paula: Claro, yo me encargo, iré a vestirme y cuando baje haré de comer mientras os arregláis ustedes.

Al rato bajaron, yo ya había terminado de cocinar. Metí las fiambreras en una mochila y nos fuimos.
Comenzamos a andar por un camino hasta llegar a una casa de campo que andaba por allí cerca.

(ANA)
Mi cara cambio por completo y la de él también, estaba completamente serio cuando dijo eso y solo podía significar una cosa, que era sincero. Conocía a Jackson y si se hubiera tratado de una broma, lo hubiera dicho después de ver mi cara.
- Ana: Jackson Wang no juegues conmigo…

Se acercó a mí, quise esquivarlo.
- Ana: Voy a ducharme –al levantarme me agarró de la mano y volvió a jalarme para que me sentara- bueno, es tarde, me ducharé mañana.
- Jackson: Ana –le miré- no me crees?
- Ana: No es que no te crea, pero me tienes confusa, primero me dices una cosa y luego otra… te comportas de un modo y luego de otro totalmente diferente y mayormente todo ocurre cuando Donghae está cerca…
- Jackson: No puedo verte a su lado…
- Ana: Pero por qué, acaso os conocíais de antes?
- Jackson: Porque a él también le gustas.

Había escuchado bien? Yo le gustaba a Donghae?
- Ana: Entonces eso explica lo de esta tarde…
- Jackson: Que te hizo? –comenzó a alterarse.
- Ana: Intentó besarme –la cara de Jackson se puso blanca en un momento.
- Jackson: Lo hizo?
- Ana: No, Dongwoo me salvó, en ese momento me llamó al móvil y después tuve que venir a casa rápido –pareció tranquilizarse- además, a mí ya me gusta otra persona…
- Jackson: Quien? –se preocupó de nuevo.


Me abalancé sobre él hasta quedarme tirada encima y le besé. Jackson sonrió cuando aun sus labios tocaban los míos.
- Jackson: Entonces, te gusto?
- Ana: Acaso no lo has deducido ya? –saqué la lengua y el la mordió dulcemente- es tarde… quieres quedarte aquí a dormir?
- Jackson: No quiero molestarte, puedo irme.
- Ana: Que no de verdad, puedes hacerlo, además mi hermana no vendrá hasta el lunes así que tendré la casa libre.
- Jackson: Me estás insinuando algo? –puso cara de picarón.
- Ana: No, pero estoy cansada y quiero ir a dormir ya –aceptó y nos fuimos a la habitación.

Jackson durmió toda la noche abrazado a mí, parecía que no quería que me separara de su lado. Cuando me desperté, como aun parecía dormido quise ir a darme una ducha. Nada mas meterme, note una presencia en el cuarto de baño, me asome por la cortina y me encontré a Jackson completamente desnudo. Se metió en la ducha conmigo.
- Ana: Pero que haces? –me alteré.
- Jackson: Me quiero duchar.
- Ana: Y no puedes esperar a que yo acabe? –me abrazó por la espalda poniendo sus manos en mi cintura y dándome besos por el cuello.
- Jackson: Es para ahorrar agua.
- Ana: Así vamos a ahorrar poco jajaja.
Terminé de ducharme antes que él por lo que salí y me vestí. Llamaron a la puerta, era Siwon.
- Ana: Hola –le saludé.
- Siwon: Hola, puede salir tu hermana –parecía muy contento.
- Ana: Esto… ella no está aquí ahora mismo, Dongwoo la invitó a pasar el fin de semana en una casa de campo con sus amigos –pareció sorprendido pero a la vez disgustado.
- Siwon: Está bien ya volveré a pasarme por su trabajo a verla más adelante –asentí y se fue.
Jackson salió del pasillo desnudo con la toalla enrollada en la cintura, esta escena me resultaba familiar.
- Ana: Puedes dejar de pasearte así por mi casa?
- Jackson: Admite que te gusto –se acercó a mi hasta quedarse pegado pero yo lo separé.

- Ana: Anda, vete a vestir que tenemos que ir al trabajo.
**

El día fue muy tranquilo y Jackson aprovechaba para darme un beso siempre que nos quedábamos a solas. Me propuso que fuéramos juntos a cenar por la noche. No tenía nada que hacer así que acepté.
Estuvimos comiendo por unos de estos puestos callejeros como el día que nos conocimos. Al terminar volvimos a pasear mientras mirábamos algunos puestos que habían puesto algunos comerciantes, tanto de comida como de ropa u objetos. Después fuimos a una pequeña plaza y nos sentamos en un banco mientras nos tomábamos un helado.
- Jackson: Toma –me ofreció algo en su mano.

Era una pulsera de color morado con una pequeña figurita colgado de un panda sujetando medio corazón. Me fijé en que él llevaba la misma pulsera que yo pero al contrario.
- Jackson: Quiero que seas mi novia formalmente Ana, a pesar de todo, no lo dejamos claro ayer.

- Ana: Cierto pero sí, claro que si –sonreí y le di un beso.

Jackson me acompaño a casa. A pesar de que sabía que mi hermana no estaba, no quiso quedarse a dormir pero ya que mañana no abriríamos el café por ser un día festivo, dijo que vendría a buscarme para estar todo el día juntos por ahí.

Subí a casa y tal y como llegué me metí en la cama. Estaba muy feliz de estar con él. Jackson parecía una persona mucho mas madura al estar con su pareja aunque también seguía teniendo sus toques graciosos. Me encantaba su forma de ser y siempre trataba de cuidarme lo mejor que podía.

CONTINUARÁ tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Jun 02, 2014 6:38 pm

CAPÍTULO 8.
(PAULA)
No sabía que hacíamos allí. Esa era la sorpresa? Ya estábamos en una casa de campo, porque venir a otra? Dongwoo llamó a la puerta donde nos abrió una mujer mayor, tendría unos 60 años.
- Dongwoo: Halmoni~!! –le dio un abrazo- Paula, esta es mi abuela Soo-hwa.
- Paula: Hola, encantada de conocerla –hice una leve reverencia.

Soohwa de acercó a mí y cogió mis manos.
- Soohwa: Aigo! Mira lo guapa que estás y que alta –acarició mi cara.

Me conocía? Aquella situación era un poco vergonzosa por mi parte. Los chicos soltaban carcajadas a mis espaldas mientras ella se comportaba así conmigo.
- Soohwa: Ven conmigo, te daré algo de beber.

Me arrastró hasta el salón. Miré a Dongwoo que me hacia señales como diciendo ``Ve con ella´´. Ellos se fueron y yo me quede con su abuela. Me ofreció té y unas pastas, le había dicho que no quería nada pero, si yo insistía, ella no hacia el doble.
- Soohwa: Como están tus padres? Y a ti qué tal te va?... La última vez que te vi, te tenía entre mis brazos así que mira si hace tiempo que no te veo… –no para de preguntarme cosas.
- Paula: Usted me conoce?
- Soohwa: Como no iba a hacerlo. Al año de tu nacer tus padres vinieron a Corea para enseñarte a su familia y siendo tus padres tan amigos de mi hija y su marido, vinisteis a esta misma casa y aquí te conocí.

Aquello me sorprendió bastante. Estuvimos hablando hasta que los chicos llegaron y le contesté a todo lo que ella me preguntaba. Era bastante agradable y muy atenta conmigo, parecía tenerme bastante cariño a pesar de no conocerme demasiado.
- Dongwoo: Paula, vamos, ya estamos listos –apareció.

La abuela y yo nos levantamos. Me despedí de ella y Dongwoo se acercó para darle un beso antes de irnos.
- Soohwa: Mirad que buena pareja hacéis –nos miro sonriente.

Dongwoo se quedó blanco ante su comentario y yo me moría de la vergüenza en ese momento.
- Dongwoo: Abuela pero que cosas dices!! –se puso nervioso- Adios, luego nos vemos. Vamos Paula –me marchó.
- Soohwa: Aaish, este niño… tu ni caso. Anda ve con él.
- Paula: Eh… mmm… sí, adiós Soohwa.
- Soohwa: Llámame abuela tu también niña.
- Paula: De acuerdo jajaja.

Salí y vi a Dongwoo apoyado al final de la casa junto a un camino que comenzaba a rodearla. Hizo un gesto para que fuera hacia él y así hice.
- Dongwoo: Elige uno… -me señalo.

Miré y vi a seis caballos todos con sus monturas puestas y preparados para salir. Había uno negro, dos tordos, dos castaños y uno perla.
- Paula: Que es esto…? –estaba súper sorprendida, no me esperaba que Dongwoo hubiera preparado esto para mí.

Los caballos son mi animal favorito, me encanta montar y a Dongwoo también le encanta, eso nos unió mucho de pequeños, solíamos ir a montar cuando él venía en verano.
- Dongwoo: Te dije que te tenía preparada una sorpresa, verdad? Pues aquí la tienes. Sé que te encanta y a mí también me apetecía hacerlo y recordar viejos tiempos. Vamos, elige?
- Paula: El…
- Dongwoo: Negro, a que sí?
- Paula: Si –me eché a reír mientras me acercaba al caballo y lo acariciaba.
- Dongwoo: Realmente era el que quedaba libre, los chicos y yo ya habíamos elegido antes. Sabía que lo escogerías a él.

Dongwoo me conocía bastante bien y a pesar de todos estos años sin vernos, no se había olvidado de nada.


Nos montamos cada uno en nuestro caballo y comenzamos a caminar por un sendero. No era demasiado ancho por lo que íbamos en fila de dos en dos. Yo iba en cabeza con Dongwoo, ya que éramos los que mejor sabíamos montar. En medio Sandeul y Baro, que sabían lo justo, y al final Jinyoung y Gongchan que también montaban bien. De vez en cuando echábamos alguna que otra galopada todos juntos, aunque siempre Dongwoo y yo íbamos en cabeza yq que empezábamos a picarnos en uno con el otro.


Echaba de menos esta sensación, era magnifica. Montar a caballo me hacía sentir que estaba en otro mundo completamente. Atamos a los caballos a unos postes y almorzamos en una mesas de camping que había instaladas en un descampado rodeado de arboles que le daban sombra, incluso había un pequeño lago al lado.
- Gongchan: Wow, Dongwoo comías esta comida tan rica cada vez que ibas a España? –dijo sorprendido mientras probaba un trozo de la tortilla de patatas que les había prepadado. Dongwoo asintió.
- Jinyoung: Paula, muchas gracias por la comida de verdad.
- Paula: De nada –sonreí- voy a darle de beber a los caballos.

Vi que cerca había una fuente natural y un cubo viejo por allí tirado. Miré que estuviera limpio y lo llene de agua.
- Sandeul: Espera, yo se la daré por ti, sigue comiendo, yo ya he terminado –vino hacia mí corriendo.
- Paula: Estas seguro?
- Sandeul: Que sí –me quito el cubo de las manos y se fue en dirección a los caballos.

Sandeul se ponía bastante nervioso cerca de los caballos, solo tenía que verlo montando. Continué comiendo pero no le quité el ojo de encima mientras iba y venía rellenando el cubo de agua. El caballo negro que yo había traído se comportaba de una forma un tanto rara desde que lo amarramos. Cuando Sandeul se acercó este echó las orejas había atrás y se puso a la defensiva. Obviamente él no sabía porque estaba el caballo así y siguió acercándose. Sabía que eso acabaría mal si no lo quitaba de allí.
- Paula: Sandeul quitaté de ahí!! –le grité mientras corrí hacia él, me miró y en ese momento el caballo se giró para darle una coz.

Jalé de él antes de que el caballo le alcanzara, por suerte no le había tocado pero a mí me había rozado y caí al suelo. Era una simple rozadura pero un animal con tanta fuerza te hace daño aunque no lo parezca.
- Dongwoo: Paula!! –corrió hacia mi junto con el resto de miembros.

Debido a la herradura me había hecho un corte y al tener pantalón corto no tenía ninguna tela que me pudiera proteger. ``Espera, una herradura no puede cortar´´ pensé en ese momento. Me levanté y vi que él caballo no apoyaba una de las patas traseras. Me acerqué a él lentamente mientras le hablaba para tranquilizarlo.
- Dongwoo: Que haces? No te acerques a él!! –me sujeto pero me solté de él, tenía que mirar a ese caballo.

Agarré su pata y como había pensado, uno de los clavos se le había salido, la herradura estaba medio caída y le estaba haciendo daño. Menos mal que estaba poco sujeta y nada mas jalarla salió sola.
- Paula: Eah!! Ya esta, tranquilo –lo acaricié y continué hablándole para que volviera a la calma.
- Gongchan: Que ocurre noona?
- Paula: Esto era el problema –tiré la herradura a los pies de los chicos.
- Sandeul: Por mi culpa el caballo te ha golpeado.
- Paula: Que dices? No tienes la culpa de nada, la herradura se le había salido sola.
- Sandeul: Pero mira tu pierna… te sangra el corte… -la miré, me escocía bastante.
- Paula: Estoy bien, la sangre es muy escandalosa jajaja.

Me limpié la herida con un poco con agua.
- Dongwoo: Déjame ver! –se acercó a mí y me ató un pañuelo que él llevaba en el cuello a la pierna para que aguantara la sangre.
- Paula: Gra-gracias –me ponía nerviosa que hiciera esas cosas y más teniendo el corte a mitad del muslo.
- Dongwoo: Creo que será mejor que regresemos a casa de mi abuela, necesitas curarte esto bien y ese caballo va a andar medio cojo sin herradura –asentí- Vamos tendrás que regresar conmigo en el perla.

Dongwoo me ayudo a montarme en la silla mientras que él iría en la grupa.
- Dongwoo: En la silla irás más cómoda y la pierna te colgará menos que si vas atrás.
Contra más cerca estaba de mí más nerviosa me ponía, no podía evitarlo, me gustaba demasiado como para no hacerlo.
**

- Soohwa: Pero que te ha pasado niña!!? –dijo nada mas verme entrar por la casa del brazo de Dongwoo que me sujetaba. Me dolía un poco el musculo cada vez que me dejaba caer en la pierna al andar por lo que él me ayudó.

Le expliqué a la abuela lo sucedido mientras Dongwoo buscaba lo necesario para curarme la pierna.
- Dongwoo: Pues a pesar de todo ello, ella quería quitarle las monturas a los caballos y darles de comer antes de venir a curarse, cabezona!!
- Paula: Ellos también tienen que alimentarse, no? –se dispuso a curarme la pierna- Pu-puedo hacerlo yo sola.
- Dongwoo: Insisto –empezó a limpiarme la herida.
- Soohwa: Eres una mujer fuerte –sonrió.
- Paula: Y autosuficiente, aunque no me dejen serlo –miré a Dongwoo.

Llegamos a casa. Lo que me apetecía era darme una ducha tranquilamente en ese momento. No había comenzado a subir las escaleras hacia el segundo piso cuando noté que alguien me cogió en brazos. Me quedé en shock, era Dongwoo.
- Paula: Que haces!? Te vas a hacer daño cogiéndome –este ignoró mis palabras y no me soltó- Gra-gracias de nuevo.

Vi que en la puerta de la habitación había una pelota pequeña.
- Paula: Dongwoo cui…

No me dio tiempo a decírselo que tropezó y ambos caímos en la cama quedándose tumbado encima de mí. Su cara estaba a escasos centímetros de mí. Su mirada… nunca lo había visto así y de vez en cuando se le desviaba hacia mis labios, hasta pude apreciar como una de las veces se los mordió.


Me quedé paralizada, no sabía qué hacer. Sentía unas ganas tremendas de querer besarlo pero no lo hice. Cerré mis ojos intentando tranquilizarme cuando noté que Dongwoo comenzó a besarme… Por qué me besaba? Acaso el sentía lo mismo por mí? No pude evitar corresponderle a aquel beso, lo había esperado demasiados años…

(ANA)
``Te pasaré a recoger dentro de una hora, un beso´´, ese fue el mensaje que recibí en mi móvil de Jackson. Hoy el negocio no lo abriría por ser un día festivo, realmente podría haberlo hecho pero desde que lo abrí no lo he cerrado aún ningún día y creo que los chicos y yo ya nos merecíamos un descanso.

Eran las 12 de la mañana, Jackson ya debía de estar esperándome abajo por lo que cogí mi bolso y me fui.

- Jackson: Buenos días –se acercó y me dio un beso.
- Ana: A donde te apetece ir?
- Jackson: Bueno… me gustaría que fuéramos al parque de atracciones pero exactamente no sé si te gusta la idea.
- Ana: Claro, será divertido.

Cogimos un autobús que nos dejo muy cerca de aquel parque. Era grandísimo y muy bonito. Hacía muchos años que no venía a uno de estos.
- Jackson: A donde vamos primero?
- Ana: Vamos a aquella que es como una caída libre.
- Jackson: Te gusta empezar flojo, no? –dijo con ironía.
- Ana: Acaso te da miedo?
- Jackson: A mí? Já, que miedo me va a dar –me agarró de la mano y tiró de mí.

Estuvimos toda la mañana de aquí para allá, probando cada atracción que nos cruzábamos y contra más peligrosa nos pareciera más ganas teníamos de montarnos.

Estábamos cerca de uno de los restaurantes que el parque tenia y como se acercaba la hora del almuerzo aprovechamos para comer. Pedimos un par de hamburguesas con un refresco.
- Ana: Están ricas! –continué comiendo.
- Jackson: Si, si –dijo entre pequeñas carcajadas.
- Ana: Que te pasa? –no paraba de mirarme y me estaba poniendo bastante nerviosa.
- Jackson: Nada, disfruto estando contigo. Te apetece ir a por un helado ahora?
- Ana: Claro, vamos, tu ya terminaste de comer y yo también.

Cerca había un puesto. Él se pidió uno de nata y caramelo y yo uno de chocolate y galleta Oreo. Fuimos hacia un jardín donde la gente podía sentarse y hacer picnics y nos sentamos entre unos árboles que daban sombra. Hacía calor y ponerse en pleno sol sería un suicidio. Jackson continuaba mirándome sin parar.
- Ana: Qué? –pregunté, me tenia de los nervios.
- Jackson: Ven.

Me acerqué un poco a él y él a mí. Me empezó a darme pequeños besos en la comisura de los labios. Fui a darle un beso a él también pero se alejó de mí y volvió a sentarse como estaba antes.
- Jackson: Es que tenias un poco de chocolate –me hizo una burla.
- Ana: No lo podías haber quitado con un pañuelo?

Volvió a acercarse a mí y me miró fijamente.
- Jackson: Acaso no te gusta más así?

No le respondí a ello. Agarré su cuello y lo atraje hacia mí para besarle. Nos acabamos quedando tumbados en el césped uno al lado del otro. Él comenzó a besarme de nuevo y de un salto se sentó encima de mí y continuó besándome. Escuchamos un par de pitidos.
- Ana: Has oído eso? Irán a cerrar ya?
- Jackson: Aun quedan 15 minutos para que cierren –dijo tras mirar la hora y siguió besándome.

Noté como unas gotas de agua cayeron en mi frente, los aspersores se habían conectado para regar el césped. Ambos cogimos nuestras cosas y salimos de allí corriendo rápidamente. Por suerte, no me mojé mucho pero miré a Jackson que tardó un poco más en salir que yo y tenía gran parte de la camiseta mojada. Se le había pegado la zona del abdomen totalmente al cuerpo de forma que podía notar todos sus abdominales.
- Jackson: Mis ojos están arriba! –agarró mi barbilla y subió mi cara.

Sin darme cuenta me había quedado embobada mirándole el cuerpo.
- Ana: Ah… si, si jajaja –me entro la risa floja en ese momento.
- Jackson: Que tal si vamos a mi casa y cenamos allí juntos.
- Ana: Claro.

Era la primera vez que iba a casa de Jackson, sabía que vivía solo pero nada más. Por el camino me propuso la idea de cenar rámen. Realmente, después de habernos mojado me apetecía algo calentito que llevarme a la boca. Recordó que en su casa no tenia por lo que entro en una tienda que nos encontramos a comprarlo, yo le esperé en la puerta.
- Donghae: Anaa!! –Donghae me saludaba desde la acera de enfrente.
- Ana: Ohh! Donghae –le saludé.

Esperó a que no viniera ningún coche y cruzo la carretera. No se paró a saludar, simplemente me abrazó.
- Donghae: Te he echado de menos, tantos días sin verte –seguía abrazándome.

No sabía que contestarle ante aquel gesto ni que decirle, después de saber que yo también le gustaba a él.
- Jackson: *cof cof* -acababa de salir de la tienda y Donghae se separó de mí.

Jackson se puso a mi lado. Ambos se saludaron por educación pero apuesto que de no estar yo delante no lo hubieran hecho, notaba cierta chispa en sus miradas.
- Donghae: Hombre Jackson, como tú por aquí? –note cierto sarcasmo en sus palabras.
- Jackson: No crees que eso debería preguntarlo yo? –Jackson estaba súper serio.


Donghae se acercó a él hasta colocarse demasiado cerca. Notaba a Jackson cada vez más tenso. Agarre su mano para intentar tranquilizarlo y al hacerlo parece que se relajo un poco. ``Donghae, vamos!´´ escuché como alguien le llamaba. Miré y era Eunhyuk, su amigo, pareció reconocerme ya que al verme me saludo con la mano.
- Donghae: Ya nos veremos –continuaba mirando a Jackson- adiós Ana, te visitaré pronto –me sonrió.


Jackson y yo continuamos andando hacia su casa. No abrió la boca en todo el camino. Subimos las escaleras que daban a su casa. Vivía en una casa de azotea. Me encantaban este tipo de casas, eran pequeñitas, pero tenían todo lo necesario.
- Jackson: Después de ti –abrió la puerta y me indicó que pasara- Ponte cómoda, voy a poner agua a calentar.

Mientras cenábamos seguía callado, recogió la mesa y volvió a sentarse a mi lado. No aguantaba más, cada vez estaba más nerviosa por el hecho de que no me decía nada.
- Ana: Jackson…
- Jackson: Ana… -dijimos los dos a la vez.

Me quedé mirándole esperando que dijera algo. Estaba con la cabeza agachada y no paraba de tocarse las manos con cierto nerviosismo.
- Jackson: De verdad quieres estar conmigo…?

A que venía esa pregunta? Estoy segura que de todo esto era por el abrazo de Donghae.
- Ana: Esto es por lo de Donghae verdad? –no me contestó- Jackson mírame! –seguía sin hacerlo, continuaba con la cabeza agachada y en la misma posición de antes.

Me levanté y me senté frente a él, encima de sus piernas que estaban estiradas en ese momento. Agarré su cara para que por fin me mirara. Me quedé petrificada, sus ojos estaban medio llorosos y sentía cierta tristeza.

- Ana: Jackson… por qué…? –intento desviar la mirada pero no le deje- escúchame muy atentamente, estoy contigo verdad? –este asintió- y si lo estoy es porque te quiero a ti. Sé que viste que Donghae me abrazó pero no te preocupes, eso no significo nada para mí.

Seguido de aquello, le besé como nunca lo había hecho. No quería que pensara ese tipo de cosas. Se había convertido en una persona muy importante para mí, solo le quería a él.

Jackson comenzó a besarme con más intensidad y fue introduciendo su lengua poco a poco mientras me sujetaba por la cintura. Su futón estaba a nuestras espaldas por lo que tiró de mí hasta tumbarme en él colocándose a mi lado. Se colocó un poco encima de mí y me miraba mientras apartaba el pelo de mi cara cariñosamente y yo tocaba la suya.
- Jackson: Te quiero –no esperaba que me dijera eso, me sorprendió un poco pero comencé a besarle de nuevo.

Era la primera vez que me decían eso con tanta sinceridad. Había tenido novios anteriormente pero con ninguno había sentido lo que siento por Jackson en tan poco tiempo.

Jackson me abrazó con fuerza apoyando su cabeza en mi pecho. Notaba lo acelerado que estaba y seguro que él también notaba que yo también lo estaba. Nos quedamos en esa posición bastante rato. Cerré mis ojos y para cuando volví a abrirlo vi que ya era de día. Sin darnos cuenta nos habíamos quedado dormidos así toda la noche.

(CONTINUARÁ... tongue )
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Miér Jul 09, 2014 7:04 pm

CAPÍTULO 9.
(PAULA)
No sabía lo que aquel beso había significado para él, pero para mí era mucho más que un simple beso. ``¡¡Paula, Dongwoo!!´´ Alguien venia hacia nuestra habitación. Dongwoo se separó de mí poniéndose de pie justo en frente mía y yo me enderecé y me quede sentada. Era Baro.
- Baro: Os apetece algo de rámen para cenar? –nos preguntó desde la entrada de la habitación.
Dongwoo no contestó así que yo lo hice por él. Solo hacia mirarme con cara de asombro.

- Paula: Claro –le sonreí.
- Baro: Eeey tú~! Te pasa algo? Y esa cara? –le dio un golpe en la espalda.

Dongwoo le miró, negó con la cabeza y volvió a dirigir su mirada hacia mí.
- Paula: Bueno, voy a ducharme que quiero ponerme cómoda antes de cenar –puse mis manos en los hombros de Baro y le empujé para que me dejara salir.

Corrí hacia el cuarto de baño y me encerré en él. Miré mi cara en el espejo, podía estar más colorada!? Mi mente no para de recodar una y otra vez lo que había pasado. Siempre había deseado que eso pasara pero ahora que había ocurrido como miraría a la cara a Dongwoo, me daba mucha vergüenza. Sentía lo mismo o no!? Esa era mi pregunta.

Puse el agua fría haber si de ese modo se me pasaba un poco aquello, además, creo que el agua caliente no sería buena para el corte. Cuando salí pensé que hubiera sido mejor no hacerlo, aunque fuera solo un poco, dentro del cuarto de baño estaba bien con la puerta cerrada pero fuera sabía que me iba a morir de frio ya que notaba una pequeña corriente de aire entrando por debajo de la puerta.

``¡¡Mierda!!´´ pensé. Con las prisas solo había cogido la ropa interior no el pijama. Me la puse y me coloqué la toalla enrollada en el cuerpo, solo rezaba porque Dongwoo y Baro se hubieran ido de la habitación. Me asomé al pasillo y como no vi a Baro allí, fui hacia la habitación lo más rápido que pude y cerré la puerta nada más entrar. Tiré la toalla encima de la cama y fui directa hacia el armario para coger mi pijama.
- Dongwoo: Pau… -abrió los ojos como platos.

No me había dado cuenta de que Dongwoo seguía aun dentro de la habitación y ahora me encontraba en ropa interior frente a él. Mi acto reflejo fue taparle la cara con mis manos.
- Paula: Pero que haces aquí!!???
- Dongwoo: Que-quería hablar contigo… -continué tapándole la cara.
- Paula: Y no podías esperar fuera!??
- Dongwoo: No sabía que entrarías así, además está también es mi habitación recuerdas?
- Paula: Tengo que vestirme… así que sal!

Dongwoo agarró mis manos con la intención de destaparse los ojos.
- Dongwoo: Vamos! No hay nada que no haya visto antes cuando éramos pequeños…
- Paula: Me vas a comparar mi cuerpo de niña al de ahora!!???
- Dongwoo: …se que tienes dos lunares aquí! –puso sus dedos en mi barriga, me entró un escalofrio.
- Paula: No me toques esa zona…
- Dongwoo: Cierto, tu punto débil –puso una sonrisa picarona.


Había acertado con los lunares, como podía acordarse de ese tipo de cosas?
- Dongwoo: Pero bueno, me quedaré quieto con los ojos cerrados mientras te vistes… -destapé un poco mis manos y así era, los tenia cerrados.
- Paula: Gra-gracias…

Después de colocarme el pijama le dije que ya podía mirarme. ``A COMER!!´´ escuchamos un grito.
- Paula: Será mejor que bajemos… -abrí la puerta y salí.
- Dongwoo: Esp…!! –ignoré las palabras de Dongwoo, me asustaba volverme a quedar a solas con él.
**

- Paula: Mmm… que rico~!! –dije tras terminar de comer.
Durante la cena me había percatado de la mirada de Dongwoo varias veces pero yo intentaba ignorarlas mirando a otros miembros y sacándoles algún tema de conversación.

Todos andábamos algo cansados así que nos fuimos para nuestras habitaciones. Dongwoo venía detrás de mí y me estaba poniendo de los nervios. Él quería hablar conmigo pero yo no reunía el valor de hacerlo.
- Dongwoo: Paula…
- Paula: Ups, olvidé mi móvil abajo ahora vuelvo! –fui a salir de la habitación pero Dongwoo atrancó la puerta con su mano y con la otra me giró para que le mirara.
- Dongwoo: Aquí está! –me lo enseño pero lo tiro sobre la cama.

Cada vez me pegaba más a la pared con la intención de alejarme pero no podía y Dongwoo estaba más cerca de mí.
- Dongwoo: Paula… -espere una pregunta- Ten una cita conmigo! –tenía un semblante serio.
- Paula: Eh!?... –me entraron ganas de reírme pero me las aguante.
- Dongwoo: Que tengas una cita conmigo…! –continuó mirándome.
- Paula: Y para pedirme eso me tenias que acorralar de esta manera!? –se dio cuenta de la situación se alejó un poco de mí.
- Dongwoo: Perdón…
- Paula: Si…
- Dongwoo: Que si qué?
- Paula: …que me acabas de preguntar!??... –no me gusta repetir lo mismo dos veces y menos en esta situación, estaba algo avergonzada a pesar de todo.
- Dongwoo: OH! La cita… la cita… si? Gracias –me dio un abrazo que me pillo desprevenida.

Tras eso me tiré en la cama boca arriba y él a mi lado. Me puse a mirar cosas en mi móvil para intentar distraerme un poco. Dongwoo estaba muy callado, le miré y se había quedado dormido. Le tape un poco ya que no lo estaba y me acomodé para dormirme también. Apagué la luz y en ese momento volvió a mi mente aquel beso. Aquello hizo que el sueño que tenía desapareciera. Me coloqué de lado para ver si así lograba pillar el sueño pero Dongwoo comenzó a moverse hasta apoyar su cabeza en mi espalda, yo… una cita con él?... Tal vez sus sentimientos si eran los mismo que los míos…
**

Aun estaban todos dormidos. Me apetecía tomar un poco el fresco así que baje y me fui a la terraza. Me senté mientras me tomaba un zumo. Me di cuenta de que había piscina. Me encanta nadar pero ahora mismo no era tiempo para ello, ya no es que hiciera mucho frio pero aun tenía que haber un poco mas de calor para ello.
- Sandeul: Oh, estas aquí! –se sentó a mi lado.
- Paula: Buenos días –le sonreí- antes cogí un zumo, no os importa, no? Me apetecía tomar algo fresquito.
- Sandeul: Claro que no, como si estuvieras en tu casa –me revolvió el pelo y yo le sonreí- que pena que ya sea el ultimo día aquí, me encanta venir, es súper relajante –se tumbo.
- Paula: La verdad es que si, se agradece tanta tranquilidad –me tumbe a su lado.
**

- Jinyoung: Todo listo, habéis cerrado todo? –los chicos asintieron- Pues vámonos!
- Gongchan: Vendrás en el coche con nosotros?
Yo había venido con Dongwoo en aquella moto pero ahora había sitio en el coche y no sabía qué hacer. Dongwoo me miraba apoyado en la moto mientras yo me despedía de los demás así que supuse que querría llevarme él.
- Paula: Creo que mejor iré en la moto con Dongwoo, prefiero la moto a los coches –intenté disimular, realmente quería ir con él pero solo por estar algo más de tiempo juntos.
**

El camino se me había hecho muy corto.
- Paula: Muchas gracias por todo esto –le sonreí al devolverle el casco.
- Dongwoo: Te espero el día 12 del próximo mes en el árbol de aquel parque donde sueles ir, en el que te encontré aquella noche. Mmm… a las 2 de la tarde.
- Paula: Para qué? –me sorprendí.
- Dongwoo: Para la cita, ya te has olvidado? –pareció ofenderse.
- Paula: Dentro de un mes? –para que esperar tanto tiempo?
- Dongwoo: Mañana por la mañana nos vamos a Japón y no regresaremos en un mes…
- Paula: Ohh… -aquello me desilusionó un poco- bueno, esperaré entonces!

Tras un beso en la frente, volvió a colocarse el casco y se fue. Tendría que esperar un mes para volver a estar con él… se me haría eterno. No quería hacerme ilusiones pero creo que Dongwoo sentía lo mismo por mí. Después de aquel beso y su forma de comportarse conmigo aquel par de días, algo me decía que tal vez podríamos llegar a ser algo.

(Un mes después…)
``Bueno, aquí estoy, por fin llegó el día. Ni se le ocurra llegar tarde Paula´´ pensaba en ese momento. Durante ese mes apenas había hablado con él, Alguna que otra vez le había enviado un mensaje pero dado lo que tardaba en contestarme supuse que estaría muy ocupado.
``Veo que no te has olvidado de mí´´ gritó alguien a lo lejos. Dongwoo había llegado y le encontraba algo cambiado. Tenía el pelo un poco más largo que antes y llevaba gafas y una gorra.


Me quede embobada mirándole… ¿por qué tenía esa sonrisa tan bonita?
- Dongwoo: Te he echado de menos –vino hacia mí y me abrazó.
Quería que la tierra me tragase en ese momento. De un momento a otro parecía que mis piernas se fuesen a doblar de los nervios.

(ANA)
Intenté apartar a Jackson de mí sin que se despertara para poder levantarme pero de nada sirvió.
- Jackson: Buenos días –sonrió aun con los ojos cerrados.
- Ana: Buenos días –le devolví la sonrisa- debemos ir a trabajar, hoy no puedo volver a cerrar –me eché a reír.


Jackson se incorporó y se desperezó. Parecía un niño de 5 años, todos los pelos alborotados y aun adormilado.
- Jackson: Voy a ducharme, luego iremos a tu casa, no tardo.

Me levanté, cogí un vaso de agua y me puse a mirar una estantería que tenía en casa que me llamo mucho la atención. Estaba llena de trofeos, medallas y fotos enmarcadas de concursos deportivos.
- Jackson: Que haces? –preguntó.
- Ana: Que manía más fea tienes… -en vaqueros y sin camiseta, una tentación realmente y mas con ese cuerpo.

Continué mirando todo aquello. Jackson me abrazó por la espalda y apoyo su cabeza en mi hombro.
- Ana: Fuiste el número 1?
- Jackson: Hm –asintió con la cabeza- mi padre fue atleta y entrenador de esgrima del equipo nacional de HK, mi madre campeona mundial de gimnasia, mi hermano es un gimnasta que representa a HK y yo también lo fui de esgrima.
- Ana: Y ya no continuas haciéndolo?
- Jackson: Practico de vez en cuando pero no tanto como antes, además, ya no compito.
- Ana: Porque dejaste de hacerlo? –me resulto raro que después de tantos años lo hiciera.
- Jackson: Bueno, cuando andaba cerca de ser campeón descubrí que lo que realmente quería ser era barista, se lo consulté a mis padres y mi madre estuvo de acuerdo pero mi padre me dijo que solo me daría su aprobación si ganaba. Me esforcé por conseguirlo y así lo hice, y después de todo aquí estoy –sonrió.
- Ana: Me alegro de que lo consiguieras.
**

Cuando llegamos, Paula estaba en casa. Le sorprendió un poco que Jackson entrara conmigo de forma tan natural. Este le saludó y yo fui a darle un abrazo seguido de un beso. ``Voy a darme una ducha, ven a mi cuarto´´ le susurré.
- Paula: Algo nuevo que contar? –notó mi alegría.
- Ana: Estoy… saliendo con Jackson –los ojos de mi hermana se le pusieron como platos.
- Paula: En serio? –su semblante serió cambio rápidamente- me alegro mucho por ti –me abrazo, se lo había tomado bien, menos mal.
- Ana: Gracias, bueno, solo llevamos unos días en realidad, desde que tú te fuiste jaja, pero está decidido y va en serio, por eso te lo he contado.

Después de contarle todo aquello me fui a duchar o llegaríamos tarde al trabajo. Una vez lista, regresé al salón y encontré a mi hermana hablando con el muy naturalmente y entre alguna que otras risitas.
- Ana: Se puede saber que ocurre, yo también me quiero reír.
- Paula: Nada, solo le estaba contando tus trapos sucios.

Esta niña siempre igual, de verdad que a veces me sacaba de quicio. Al menos vi que habían congeniado bien. Le golpeé en la cabeza en modo de ofensa.
- Paula: Ves como tenía razón –comenzó a reírse y con ella Jackson.
- Jackson: Venga vámonos –intento aguantarse la risa.
- Paula: Adiós pareja.

De camino al trabajo compramos un par de dulces para desayunar. Cuando llegamos Mark nos vio cogidos de la mano y antes de que pudiera decir nada Jackson le conto que estábamos juntos, parecía sorprendido pero feliz a la vez.
- Mark: Dentro de un mes mi novia regresará a Corea y nos iremos a vivir juntos –sonreía de oreja a oreja.

Ambos le felicitamos aunque ahora era yo la sorprendida, desde cuando tenía Mark novia? Me mataba la curiosidad y no dude en preguntarle.
- Mark: 1 años y también es extranjera como tú, aunque ella si lo parece tu no –se echó a reír y Jackson con él, le di un golpe para que parara.
- Jackson: …-carraspeó- Deja de meterme con mi candy…

- Ana: Como que candy!?? –cualquier apodo menos ese.
Les deje atrás y entré al bar para ir preparándolo todo.
**

- Donghae: Buenos días guapísima!! –dijo alegremente.

Me alegraba de verle pero por otra parte me preocupaba que Jackson interviniera de mala forma aunque espero que lo que habíamos hablado la noche anterior le hubiera quedado claro.
- Ana: Buenos días, te veo muy alegre, algo nuevo?
- Donghae: Nada, simplemente creo que hoy las cosas van a ir bien –me eché a reír- quiere quedar esta noche un rato cuando acabes de trabajar, me gustaría que habláramos algo más.

A pesar de todo, quería seguir a Donghae como amigo. Aún no le había contado nada acerca de mi relación con Jackson pero tampoco había encontrado el momento adecuado.
- Ana: Claro.

Luego me tocaría hablar con Jackson para que no sacara las cosas de quicio.
A pesar de todo, se lo tomo a bien, solo me dijo que le gustaría verme cuando terminara de quedar con él y, respecto a eso, no le puse pegas, también quería verle.
**

Los chicos ya se habían ido y yo esperaba en la puerta del bar a que llegara Donghae. Vino en coche y nos dirigimos a un paseo marítimo.
- Ana: No te reconocerá la gente?
- Donghae: Tengo una gorra y gafas por si las moscas jaja.

Estuvo contándome que tiene nuevos planes con respecto a la música. Él junto con Eunhyuk se preparará para lanzar un nuevo álbum en Japón. Me alegré mucho por él, sería lanzado en un par de meses.

Empezaba a oscurecer y cada vez había menos gente en la calle.
- Donghae: Te apetece que vayamos a aquella plaza? –asentí.
Ambos nos sentamos y continuamos hablando. Realmente no paraba de contarme cosas acerca de su vida y no encontraba el momento adecuado para decirle lo de Jackson. Donghae había olvidado su móvil en su coche por lo que se fue a buscarlo mientras yo esperaba allí sentada.
Mire mi móvil y había recibido un mensaje de Jackson. Quedamos en que me vendría a recoger en unos 20 minutos cerca de aquella plaza.

Las pocas personas que había en aquella plaza se marcharon y poco después llegaron tres chavales, que por sus gritos, podría decir que estaban bebidos y mucho. ``Ehhh!!´´ gritaron mirándome. Cada vez me ponía más nerviosa... ¿y si me hacían daño? No lo dude ni un segundo, me levante y aligeré el paso en dirección al coche de Donghae. Suponía que los habría dejado atrás pero no, me seguían y yo comencé a correr tanto como pude y ellos tras de mí.

Nada más cruzar la esquina de aquella calle, me choqué con Donghae. ``Ayúdame!´´ le abracé. Aquellos tres chicos se pararon a pocos metros de nosotros y Donghae olió lo que podía estar pasando en ese momento.
- Donghae: Queríais algo? -preguntó.
- Chico: A ella -me señaló.

Donghae me separó de él y se puso delante mía cubriéndome.
- Donghae: Y porqué debería hacerlo?
- Chico: Nos apetece pasar un buen rato.
- Ana: Que os habéis creído que soy una fulana!!?? -no pude evitar saltar ante aquel comentario.
- Donghae: Será mejor que te lleve a casa -me agarró- Venga vámonos!

- Chico: Eso vete... perra... -se dieron media vuelta y se marcharon.

Pasé ante aquel comentario y me monté en el coche con Donghae. Le envié un mensaje a Jackson diciéndole que le esperaría directamente en su casa en vez de quedar con él en el parque como habíamos acordado.
- Ana: ...ehh... hoy no me quedo en mi casa a dormir, puedes dejarme por aquí cerca, su casa esta aquí al lado -me inventé aquella escusa para no decir que había quedado con Jackson.

- Donghae: Vale, no hay problema.
Me despedí de él y me dirigí a casa de Jackson, estaba a unos 10 metros de allí. Todo estaba muy oscuro, me resulto raro que aun no hubiera llegado pero por más que llamaba, nadie me abría la puerta. Decidí sentarme y esperarle allí, no creo que tardara mucho en llegar.
**

Habían pasado unos 40 minutos, estaba de los nervios y muy preocupada. Nada más levantarme del suelo para salir en su búsqueda, escuché como alguien subía las escaleras y gracias a Dios, Jackson había regresado. Corrí a abrazarle y este me correspondió con mucha fuerza, aunque ni siquiera se paró a mirarme ni yo pude ver su cara, abrió directamente la puerta y yo pasé tras él.
- Ana: Donde has estado? Por qué has tardado tanto? -mi mente no paraba de formular preguntas.
- Jackson: Nada, me he entretenido hablando por el camino...
- Ana: Puedes mirarme al menos!? -estaba frene a mí de espaldas.

Agarré su cara para que se girara pero este se quejó por lo que me puse delante de él para verle. Tenía la ceja un poco hinchada y en el labio un pequeño corte que chorreaba un poco de sangre.
- Ana: Pe-pero que te ha pasado? -puse mis manos sujetando su cara- Déjame que te cure eso -nos sentamos en el suelo y yo cogí desinfectante y una gasa para curarle.
- Jackson: No iba a dejar que se fueran así de frescos después de lo que te dijeron…
- Ana: No tenías que haber hecho eso… podría haberte pasado algo peor…
- Jackson: No me digas que no intente protegerte porque sería incapaz de hacerlo… -agarró mis manos y las apartó de su cara- Quédate conmigo esta noche… es tarde, tu casa está lejos y no te voy a dejar sola.
- Ana: Va~le –asentí y éste me beso.
**

Hoy Jackson y yo hacemos un mes desde que estamos juntos y no esperaba que encontrara a una persona con la que me fuera a ir tan bien. Desde el incidente de aquella noche con esos chicos ha estado más pendiente de mí pero siempre dejándome mi espacio, está claro de que me quiere de verdad y que solo quiere protegerme. Por otro lado sigo sin encontrar el momento adecuado para contarle a Donghae lo nuestro y ya me estoy desesperando. Quiero decírselo.

Mi amistad con Donghae va creciendo y cada día me fijo más en que realmente sí que tiene que sentir algo por mí, intenta acercarse a mí aunque intento aviármelas para escapar sin que se dé cuenta. Pero ya lo he decidido, hoy le contaré que tengo novio antes de que esto vaya a más.

CONTINUARÁ tongue 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Miér Jul 16, 2014 6:38 pm

CAPÍTULO 10.
(PAULA)
Cuando me separé de él, este acarició mi mejilla. Seguro que tenía que estar como un tomate de colorada en ese momento.
- Paula: Como te ha ido? –pregunté.
- Dongwoo: No hemos parado de un lugar para otro y eso ha sido agotador, perdona por no haber podido hablar más contigo…
- Paula: No, no te disculpes –le interrumpí- Es normal, no te preocupes jaja.
- Dongwoo: Gracias –sonrió- Pero bueno a pesar de todo, cada día tenemos más fans por allí y eso nos anima muchísimo en nuestro trabajo, al fin y al cabo, sin las fans no somos nada, ellas son las que hacen que un grupo siga adelante.
- Paula: Ahí tienes razón jaja. Vamos a dar un paseo? –asintió.

Fuimos por el centro de Seúl y vimos algunas tiendas por el camino. En una de ella nos encontramos un par de fans que corriendo hacia el para pedirle un autógrafo y una foto. Esas niñas no dejaban de gritar ``Oppa esto… oppa lo otro…´´, me poniendo de los nervios y más con esa voz tan aguda que ponen. Aun así, Dongwoo no me quitaba el ojo de encima y volvía a pedirme perdón por la situación.

Cenamos por unos puestos callejeros probando distintos tipos de comida. Estos eran muy económicos y se comía bastante bien. Propuso la idea de ir a por un helado y luego sentarnos tranquilos en un banco del parque. Yo me pedí uno de tarta de queso y él de chocolate blanco.

Miré a Dongwoo que se había manchado la comisura de los labios de helado sin darse cuenta.
- Dongwoo: Que ocurre? Tengo algo en la cara?
- Paula: Helado.
- Dongwoo: Donde? –comenzó a tocarse por todos lados menos en el sitio donde era.
- Paula: Aquí.

Extendí mi mano y con el dedo se lo quité. Busqué un clínex en mi bolso pero no tenía ninguno.
- Paula: No tengo clínex…
- Dongwoo: No importa –agarro mi mano y chupó lentamente el dedo que tenía manchado de helado.

Como podía hacer eso? Ese gesto me había puesto muy nerviosa, sentía que mi corazón iba a mil.
- Dongwoo: Paula? –movía su mano frente a mis ojos de un lado para otro- Estas bien? –me había quedado en shock mirándole.

- Paula: Qué? Si, si, gracias. –sonreí, desvié la mirada e intenté concentrarme en comerme el helado.

Tras eso, nos levantamos y seguimos dando un paseo por aquel parque. Había mucha gente, familias paseando, parejas, niños jugando, al cual uno de ellos se le escapó una pelota pequeña en nuestra dirección. El niño vino corriendo a cogerla pero esté se cayó al suelo y comenzó a llorar.
- Paula: -corrí hacia él- Cuidado, no llores, no pasa nada, te duele? –él se señaló su rodilla, se la había raspado un poco pero todo era superficial- No te preocupes.
- Dongwoo: Toma campeón –le ofreció la pelota y le revolvió el pelo- Tienes que ser todo un hombretón, no querrás que esta chica tan guapa te vea llorar más, verdad? –el chico negó con la cabeza.


Cada vez me quedaba más impresionada con Dongwoo. El pequeño me miró y sonrió, tras eso se levantó y después de darnos las gracias volvió a marcharse con su pelota.
- Paula: Gracias –sonreí.
- Dongwoo: Eh? Por qué?
- Paula: Por lo de guapa…
- Dongwoo: Acaso es mentira? –se puso frente a mí y colocó su cara a escasos centímetros de la mía.

Ante aquello no conteste, solo le miraba. ``Venga, vamos´´ dijo, puso su brazo apoyado en mis hombros rodeando mi cabeza y me empujó hacia adelante para que siguiera andando. Dongwoo se mantuvo en esa misma postura durante bastante tiempo y la verdad que a mí no me molestaba que estuviera así.
- Dongwoo: Quieres venirte al pueblo hasta mañana por la tarde?
- Paula: Al pueblo? Que pueblo?
- Dongwoo: El mío, que pueblo va a ser…
- Paula: Pero para qué?
- Dongwoo: Tengo que ir a ver a mis padres y ya que hasta el lunes no tengo que ir a la compañía quería ir hoy y venirme mañana por la tarde. Les hablé de ti y me dijeron que querían verte, llevan sin verte el mismo tiempo que yo.
- Paula: Pero son casi las 11 de la noche, puede que no haya trenes a esta hora, además, no tengo ropa limpia para mañana aquí.
- Dongwoo: El último tren sale a las 12 de la noche, llegaríamos allí sobre las 2 y media de la mañana –sacó de su bolsillo un par de billetes de tren.

Estuve pensándomelo durante unos minutos, no sabía muy bien que hacer. Quería estar con él, pero no quería molestar en su familia, tal vez quisiera estar a solas con sus padres.
- Dongwoo: Y bien? Vendrás?
- Paula: No quiero molestar…
- Dongwoo: Osea, que sí vienes –sonrió, me cogió de la mano y volvió en dirección contraria en dirección a mi casa, estaríamos a unos 10 minutos andando.

- Paula: Tu no escuchas cuando te hablo, verdad? Por cierto, porque tienes ya los dos billetes de tren?
- Dongwoo: Sabía que vendrías.
**

- Paula: Interrumpimos algo? Jajajaja –Ana y Jackson estaban en el sofá jugando con los cojines y medio tirado uno encima del otro.
- Ana: Podría decir lo mismo… -dirigió su mirada hacia mi mano que seguía cogida por la mano de Dongwoo.

Ni siquiera me había dado cuenta de que seguimos asi durante todo el camino incluso cuando entramos dentro de casa. Tras las palabras de mi hermana Dongwoo me soltó.
Metí en una mochila el pijama, una muda limpia para mañana y algunas cosas de aseo personal. Mi hermana fue a verme a mi cuarto y me preguntó dónde iba con Dongwoo de nuevo y yo le expliqué todo.
- Ana: Pronto vendrás diciéndome que tienes novio, tú verás.
- Paula: Que dices loca!!... Jackson y tú ya… tu sabes? -intenté cambiar de tema con otra cosa.
- Ana: Tendría que decirte cuando lo hago con mi novio acaso? Jajaja, no aún no. Por qué lo preguntas?
- Paula: Nada, es que os vi muy juguetones antes y tú sabes, una cosa puede llevar a la otra –le saqué la lengua.
- Ana: Pero serás… -salió corriendo detrás mía pero yo lo hice antes que ella con la mochila encima hasta llegar al comedor donde estaban los dos chicos hablando que parecían llevarse bastante bien.
- Paula: Vamos Dongwoo -le empujé hacia la puerta- Jackson, cuida de mi hermana –puse mi mano para que la chocara con la suya.

Había cogido confianza rápidamente con él y nunca había visto a mi hermana tan feliz con alguien. Eso me alegraba bastante.
**

``Pasajeros al tren´´ escuchamos. Dongwoo y yo subimos, yo me senté junto a la ventana y él enfrente de mí.
- Dongwoo: Puedes dejarte dormir un poco hasta que lleguemos yo te despertaré cuando lleguemos, debes de estar cansada.

Siempre tan atento. Realmente, sí que andaba algo cansada. Cogí mi mochila y la utilicé de almohada. Al relajarme me había entrado un poco de frío y no lograba dormirme. Dongwoo se levantó, se quitó la chaqueta que llevaba y me la echó por encima. Él se había quedado en mangas cortas, supuse que también tendría frio con el tiempo por lo que me levante y me senté a su lado apoyándome en él. De esta forma no tendría frio. Él me rodeó con su brazo y le deje mi mochila para que apoyara la cabeza ya que a mí no me haría falta.

``Señores pasajeros el tren ha llegado a su destino´´ la voz del conductor por el altavoz me despertó. Desperté a Dongwoo, que aún seguía dormido y nos bajamos del tren lo más rápido que pudimos.
**

Cuando llegamos a su casa. Sus padres ya estaban acostados y él no quiso despertarlos. ``Mi cuarto es aquel´´ dijo y me dirigí a donde me había señalado. Encendí la luz. Las paredes estaban decoradas con algunos marcos de fotos y me fije en que una de las fotos, éramos nosotros dos de pequeños.
- Dongwoo: Hay un problema… -dijo entrando en el cuarto- No encuentro un futón para mí.
- Paula: Iré al sofá a dormir, no hace falta.
- Dongwoo: No, iré yo –fue a salir de la habitación pero le agarré del brazo para que no lo hiciera.
- Paula: Duerme aquí conmigo, no sería la primera vez que dormimos juntos –el asintió y tras ambos ponernos el pijama nos metimos en la cama.

Estábamos más apretados que la última vez, su cama era más pequeña.
- Paula: Creo que estaremos más cómodos si nos ponemos de lado –ambos lo hicimos poniéndonos en la misma dirección de forma que yo quedaba de espaldas a él.

Volvía a tener el cuerpo cortado. Puede que haya sido del viaje. Dongwoo se pegó a mí y paso su mano por encima de mi cintura.
- Dongwoo: Tienes frio… puedo?
- Paula: S-Si… -sé que me moriría de los nervios en ese momento pero al menos estaría mejor.
Para cuando volví a despertarme era yo la que estaba abrazada a Dongwoo esta vez. La misma historia de la otra vez en la casa de campo se había vuelto a repetir.

(ANA)
Debería decirle para ir a cenar juntos o tal vez otro plan? No paraba de comerme la cabeza dándole vueltas al asunto. Un mes es poco en realidad, pero quería que hoy fuera un día un poco más especial que de costumbre.
Hoy había decidido venir un poco antes al café. Los chicos aún no habían llegado y yo me disponía a prepararme un café y desayunar.
- Jackson: Buenos días Candy! –me abrazó por la espalda y me dio pequeños besos en el cuello.
- Ana: Te he dicho mil veces que no me llames así… -lo deje caer- no tienes otro mote más cariñoso?
- Jackson: Mas cariñoso que ese? No –saco la lengua y apoyo su cabeza en mi hombro mientras terminaba de hacerme el café.
- Ana: Quieres? –negó con la cabeza.

Nos sentamos en la barra mientras me lo tomaba.
- Jackson: Que te apetece hacer después del trabajo?
- Ana: Había pensado en cenar juntos u otro plan si tú quieres?
- Jackson: Me parece bien. A dónde vamos?

Me quede pensándolo unos minutos y se me ocurrió una idea, no soy buena cocinera, pero quería intentarlo.
- Ana: A mi casa. Yo prepararé la cena.
- Jackson: Eh… segura? –dijo entre risitas.

- Ana: Si~ me esforzaré y conseguiré hacer algo rico.
- Jackson: Vale, a las 10 estaré en tu casa. Espera, y tu hermana? Se supone que es algo íntimo, no?
- Ana: Ella no estará, hoy tiene una cita con Dongwoo, hace un mes que no se ven.
- Jackson: Aquí huele a futura pareja –comenzó a reírse- Parece buen chaval.
- Ana: Tal vez la halla en un futuro, puedo asegurarte de que ambos se gustan pero ninguno lo sabe del otro. Solo falta que uno dé el primer paso –le di un sorbo a mi café.
- Mark: Hola pareja –acababa de llegar.
**

Me llevé todo el día pensando en que poder hacer para cenar. Una pizza no me parecía bien dada la ocasión aunque desde luego era lo más fácil de hacer y una de sus comidas favoritas. Descarté esa idea. Algún plato de carne? Mmm… no, mejor no. Carne a la plancha lo sabe hacer cualquiera y un guiso no iba a hacer.
- Ana: Mark –fui en su busca y lo pillé a solas- Sé que la pizza es una de las comidas favoritas de Jackson pero, conoces alguna más? No esto del todo segura…
- Mark: Le encanta el pollo, el chocolate y… la carbonara.

Bingo. Podía hacerle pasta a la carbonara y de postre algo que llevara chocolate como la fruta o algún dulce.
Le di las gracias y volví al trabajo. Gracias a Mark ya tenía el menú pensado para la cena y por suelte, dado que me gusta la pasta, sabia como hacer ese plato y tenía todo lo necesario en casa. Quedaba menos de una hora para cerrar, estaba deseando llegar a casa y poder prepáralo todo a su gusto.
``Hola´´ escuché. Me di la vuelta y me sorprendí al ver a Donghae allí. Creía que ya no vendría.
- Donghae: Quería esperar a que hubiera menos gente en tu negocio, hay algo que quiero decirte.
- Ana: Si, yo también tengo que decirte algo –sonrió.

Sería el momento perfecto para decirle que tengo novio y no podía desaprovechar esta oportunidad para ello.
- Donghae: Quien va primero?
- Ana: Tu mismo –sonreí.
- Donghae: Bien…

Donghae se acercó aún más a mí hasta quedarse a pocos centímetros y sin pensárselo dos veces agarró mi cara y me besó. Que se suponía que estaba haciendo? Esto no debería de estar pasando. Lo separé de mí  y tras ponerse recto, vi que desvió su mirada por encima de mí. Me di la vuelta y vi a Jackson mirándonos, estaba atónito.
- Ana: Jackson… -caminé hacia él.

Éste no para de mirar a Donghae, ni me miró a la cara, simplemente ando hacia donde estaba él y se paró enfrente.
- Jackson: Que se supone que estás haciendo?
- Donghae: Te dije que me gustaba y no iba a dejar que un mocoso como tú me aleje de lo que quiero –dijo con tono burlesco.

Tras esas palabras Jackson no dudo en darle un puñetazo. Donghae se incorporó del golpe y quiso devolvérselo pero llegue a tiempo para ponerme entre ellos dos.

- Ana: Os ruego que no hagáis aquí este tipo de cosas… -miré a Donghae y le había comenzado a sangrar el labio, tan fuerte le había dado?- Tu labio… -este se lo tocó.

Jackson no le quitaba ojo a Donghae y parecía que quería comérselo con la mirada.
- Ana: No tenías que liarte a golpes y menos aquí en medio! –no quería discutir pero no tenía que haber actuado así.


A Jackson le cambio la cara al notar mi tono de voz enfadado. Subió al segundo piso y para cuando bajo tenía su chaqueta puesta y salió corriendo del café. A dónde irá? Por qué actuaba así después de todo? La cena de esta noche tendrá que esperar…
- Ana: Ven conmigo, Mark termina de atender a los pocos clientes que quedan –asintió.

Llevé a Donghae a la planta de arriba donde tenía un botiquín para curarle aquel labio.
- Ana: Jackson es mi novio no sé si te habrás dado cuenta -comencé a curarle.
- Donghae: Lo sé, AH! –sin quererlo le apreté demasiado.
- Ana: Como que lo sabes?
- Donghae: Lo sé desde el día que me encontré contigo en la puerta de aquella tienda y luego salió Jackson, solo había que veros.

Osea, que ya lo sabía todo y aun así insistió en besarme.
- Donghae: Ana, me gusta y quería que lo supieras aunque de seguro que ya lo sabias antes por tu novio –asentí- no puedo verte que estés con él en vez de conmigo –terminé de curarle.
- Ana: Vete -le ordené.
- Donghae: Pero quiero que lo pienses, quiero estar contigo.

Me levanté y baje las escaleras. Ya se había ido toda la gente del café.
- Donghae: Ana –le agarró del brazo- sé que puedo gustarte y esto no acaba aquí, no me voy a quedar tan tranquilo.
Pero de que estaba hablando? Me estaba entrando mal humor. Yo quiero a Jackson no a él, tan difícil es de comprender?
- Ana: He dicho que te vayas! –le grité y no tuvo más remedio que irse.

Fui hacia la barra y me senté. No paraba de pensar en Jackson. La persona a la que quiero se marcha así sin decir nada? Cogí mi móvil y llamé a Jackson. ``Este móvil está apagado o fuera de cobertura en este momento…´´ escuché. Esto es todo? Puede que mi relación con él acabe de esta manera? Sé lo mal que se lleva Jackson con Donghae y puede que todo esto se lo tome demasiado en serio…

Sentía unas ganas tremendas de llorar y mis lágrimas no tardaron en salir.
- Mark: Noona… no te pongas así… Jackson volverá, solo estará enfada con Donghae y con él mismo por haberse comportado así delante de ti… -me abrazó.
- Ana: Gracias…
- Mark: Vamos, es hora de cerrar y necesitas irte a casa y descansar –sonrió y asentí.
**

Tras la ducha, me tiré en mi cama. Volví a llamar a Jackson pero la respuesta fue la misma, su móvil seguía apagado. Era las 10 y no había venido ni esperaba que lo fuera a hacer después de todo. Llamaron a la puerta. Abrí y allí estaba.
- Ana: Jackson… -me quede sorprendida al verle.
- Jackson: Puedo? –le indiqué que pasara y posteriormente, que se sentara en el sofá.
- Ana: A dónde fuiste?
- Jackson: Lo siento… sé que no tenía que haberle pegado pero fue el arrebato de furia lo que me hizo hacerlo… No quiero perderte Ana.
- Ana: Y no me vas a perder. Tengo que volver a repetirte que quien me gusta eres tú? –pareció sonreír tras eso y comenzó a besarme lentamente y luego me dio un abrazo.
- Jackson: Te quiero.

No pude evitar aferrarme a él con más fuerza aún.
- Ana: Entonces, sigue en pie lo de esta noche?
- Jackson: Claro que sí. No iba a tirar todo por la borda después de aguantarte durante un mes.
- Ana: Oh, gracias –dije irónicamente.
- Jackson: Y espero seguir aguantándote por mucho tiempo –sonrió- Toma esto es para ti –me ofreció algo.

- Ana: Pero este peluche es tuyo, no puedes dármelo, lo tenías en tu casa.
- Jackson: Quiero que lo tengas. Este peluche es importante para mí, al igual que tú, por eso quiero que lo tengas.

Me lancé sobre él para abrazarle y caímos al sofá. Jackson comenzó a acariciar mi pelo y por unos segundos noté como si se parara el tiempo mientras nos mirábamos. Comenzó a besarme y yo a corresponderle sus besos. El ritmo de nuestros besos cada vez era mayor y empezaba a notar un calor tremendo en mi cuerpo.
Sin recordar que seguíamos en el sofá me moví y caí al suelo. Jackson comenzó a reírse. Y yo no tarde en levantarme.
- Ana: Ya vale, no? –continuaba riéndose.

Cogí un cojín y le di un golpe, tras eso se cayó e hizo lo mismo que yo cogiendo otro de los cojines del sofá.
- Paula: Interrumpo algo? –ambos paramos y miramos hacia la puerta.
Mi hermana había llegado con Dongwoo y para sorpresa ambos estaban cogidos de la mano que más tarde se la separaron rápidamente y con cierto nerviosismo.

Mi hermana me había explicado que se iba al pueblo de Dongwoo con él a ver a sus padres. Tras marcharse los dos, fui a la cocina a preparar la cena y el postre.
**

- Jackson: Tengo que darte la enhorabuena, todo estaba riquísimo.
- Ana: Falta el postre –fui a buscar fresas con chocolate.
- Jackson: Que rico –se llevó una a la boca- Ana… -le miré.

Se acercó a mí y me dio un beso en la comisura de mis labios. Notaba que me rozó con la lengua un par de veces. Me quede en shock ante aquel gesto.
- Jackson: Tenias chocolate –continuó comiendo.

Me manché el dedo a propósito y le manché en la cara. Tras eso hice lo mismo con él.
- Jackson: Con que esas tenemos.

Cogí chocolate y volvió a mancharme. Luego me senté sobre él y volví a hacerle lo mismo. Ambos comenzamos a reírnos y tras ello volvió esa misma sensación anterior, el tiempo se había ``parado´´ y ambos nos mirábamos fijamente. Si lo que pasaba por mi mente iba a pasar, confiaba en él.

Comenzó de nuevo a besarme, cada vez más apasionadamente. Puso sus manos por mi espalda introduciéndolas en mi camisa y poco a poco comenzó a subirla hasta quitármela. El levantó sus brazos para que le hiciera lo mismo y no lo dudé un segundo. Su torso musculoso y desnudo y notar sus manos acariciándome me excitaba bastante.

Noté señales para que me levantará del sofá y nada más hacerlo, él se levantó. Me agarró por la cintura y me empujó hacia él. Tras cogerme en brazos acabamos tirados en mi cama, él encima de mí. Fue desabrochando los botones de mi pantalón y jalándolos poco a poco para quitármelos hasta quedarme en ropa interior.

Poco a poco nos quedamos completamente desnudos. Lentamente se colocó entre mis piernas e introdujo su miembro poco a poco dentro de mí. Sentí un escalofrío recorrer todo mi cuerpo hasta erizarme el bello. Comenzó a moverse rítmicamente, poco a poco nuestra excitación aumentaba y sus movimientos también.

No era la primera vez que tenía relaciones pero nunca había sentido nada así por nadie. Como podía sentir tanto placer?
**

Ambos seguíamos desnudos al despertarnos y yo me mantenía con la cabeza apoyada en su pecho al cual comencé a besar y no tardó en despertarse.
- Ana: Buenos días.

CONTINUARÁ tongue
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Dom Jul 27, 2014 5:44 pm

CAPÍTULO 11.
(PAULA)
Como pude me separé de él y cogí mi móvil para mirar la hora. Vi que tenía un mensaje de Siwon, ``Tengo que decirte algo y necesito verte. Te invito a cenar esta noche en mi casa. Te he echado de menos~´´. Llevaba mucho tiempo sin verle y la verdad es que me apetecía verlo y poder preguntarle por qué no me contó toda la verdad desde un principio.

``Está bien, ahora mismo no estoy en Seúl pero nos veremos esta noche, a las 9?´´ le contesté.
``Perfecto. Me alegro de que vengas~ xo´´ volvió a responderme.
- Paula: Dongwoo... –le susurré- creo que ya es hora de levantarnos…

Ni se inmutó a pesar de haberle zarandeado. Necesitaba ir al baño por lo que me levanté con cuidado de no despertarle y volví rápidamente, no quería que la primera vez que volviera a ver a su madre fue en los pasillos de su casa. Al abrir la puerta me lo encontré desperezándose.


- Paula: Dios Dongwoo… creía que aun estabas durmiendo… -me asustó un poco encontrármelo allí.
- Dongwoo: Dónde estabas? Me he asustado cuando no te he visto aquí.
- Paula: Habia ido al baño.
- Dongwoo: Ah… y porque entrabas con tanta prisa en el cuarto?
- Paula: Eh… no quería encontrarme con tu madre, me daba vergüenza… -me lleve la mano al cuello y bajé la mirada.
- Dongwoo: Bah, tonterías, vamos! –me cogió de la mano y me llevó hacia el comedor donde estaba su madre preparando el desayuno.

``La próxima vez te digo que no tengo vergüenza, quizás lo hubieras hecho más sutilmente´´ le dije entre dientes.
- Madre de Dongwoo: Ya te levantaste dormilón? –Dongwoo se acercó a ella para darle un abrazo.
- Dongwoo: Buenos días mama, mira a quien traje anoche.
- Paula: Buenos días –le saludé con una reverencia.
- Madre de Dongwoo: Aigo~ -se acercó a mí y puso sus manos en mi cara- pero mira lo guapa que estas hija y que alta, ya me había hablado Dongwoo de ti, que tal estas? Vamos a desayunar que tienes que tener hambre –me empujó hacia la mesa.

Menos mal que Dongwoo le había contado como había acabado en Corea y de más, así me ahorraría volver a dar explicaciones.

Aún no me había acabado la comida que ya estaba poniéndome más comida en el plato.
- Dongwoo: Mamá, no la agobies, deja que coma lo que ella quiera –le paró las manos a su madre.
- Madre de Dongwoo: Dongwoo! -le dio un toque en la cabeza.
- Dongwoo: Ah! Pero… -la madre le cortó la palabra.
- Madre de Dongwoo: No me digas lo que tengo que hacer, tiene que comer bien y solo le estoy ofreciendo comida. Las chicas de hoy en día cada vez comen menos para parecer más bonitas y algunas solo hacen empeorar…
- Dongwoo: Yo solo…
- Madre de Dongwoo: Sé caballeroso y ve a buscar más zumo que se ha acabado –Dongwoo solo se levantó y se limitó a hacer lo que la madre le había dicho.
- Paula: Gra-gracias –sonreí.
- Madre de Dongwoo: Si alguna vez se porta mal contigo dímelo que yo me encargo de él…

No pude evitar reírme ante aquel comentario de su madre. Dongwoo estaba con la boca abierta sin creer lo que su madre decía. La madre de Dongwoo siempre ha sido de lo más háblame y es como una segunda madre para mí.
- Paula: Estaba todo muy rico, muchas gracias –dije tras terminar de comer.
- Madre de Dongwoo: No hace falta que las des –sonrió.

Después del desayuno, como Dongwoo estaba hablando con su madre, aproveché para ir a la habitación y vestirme. Nada más colocarme los pantalones, escuche como Dongwoo entraba en la habitación y yo… nuevamente de cintura para arriba desnuda ante él, aunque de espaldas.
- Dongwoo: Ehh… perdón… -se puso de espaldas a mí.
- Paula: Culpa mía, es tu habitación –no recordé en ese momento que este tipo de situaciones pueden ocurrir estando en su propia habitación.

Busqué rápido mi sujetador y la camiseta y me terminé de vestir.
- Paula: Ya estoy, oye, no puedo llegar muy tarde a Seúl…
- Dongwoo: Si, después de almorzar cogeremos el tren pero, ha pasado algo?
- Paula: Siwon me ha invitado a cenar a su casa y le he dicho que iría, hace mucho tiempo que no nos vemos.
- Dongwoo: Ah, es eso… claro.

**

Despues de habernos despedido de su madre, nos diriguimos a la estación para coger el tren. Desde que le había contado a Dongwoo mis planes con Siwon, le encontraba mucho más seco conmigo. A caso no quiere que quede con él?

Intentaba sacarle temas de conversación durante el viaje pero no servían de nada. Seguia igual.
- Paula: Dongwoo, te pasa algo conmigo? –negó con la cabeza- Puedes hablarme al menos? Te noto muy raro…
- Dongwoo: Estoy bien –dijo con sequedad.

No quise insistirle más en ese momento. El tren había llegado.
- Dongwoo: Vas a casa?
- Paula: Si! Me acompañas? –dije ilusionada. Por fin había hablado.
- Dongwoo: No… no puedo –esa ilusión desapareció por completo.
- Paula: De verdad Dongwoo que no sé qué te pasa hoy, nos vemos otro día cuando estés mejor –me di media vuelta y comencé a andar.
- Dongwoo: Paula espera –me agarró de la mano y le miré esperando una respuesta- Es que me… me…
- Paula: Te…? –se quedó callado- Dongwoo, he de darme prisa en llegar a casa, que querías?
- Dongwoo: Na-nada… -me soltó y dio media vuelta para irse.
Pero que le pasaba? No confiaba en mi como para poder contármelo o qué? No parecía el mismo Dongwoo de ayer.
**

A pesar de que estaría en casa de Siwon, me puse un vestido. Yo no era de ponerme mucho este tipo de ropa pero quería ir arreglada. Decidí ir en coche ya que se me había hecho un poco tarde mientras paraba a comprar una botella de vino. No quería ir con las manos vacías.

Llamé a la puerta. ``Pasa está abierta´´ escuché y así era, estaba encajada solamente. Pasé y nada más cerrarla Siwon vino a recibirme.
- Siwon: Hola~! –sonrió.

- Paula: Hola! Cuanto tiempo sin vernos jaja.
- Siwon: Demasiado, te he echado de menos –me abrazó.

Me quedé algo paralizada en ese momento. Los nervios que creían haber desaparecido volvieron a mí. Opté por corresponderle ese abrazo, también le había echado de menos.
- Siwon: Estas muy guapa, aunque no es algo nuevo para ti –me tocó el pelo colocándomelo bien.
- Paula: Gracias –me sentí algo avergonzada- Tu también estas muy guapo. Te he traído esto –le ofrecí el vino.
- Siwon: No hacía falta que trajeras nada pero muchas gracias –se acercó y me dio un beso en la frente.

Me quede paralizada ante aquel gesto. Siwon estaba guapísimo, yo no era de piedra y aquel gesto me dejo sin palabras y embobada en él. ``Vienes?´´ escuché. Vi a Siwon en la cocina esperándome. Me había quedado absorta en mis pensamientos que no me había percatado en que no estaba a mi lado.
- Siwon: Aquí tienes –me ofreció una copa con vino.
- Paula: Gracias.
- Siwon: Ve hacia la terraza, ahora voy –asentí.

Había preparado una mesa para dos decorada con un par de velas y unas cuantas flores. En seguida Siwon llegó con los platos de comida, había preparado pasta, una de mis comidas favoritas.
- Siwon: Espero que te guste –sonrió.
- Paula: Cualquiera diría que esto es una cita.
- Siwon: Por qué no? –me retiró la silla para que me sentara y luego lo hizo él.

Había planeado tener una cita conmigo sin ni siquiera decírmelo. Buena sorpresa después de no vernos en un tiempo.

Durante la cena me preguntó cómo había estado, en general apenas me contó cosas de él, solo hablé de mí ya que me preguntaba cosas de mi pasado y de más.

Cuando terminamos de cenar nos sentamos en un pequeño sofá que tenía en aquella terraza. Había unas vistas bastante bonitas de la ciudad.
- Paula: Siwon, puedo preguntarte algo?
- Siwon: Claro, dime.
- Paula: Por qué no me dijiste que eras cantante? –pareció sorprenderse y se inquietó.

- Siwon: Tenía miedo…
- Paula: Miedo? Por qué? –se levantó y se apoyó en la barandilla del balcón, fui tras él- Contéstame…
- Siwon: Por tu primera reacción al verme pude ver que no me conocías y no quise decírtelo de ante mano. A pesar de tener buenos amigos, mucha gente solo me busca por mi fama…
- Paula: Yo no soy ese tipo de personas.
- Siwon: Lo sé, antes de irme fui a decírtelo pero no estabas en casa ese día y esa misma noche cogía un avión a China.
- Paula: Andaba un poco molesta por ello hace tiempo, por ello me decidí a preguntártelo el primer día que te volviera a ver, es decir, hoy. Me alegro de saber la verdad –sonreí.

Fui a darle un abrazo pero no le di cuenta que Siwon tenía su copa en su mano y sin quererlo le manché. Me moría de vergüenza en aquel momento. La había cagado literalmente.
- Paula: Lo-lo siento muchísimo… -le froté con una servilleta en la mancha.
- Siwon: Tranquila –me paró- No te preocupes –comenzó a desabrocharse la camisa hasta quitársela por completo.

En ese momento recordé el día que dormí aquí en su casa. Volví a sentirme nerviosa al no parar de mirarle su torso musculoso. Era realmente sexy. Noté un leve mareo.
- Siwon: Eh! Estas bien? Estas mareada?
- Paula: Un poco, no estoy acostumbrada a beber, pero no ha sido nada estoy bien –comencé a reírme.
- Siwon: Vamos dentro –me agarró por la cintura.

Volví a notar que el corazón se me aceleraba aún más y una parte de mí comenzaba a desearle. Dado que era más alto que yo, al cogerme por la cintura, tenía su cara completamente pegada a la mía y antes de comenzar a andar, ambos nos quedamos mirándonos fijamente.

Al principio, él tenía una leve sonrisa pero poco a poco desapareció y de vez en cuando sus ojos se desviaban a mis labios. Sentía unas ganas tremendas de besarle pero él se me adelanto. Me quede algo paralizaba, no creía que lo fuera a hacer pero comencé a corresponderle. Al aumentar el ritmo, nuestras lenguas comenzaron a jugar entre ellas. Me cogió en brazos y, más tarde, me tiró en su cama. Él estaba encima de mí y dejó de besar mis labios para comenzar a besar mi cuello. Ese escalofrío volvía a recorrer todo mi cuerpo y él tenerle encima de mí semidesnudo cada vez me excitaba más…
**


Al despertarme, le vi tirado a mi lado, seguía con el torso desnudo pero… estaba en calzoncillos. Pensaba que yo seguiría con mi vestido pero no, me encontrada con una camiseta de pijama y un pantalón corto. Quien me había quitado el vestido y me había puesto esta ropa? Es más, que había pasado esa noche? Lo último que recuerdo es que él me tiró en la cama y comenzó a besarme el cuello…

(ANA)
``Buenos días´´ dijo tras darme un beso. Necesitaba darme una ducha por lo que me levanté de la cama. Jackson no paraba de observarme. Llegué a ponerme algo nerviosa, estaba desnuda frente a él y no paraba de sonreírme pícaramente.
- Ana: Voy a ducharme.

Encendí el grifo y me metí en la ducha. Noté una presencia cerca de mí y al abrir los ojos encontré a Jackson frente mía.
- Jackson: Hola!
- Ana: PERO QUE HACES!? No sabes el susto que me has dado… -no esperaba encontrarlo ahí y ni siquiera había notado como entraba en la ducha.
- Jackson: Soy muy sigiloso? –se acercó a mí y me agarró por la cintura- Yo también quiero ducharme.
- Ana: Y no podías esperar a que yo terminara? –negó con la cabeza.
- Jackson: Esto es más romántico –volvió a besarme.

Le pasé la ducha para que se pudiera mojar mientras yo me lavaba la cabeza y tras terminar, volvió a dármela para enjuagarme y que él pudiera enjabonarse.

No me cansaba de mirar su pecho y su espalda. Totalmente irresistible.
- Jackson: Puedes dejar de mirarme? Ya sé que te pongo…
- Ana: Acaso no puedo? Eres mi novio, no? Tengo derecho a mirar lo que es mío.
- Jackson: Con que soy tuyo? –asentí y comenzó a pegarse a mi nuevamente- Solo tuyo? –rozaba su nariz lentamente contra la mía y fue bajando hasta comenzar a darme pequeños besos en el cuello.
- Ana: Jackson… -empezaba a sentirme cada vez más excitada y mi respiración no hacía nada más que aumentar.

En un abrir y cerrar de ojos lo habíamos vuelto a hacer y estábamos desnudos en mi cama.
- Jackson: Vamos a llegar tarde al trabajo.
- Ana: Encima ahora me vienes con esas? Después de incitarme a…
- Jackson: Yo? Que mentirosa –se levantó corriendo de la cama y comenzó a vestirse.
- Ana: JACKSON! –le tiré el primer cojín que tenía a mano.
- Jackson: Admite que no puedes resistirte a mí –me sacó la lengua.

**
- Ana: Mark, has encontrado el azúcar? –le pregunté.
- Mark: No y Jackson tampoco, acaso no compraste más.
- Ana: Creía que había más y no encargué. Iré a una tienda que está aquí cerca a comprar un poco y aviarnos hasta mañana, ahora vuelvo, os dejo al mando.

Llegué a la tienda lo más rápido que pude y comencé a buscar al azúcar. Aquella tienda era un poco grande, espero que no me llevara demasiado tiempo. ``Ana?´´ escuché detrás de mí.
- Ana: Oh, Dongwoo!! –me sorprendió encontrármelo por aquí- Como tú por aquí, no estás en la compañía?
- Dongwoo: Hacia allí iba pero tenía sed y he parado a buscarme una bebida, y tú?
- Ana: He venido a buscar azúcar, se nos ha acabado y hasta mañana por la mañana no nos la traerán pero no la encuentro, sabes dónde está?
- Dongwoo: Si –me llevo un par de pasillos más adelante y pude encontrarla- aquí está.
- Ana: Muchas gracias –sonreí.
- Dongwoo: Ana… puedo preguntarte una cosa? –pareció preocupado.
- Ana: Si, pasa algo?
- Dongwoo: Regresó tu hermana anoche a casa?
- Ana: Ahora que lo dices no, hoy no ha dormido allí –el chico pareció preocuparse aún más- Ocurre algo?
- Dongwoo: Tengo que irme. Me alegro de verte.

Salió lo más rápido que pudo de la tienda. Acaso había pasado algo entre ellos dos? Me puse en la cola para pagar.
- Donghae: Como tú por aquí?
- Ana: No crees que eso debería decirlo yo.

Donghae estaba detrás de mí en la cola.
- Donghae: Solo pasaba y paré a comprar algo de picar.
- Ana: Vale –terminé de pagar- Tengo que irme.
- Donghae: Espera! Toma quédese con el cambio –salió corriendo detrás mia.

Intenté aligerar el paso pero este me agarró del brazo para que no lo hiciera.
- Ana: Tengo prisa!
- Donghae: Que te pasa? Por qué me evitas?

- Ana: No lo hago, solo te he dicho que tengo prisa. Tengo trabajo.
- Donghae: Ven conmigo un momento!

Me llevó a un callejón que había allí para poder hablar más tranquilamente sin que la gente nos mirara por la calle.
- Donghae: Tu y Jackson estáis bien?
- Ana: Mejor que nunca y espero que por mucho tiempo.

De repente Donghae me acorraló contra la pared y empezó a besarme bruscamente. Intentaba separarme de él pero no conseguía hacerlo, quisiera o no, él tenía más fuerza que yo.

- Ana: PERO QUE HACES!? –conseguí apartarlo de mí.
- Donghae: Admite que te ha gustado –comenzó a sonreírse.
- Ana: Estas loco!!

Intenté llegar al bar lo más rápido que pude, no quería encontrarme con él de nuevo.
- Ana: Toma Mark –le di el azúcar y yo me fui al vestuario rápidamente.

Me eché agua en la cara y me senté en el banco que teníamos allí. Estaba súper colorada y algo acalorada. Sería del haber venido tan deprisa de regreso al café… ``verdad?´´ pensé.
- Jackson: Ana… -llamó a la puerta- Te ocurre algo?
- Ana: Jackson! –me levanté- No-no es nada.
- Jackson: Y por qué estas así? Te noto algo acelerada pero a la vez preocupada…

No sabía si debía contárselo o no, pero creo que ahora no sería el mejor momento, no quiero que salga corriendo detrás de él y que pase lo de la última vez.
- Ana: Yo? No, estoy bien –intenté disimular- Solo tenía un poco de fatiga y he venido a echarme agua –intenté disimular.
- Jackson: Bueno, descansa un poco si quieres, Mark y yo podemos arreglárnosla solos –se acercó para darme un beso.
- Ana: Gracias pero no te preocupes, ya estoy mejor –volví a besarle y le abracé.
**

Había logrado calmarme más durante el día pero aun así no podía quitarme de la cabeza lo que había pasado.
- Jackson: Te acompaño a casa, vale? –asentí- Estás mejor ya?
- Ana: Si, gracias por preocuparte –me agarró de la mano y continuamos caminado.

Cuando llegué a casa le ofrecí que subiera pero no quiso, dijo que sería mejor que descansara. Realmente, me apetecía estar tranquila y dormirme lo más temprano posible. Quería que este día acabara de una vez por todas. Finalmente, opté por no decirle nada a Jackson hoy acerca de lo ocurrido. Preferí volver a hablar con Donghae otro día y arreglar las cosas cara a cara sin preocupar a nadie. Sé que si Jackson se entera de que Donghae me beso en contra de mi voluntad lo matará. Prefiero decírselo otro día cuando este la cosa más calmada. No quiero que se vuelvan a liar a puñetazos como hace un par de días.
**

``Te dije que acabarías conmigo, puedo darte mucho más de lo él puede darte.´´ De nuevo comenzó a besarme suavemente y me abrazó. Sentía que si estaba con él nada malo podría pasarme…
- Paula: Ana… Ana… Ana despierta! Estás sudando, te encuentras bien?
- Ana: Eh!? –abrí los ojos de par en par.

Que se suponía que estaba soñando? Quien me decía eso en mi sueño no era precisamente Jackson sino Donghae… Siento que me voy a volver loca. Estoy con Jackson, no con Donghae, por qué me pasa esto?
Necesitaba desahogarme y contárselo a alguien y a la única persona que podría hacerlo era mi hermana y aproveché que estaba aquí para decírselo.
- Paula: No crees que será mejor que se lo cuentes a Jackson?
- Ana: Tengo miedo de lo que pueda pasar si lo hago…
- Paula: Te entiendo… pero, una cosa, a ti te gusta Jackson, verdad?
- Ana: Si… Necesito ducharme y espabilarme.

Me encerré en el cuarto de baño y me eché agua fría en el cuerpo sin pensarlo. Que me estaba pasando? Sentí que ese ``si´´ no lo decía con total sinceridad. Se supone que solo se puede amar a una persona, verdad?

CONTINUARÁ  tongue 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Jue Jul 31, 2014 6:37 pm

CAPÍTULO 12.
(PAULA)
``Siwon, me he tenido que ir, necesitaba ir a casa antes de entrar en el trabajo y ya llego un poco tarde. Gracias por la cena. Nos vemos pronto´´ ese fue el mensaje que le deje en un papel escrito antes de irme de su casa. Estaba durmiendo tan profundamente que no quise despertarle.

No paraba de darle vueltas al asunto. Que había pasado realmente? Y si tal vez Siwon y yo nos hubiéramos… No, no puede ser… verdad? Intentaba recordad una y otra vez que podía haber pasado anoche pero era nulo.
- Paula: Buyong, siento haber tardado… -dije al llegar a la clínica.
- Buyong: Tranquila, no hay nada urgente hoy –sonrió.
- Paula: Ya han pasado algunas citas, todo bien?
- Buyong: Si, solo eran alguna que otra vacuna o revisión, podía hacerlo yo.
- Paula: Voy a buscar algo para que podamos desayunar, yo invito.

Necesitaba contarle esto a mi hermana pero tardaría mucho en ir a buscar los cafés allí. Los compré en la pastelería más cerca que encontré y de paso compré un par de dulces para las dos.
- Paula: Aquí tienes –se los ofrecí y fuimos al despacho a sentarnos para desayunar.
- Buyong: Gracias, a por cierto, esta tarde viene Siwon con su perro, le toca ponerle otra vacuna –continuó comiendo.

Me atraganté cuando le escuché. Siwon vendría esta tarde y yo de seguro que me moriría de vergüenza cuando le mirase a la cara.
- Buyong: No comes? –me había quedado con la mirada perdida pensando.
- Paula: Eh? A si jaja.
- Buyong: Estas bien? Te noto nerviosa.
- Paula: Yo, eh… no –intenté disimular.
- Buyong: Ya sé lo que te ocurre… a ti te gusta Siwon –lo dejó caer.

Me quedé blanca ante su pregunta.
- Dongwoo: Hola? –llamo a la puerta del despacho.

Me levanté para recibirle.
- Paula: Hola –sonreí- Como tú por aquí? No deberías estar en la compañía?
- Dongwoo: Si, hacia allí iba pero me paré en una tienda a comprar y me encontré con tu hermana y al preguntarle por ti me dijo que no había pasado la noche en casa y estaba preocupado.
- Buyong: Ya he terminado, os dejo a solas –salió del despacho.
- Paula: Esto~ -me acerqué a la mesa y me apoyé en ella- bebí vino en casa de Siwon y me quede allí a dormir, no estoy acostumbrada a beber y me encontraba un pelín mareada.
- Dongwoo: Entiendo, pero estas bien verdad? –se acercó a mí.

No iba a decirle nada de lo ocurrido cuando ni siquiera lo sabía yo exactamente.
- Paula: Claro. Pero creo que también debería preguntarte eso a ti… porque estabas tan raro el otro día?
- Dongwoo: No es nada…
- Paula: Dongwoo, que nos conocemos sé que algo te pasaba… -seguía callado y mantenía la cabeza agachada- Dongwoo? No te dejaré irte hast…

Sujetó mi cara con sus manos y me besó. Me quedé paralizada, no sabía qué hacer. Comenzó a mover sus labios poco a poco. Me notaba súper acelerada en ese momento. Puse mi mano en su cuello y comencé a corresponderle aquel beso.
- Buyong: Perdón… no quería interrumpir -había entrado en el despacho a toda prisa.

Dongwoo se separó de mí rápidamente.

- Dongwoo: Creo que debería irme… -sin más salió de allí y se marchó.
- Buyong: Lo siento de verdad pero necesito que vayas a ver la gatita que ha llegado…

Tenía un ojo hinchado y con muy mala pinta. Después de examinarla vi que todo se trataba de una pequeña enfermedad que tenía por infección. Por suerte, aún estaba a tiempo para tratarla y que no perdiera el ojo.
Al acabar, volví a recordar que Dongwoo me había besado. ``Entonces, era eso lo que me quería ``decir´´ el otro día…´´
**

(Llamaron a la puerta de la consulta)
- Paula: Adelante! –algo comenzó a golpearme la piernas, era Bugsy- Hola peque, míralo, pero si cada día estas más guapo!
- Siwon: Como tú –se rió.

Los nervios volvieron a mí.
- Paula: Ho-hola –sonreí.
- Siwon: Podías haberme despertado antes de irte.
- Paula: Estabas durmiendo y no quería despertarte.
- Siwon: Lo supuse, siempre tan amable –me revolvió el pelo.

Subí a Bugsy en la mesa para ponerle la vacuna y examinarlo. Todo estaba bien.
- Siwon: Oye, tienes algo que hacer después del trabajo?
- Paula: Yo? No, por qué?
- Siwon: Te acompaño a casa, así damos un paseo y charlamos –asentí.

No podía quedarme tranquila si no le preguntaba sobre lo de anoche, pero en la clínica no sería buen momento, así que mejor después.
**

- Paula: Puedes irte a casa ya, cerraré dentro de poco.
- Buyong: Gracias.
**

Esperé unos minutos hasta que llegara Siwon que estaba acompañado por Bugsy para irme.
- Siwon: Vamos? –asentí.

Para hacer el camino algo más largo, cogimos por el parque al que ya habíamos ido varias veces y que estaba cerca de mi casa. Cada vez que me decidía a preguntarse eso a Siwon, volvía a acobardarme. Me moría de la vergüenza.
- Siwon: Bueno, ya hemos llegado. Nos vemos otro día. Buenas noches –comenzó a caminar de nuevo para marcharse.
- Paula: Siwon espera! –o ahora o nunca, cogí aire y lo solté sin más- Que pasó anoche exactamente?...

Volvió a acercarse a mí.
- Siwon: De verdad quieres saberlo? –se pegó aún más a mí poniendo su cabeza a la altura de la mía.
- Paula: S-si –agaché la cabeza.
- Siwon: Mírame –lo hice- te lo diré si me das un beso en la mejilla.

Acepté. Un beso en la mejilla no era nada pero antes de tocarle, giró la cabeza y acabé dándoselo en los labios. Esté sonrió y me miró.
- Siwon: Solo pasó eso –acarició mi mejilla que supuse que estaría muy colorada- Buenas noches –dio media vuelta y se marchó.

Por un lado, me quedé más tranquila al saber que solo fueron unos besos pero, ahora, había vuelto a hacerlo. Ayer Siwon y yo nos besamos, hoy me besó Dongwoo y ahora, nuevamente, besé a Siwon. ``Tanto, con uno como con otro, he sentido ese hormigueo recorriendo mi cuerpo…´´ pensé.

Tal y como entré en casa, comí algo y me acosté. Mi hermana ya andaba dormida por lo que me tendría que esperar a la mañana siguiente para contárselo.
**

- Paula: Despierta, estas bien? –parecía tener pesadillas.

Se despertó algo asustada, me contó que el día anterior había tenido un pequeño percance con Donghae, le recomendé que se lo contara a Jackson pero, claramente, estaba asustada de lo que pudiera pasar entre ellos dos, al final y al cabo Donghae la había besado a traición.

Después de eso, lo único que me dijo fue ``necesito una ducha´´. Aproveché para preparar el desayuno y luego poder hablar con ella. Cuando vino, le conté todo como había pasado, tanto lo de hoy como lo de ayer.
- Ana: Pero a ti te gusta Dongwoo, no? -me quedé pensativa en ese momento.

Era cierto que veía a Dongwoo como algo más que un amigo pero… Sentí lo mismo cuando Siwon me besó… A caso… te pueden gustar dos personas a la vez?
- Paula: No lo sé…

(ANA)
Después de desayunar con mi hermana aun me quedaba hora y media para ir a trabajar. En casa no hacía más que comerme la cabeza así que decidí irme a dar un gran paseo para hacer tiempo y luego ir directamente a trabajar. Opté por coger por un camino que había cerca del rio.

Que debía hacer? Contárselo… no contárselo… Y si al hacerlo Jackson termina conmigo? Nada más pensarlo no puede evitar romper a llorar. No quería que todo se fuera al garete por culpa de Donghae.
- Jackson: Ana? –al girarme Jackson estaba detrás de mí- Que haces aquí?

- Ana: Solo paseaba… -intentaba que no me notara que había llorado desviando la mirada hacia otro lado.
- Jackson: Ana mírame, que te pasa? Desde ayer que estas así de rara y aunque lo niegues sé qué te pasa algo. Puedes confiar en mí, lo sabes, no?

En ese momento le abracé con fuerza. No aguantaba más… tenía que decírselo.
- Ana: Jackson, hay algo que no te he contado…
- Jackson: Por fin, vamos suéltalo –me miraba con una leve sonrisa.
- Ana: Esto… recuerdas que ayer fui al supermercado a buscar el azúcar? –asintió- pues me volví a encontrar con Donghae y quiso que hablase con él a solas. Con lo pesado que se puso, acepté para dejarle bien claro que te quiero a ti pero…
- Jackson: Pero…
- Ana: Me forzó a que le besara… -la cara de Jackson cambió por completo.
- Jackson: QUÉ!? –cada vez le notaba más alterado.
- Ana: No tiene importancia, para mí no significó nada…
- Jackson: PERO PARA MI SI QUE LA TIENE, LE VOY A PARTIR LA CARA!! –me soltó y quiso marcharse pero le agarré a tiempo abrazándole por detrás.
- Ana: No lo hagas… por favor –le abracé más fuerte.
- Jackson: Suéltame! –dijo fríamente.

Nunca había tenido ese tono así conmigo. Jackson agarró mis manos obligándome a que le soltara para marcharse. Aquello había hecho que volviera a llorar. No sabía a donde ir y estaba claro que a casa no iría, no quería que mi hermana me viera así en este momento. Mi segundo refugio? El café, así que allí fui.

Subí a la oficina y me tumbé en un pequeño sofá que allí teníamos. ``Puede que Jackson no confíe más en mi… o tal vez, solo se haya enfadado… y si cortamos?´´ una y otra vez, mi mente solo se preguntaba lo mismo. Me puse los cascos para escuchar algo de música a ver si de esta manera lograba pensar en otras cosas.
**

- Mark: Noona… -me zarandeó.
- Ana: Oh, perdón, debería de haber bajado hace rato… -se me había pasado el tiempo volando allí y ni siquiera me acorde de que el trabajo sigue.
- Mark: Acabo de llegar, estas bien?
- Ana: Me duele la cabeza… -en esto no le mentí, sí que me dolía.
- Mark: Tomate tu tiempo, yo voy a ir preparando las cosas –asentí.

Este bajo y yo me quedé allí unos minutos más. Al bajar solo le vi a él.
- Ana: Y Jackson? –pregunté.
- Mark: Me ha dicho que tardaría un poco en venir.

Tan solo rezaba por que no se hubiera topado con Donghae o miedo me daría lo que pudiera pasar.
**

- Jackson: Siento la tardanza… -estaba bien, no había símbolos de que se hubiera peleado o algo por el estilo.
- Ana: Ho-hola… -se paró ante mí- necesito hablar contigo a solas, te espero arriba.

No tardó en subir.
- Ana: Donde has estado?
- Jackson: Necesitaba pensar…
- Ana: Pensar en qué? La culpa es mía por no poder haber evitado que me besara.
- Jackson: Pensar en lo ocurrido, en ti, en mí, en lo nuestro…
- Ana: Entonces…
- Jackson: Ana –me cortó la palabra- Que sentiste cuando te besó?

Para ser honesta, realmente no había sentido nada. Ese hormigueo y escalofrió que recorrió mi cuerpo cuando Jackson me besó la primera vez, no lo había sentido con él. Realmente, solo sentí odio y cierta repugnancia hacia él por cómo se comportaba conmigo.
- Ana: No, nada que ver con lo que siento por ti…
- Jackson: Te puedo pedir un favor? Donghae llegará dentro de poco, dile que necesitas hablar con él…
- Ana: Y de que voy a hablar con él? No quiero que vuelva a pasar lo mismo…
- Jackson: De eso se trata…
- Ana: Jackson no te entiendo…
- Jackson: No me puedo creer que te vaya a decir esto pero… dile que te bese.

- Ana: QUÉ!!???? NO TE HABRÁS DADO UN GOLPE EN LA CABEZA O ALGO, NO?

No le entiendo, como podía pedirme semejante cosa. Le acabo de decir que le quiero a él y ahora me dice que besé a quien no quiero?
- Jackson: Tranquilízate y baja la voz, solo de esta manera sabrás si sientes algo por él cuando te besa. Ayer cuando lo hizo te cogió mosqueada, deja que te pille más relajada, a ver qué pasa…
- Ana: Jackson, no me puedo creer que me estés pidiendo semejante cosa…
- Jackson: Lo siento…
- Ana: Creo que pidiéndome esto me demuestras que no me quieres tanto como yo creía? –mis lágrimas volvieron a salir.
- Jackson: Ana –se acercó a mí y agarró mi cara mientras me secaba las lágrimas con sus dedos- Te quiero más que a nada en este mundo y hago esto porque sé que tú también me quieres, pero quiero que te des cuenta por ti misma… -me besó tan intensamente que hizo que dejara de llorar y que todo por un momento se me olvidara- Lo harás por mí?

Seguía sin gustarme la idea pero no me quedaba más remedio que hacerlo aunque no quisiera. En parte Jackson llevaba razón. Todo el dolor y la angustia que había sentido esta mañana me había hecho ver que quien me gusta realmente es Jackson, aun así, era mejor asegurarse como él decía.
**

``Ahí está, acaba de llegar´´ me susurró Jackson al oído. Cogí aire, respiré hondo y me acerqué a él.
- Donghae: Hola Ana –me sonrió.
- Ana: Hola, esto… podemos hablar un momento a solas.

Quedaba poco para cerrar por lo que no había mucha gente así que me fui con él a la terraza que ya estaba vacía y me asegure de que nadie pudiera vernos.
- Donghae: Para qué quieres que venga a solas contigo a la terraza? Acaso has cambiado de opinión? –se acercaba lentamente a mí.

``Ana, es perfecto, o ahora o nunca´´ pensé. Le agarré del cuello y le atraje hacia mí para besarle. No tardó mucho en reaccionar y comenzó a besarme con más ansias. Besaba bien pero no sentía nada en comparación con Jackson.
- Ana: Para! –me separé de él.
- Donghae: Creo que me acabo de dar cuenta a quien has elegido…
- Ana: Si…
- Donghae: Sabia que acabarías conm…
- Ana: A Jackson –le corté la palabra.
- Donghae: Qué?
- Ana: Que estoy enamorada de Jackson, no de ti, ni nunca lo estaré.
- Donghae: Osea, que todo esto no era más que una trampa?

- Ana: Lo siento, era la única forma de saber a quién quiero realmente –mi dirigí de nuevo a dentro del café.
- Donghae: Já… -soltó una leve carcajada- No me lo puedo creer… Como puedes ser tan… -me paré en seco y me giré.
- Ana: Tan qué? EH!? Dilo, venga, no te cortés! A ver si se te mete de una vez en la cabeza, DONGHAE, NO ME GUSTAS!!! –volví a entrar en el café a toda prisa y este se marchó sin más.

Apuesto que estaría enfadado pero, de una vez por todas, se lo había dejado bien claro. Espero que no volviera a molestarme más intentando tener algo conmigo que nunca iba a conseguir. Solo seriamos amigos.
- Ana: Mark! –el chico ya estaba recogiéndolo todo- Donde esta Jackson?
- Mark: Ya se ha ido y me ha dejado esta nota para ti.

Como que ya se había ido? Me dice que haga esto para que le diga si lo quiero y ahora se va sin dejar que se lo diga…
``Nota: Ana, no podía soportar saber que te ibas a besar con él estando tan cerca y sin poder hacer nada para pararlo porque fui yo quien te dijo que lo hicieras. Ven esta noche a mi casa, debemos hablar.´´

(CONTINUARÁ...)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Sep 08, 2014 10:09 am

CAPÍTULO 13.
(PAULA)
Por más que lo pensaba he intentaba aclarar mi mente no lo conseguía. Creía que me gustaba Dongwoo pero lo que sentía por Siwon cada vez que estaba con él no era muy normal que digamos. Ambos me habían besado y ambos habían conseguido despertar algo dentro de mí.

Tras terminar de hablar con mi hermana, ella se fue y volví a quedar sola. Últimamente a pesar de vivir en la misma casa nos veíamos bastante poco. O no estaba yo, o no estaba ella y si coincidíamos nos pasaba lo que ahora.

Busqué mi móvil, el cual había sonado, y vi un mensaje de Dongwoo: ``Tengo sesión de fotos, quieres venir? Es por la tarde, sé que estarás trabajando pero es un par de horas antes de cerrar así que puede que no tengas problemas´´

No le conteste en aquel momento, decidí esperarme a que se acercara más la hora, así podría hablar con Buyong y según la gente que tuviera iría o no. Como siempre, tenía ganas de verle, pero lo último que paso entre nosotros fue aquel beso. Reaccionaria como siempre ante mí o tal vez algo distinto?

Como cada mañana ya era hora de ir a la clínica.
- Paula: Buyong, hay mucho trabajo esta tarde? –esta comenzó a reírse- Que te hace tanta gracia?
- Buyong: Ocho cachorros, hay que vacunarlos y hacerles una revisión.
- Paula: Madre mía.

A veces Buyong cogía las citas y no me las decía y de esta no tenía ni idea. Solo recé porque fueran tranquilitos.

Cogí mi móvil y le contesté a Dongwoo: ``No estoy segura de sí podre ir, tengo bastante trabajo, si acabo a tiempo iré´´


No tardó mucho en responderme dándome una dirección y la hora, dijo que alguien estaría esperándome en la puerta para poder entrar sin problemas.
**

Aquellos ocho cachorros llegaron. Entraron tres chicos y un par de chicas con todos los cachorros en brazos.


Les indiqué que fueran pasando de uno en uno para poder hacerlo más rápido. Aquellos cachorros eran más tranquilos de lo que esperaba y todos estaban completamente sanos. Por suerte, terminé antes de lo que creía así que me daría tiempo ir a la sesión de fotos.

Le comenté a Buyong a donde quería ir y no pareció importarle me fuera antes. Solo vendría un par de personas más en la tarde y no era algo que ella no pudiera hacer, a pesar de ellos, como siempre le dije que me llamara si necesitaba ayuda.
**

La dirección que me dio era una especie de local. Vi a un chico esperando en una puerta así que supuse que sería allí y me acerqué a él.
- Chico: Debes de ser Paula –aquel chico se dirigió a mi antes de que pudiera hacerlo yo.
- Paula: Si.
- Chico: Ven conmigo.

Entramos en aquel local. Nos dirigimos por un pasillo hasta llegar a una habitación bastante grande.
- Chico: Aquí es, adelante –entré y vi a Dongwoo posando.

Estaba bastante guapo, tenía el pelo suelto, no llevaba gafas y con esa ropa estaba la mar de sexy. Era imposible quitarle el ojo de encima.

Tras terminar de hacerse las fotos, le dio las gracias a todo el equipo y se acercó a mí.
- Dongwoo: Gracias por venir! –me dio un pequeño abrazo.
- Paula: Hacía unos días que no nos veíamos.

Fuimos a dar un paseo y luego a una cafetería para tomarnos algo. No había sacado el tema del beso y actuaba como si no hubiera pasado nada. Tal vez para el no significó nada y yo me tomaba las cosas de otra manera.

Nada más salir de aquella cafetería, una chica en la calle se le acercó y por la reacción de él parecían conocerse.
- Chica: Oppa!! –le abrazó sin pensárselo dos veces.
- Dongwoo: Sunhi!! Hola –este le sonrió- ya regresaste del viaje?
- Sunhi: Si, me hubiera gustado que vinieras, hubiera sido más divertido a tu lado.

Quien era esa chica? Aún no le había soltado el brazo después de pegarse a él.
- Dongwoo: Ah, déjame presentarte a Paula –me señalo y yo hice una leve reverencia.

Sunhi me miró fijamente y me dedico una ojeada de los pies a la cabeza como con cierta repugnancia y superioridad. De qué iba esa tía? Si no fuera por Dongwoo ya le hubiera dedicado algunas palabras por ese gesto.
- Sunhi: Hola, soy Sunhi –me dedicó una sonrisa forzada que desapareció rápidamente de su rostro.
- Paula: Encantada, soy Paula, una amiga de Dongwoo.
- Sunhi: Oppa! Vayamos a dar un paseo.
- Dongwoo: Esto… yo había –le corté antes de terminar.
- Paula: Dongwoo, tengo que irme –dije mirando mi reloj- tengo que comprar una cosas que se me ha olvidado y la necesito –en realidad no, pero seguro que si paseaba con Dongwoo, ella vendría y no iba a estar aguantándola.

Me despedí y piqué camino hacia mi casa dando un rodeo por si acaso volvía a encontrarme con ellos dos. Quien era esa tía y porque se comportaba así con él? Para ella no parecía que Dongwoo fuera simplemente un amigo, si no que fuera como fuera siempre intentaba algo más.

Y encima era la típica chica delgada y guapa con voz de pito. Escucharla decir ‘’oppa’’ me ponía de mala leche al instante. Odio cuando una tía se comporta así.

Iba tan sumida en mis pensamientos que no me di cuenta de qué mi móvil llevaba más de 15 segundos sonando.
- Paula: QUÉ!? –ni me percaté de mi tono de voz al descolgarlo.
- Siwon: Eh, eh… y esos humos?
- Paula: Si-Siwon, perdón, no es nada –intenté calmarme un poco.
- Siwon: Bueno, a lo que iba, estoy en frente de tu casa y he comprado algo de comida, te apetece que cenemos juntos?

Por una parte pensé que sería mejor distraerme con alguien, así no estaría de mal humor sola en casa, además, Siwon había comprado ya comida y me sentiría mal si lo rechazo y le dejo tirado, parecía ilusionado.
- Siwon: Paula, estás ahí?
- Paula: Si-si, espérame, aun no estoy en casa, ya voy llegando.
**

Estaba sentado en los escalones del portón esperando.
- Paula: Siento haberte hecho esperar.
- Siwon: No te preocupes, aunque ‘’voy llegando’’ no se dice cuando aún te quedan 15 minutos para llegar a casa –me eché a reír, llevaba razón, no estaba tan cerca de casa como yo pensaba.

Al entrar al edificio, Siwon fue decidido a subir las escaleras.
- Paula: De verdad quieres subir tantos escalones? No sé tú, pero después de más de 15 minutos andando yo no jajaja.
- Siwon: La última vez que vine, estaba el ascensor en revisión y tuve que subir así.
- Paula: Bueno, pero ya no lo está.

Entramos en el ascensor y antes de que se terminara de cerrar la puerta, volvieron a abrirse y un grupo de 5 chicos con alguna que otra copa de más encima entraron armando algo de jaleo. Automáticamente, me pegué a Siwon, no quería sentirme rodeada por esos tipos.

Uno de ellos le dio un codazo al otro y con gestos le dijo que me mirara y tras verme este sonrió y yo desvié la mirada hacia otro lado, osea, Siwon. Este miraba a los chicos y al ver que le miré, me rodeo con su brazo y me dio un casto beso quedándose a escasos milímetros tras terminar.

Los chicos se bajaron en la segunda planta y las puertas se cerraron y el ascensor volvió a subir. Siwon y yo aún seguíamos en la misma posición, este me miraba los labios dulcemente y yo aún seguía sorprendida ante aquel gesto.
- Paula: Esto… -intenté romper el hielo.

Siwon no pareció escucharme ya que volvió a besarme pero esta vez, lo hacía tan dulcemente que sentía mis piernas más flojas por momentos. Pocos segundos después este se separó de mí y yo solo salí del ascensor y abrí la puerta del piso para entrar.

Siwon y yo cenamos y tras eso nos pusimos cómodos en el sofá y empezamos a ver una peli. Entre todo el trabajo del día estaba bastante cansada y ver la película a oscuras hacia que me entrara cada vez más y más sueño. Tanto que me acabé quedando dormida y para cuando me desperté estaba en mi cama tapada y a mi lado una nota que decía: Te quedaste dormida mientras veíamos la película y te traje a la cama antes de irme, no había forma de despertarte. Recogí todo lo que ensuciamos antes de irme. Te llamaré por la tarde. Siwon.

(ANA)
Seguía sin creerme que Jackson se hubiera ido sin decir nada. Tengo que ir a su casa lo más rápido que pueda me dije a mi misma.
**

(Llamé a la puerta) La encontré medio encajada.
- Jackson: Pasa, está abierta…

Al entrar vi a Jackson tirado en el suelo viendo la televisión.
- Ana: Se puede saber porque te fuiste sin más?
- Jackson: Acaso no leíste la nota?
- Ana: Claro que lo hice.
- Jackson: Pues ahí tienes la respuesta –cada una de sus palabras sonaba en un tono más seco que el anterior.

- Ana: Creo que podías haberme esperado aun así, tampoco pienso que fuera para tanto… -sabía que de ese modo lograría llamar más su atención, sé que para él sí tuvo bastante importancia.

Tras decirle eso me miró fijamente pero no tardo en volver a poner su mirada en el televisor. Busqué el enchufe y jalé de él para que se apagara. Esperaba que así lograra echarme cuenta, pero de nada sirvió. Se giró y se puso cara a la pared y yo me senté a su lado.
- Ana: No eres el más indicado para estar enfadado cuando fuiste tú quien me pediste que lo hiciera! –Jackson seguía sin decir nada.
No aguantaba más aquella situación. Si seguía allí así acabaría más enfadada aun de lo que lo estaba y no quería que eso ocurriera. Me levanté y me dirigí hacia la puerta pero antes de abrirla para irme, vi un pequeño regalo en la estantería. Era una pequeña caja con un lazo donde ponía escrito ``Te quiero´´.
- Ana: Y este regalo?

Jackson me miró y corriendo se levantó con la intención de no dejarme ver el regalo, pero antes de que pudiera hacerlo, había abierto la caja.
- Ana: Una llave?
- Jackson: Eso era lo que quería hablar contigo…
- Ana: Y bien?
- Jackson: Ven, siéntate –me agarró de la mano y nos sentamos en el sofá- Que sentiste por él?
- Ana: Nada, le besé y no sentí nada comparado con lo que siento cuando estoy contigo.
- Jackson: Quiero que ambos tengamos claro nuestros sentimientos antes de explicarte para qué era ese regalo.
- Ana: Mis sentimientos son claro y es contigo con quien quiero estar, no con él, es más, se lo deje bien claro después de todo. No creo que quiera saber nada más de mí, en cierto modo, jugué con él.
- Jackson: Eso espero, no pienso dejar que se pase contigo ni una vez más. Como lo haga, no responderé a mis actos.
- Ana: Que bien te ha quedado eso, –no pude evitar reírme ante aquella frase- ni que estuviéramos en una película.
- Jackson: Te estas riendo de mí? –lo dijo tan serio que pare de reírme.
- Ana: No-no –mi mente volvió a recordar esa frase y comencé a reírme de nuevo.


Jackson se abalando sobre mí y comenzó a hacerme cosquillas. Cada vez me dolía más la barriga a cuenta de la risa y tenía incluso las lágrimas saltadas.
- Ana: Para, por favor, para! –el chico me hizo caso y paró, quedándose aun tirado sobre mí.
- Jackson: Candy~ -ya me había acostumbrado a ese nombre.
- Ana: Dime –me apartó el pelo de la cara dulcemente.
- Jackson: Ven a vivir conmigo.


Que me fuera a vivir con él. Así que para eso era la llave.
- Ana: Yo? Aquí? Contigo? –me sorprendieron mucho sus palabras.
- Jackson: Si, quiero que estemos aquí los dos juntos.
Le empuje para que se incorporara.
- Ana: Estás seguro de eso?
- Jackson: Claro que sí, no quiero meterte prisas, piénsatelo tranquilamente y háblalo con tu hermana, cuando sepas la respuesta me la dices.
- Ana: Vale –le di un beso.
- Jackson: Voy a darme una ducha.

Me quedé unos minutos allí sentada pensando que hacer. Sería buena idea hacerlo o tal vez no? Al fin y al cabo, Jackson y yo llevábamos juntos poco más de un mes, pero algo me decía que, a pesar de todo, lo nuestro acabaría bien.

Paré de pensar en ello en ese momento y opte por divertirme un rato. Entré en el cuarto de baño. Jackson cantaba mientras se duchaba. Me acerqué lentamente hasta quedarme pegada las cortinas de la ducha y poco a poco acerqué mis manos hasta darle un susto.
- Jackson: ANAA!!!!! –gritó tras sentir mis manos y se asomó rápidamente.
- Ana: BUH! –salí a correr del cuarto de baño.
- Jackson: Te vas a enterar!!

Jackson salió de la ducha, se enrolló la toalla en la cintura y corrió detrás de mí. No se percató de que tenía los pies mojados y cuando fue a frenar se resbaló y cayó de espaldas al suelo.
- Ana: Oh mierda! –parecía quejarse del golpe.
- Jackson: Esta te la guardo…
- Ana: No, no, estamos en paz –le sonreí- La última vez te metiste en mi ducha sin permiso.
- Jackson: Como si no te gustara lo que ocurrió después –le ayudé a incorporarse.
- Ana: Anda, tírate en la cama que te daré un masaje a ver si así te relajas.

Se puso la ropa interior y se estiró sobre la cama boca abajo. Me senté encima de él poniendo mis piernas a cada lado y, suavemente, me fui dando aquel masaje. Tenía una espalda realmente bonita y musculosa, tanto que al principio me costaba masajearle algunas zonas, pero poco a poco, relajándose, pude hacerlo mejor.
- Ana: Listo, estas mejor? –pregunté tras terminar.
- Jackson: Hmm… -gemió levemente.
- Ana: Lo tomaré como un sí.

Me senté a su lado y encendí la tele.
- Ana: Venga, ponte derecho, veamos una peli –le di un golpe en la pierna.
- Jackson: Esto… espérate un rato…
- Ana: Como que me espere? A ver, yo puedo esperar, pero la película no –me reí- venga, va~ levántate.
- Jackson: No puedo todavía…
- Ana: Como que no? Venga!! –le empecé a dar golpes para que se moviera, hasta que conseguí que se pusiera boca arriba sentándome encima de él- Jack-Jackson? –noté algo debajo de mí.
- Jackson: Sorry~ -a pesar de ser muy salvaje a veces, esta vez parecía algo avergonzado.
- Ana: Pero cómo? Jajaja
- Jackson: Te pones encima de mí y me empiezas a dar masajes… uno no es de piedra sabes?
- Ana: Bueno, contra esta enfermedad tengo yo el remedio.


(CONTINUARÁ...)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Dom Sep 21, 2014 10:20 am

CAPÍTULO 14.
(PAULA)
Estaba lista para ir al trabajo cuando vi a mi hermana entrar a toda prisa en casa. ``Jackson quiere que viva con él´´ dijo. Me sorprendió aquello, pero tras hablarlo con ella, le dije que no pasaba nada, era libre de irse. A la hora de almorzar hablaría con ella ya que ahora tenía que irme al trabajo y no disponía de más tiempo.
**

``Almorzamos juntos? Compraré yo la comida’’ me preguntó Siwon en un mensaje que había recibido.

``Qué tal si nos vemos cuando acabe de trabajar? Quiero ir a una tienda de animales y luego podríamos cenar juntos´´ le respondí.

Durante el día, había llegado a la conclusión de que, para no volver a estar sola en casa, podría comprarme un perro, o tal vez un gato, no lo sé. A pesar de ser veterinaria y que me encanten los animales, aún no había tenido ninguna mascota y creo que ya iba siendo hora de tenerla.

``Perfecto, te recogeré allí´´ me contestó.

Por otra parte, preferiría cenar con él, a la hora del almuerzo quería ir al café de mi hermana y comer con ella. Así sabría también si finalmente se va con Jackson a vivir.
**

De camino que me dirigía al café, me paré en varios puestos de comida y compré algo para llevar.
- Paula: Buenas! –dije entrando en la cafetería.

No vi a mi hermana, ni tampoco a Jackson, solo a Mark que estaba en la barra hablando con una chica.
- Paula: Mark, donde está mi hermana?
- Mark: Ha salido un segundo con Jackson a comprar algo de comer –asentí y me senté en la barra a esperarles.

Observaba a Mark mientras tanto hablando con esta chica. Parecía tener mucha confianza el uno con el otro. Esa chica se giró y me miró. Me sorprendí al ver que no era coreana y sentí unas ganas tremendas de conocerla. Una no cruza con alguien que no es de aquí muy a menudo. Aproveché que Mark fue a la cocina para acercarme a ella.
- Paula: Esto… perdona? –me miró- Soy Paula, la hermana de Ana.
- Chica: Hola Paula –me sonrió- Yo soy Nana, encantada de conocerte.
- Paula: Siento mi atrevimiento pero no veo a extranjeros todos los días y tenía curiosidad por conocerte.
- Nana: Tranquila, te comprendo, al fin y al cabo tú también eres medio extranjera.
- Paula: Si, supongo que ya lo sabrás. De dónde eres?
- Nana: Originariamente soy de Inglaterra pero he vivido en varios sitios debido al trabajo de mi padre y ahora me vengo a vivir aquí con mi novio.
- Paula: OH! De verdad? Que bien –sonreí.
- Mark: Que conste que a mí me hace más ilusión que a ella –apareció de nuevo Mark.
- Paula: Espera, estáis…
- Nana: Juntos –se echó a reír.

No me lo podía creer, o sea, que aquella chica era la novia de Mark. Demasiada casualidad diría yo.

Mi hermana llego junto a Jackson y comenzamos a comer todos juntos. Finalmente mi hermana decidió a irse a vivir con Jackson y que posiblemente lo hiciera hoy.
- Paula: Quieres que te ayude a guardarlo todo?
- Ana: No es necesario, iré yo sola, esta tarde no estaré aquí, sino que iré a casa a coger las cosas y después las llevaré a casa de Jackson con su ayuda.
- Paula: Y el café?
- Ana: Están ellos dos aquí y Nana me ha dicho que ayudaría si hiciera falta.

Se me había pasado el tiempo volando hablando allí con ellos, tanto que o salía corriendo ya a la clínica o llegaría tarde. Me despedí y salí pitando para allá.
**

- Buyong: Vas a casa? –me preguntó antes de marcharse.
- Paula: No, he quedado aquí con Siwon, no creo que tarde mucho en llegar.

A los pocos minutos de Buyong marcharse, éste llegó.
- Siwon: Siento la tardanza –parecía algo sofocado.

- Paula: Cualquiera diría que has venido corriendo.
- Siwon: En realidad si, había salido a hacer algo de deporte y al mirar la hora me di cuenta de que estaba más lejos de lo que creía de aquí –le faltaba el aire hablando.
- Paula: Bueno, no me importaba esperar.
- Siwon: A ti no puedo hacerte esperar –sonrió- venga, vamos.
- Paula: Un momento –entré en una pequeña tienda y compre agua- toma, tienes que tener sed –se la ofrecí.
- Siwon: Te mentiría si dijera que no. Gracias –me acercó su mano a mi cara para acariciarme la mejilla.

Aquel gesto me puso el corazón a mil e hizo que me sintiera más nerviosa junto a él. Sin duda alguna, estos gestos me demostraban a mí misma que Siwon me había empezado a gustar más de lo que yo creía.

Tras llegar a la tienda de animales, le pregunté al dependiente qué cachorros tenia allí en venta. Me llevó a una habitación donde estaban todos juntos jugando y donde la gente podía mirarlos a través de un cristal. Había unos 10 cachorros allí metidos todos de razas diferentes y desde las 2 semanas a los 2 meses de edad.
- Dependiente: Voy a atender a una clienta y ahora vuelvo –asentí.
- Siwon: Wow, son todos preciosos.
- Paula: Si…
- Siwon: Que te pasa? No te veo muy entusiasmada y ese ``si…´´ me ha sonado algo tristón. No te gusta ninguno?
- Paula: Ese es el problema, que me gustan todos –comencé a reírme- Yo por mi me los llevaba todos pero… solo puedo coger uno –seguí mirando los cachorros.
- Siwon: Ahora vengo, voy a mirar una cosa para Bugsy –asentí.

Todos los cachorros eran preciosos. Seguramente me decidiría por la raza que más me gustaba pero el problema era que estaban mis dos razas favoritas, Husky y Rottweiler. El dependiente llegó y le pregunté si podía entrar y así saber cómo eran ambos cachorros. Éste no puso inconveniente y entré.

Todos los cachorros vinieron a mí a que les diera caricias y juegos. Tras pensármelo bien, me decidí por el husky.
Salí y cuando le dije al dependiente que me había decidido por el husky me dijo que no iba a ser posible que me lo llevara porque estaba reservado.

Aquello me desilusionó un poco, me había decidido a tener esa raza y ese perro me había gustado bastante. Era precioso. Busqué a Siwon por la tienda pero no lo vi en ninguna parte. Salí a la puerta y allí tampoco estaba. Donde diablos se había metido? Se habría ido sin mí?
- Siwon: No estabas dentro de la tienda? –dijo nada más salir.

- Paula: Creía que te habías ido sin mí, no te vi dentro.
- Siwon: Irme y dejarte aquí? Eso nunca –aquello me hizo sonreír- Bueno, al final qué? –le conté lo ocurrido- Oh, qué pena, el husky verdad? –asentí.
- Paula: Como sabes que era ese?
- Siwon: No parabas de mirarlo y sé que es una de tus razas favoritas.
Después de esto, ya era tarde, así que fuimos a comer y luego me acompañó a casa.
- Siwon: Oh mierda!
- Paula: Que pasa? –dije sorprendida.
- Siwon: Tenía una cosa en casa para ti y se me olvidó meterla en el coche para traértela.
- Paula: Para mí? Lo que?
- Siwon: Nada, me regalaron una gorra pero no me queda muy bien y como sé que a ti te gustan te la iba a regalar.
- Paula: Oh, gracias, me lo das cuando puedas.
- Siwon: Mañana vendré antes de que te vayas a trabajar y te la doy vale.
- Paula: Vale. Bueno, pues me voy a casa, mañana nos vemos.
- Siwon: Paula espera! –se acercó a mi hasta quedarse prácticamente pegado.


Contra más se acercaba más nerviosa me estaba poniendo y sin pensármelo agarré su cara y le besé. Al separarme de él y pensar bien lo que había hecho, entré decidida en el edificio sin mirar atrás.
Pero que había hecho? Dios, me iba a morir de la vergüenza mañana cuando lo viera. ``Él también te ha besado a ti´´ pensé, ``Ya, pero esta vez salió de mí´´.


(ANA)
Cuando me desperté, miré la hora, o me daba prisa en llegar a casa o no pillaría mi hermana allí y necesitaba contarle esto. ``Cari, nos vemos en el trabajo directamente, tengo que ir un momento a casa´´ le dije y le di un beso para despedirme de él.
- Paula: Apareciste al fin! Don… -le corté.
- Ana: Hola Paula –le di un beso- Que tal? Bien, verdad? –le agarré del brazo y jalé de ella para que se sentara en el sofá- Ayer pasó una cosa y… bueno, tengo que hablar contigo.
- Paula: Uhh~ -me miró de reojos- No estarás embarazada, no?
- Ana: QUÉ!? No~, otra vez con lo mismo, de donde sacas esas cosas?
- Paula: Es que entras en casa como una moto diciéndome esto pues pienso mal.
- Ana: Pues deja de hacerlo, no es nada de eso.
- Paula: Entonces?
- Ana: Jackson quiere que me mude a su casa a vivir con él –pareció sorprenderse.
- Paula: Si? Y que vas a hacer?
- Ana: Pues no lo sé, quería hablarlo contigo. Tal vez no quieras estar sola viviendo otra vez.
- Paula: Ana –le miré- tú le quieres? Quieres estar con él?
- Ana: Claro que sí.
- Paula: Pues entonces ve con él, por mí no te preocupes, no tengo 5 años –se rió.
- Ana: De verdad que no pasa nada?
- Paula: Que no, cuando te vas?
- Ana: Cuando lo haya preparado todo, además tengo que confirmárselo a Jackson, ayer no le di una respuesta.
- Paula: Vale, pues ve y díselo, yo tengo que irme ya o llegaré tarde a abrir la clínica y tengo varias personas a primera hora.
- Ana: Está bien, nos vemos para almorzar?
- Paula: Okey!

Se sorprendió cuando se lo dije pero luego no puso inconveniente a ello. Me di una ducha y luego fui al café.
Jackson y Mark ya estaban allí esperándome.
- Jackson: QUE TE TRANQUILICES!! –zarandeaba a Mark.
- Ana: Pero que pasa?
- Jackson: Menos mal que has llegado, me tiene de los nervios!!! –me reí.

Mark estaba hasta despeinado y me acerqué a él para ponerle bien el pelo. Al terminar Jackson puso morritos y se acercó a mí para que también me peinara.
- Ana: A caso estás manco o qué? –su cara cambió por completo y yo le saqué la lengua.

Jackson se rio y se hizo el ofendido. No le había preguntado a Mark porque estaba tan nervioso y pensé que sería mejor no hacerlo o acabaría yo igual de desquiciada que Jackson. Él nada más hacia mirar la puerta una y otra vez, así que supuse que estaría esperando a alguien pero, quién?

Se acercaba la hora del almuerzo, recordé que mi hermana almorzaría conmigo por lo que le dije a Jackson que me acompañara a alguna tienda a comprarlo. Antes de salir, vi que una chica entraba en el café.

Nunca la había visto por allí antes y, aunque llevaba gafas de sol, por su estilo y físico no parecía coreana.
- Jackson: Esa es? –me susurró Jackson al oído.
- Ana: Que es quién? –pregunté.
- Jackson: La novia de Mark! Ehh, Nana, hola~! –Jackson se acercó a ella para darle un abrazo.
- Nana: Cuanto tiempo!! Que tal estás? Mira lo guapo que te has puesto –este no paraba de reír y ella nada más que hacia darle halagos.
- Jackson: Te presento a Ana, la dueña del negocio… -miré a Jackson de reojos- y mi novia –me sonrió tan dulcemente que sentí unas ganas tremendas de abrazarlo pero no era el momento delante de aquella chica.
- Nana: Ohh, en serio? Encantada Ana, soy Nana o como ya sabrás la novia de Mark.
- Ana: Si –me reí- eso me acabo de enterar –le di un golpe con el brazo disimuladamente a Jackson.

Toda la mañana preguntándome que le pasaba a Mark y resulta que todos los nervios que tenía eran porque su novia venía a Corea.
- Mark: Ana, donde colocaste… -Mark había salido del almacén y nada más vernos se quedó paralizado.

Por su reacción diría que no la esperaba tan pronto.
- Ana: Jackson, vámonos, dejémoslos solos mientras vamos a comprar –le susurré, éste asintió y cogió mi mano sacándome de allí.

Fuimos a un bar cercano donde la comida esta deliciosa y se puede pedir para llevar.
- Ana: Jackson…
- Jackson: Dime –dijo mirando la carta a pesar de ya haber pedido.
- Ana: Ya decidí que hacer. Me voy contigo –su cara se iluminó con una sonrisa que casi no le cabía en el rostro y me abrazo fuertemente.


Viendo que mi hermana no puso impedimento e incluso me animó a que lo hiciera, decidí irme a vivir con él. Ambos íbamos en serio en la relación a pesar de no llevar demasiado tiempo juntos y supongo que nos irá bien compartiendo la misma casa.

Durante el camino de vuelta, Jackson y yo hablamos de cuando recogería mis cosas para ir a su casa y planeamos que sería esta misma tarde. Dejaría el café en sus manos durante la tarde mientras yo lo preparaba todo.
Para cuando volvimos ya mi hermana había llegado y ella también había traído algo de comer. Pensé que sobraría comida incluso pero no fue así… Estos dos chicos tienen una solitaria por estómago.

Fui a casa y me dediqué a empaquetarlo todo. Por suerte, aún guardaba algunas cajas de cartón por allí. Supongo que con eso y mi maleta sobrará. Sin darme apenas cuenta, la tarde se pasó volando y Jackson acababa de llegar para ayudarme a trasladarlo todo a su casa.
**

- Ana: Muero de cansancio… -dije tras tumbarme en el suelo.

Era muy tarde y ni siquiera habíamos cenado por tal de dejarlo todo listo. Jackson me hizo hueco en su armario y algunos cajones para colocar mi ropa y había organizado algunos objetos que me había llevado en una estantería.
- Jackson: Ramen? –preguntó.
- Ana: Lo que sea… solo quiero algo que llevarme a la boca…
- Jackson: Mmmm… -me miró con cara picarona.
- Ana: Aiish!! No me seas guarro!!

Tras cenar y ducharnos, nos pusimos cómodos y nos metimos en la cama directamente. Estábamos bastante cansados.
- Jackson: Gracias por venir a vivir conmigo –me besó.
- Ana: No debes dármelas, quería hacerlo –volví a besarle.

Jackson me abrazó y, en esa posición, nos quedamos dormidos.

(CONTINUARÁ...)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Oct 07, 2014 5:09 pm

(EXTRA) CAMEO NANA.

``Son las 12:00 am… mmm… me dijo que hoy estaría algo ocupado. Tal vez hoy no podamos hablar…´´ pensaba en ese momento mientras miraba la pantalla de mi ordenador esperando su llamada.

Aproveche para darme una ducha rápida y pillar algo para picar. Nada más sentarme de nuevo frente al ordenador, su llamada llegó.


- Nana: Churri~!!
- Mark: Cari~ Siento haber tardado… ya tengo trabajo!! –dijo con mucho entusiasmo.
- Nana: Oh~ de verdad? Dónde? –me alegraba mucho por él.
- Mark: Es en una cafetería, la van a abrir dentro de poco –sonreía.
- Nana: Me alegro mucho por ti –sonreí también- Por aquí las cosas van como siempre, dentro de un par de meses acabaré por fin mis estudios.

Mark y yo nos conocimos por internet hace como año y medio. Él estaba en Corea y yo aquí en Inglaterra. Ambos nos caímos muy bien y mantuvimos el contacto día a día. A los seis meses de conocernos me confesó que había estado ahorrando para venir a verme y que en menos de una semana lo tendría por aquí.

Fui a recibirlo al aeropuerto y, dado que yo vivía sola y tenía espacio en casa, le ofrecí que se quedara conmigo. Todo el tiempo que estuvo conmigo fue de lo más amable y cariñoso. A los cinco días de estar aquí, mientras descansábamos por el centro de Londres mientras nos tomábamos un refresco, me confesó que le gustaba y que a pesar de la distancia, le gustaría intentar algo conmigo.

Me pilló de sorpresa porque, a pesar de notar indirectas por parte de él, aún una parte de mi dudaba que me ambos sintiéramos lo mismo el uno por el otro.

Una vez volvió a Corea, quedamos en acuerdo de que cada uno vendría hacia donde estuviera el otro para poder vernos más a menudo, siempre y cuando pudiéramos económicamente.

Ahora aquí estamos, como otro día mas hablando por Skype. Hace ya 8 meses que estamos juntos, apenas hace un mes que volvió a venir a verme pero… cada día que pasa siento que necesito estar más a su lado.
- Mark: Nana, te noto ida… te ocurre algo?
- Nana: No… no es nada… -en realidad sí, le echo mucho de menos.
- Mark: A mí me vas a engañar tu después de tanto tiempo, venga~ suéltalo!! –suspiré.
- Nana: …que te echo mucho de menos y quiero estar más tiempo contigo… -agaché la cabeza mirando solo el teclado del ordenador.
- Mark: Con respecto a eso… -lo dejó caer.

``Ya está, aquí se acabó todo. Seguro que quiere acabar esta relación. Era de esperar… es normal que esté cansado de la distancia…´´ no paraba de pensar lo mismo.
- Mark: Nana –me llamó y yo le miré- Estoy cansado de tener que estar así día tras día sin poder verte nada más que a través de una pantalla…
``Lo sabía!´´ pensé.
- Nana: Lo sé, cualquiera cansado de estar en esta situación querría romper la relación antes de que… -me cortó.
- Mark: De que hablas? –puso cara de extraño.
- Nana: Acaso no intentas decirme que quieres romper conmigo? Acabas de decir que estas –me volvió a cortar.
- Mark: No~ -comenzó a reírse- Solo buscaba una forma de decirte que vinieras a vivir conmigo aquí.

- Nana: Qu-qué? – me quede en shock.
- Mark: Para cuando hayas terminado tus estudios ya llevaremos casi un año y por eso quería proponerte que viviéramos juntos.

Sentí un gran alivio en ese momento, por un momento me había imaginado algo totalmente diferente.

(2 meses después)
Me matará cuando vea que he llegado mucho antes de lo previsto, pero quería darle una sorpresa. Gracias a su amigo Jackson, que me facilitó la dirección del café donde trabajan, ahora me encuentro enfrente de éste. Estaba super nerviosa.

Al entrar, pillé a Jackson acompañado de una chica. Esté me abrazó nada más verme y me percaté de que aquella chica no sabía por qué lo había hecho.
- Jackson: Ella es la novia de Mark –le dijo a la chica- Nana ella es mi novia Ana y la dueña de este café.

Para mi sorpresa Jackson también tenía novia y yo me alegraba mucho por él.

Mark llegó preguntándole algo a Ana pero nada más verme se quedó mudo. Claramente no me esperaba allí. La parejita se fue y yo me acerqué a Mark.
- Mark: Pero qué…? –apenas le salían las palabras.

Simplemente agarré su cara y le di aquel beso que tanto deseaba. ``¡Dios, como había echado de menos estos momentos!´´.
- Nana: Quería darte una sorpresa –le sonreí.
**

Después de almorzar con todos ellos, incluida la hermana de Ana, con la cual hice buenas migas, fui a dar un paseo cerca del café. No quería alejarme demasiado, no me acordaba bien de la zona desde la última vez que vine a Seúl y no quería perderme.

Al terminar Mark del trabajo, me dijo que Ana le había dado mañana el día libre para que pudiéramos estar juntos tranquilamente. Se lo agradecí muchísimo, moría de ganas por volver a pasar un día entero con él.

Tras llegar a casa y acomodarme, Mark y yo estuvimos hablando horas. A pesar de hablar con él todos los días, parecía que teníamos mil cosas que contarnos.
**

- Mark: Buenos días cariño! –me despertó apareciendo con una bandeja y el desayuno.
- Nana: Buenos días!! Que caballero –le saqué la lengua.

Se sentó a mi lado.
- Mark: Hoy vas a necesitar muchas fuerzas, así que debes comer bien –me giñó un ojo a mitad de la frase.
- Nana: Ya sabes que soy una chica fuerte coma lo que coma.

Tras terminar, llevé la bandeja a la cocina y volví a la habitación. Me senté en la cama mientras le mandaba un mensaje a mi madre diciéndole como estaba. Mark se tumbó mientras tanto mirándome fijamente.
- Nana: Tengo algo en la cara? –me estaba poniendo muy nerviosa. Éste negó con la cabeza.

- Mark: Aún no me creo que vaya a verte así todos los días.
- Nana: Bueno, espero que así no, necesito darme una ducha, tengo unos pelos de loca…

Al levantarme, éste jaló de mí e hizo que cayera encima de él.
- Mark: Estas perfecta –sonreí y éste me besó tan intensamente que parecía que alguien me había hipnotizado.
- Nana: Te ordeno que me des los buenos días así siempre –volví a besarle.
- Mark: Hecho! –acarició mi mejilla.

Una vez listos. Fuimos a varios sitios de Seúl, almorzamos y cenamos fuera, paseamos cerca del río, estuvimos en la torre de Namsan… Luego, descubrimos que habría un espectáculo de fuegos artificiales, así que nos buscamos un lugar cómodo donde ponernos.

Yo me senté entre sus piernas de forma que él me abrazaba por detrás apoyando su cabeza en mi hombro. Al poco de empezar el espectáculo, Mark empezó a hacer pequeños círculos con su nariz por mi nuca, moviéndose lentamente hacia mi cuello donde me daba pequeños besos y mordiscos. Aquello me estaba poniendo mala, el corazón cada vez me iba más deprisa, pero no podía hacer nada allí porque estábamos rodeados de más gente.

- Nana: Mark… –el chico paró- nos va a ver la gente y aquí en Corea no está bien visto darse tanto amor por la calle…
- Mark: Soy estadounidense –continuó con lo que estaba haciendo.
- Nana: Mark… -agarré su cara y le miré- crees que la gente de aquí sabe eso? A ellos les da igual de donde seas.
- Mark: Y a mí me da igual lo que ellos digan –continuó.

No aguantaba más esa situación. Él sabía lo que me gustaba, mis puntos débiles y estaba logrando excitarme más de lo que yo pensaba y ese no era lugar más adecuado.
- Nana: Se acabó! Vámonos –me levanté le agarré del brazo y jalé de él.
- Mark: Pero a dónde vamos? –pareció extrañado de mi reacción.
- Nana: No me parece bien esto, me voy a casa… se me han quitado las ganas de estar ahí…
- Mark: Pero no te enfades… Cari~ perdóname… -el chico pareció creerse que estaba enfada de verdad.

Pero en realidad no lo estaba. Quería juego? Pues lo iba a tener y bien. Al llegar a nuestro edificio, tomamos el ascensor para subir. Tal y como deseaba estaba vacío. Ambos entramos. Él se colocó a mi izquierda y yo me puse pegada a los botones. Seguía pidiéndome perdón una y otra vez. Ya no aguantaba más y comencé a reírme y al ver que el ascensor llegó a nuestra planta, lo mantuve con las puertas cerradas.
- Mark: Pero porque no lo abres? –intentó darle al botón pero no le dejé.

Lentamente, me acerqué a él y lo arrinconé contra el ascensor.
- Nana: Ya sabes que nunca pierdo en esta guerra! –pareció algo sorprendido.

Comencé a besarle con muchísima ansia pero, él cambio totalmente, y comenzó a devorarme aún más. Introduje mis manos por su camiseta e inmediatamente levanto los brazos para que se la quitara. Acto seguido, giró bruscamente arrinconándome a mi esta vez y me levantó hasta que me enganché a él con mis piernas rodeando su cintura. Pude notar que ya su pantalón iba quedándole algo justo y él también se percató. Yo seguí besando su cuello mientras él cogía las llaves de casa de su pantalón, abría la puerta del ascensor y, posteriormente, la de su casa. Nada más entrar me solté de él y me quité la camiseta. El me miró y se mordió el labio.



Se acercaba poco a poco a mí, mientras se desabrochaba el pantalón y se lo iba quitando. Yo iba haciendo lo mismo mientras andaba de espaldas de camino a la habitación. Salí corriendo hacia ella sin que me alcanzara y le esperé detrás de la puerta. Nada más entrar la cerré lentamente. Me miraba de pie junto a la cama. Le empujé bruscamente y tras caer, me coloqué encima de él. Recorrí un circuito de besos desde su ombligo hasta sus labios mientras el acariciaba mi espalda he iba desabrochando mi sujetador. Tras quitármelo, paso sus dedos por el filo de mis braguitas haciendo que me excitara aún más. Una vez fuera, se puso encima de mí, y tras quitarle también la única prenda que le quedaba en el cuerpo, se colocó entre mis piernas e introdujo con suavidad su miembro en mí. Nuestras respiraciones aumentaban, el ritmo de nuestros movimientos también y cada vez estábamos más cerca de llegar al climax. Yo solo deseaba que aquella noche nunca acabara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Oct 28, 2014 6:11 pm

CAPÍTULO 15.
(PAULA)
El timbre sonó. Siwon ya estaba aquí.

- Siwon: Buenos días –sonrió dulcemente mientras entraba en casa con una gran caja en brazos.
- Paula: Pasa no te cortes! –dije irónicamente mientras cerraba la puerta.
- Siwon: NO… la cierres… -suspiró y yo le miré extrañada- Ábrela.

Le hice caso y nada más abrirla una ``pelusa´´ entró corriendo a la casa como si fuera un rayo.
- Paula: Pero qué…? –estaba totalmente sorprendida.

Me puse de rodillas y aquel cachorro de husky correteó hacia mis brazos y comenzó a darme lametones por todos lados.
- Siwon: Este es mi regalo –se agachó y se sentó frente a mí.

El cachorro saltó de mis brazos y volvió a corretear de un lado para otro. Estaba incluso emocionada. No podría creer que Siwon hiciera esto por mí. Era tanta la alegría que sentía en aquel momento que salté a brazos de Siwon sin pensármelo.
- Paula: Gracias –dije entrecortada abrazándole.
- Siwon: Me alegro que te haya gustado la sorpresa –me abrazó con más fuerza aún.

El pequeño husky nos interrumpió cuando intento saltar sobre nosotros y nos separamos.
- Siwon: Bueno, aquí tienes todo lo que te pueda hacer falta de momento –señalo la caja.

En ella había comida, su comedero y bebedero, una cama, collar y correa y algún que otro juguetillo.
- Paula: No hacía falta que compraras también todo esto… podía hacerlo yo.
- Siwon: Lo sé pero quise hacer los honores –me sacó la lengua.
- Paula: Aishh –me quejé- eres de lo que no hay –le arrojé uno de los juguetes del perro.
- Siwon: Ah! Encima me tiras cosas –se echó a reír- Bueno, lo más importante, que nombre le vas a poner?

Me llevó unos minutos pensármelo pero finalmente me decidí.
- Paula: Simba, le pondré Simba.
- Siwon: Simba? –preguntó y yo asentí.
- Paula: Para lo pequeño que es tiene mucho pelo alrededor del cuello, parece un pequeño leoncito, además, soy muy fan de El Rey León –le miré de reojos- Algún problema? –dije burlona.
- Siwon: Ninguno señorita, es un bonito nombre.

Siwon me acompañó al trabajo y estuvo conmigo allí una media hora. Luego se fue a su compañía ya que tenía varias cosas que hacer.
- Buyong: Desde luego que tienes una suerte con los hombres… increíble –dijo apoyada desde la puerta.
- Paula: Simplemente me lo ha regalado, solo somos amigos…
- Buyong: Ya… claro… amigos…
- Paula: Si, solo amigos –Buyong se fue de allí de risitas.

Siwon me había dicho que solo necesitaba la última vacuna y el microchip así que no dude en ponérselo.
**

- Siwon: BUH! –me susurró al oído mientras terminaba de cerrar la clínica.
- Paula: LA MADRE QUE TE… me has asustado!
- Siwon: Que corazón más chico tienes –se echó a reír.
- Paula: No te metas conmigo –le golpeé en el brazo- Que haces aquí?
- Siwon: Nada… pasa por aquí y… -le miré de reojos, sabía que mentía- Vale, quería verte y que fuéramos a dar un paseo con los perros.
- Paula: Eso está mejor –le revolví el pelo- Vamos!

Bugsy y Simba se llevaban bastante bien. Simba no paraba de hacer trastadas y Bugsy iba detrás de él todo el rato vigilando cada paso que daba el pequeño cachorro. Siwon me contó cómo le había ido el día y tras contarme varias anécdotas de sus compañeros me dijo que le gustaría que los conociera. ``Me encantaría´´ le respondí.

Tras llevar andando más de media hora, Simba no podía más, aún era pequeño y con lo nervioso que era, ahora estaba súper agotado por lo que le cogí en brazos y continuamos el paseo. Se estaba quedando medio dormido en mis brazos.
- Siwon: Puedo llevarle en brazos un rato?
- Paula: Claro, toma –le ofrecí al cachorro.
- Siwon: Que suave es! –le daba pequeños besitos.

Lo que hubiera dado por tener una foto de aquella estampa. Aquel hombre dándole besos tan dulcemente a ese cachorro me dibujaba una sonrisa de lo más tonta en la cara.
- Dongwoo: Al fin volvemos a vernos!
Volví a mirar al frente y vi a Dongwoo ahí. Hacía varios días que no sabía nada de él.
- Paula: Como estas?
- Dongwoo: Bien, podemos hablar?

No me dejo si quiera contestarle. Me agarró del brazo y para que fuera con él pero me negué.
- Paula: Preferiría que habláramos otro día, ahora estoy algo ocupada.
- Dongwoo: Ya veo –miró a Siwon por encima de mí- De verdad quieres estar con ese? –dijo con desprecio.
- Paula: Donde está ese respeto que le tenías, tengo que recordarte que es tu sunbae?
- Dongwoo: Vayamos a dar una vuelta y hablemos, por favor.

Le notaba algo alterado. Nada comparado a como le veía normalmente cuando estaba conmigo.
- Paula: Te he dicho que no puedo ahora!
- Dongwoo: Por favor! –volvió a agarrarme de nuevo pero esta vez algo más fuerte que la anterior.
- Siwon: Te está diciendo que no quiere hablar contigo ahora, suéltala –le puso la mano en el hombro a Dongwoo y tras soltarme, se quitó su mano de encima.
- Dongwoo: Suéltame! Ya nos veremos –dijo marchándose.
- Siwon: Estás bien?

- Paula: Si, no pasa nada. No sé qué mosca le habrá picado.

Le propuse a Siwon que cenara en mi casa, así que nos dirigimos hacia allí. Durante el camino no paraba de pensar en por qué Dongwoo se había comportado de tal manera. Parecía una persona totalmente diferente.
Nada más llegar a casa le di de comer a ambos perros y me puse a preparar la cena para nosotros.
- Siwon: Mmm, que bien huele! –me reí ante aquel gesto.
- Paula: Espero que te guste.
- Siwon: Por cierto, puedo preguntarte algo? –le miré esperando esa pregunta- Que relación tenéis tú y Dongwoo? –agarré los platos y fui hacia el salón para ponerlos en la mesa.
- Paula: Ni yo misma lo sé ahora.

Mientras comíamos Siwon estaba algo callado e intenté romper el hielo hablando de una nueva película que iban a traer al cine. Finalmente quedamos en que iríamos juntos a verla cuando saliera.

Me puse a fregar lo que habíamos ensuciado mientras él por otro lado iba recogiendo la mesa. Después se limitó a esperarme a que yo acabara.
- Siwon: Con respecto a lo de Dongwoo, puedo saber porque ahora piensas eso?

Pensé que me costaría contarle este tipo de cosas a Siwon pero realmente me ayudó a desahogarme un poco. A veces es bueno contar las cosas y no guardárselas siempre una misma.
- Paula: Dongwoo y yo nos conocíamos desde pequeños dada la amistad que tenían nuestros padres. Siempre fue mi mejor amigo, tanto que acabó gustándome mucho pero nunca me atreví a decírselo por miedo a que me rechazara y perdiéramos nuestra amistad. Poco después, ya no volví a verle ni a saber nada de él hasta hace unos meses. Cuando le vi sentí algo como cuando era pequeña pero… con el tiempo, creo que algo dentro de mí ha cambiado. Sé que le quiero muchísimo pero el sentimiento no es el mismo.

Siwon se quedó callao varios segundo sin decir nada.
- Siwon: Soy yo el que te ha cambiado? –preguntó.


Fue tal la sorpresa que incluso se me volvió a caer el plató que tenía en las manos. Aunque sonó, simplemente pegó con otro plato, al menos no se rompió.
- Siwon: Estás bien? –me sujetó y simplemente asentí varias veces- No hace falta que me contestes ahora, solo… tomate el tiempo que necesites.

Acto seguido Siwon se despidió de mí y se marchó a su casa, estaba algo cansado y mañana tenía que madrugar. Me di una ducha y me acosté.

A pesar de que Siwon me gustara bastante, aún sentía que una parte de mí estaba pendiente de Dongwoo. No le di ninguna respuesta hoy porque primero quería asegurarme al cien por cien de mis sentimientos. Tal vez no fuera amor, sino simplemente cariño y amistad, pero eso aún no lo sabía.

(ANA)
- Mark: Por fi~~ -dijo poniendo morritos.
- Ana: Que no, hoy no!
- Jackson: Va, Ana, deja que se vaya, solos estaremos bien –sonrió.
- Ana: Pero que después va a haber gente y hará falta que esté aquí.
- Jackson: Tonterías, no sabes la gente que habrá y si la hubiera nos las arreglaremos nosotros dos solos.
- Mark: Tiene razón. Mira hacemos un trato, si hay demasiada gente pues me llamáis. Venga, please! –volvió a poner morritos.
- Jackson: Venga, Ana –Jackson también los puso.
- Ana: Aiiiiish… venga, vete ya… pesadilla!
- Mark: Gracias noona –me abrazo mientras me daba besos en la cara.
- Ana: Anda ya, pegajoso, vete antes de que me arrepienta.
- Jackson: Eso, fuera! –dijo mientras le separaba de mí.


Salió de allí como si llevara un petardo en el culo. ``Cuando quiere sí que es rápido´´ pensé. Me acerqué a Jackson y le abracé poniendo mis brazos alrededor de su cuello.
- Ana: Como se te ocurra decirme que estas agobiado te mato –le sonreí.

Le di un beso y me puse a trabajar. Mark me había pedido el día libre para poder estar con Nana, ya que era el primer día que estaría con ella aquí. Al principio no quise porque sabía que íbamos a tener mucha gente en la tarde, pero, qué remedio, por tal de que me dejara tranquila y no fuera tan pesado se lo di.

Decidimos quedarnos en el café el día entero para no tener que volver a casa y dar una vuelta tontamente. Jackson cogió el ordenador y tras descargar algo de música de ambiente, miró varias noticias, entre ellas, unas audiciones para entrar en una compañía de música. Le vi algo embobado e ido mientras miraba la pantalla.
- Ana: Te pasa algo?
- Jackson: Eh! No solo recordaba viejos momentos –se rio.
- Ana: Me los puedes contar?
- Jackson: Es que esto de la audición me ha recordado a cuando Mark y yo éramos algo más pequeños que siempre quisimos dedicarnos a la música.
- Ana: Y porque no lo hicisteis?
- Jackson: No sé, nunca dimos el paso. Simplemente lo hacíamos para nosotros mismos, además no sé si nos cogerían…
- Ana: Bueno, no perdéis nada por intentarlo. Cuando es la audición?
- Jackson: Dentro de 3 días.
- Ana: Tan pronto!?? –él asintió.

Iba a ser una gran reto que lograra presentarse y más que le cogieran, aun así, no perdían nada por intentarlo.

En la tarde, tal y como esperaba hubo muchísima gente y aunque al principio fue algo agobiante logramos que todo fuera bastante bien.
- Jackson: Voy a cambiarme un momento –me dio un leve beso.


Poco después llegó un chico preguntando por mí. No le conocía de nada. Éste solo traía una carta que acto seguido me entregó y con las misma se fue. En el sobre no ponía quien era el remitente, solo mi nombre.
- Jackson: Estoy listo, nos vamos? –dijo bajando la escalera.
- Ana: Eh? Si, si –guarde la carta en mi bolso.

No quería leerla ahí delante de Jackson, no sabía de qué se podía tratar. La leería cuando estuviera a solas mejor. Jackson dijo para cenar en algún restaurante de la zona. Al terminar de cenar, antes de irnos, se acercó a la barra a pagar la comanda y luego aprovechó para ir al baño. Mientras le esperé en la puerta y aproveché que está sola para leer la carta.

``Pensabas que me había olvidado de ti? Me he mudado a Corea, tengo muchas ganas de volver a verte. Esta noche estaré esperándote en la plaza Gwanghwamun a las 11. Te quiero. –Sung Joon-´´

Estoy debía de ser una broma o algo. No podía ser cierto que Sung Joon estuviera aquí. En Corea.
- Jackson: Nos vamos? –guardé la carta de golpe en el bolso- Que era eso? –intentó cogerla pero no le dejé.
- Ana: Nada, nada. Una factura –intenté disimular.

Caminamos en dirección a casa. Yo no para de pensar en aquella carta. Y si de verdad estaba aquí? Necesitaba estar segura de ello.
- Jackson: Me estas escuchando? –me preguntó.
- Ana: Perdona, estaba pensando en una cosa.
- Jackson: Se puede saber qué te pasa? Desde que salimos del restaurante te noto muy rara.

No podía decirle que mi exnovio posiblemente estuviera aquí en Corea y quería verme. Y yo a él.
- Ana: Oye! Por qué no te adelantas a casa y luego voy yo, necesito… ir a casa de mi hermana un momento.
- Jackson: Entonces te acompaño –cambio de dirección andando.

Eran las 10:30. O salía pitando a esa plaza ya o no sería capaz de estar allí a las 11.
- Ana: No! –le frené.
- Jackson: Ana estás bien?
- Ana: Si, puedo ir sola. Necesito hablar con ella.
- Jackson: Está bien.

Cuando vi a Jackson girar la esquina de la calle, anduve lo más rápido que pude hacia aquella plaza. Llegué 5 minutos tarde.  ``Donde se supone que estás?´´ pensé.
- Sung Joon: Hola –me sorprendió por mi espalda.

- Ana: Por qué… -me abrazó.

Me había quedado de piedra, incluso me había emocionado por volverlo a ver y le devolví ese abrazo.
- Ana: Que haces aquí? –pregunté.
- Sung Joon: Veo que también te alegras de verme… ya quieres echarme?
- Ana: No, no es eso… dijiste que te quedarías en Italia y continuarías tu trabajo allí.
- Sung Joon: Bueno, con respecto a eso, cambié de opinión. Lo estuve pensando bien y tengo varios motivos por los que he venido aquí.
- Ana: Y cómo has sabido localizarme? Aquí tuve que cambiar de número.
- Sung Joon: Ah eso… tus padres me dijeron que habías montado un negocio y bueno, buscando, encontré la dirección –se rio.

Sung Joon llevaba unos 3 días en Corea ya y su planteamiento sería quedarse aquí finalmente. Toda su familia estaba aquí y él les echaba mucho de menos, ese fue uno de los motivos por el que decidió volver a Corea.
- Ana: Por suerte tengo a mi hermana aquí conmigo.
- Sung Joon: Vives con ella?
- Ana: Antes sí, ahora no, vivo con… -me callé.

Debía decírselo o no? No sabía cómo podía ser su reacción.
- Ana: …un amigo –prefería decírselo otro día.
- Sung Joon: Muy bien –me sonrió y volvió a darme un abrazo- Te extrañaba mucho, ese era otro de los motivos por los que he venido.

No sabía qué hacer en ese momento. Me daba la sensación que aun sentía algo por mí, pero lo cierto es que, después de haber conocido a Jackson, mis sentimientos hacia él no eran los mismos. Le quería más que a nada y para mi Sung Joon ahora no era más que un buen amigo y mi exnovio.
Me despedí de él. Era bastante tarde y quería ir a casa antes de que Jackson se preocupara por tardar tanto.
- Ana: Hola cari~ -dije al cerrar la puerta.
- Jackson: Hola.


Le encontré tumbado en el suelo, sudado y con las pulsaciones muy aceleradas.
- Ana: Has ido a hacer deporte? –me resultó raro que lo hiciera a esta hora.
- Jackson: Si, me voy a la ducha –se levantó y sin tan siquiera mirarme se fue.

Qué raro estaba. Ni siquiera se había acercado para darme un simple beso. Tras terminar de ducharse él, fui yo. Al salir de la ducha, fui al comedor pero no le vi allí. Tal y como pensaba estaba en la habitación, tumbado en la cama y para mi sorpresa, se había quedado dormido.
**

Cuando me desperté Jackson no estaba a mi lado. Era bastante temprano, a donde podría haber ido? Jackson era de todo menos madrugón y nunca había hecho esto. En la cocina encontré una nota: ``Tenía cosas que hacer, nos veremos luego en el café´´. No me había contado nada y me resulto raro pero después de todo, dejé de darle importancia al asunto y cuando se acercó la hora, me fui al trabajo.

(CONTINUARÁ..)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Vie Nov 07, 2014 6:52 pm

CAPÍTULO 16.
(PAULA)
Nada más despertarme fui a ver como se encontraba Simba. Le había dejado durmiendo en el salón la noche anterior. Aún andaba dormido pero tras escuchar mis pasos se despertó y bostezó.

Lo más gracioso fue que después de eso se cayó de espaldas. Era muy patoso y a mí se me caía la baba mirándolo.

En la mañana, Dongwoo me envió un mensaje diciéndome que quería hablar conmigo de nuevo. Realmente ayer no lo hicimos y yo quería saber que le pasaba y porque se comportó de esa forma conmigo. Quedamos en una cafetería cuando yo terminara de trabajar.
**

Hoy también me había traído a Simba a la clínica como de costumbre. Allí me hacía compañía y con lo pequeño que era no quería dejarlo solo en casa. Por suerte, en aquella cafetería no ponían pegas de que pudieras entrar con alguna mascota, siempre y cuando no anduviera por allí suelta. Acababa de llegar a la cafetería, así que cogí a Simba en brazos y nada más entrar vi a Dongwoo sentado al fondo de la sala esperándome.
- Dongwoo: Dos cafés –le dijo a la camarera nada más sentarme.
- Paula: Gracias.

Dado que los asientos eran como pequeños sofás pegados a la ventana, uno en frente del otro, puse a Simba a mi lado. Estaba tan tranquilo que se recostó a mi lado y se quedó medio dormido.

La camarera llegó en breve y mientras tanto me fijé en que Dongwoo no le había quitado el ojo de encima al perro.
- Paula: Te gusta? –le sonreí.
- Dongwoo: Te lo ha regalado él? –dijo seriamente
.
Supuse que se refería claramente a Siwon, por lo que no me anduve con rodeos.
- Paula: Sí –le acaricié.
- Dongwoo: Tan cercanos sois como para que te regale un perro? –seguía serio.

- Paula: Somos buenos amigos.

Ambos nos quedamos varios minutos en silencio. No sabía que decirle y no tenía que darle explicaciones sobre mi relación con Siwon después de cómo se comportó ayer, al menos no de momento.

Dongwoo parecía haber cambiado bastante desde que estaba aquí en Corea. Al principio no parecía ser así pero últimamente estaba de lo más raro. Y entre eso y mi cercanía con Siwon, mis sentimientos habían rotado.
- Dongwoo: Pues dile que mañana por la noche se encargue del perro.
- Paula: Por qué? –me extrañó.
- Dongwoo: Quiero que vengas a una fiesta conmigo.
- Paula: Y por decirme eso me jalabas ayer de esa manera para que hablara contigo?
- Dongwoo: No debí comportarme así, lo siento.
- Paula: No pasa nada pero la próxima vez relájate un poco –pareció algo arrepentido después de todo- bueno… a qué hora es la fiesta?
- Dongwoo: A las 11 de la noche –dijo mientras escribía en un trozo de papel la dirección del local- nos veremos allí.

Al salir de la cafetería y dirigirme de camino a casa, le mande un mensaje a Siwon preguntándole si podría quedarse con Simba al día siguiente. Nada más enviar el mensaje, alguien me agarró por la espalda tapándome los ojos. ``Quién…´´ escuché. Sin pensármelo solté un codazo por defenderme y escuché como alguien se quejó. Miré y había sido Siwon.
- Paula: Perdón –repetí mil veces.
- Siwon: Tranquila… culpa mía –dijo algo exhausto.


Le había golpeado más fuerte de lo que pensaba. Creía que era un ladrón o algo así y ni lo pensé. Le golpeé en el estómago y esto hizo que se sintiera algo fatigado. Fuimos a un banco cercano y nos sentamos para que se le pasara un poco la fatiga.
- Siwon: Como para meterse contigo –se rio levemente.
- Paula: Lo siento… -me sentía realmente culpable por aquello a pesar de haber sido un accidente.
- Siwon: No te preocupes, no sabía que tuvieras tanta fuerza.
- Paula: Como si no lo aparentara… no soy una chica canija precisamente –éste se comenzó a reír más fuerte pero a mí ni siquiera me entraban ganas.

Me sentía muy mal por eso. A él era a la última persona que quería hacerle daño ahora mismo. Por suerte para él no fue nada y después de un rato ya estaba bien. Aun así, seguía arrepentida.
- Siwon: Va~ que no pasa nada –pasó su mano por mi cuello y me jaló hacia él quedándome apoyada en su pecho- a mí me gustas así.

Me sonrió tan dulcemente que no pude evitar besarle. Él correspondió aquel beso e incluso me atrajo más hacia él para que se volviera más intenso. Simba nos interrumpió cuando quiso interponerse entre nosotros dos metiendo su hocico de por medio. Ambos nos reímos y este se echó a mis brazos dándome pequeños lametones por el cuello.
- Paula: Vale, vale, yo también te daré besitos a ti –me reí mientras le acariciaba.
- Siwon: Encima que te saco de allí para que tengas una familia… así me lo pagas, traidor! –él perro se lanzó a él y le hizo lo mismo que a mí.

Yo no hacía más que reírme ante el comentario de Siwon. Ni por asomo pensé que pudiera decir algo así.
- Siwon: No, no, no, ya no te quiero –se levantó y le perro comenzó a correr tras él de un lado para otro.
- Paula: Vaya cuadro!

Siwon me acompañó a casa. Le comenté mis planes y no puso inconveniente en quedarse con Simba al día siguiente. Yo llevaría el perro a su casa de camino que iba a la fiesta en coche.
**

Opté por ponerme un vestido con unos tacones no demasiado altos, cogí a Simba y me dirigí a casa de Siwon.
- Paula: Hola –dije cuando me abrió la puerta.

Simba entró corriendo dentro de la casa cuando vio a Bugsy al otro lado.
- Siwon: Nada, como si estuvieras en tu casa, no te cortes –le dijo al perro.
- Paula: Cuando lleve media hora jugando caerá rendido, tranquilo no te dará mucho la vara.
- Siwon: Bugsy se ocupará de él.

No me había fijado en que Siwon estaba con todo el pelo mojado y con una toalla puesta al cuello. Tenía toda la pinta de haber salido de la ducha hace poco.
- Paula: Sécate el pelo no te vayas a resfriar –sonrió mientras se acercaba a mí hasta quedarnos prácticamente pegados.

Este simplemente me abrazó mientras me decía que me divirtiera mucho en la fiesta pero que tuviera cuidado.

Llegué al lugar que me había indicado Dongwoo. Me esperaba en la puerta del local.
- Dongwoo: Que guapa –me agarró la mano- vamos entremos.

Me presentó a algunos amigos de él y me quedé hablando con uno de ellos mientras fue a buscar un par de copas. No vi al resto de su grupo por allí. Le pregunté por ellos pero dijo que la fiesta era de un amigo de él que no conocía al resto de miembros por lo que no estaban invitados.

Debido al alcohol y a no estar acostumbrada a beber, comencé a sentirme mareada. Bastante mareada. Incluso la vista se me nublaba de vez en cuando. Necesitaba salir de allí y que me diera el aire.
Me senté en los escalones que había en la puerta del local. Cada vez me sentía peor, aquello no me aliviaba. ``Ven conmigo´´ me dijo alguien. Supuse que sería Dongwoo pero ni siquiera estaba segura de ello. Nunca me había sentido tan mal y confundida.

Un dolor de cabeza tremendo me despertó. Miré mi reloj, eran las 5:00 AM. Hasta la luz del reloj me hacía sentir como si me estuvieran taladrando la cabeza por muy tenue que fuera.

Me asusté cuando noté que alguien se movió al lado mío. Era Dongwoo, estaba dormido. Pero, qué diablos hacia yo desnuda a su lado? Me fijé en que él también lo estaba. Me levanté lo más deprisa que pude sin que se diera cuenta y recogí mi ropa que estaba tirada por toda la habitación junto con la de él. ``Paula, que has hecho?´´ me preguntaba una y otra vez, pero por más que quería no era capaz de recordar nada.


(ANA)
Tanto Mark como Jackson llegaron 30 minutos tarde a trabajar. Ni siquiera se habían preocupado por avisarme con antelación. Mark me pidió disculpas por llegar tarde pero Jackson tal y como entró fue al vestuario a cambiarse de ropa. Subí para hablar con él. Tenía que saber por qué estaba tan esquivo conmigo.
- Ana: Dónde estabais?
- Jackson: Solo nos hemos retrasado un poco, no te preocupes. Aún no ha llegado nadie y ya estamos aquí.
- Ana: Pero acaso no puedo saber dónde habéis estado? Desde ayer te comportas de forma extraña conmigo.
- Jackson: Bueno, todos tenemos nuestros secretos, no?

Tal y como terminó de hablar, salió de allí y siguió con el trabajo. Secretos? De qué estaba hablando? Acaso pudo verme ayer con Sung Joon? No, no lo creo, o si?

Por más que intentaba acercarme a Jackson, sobre todo en los ratos libres, éste seguía sin prestarme atención. Ya me estaba preocupando de verdad.
- Ana: Pero se puede saber qué te pasa? –le pregunté cuando le vi entrar en la cocina.

Me miró pero ni siquiera abrió la boca, siguió con lo que estaba haciendo.
- Mark: Noona, te buscan aquí afuera.
- Ana: A mí? Quien?
- Jackson: Tal vez sea tu admirador secreto –dijo con tono burlón saliendo de la cocina.


Mark me indicó que aquella persona me esperaba sentada al lado de una de las ventanas de la sala. Me acerqué y cuando lo tuve de frente pude ver de quien se trataba, Sung Joon.
- Ana: Esto… hola, que haces aquí? –estaba muy nerviosa, seguro que él tenía algo que ver con lo que le ocurría a Jackson.
- Sung Joon: Vaya! Acabo de llegar y ya me estas echando?
- Ana: No, solo que no te esperaba por aquí.
- Jackson: Que desea beber? –llegó de repente.

Por la cara de Jackson supe que él era el problema. Se mantenía serio pero intentaba parecer agradable ante el ``cliente´´. Conocía a Jackson muy bien y sabía de más que ese no era su trato habitual.
- Sung Joon: Un americano, gracias.

Jackson se fue y nada más llegar a la barra vi como no paraba de hablar con Mark. Con lo poco disimulado que era resultaba imposible no darte cuenta de quién estaban hablando.
- Sung Joon: Me has escuchado?
- Ana: Me disculpas un momento –asintió.

Me acerqué a la barra cuando Jackson acababa de salir con su pedido.
- Ana: Mark, querido, intenta ser más disimulado. Por qué estabais hablando de Sung Joon?
- Mark: No lo hacíamos –parecía nervioso- perdón noona, acaba de llegar más gente.

Se escabulló de allí como si de una rata se tratase. Estaba claro de que yo estaba en lo cierto. Volví a la mesa de Sung Joon donde se encontraba Jackson y al parecer, se mantenía hablando con él. Miedo me daba dejarles a solas.
- Ana: Ya estoy aquí. Veo que ya os habéis conocido.
- Sung Joon: Si, Jackson me estaba recomendando algunos de los mejores cafés que servís aquí.
- Ana: Ah, bien –intenté sonreír.
- Jackson: No hay nada más importante que deba decirle, verdad noona?

Jackson no me llamaba así desde que comenzamos a salir, aun así, dado que le gustaba, apenas me lo dijo una o dos veces.
- Ana: Baja al almacén y sube un saco del número 4.
- Jackson: Yo alucino! –murmuró.

Sabía que mis palabras le habían decepcionado porque él esperaba que de mí salieran otras, pero no le iba a decir así, sin venir a cuento, ``Claro, este es mi novio´´. No era capaz de hacer las cosas así y más creyendo que posiblemente Sung Joon siguiera sintiendo algo por mí.
- Sung Joon: Que ha dicho?
- Ana: Ni idea –me senté en frente de él.
- Sung Joon: Verás Ana –se acercó a mí y sujetó la mano que yo mantenía en la mesa- tengo que decirte algo.

Tan rápido como terminó de hablar, quité mi mano de la suya. Vi que Jackson no me quitaba ojo desde la barra, pero más que a mí a él. Tenía que decírselo ya o se acabaría haciendo más ilusiones creyendo que sigo sin novio.
- Ana: Esto…
- Sung Joon: Quiero que volvamos a est… -le corté.
- Ana: Tengo novio –dije desviando la mirada hacia otro lado.
- Sung Joon: Qué?

- Ana: Que tengo novio, es el chico que estuvo antes aquí hablando contigo.
- Sung Joon: Desde cuando lo estáis?
- Ana: Hará unos tres meses.

Ya me había dado cuenta de cuál era el motivo por el que Sung Joon había venido a Corea y había decidido quedarse, yo. Pero no podía ocultarlo más. Sabía lo indeciso que fue Jackson con mis sentimientos hacia él. Al principio, ni creía que me gustara de verdad, pero así era y no iba a dejar peligrar mi relación con él por ocultar la verdad.
- Sung Joon: Que tiene él que no tenga yo?

La misma patraña de siempre.
- Ana: Sung Joon no empecemos con esas –me levanté de la silla para querer irme pero este me agarró.
- Sung Joon: Dame una oportunidad para que volvamos a estar juntos.
- Ana: No se trata de oportunidades, lo nuestro terminó hace mucho tiempo. Te quiero pero no tanto como antes, simplemente como a un buen amigo.
- Sung Joon: Nos queríamos muchísimo Ana, de seguro que sí sigues sintiendo algo por mí –suspiré, era tan insistente.
- Ana: Piensa lo que quieras, pero ahora estoy con Jackson y no voy a dejarle por volver contigo.

Me solté de él y me dirigí a la barra pero antes de llegar, volvió a sujetarme.
- Sung Joon: Por favor.
- Ana: Si quieres seguir hablando conmigo, confórmate con que seamos solo amigos.

Mark me llamó para pedirme ayuda. Fui con él y tras mirar varios segundo después Sung Joon ya se había marchado. Si pretendía que dejara a Jackson por él iba listo. No iba a hacerlo. Mi relación con Jackson iba de maravilla y no iba a arruinar mi felicidad por él. Sung Joon fue muy bueno conmigo todo el tiempo que estuvimos juntos pero tras llegar aquí y conocer a Jackson, por primera vez me sentí completa al lado de alguien.
**

Hoy me sentía realmente agotada y lo primero que hice al terminar de trabajar fue subir al despacho y tumbarme en el sofá que allí tenía.

``Quiero que este día acabe ya!´´ pensaba.

Aún lo peor para mí no había llegado. Le debía a Jackson una gran disculpa y esperaba que todo saliera bien.
- Mark: Noona, nos vemos mañana. Me marcho ya.
- Ana: Hasta mañana.

Ahora era el momento de hablar con Jackson. No quería meterme en casa con él sin dirigirnos aún la palabra.
- Ana: Puedo hablar contigo –asintió mientras se quitaba la camiseta para cambiarse- creo que te debo una disculpa.
- Jackson: Por qué no me dijiste que había vuelto tu exnovio.
- Ana: Me enteré ayer. No me lo creía hasta que lo vi en la plaza. Me seguiste, verdad?
- Jackson: Sé que no debí haberlo hecho, pero estabas muy rara, me tenías preocupado porque pensé que te pasaba algo.
- Ana: Sé que no estuvo bien que te mintiera pero, de verdad crees que no me habrías puesto pegas si te dijera que tenía que comprobar si era cierto que estuviera aquí?
- Jackson: No puedo negártelo…
- Ana: Ves? Por eso te lo oculté.
- Jackson: Pero eso no era lo que me jodió realmente, si no el que le dijeras que vives con tu amigo en vez de con tu novio. Por un momento pensé que, tras aparecer él de nuevo en tu vida, todo se acabaría.

- Ana: Pero qué dices. Si aún siguiera enamorada de él, ni siquiera hubiera empezado una relación contigo.
- Jackson: Además, antes volviste a hacerlo cuando me mandaste a buscar el saco de café al almacén.
- Ana: No podía decírselo tan de repente Jackson, pero ya está. Él quería que le diera otra oportunidad pero le dije que estaba contigo y no iba a tirar nuestra relación por la borda.
- Jackson: Y se fue tan fresco?
- Ana: Me insistió varias veces, pero o se conformaba con que fuéramos solo amigos o entonces sí que no volvería a hablarle. No me contestó a eso, pero ya se marchó.
Jackson se quedó mirándome fijamente durante varios minutos.
- Ana: Entonces… me perdonas?
- Jackson: Te quiero demasiado como para perderte por una tontería así. Así que… sí pero con una condición.
- Ana: Cuál?
- Jackson: No me vuelvas a ocultar cosas que te preocupen de verdad. Estoy aquí para apoyarte en todo lo que te ocurra y quiero que confíes en mí –me acerqué y le abracé.
- Ana: Vale, pero tú a mí tampoco ehh! –asintió- Pues venga ya me puedes ir contando que te traes entre manos.

Se quedó de piedra y comenzó a reírse.
- Jackson: No es nada de lo que debas preocuparte. Mañana te lo contaré salga bien o mal, eso sí, tienes que darnos el día libre –me sacó la lengua.
- Ana: Espera, como que ``darnos´´?
- Jackson: A Mark y a mí.
- Ana: Bueno… mañana cerraré. Pensaba abrir medio día pero pensándolo mejor, sin ninguno de los dos va a estar, me tomaré un día de descanso.

Por fin estaba todo arreglado y ya me sentía mucho más tranquila que antes.
Compramos algo de cenar de camino a casa, nos duchamos y luego nos pusimos a ver una película metidos en la cama. Ni siquiera acabamos de verla, terminamos haciendo otro tipo de cosas.
**

Sobre las 5:15 AM me despertó el sonido de mi móvil. Quien podría ser? Nunca recibía llamadas a estas horas y como fuera una equivocación se iban a enterar de quién era yo.
- Ana: Si? –dije adormilada.
- Paula: Ayúdame!

Escuché a mi hermana hablar entre sollozos. Pero donde estaba a estas horas y porque lloraba? Le habrá ocurrido algo malo?

((CONTINUARÁ))
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Dic 02, 2014 4:14 pm

CAPÍTULO 17.
(PAULA)
Estaba muy asustada en ese momento. Tenía la pinta de que Dongwoo y yo nos habíamos acostado, es más, estaba segura de que así era. Notaba un poco de molestia por mi zona íntima, algo de dolor. Nunca lo había hecho con nadie, esta había sido mi primera vez y ni siquiera me había percatado de ello. Cogí mi ropa, me vestí y salí de allí lo más rápido que mi cuerpo me permitía.

Al llegar a la calle, vi mi coche a unos 20 metros y fui hacia él para sentarme dentro. Intentaba pensar en lo ocurrido pero no servía de nada. Estaba tan agobiada y enfada conmigo misma que, con la cabeza apoyada en el volante, empecé a llorar. Pensaba en Siwon y en lo que pensaría de mí cuando se enterara. A mí me gusta él y estaba segura de que así era, por qué iba a acostarme con otro hombre? Además, lo último que recordaba era que Dongwoo me dijo que me fuera con él, así que no pienso que la idea de acostarme con él hubiera salido de mí.

No podía conducir así hasta mi casa. Aún no había desaparecido de mi cuerpo todo el alcohol que había tomado y tampoco es que me encontrara capaz de hacerlo, seguía mareada. En ese momento me acordé de mi hermana. Me mataría por llamarla a estas horas pero no podía hacer otra cosa. Si llamara a Siwon, no sería capaz de mirarle a la cara.
- Paula: A-Ana? –dije intentando parar de llorar.
- Ana: Paula? Que te ocurre?
- Paula: Puedes venir a recogerme? No… no puedo conducir así.
- Ana: Pero donde se supone que estas?

Tras decirme eso le colgué. No me acordaba de memoria la dirección de aquel lugar, pero sí que la tenía apuntada en el bloc de notas de mi móvil, así que se lo envié por mensaje.
Yo me bajé del coche y me apoyé en él esperando a que llegara. No tardo mucho. Me monté a su lado y me llevó a casa.
- Paula: Puedes quedarte conmigo hoy?
- Ana: Claro, pero solo explícame que es lo que te ha pasado. Apestas a alcohol, creo que primero deberías de darte una ducha, te ayudará a espabilarte un poco.

Tenía razón. Primero haría eso y luego le explicaría lo ocurrido.

Intente no saltarme ningún detalle mientras se lo contaba. Me sentía más desahogada tras contárselo pero aún seguía bastante enfada conmigo misma. Ni siquiera sabía si de verdad lo había querido hacer o no. Aunque yo quería a Siwon, no me acordaba de nada por más que lo intentara y eso me hacía pensar que tal vez una parte de mí si deseara en aquel momento a Dongwoo.
- Ana: Hoy Jackson tenía una cosa que hacer y yo pensaba tomarme el día libre, así que me quedaré contigo.
- Paula: Gracias –le abracé- Creo que deberíamos dormir un poco más.

Ambas nos dejamos dormir juntas en mi cama. Estuvimos dormidas durante tres horas más, hasta que el timbre de mi casa sonó y nos despertamos. Me acordé que Siwon había quedado en devolverme al perro por la mañana.
- Ana: Quien será?
- Paula: Siwon para traerme a Simba…
- Ana: Simba?
- Paula: Mi perro.
- Ana: Tienes perro? Desde cuándo?
- Paula: Desde hace dos días. Anda ábrele, no quiero verle en este momento, dile que no estoy en casa… invéntate algo.
- Ana: Está bien!!

Se levantó y yo me acerqué un poco para escuchar que podía decirle sin que pudiera verme.
``Mi hermana no está, hoy vine a recoger alguna de mis cosas y a pasar el día con ella, pero ha aprovechado que hacía buen tiempo para ir a correr un rato´´ dijo Ana.

El perro entró corriendo en casa y nada más verme comenzó a ladrar. Le cogí en brazos y le enrollé conmigo en la manta para que se callara.
- Siwon: Como le fue anoche en la fiesta?

Se me puso la cara blanca en ese momento.
- Ana: Eh? Ah~ -en ese momento cogí mi móvil y llamé al de mi hermana, de ese modo de distraería- Perdona, tengo que cogerlo, estoy esperando una llamada.
- Siwon: Nada, me iré ya. Ya hablaré con ella. Me alegro de verte –sonrió.


Ana regresó a la habitación pero se sorprendió al verme en el pasillo.
- Paula: Uff!! Soy yo la que ha llamado a tu móvil… no sabía qué hacer para que no dijeras nada.
- Ana: Y es un alivio porque no sabía que inventarme.

Regresó a la habitación y se volvió a tirar en la cama. El perro se subió y se tiró encima de ella.
- Ana: Ahh! Mi barriga Simba!! –se quejó.
- Paula: El perro me lo regaló Siwon. Lo iba a comprar yo pero cuando lo pedí dijeron que no podía llevármelo porque estaba reservado para otra persona y al día siguiente, Siwon me sorprendió con él.
- Ana: Desde luego que ese hombre es un amor contigo.
- Paula: Si… Ana… -me senté a su lado- no sé qué hacer… debería decírselo pero sé que se enfadará conmigo. Pensará que soy una fresca que se va con cualquiera.
- Ana: No creo que lo hiciera… si de verdad le gustas comprenderá lo que te pasó. Pero tomate tu tiempo y también asegúrate de saber que pasó exactamente con Dongwoo. Como lo hiciera para aprovecharse de ti… le mato.
- Paula: Tu sola?...

La tarde se nos había echado encima más rápido de lo que creímos. Jackson había llamado a mi hermana y ella debía de irse ya.
- Ana: Ah! Una cosa antes de irme, sé que ahora no es el momento pero, cuando te encuentres preparada, deberías contárselo a Siwon –asentí- Me voy, ya nos vemos.
Se despidió de mí con un beso y se marchó. Me senté en el sofá y frente a mí, lo hizo Simba que no paraba de mirarme.

``Creo que me vendría bien tomar algo de aire fresco, quieres ir al parque Simba?´´ dije y éste dio un ladrido a modo de entendimiento. ``Al final vas a ser más listo de lo que yo pensaba´´ murmuré.

Fui al parque que estaba cerca de casa y me puse a pasear y a juguetear con él. Parecía bastante contento. Cuando ya estaba algo más cansado, busqué un banco y me senté manteniendo al perro en mis brazos. Se estaba quedando dormido incluso.
``Si es que todavía eres muy pequeño, apenas puedes jugar más de 30 minutos sin parar´´ le dije al cachorro. ``Ya crecerá y se pondrá más fuerte´´ dijo alguien detrás de mí.
- Paula: Do-Dongwoo que haces aquí!? –sentí un escalofrío recorrer todo mi cuerpo.
- Dongwoo: Quería verte, tengo algo que decirte –en ese momento volví a recordar todo lo de la noche anterior que por un momento, gracias a Simba, se me había olvidado.
- Paula: Y bien…?
- Dongwoo: Después de un tiempo me he dado cuenta de que aún me sigues gustando y después de lo de anoche pensé que yo también te gustaba a ti… necesitaba decírtelo…

- Paula: Dongwoo… que pasó anoche? –agaché la cabeza.
- Dongwoo: No te acuerdas?
- Paula: Claro –mentí- pero quiero que me lo digas tú –pensé que así sería la única forma de saber la verdad.
- Dongwoo: Estabas muy mareada así que pagué una habitación de hotel para que durmieras allí esa noche. Subimos por el ascensor y teniéndote tan cerca acabé besándote y entre una cosa y otra nos acabamos –le corté.
- Paula: Acostando… -murmuré.
- Dongwoo: Si –se rascó la cabeza y pasó su brazo por encima de mis hombros para abrazarme- estuvo realmente bien.

Cada palabra que salía de su boca me atormentaba más y más. Todo lo que yo pensé era cierto. Después de eso estoy segura que de Dongwoo se haría falsas esperanzas conmigo y eso no iba a ser así.
- Paula: Oye Dongwoo, he de irme.
- Dongwoo: Qué!? Dónde vas!? –pareció preocuparse ante mi reacción.

- Paula: Lo siento.
- Dongwoo: Espera. Paula.

Seguí caminando a pesar de sus palabras. No había sido buena idea salir de casa. ``Con lo grande que es la ciudad y tengo que encontrarme con él precisamente hoy´´ pensé.

A la mañana siguiente Siwon me envió un mensaje diciéndome que durante un par de semanas estaría fuera de Seúl. Una parte de mí se sentía aliviada por no tener que dar la cara durante un tiempo, pero por otro lado, estaría deseando de volver a verle.

(ANA)
Pero que le habría pasado a esta niña!? Me había puesto muy nerviosa por sus palabras. Me vestí lo más rápido posible y fui a la dirección que me había enviado por mensaje.

Allí la vi, apoyada en su coche. De lejos parecí verla bien pero cuando me acerqué a ella me percaté de que había estado llorando dado que su maquillaje de ojos estaba algo corrido.
- Ana: Qué pas- me abrazó y comenzó a llorar de nuevo.
- Paula: Llévame a casa, por favor –dijo entre sollozos.

Al llevarla a casa me pidió que me quedara con ella. Algo malo le habría pasado y se veía que necesitaba contármelo. Le envié un mensaje a Jackson diciéndole que me quedaría con ella y que pasara a recogerme por su casa cuando terminara de hacer sus cosas, ya que hoy tendría prácticamente todo el día ocupado.

Tras darse una ducha, me contó lo que le había sucedido la noche anterior. Ahora comprendía porqué estaba así. Como Dongwoo hubiera hecho eso para aprovecharse de ella, yo misma me encargaría de él.

Estuve con ella todo el día hasta que Jackson me envió un mensaje diciéndome que me esperaba frente a la casa de mi hermana. Me despedí de ella y fui a su encuentro.
- Ana: Uh… que te pasa? –vino hacia mí dando saltitos de alegría.
- Jackson: ME HAN COGIDO!! –gritó.

- Ana: Cogerte dónde?
- Jackson: Fui a una audición junto a Mark y nos han cogido a los dos para un grupo que están formando.
- Ana: QUÉ? –ahora era yo la histérica- Y no me había dicho nada!???
- Jackson: Sorpresaa!! –gritó de nuevo.

Estaba muy contenta porque lo hubieran elegido. Lo poco que le había escuchado cantar me había parecido bastante bueno y ahora, al fin, podría ser lo que un día quiso. Para celebrarlo, fuimos a tomarnos algo a un pub junto con Mark y Nana. Después, se fueron a casa y nosotros dos hicimos lo mismo.
- Jackson: Que le ocurría a tu hermana? Por qué te hizo que la fueras a buscar a esas horas?
- Ana: Anoche se fue de fiesta y había bebido demasiado –solo le dije eso, prefería que aquello no saliera de mi boca.
- Jackson: Y está bien ya? –preguntó.
- Ana: Algo resacosa pero mejor –disimulé sonriendo.

Jackson me contó cómo fue su audición y que le dije el jurado sobre él. Él estaba muy feliz y verse así hacia que yo también lo estuviera, pero de un momento a otro su humor pareció esfumarse.
- Ana: Que te ocurre? Por qué estás tan serio ahora?
- Jackson: Porque todo lo bueno tiene su parte mala.
- Ana: A que te refieres?
- Jackson: Ana… tengo que mudarme. Me obligan a vivir con el resto del grupo.


Apenas llevábamos viviendo juntos unos meses y ya le estaban separando de mí. Ahora que todo iba bien en nuestra convivencia sin celos ni nada de por medio.
- Ana: Pero podré verte al menos, no? Algo sabia con respecto a eso, los miembros de los grupos de música suelen vivir juntos en sus comienzos.
- Jackson: Si… -seguía triste.
- Ana: Oye! –le cogí la mano- Estaré bien, tranquilo.
- Jackson: Puedes volver con tu hermana, así no estarás sola.
- Ana: Volver con mi hermana? Lo haría pero mejor no, creo que mejor será que me vaya a un piso más cerca del trabajo y viva sola.
- Jackson: Y porque no sigues aquí?
- Ana: Que voy a hacer yo aquí sola? Prefiero una casa algo más pequeña y cerca del café.
- Jackson: Está bien… iré a visitarte siempre que pueda.
- Ana: Más te vale.

La idea de vivir sola sin conocer a nadie que estuviera cerca de mí me abrumaba un poco, pero no quería volver a casa de mi hermana.
- Ana: Bueno, ponte alegre –me levante del sofá donde estábamos sentado- Cuando empiezas?
- Jackson: Mañana –volví a sentarme.
- Ana: Ma-mañana!?

Me quedaba menos de medio día para estar con él y ya era bastante tarde por lo que pronto iríamos a dormir.
- Jackson: Me acompañarás a la compañía antes de irte? –asentí con la cabeza- Gracias –me besó.
- Ana: Apenas me quedan horas para estar contigo… -Jackson se levantó del sofá, se agarró su camiseta y se la quitó lentamente.
- Jackson: Pues habrá que aprovecharlo –se mordió el labio inferior.


Agarró mi mano y dulcemente me invitó a que me levantara. Al tenerme frente a él se agacho un poco y me abrazó. En aquel momento sentí unas ganas terribles de llorar. Que entrara en una compañía significaba que la mayor parte del tiempo la pasaría allí entrenando día tras día y eso acarrearía el no poder vernos tan a menudo. Pero bueno, debía de estar feliz por él. Ya habíamos superado varios baches en nuestra relación y este no sería ninguno que se interpusiera en nuestro camino, no?

Me cogió en brazos cuál novia el día de su boda y me llevó al dormitorio.
- Ana: Ni que nos hubiéramos casado para que me tengas que llevar así–me reí.
- Jackson: No me hace falta casarme contigo para saber que te quiero.

Suavemente, me posó sobre ella y proseguimos a desnudarnos mientras jugueteábamos. Deseé que aquella noche nunca acabara. No era nuestra primera vez pero aquella noche para mí era tan especial como la primera. A pesar de Jackson tener su lado salvaje, fue muy dulce conmigo e hizo que me olvidara de todo. En ese momento solo existíamos él y yo y ningún problema se nos pasaba por la mente.
**

Cuando me desperté Jackson no estaba a mi lado, supuse que estaría preparando las cosas que tenía que llevarse.
- Jackson: Buenos días dormilona.
- Ana: Es muy tarde?
- Jackson: No, es temprano, por qué?
- Ana: Por qué lo dices como si fuera la hora del almuerzo en vez del desayuno.
- Jackson: Prefieres que te llame Candy?
- Ana: No, gracias –le di un beso.
- Jackson: Te he preparado el desayuno, allí lo tienes –me señaló la isla de la cocina.
- Ana: Como voy a echar de menos estos momentos.
- Jackson: Solo esto? Y lo de anoche no? –dijo con indignación.
- Ana: Es que tus desayunos están muy ricos –dije mientras desayunaba.
- Jackson: Oh! Se me ha olvidado darte una cosa, cierra los ojos y abre la boca.

Hice lo que me dijo. De repente noté como pasaba las manos por mi cara y me dejaba al pringoso en ella. Era chocolate.
- Ana: Que haces!?? –me agarró la cara y empezó a darme lametones.
- Jackson: Esto te pasa por listilla.
- Ana: Que guarro eres –le aparté de mi- voy a darme una ducha.
**

Nos pusimos de camino a la compañía. Allí ya estaba Mark esperándole en la puerta.
- Ana: Hola Mark, no ha venido Nana contigo?
- Mark: Hoy salió temprano de casa, le han contratado en una empresa y era su primer día.
- Ana: Que bien! Donde es?
- Mark: Sinceramente no lo sé, anoche no me acordé de preguntárselo y ahora que me acuerdo tampoco le dije cuál era la mía.
- Jackson: Aiishh, más te vale tener mejor memoria cuando estemos dentro.

``Necesito un cigarro… Y mi mechero?´´ escuchamos a una chica salir de la compañía y sentarse en los escalones de esta. Iba con gafas de sol, una gorra y su voz me resulto algo familiar.
- Mark: Nana?
- Nana: Mark?

Con razón decía que me sonaba su voz.
- Nana: Que haces aquí?
- Mark: Y tu? Vengo a la compañía, esta es donde nos cogieron como trainers para el grupo que te dije.
- Nana: Trabajo aquí.
- Jackson: Qué!? –grito exageradamente.
- Nana: Tienes algún problema Jackson? –dijo mirándole de reojos.
- Jackson: Yo? –se puso tenso- No, no.
- Mark: Entonces estaremos en la misma compañía los tres?
- Nana: Eso parece. Y seré yo quien os lleve adentro, me han dicho que tenía que recoger a 2 chicos aquí fuera.

Terminó de fumarse el cigarro.
- Nana: Bueno, vámonos!
- Jackson: Te llamaré.
- Ana: Más te vale.
- Jackson: Te hablare por mensajes siempre que pueda.
- Ana: Vale –sonreí.

Parecía un niño despidiéndose se su madre al entrar en el colegio.
- Jackson: Y no me fijaré en ninguna noona dentro de la compañía.

- Ana: Y a qué viene eso ahora?
- Nana: Tira para adentro –dijo arrastrándole hacia dentro jalándole de la oreja- Anda que te van a dar pocos palos aquí dentro con tu formas de ser. Adiós Ana –dijo despidiéndose con la mano.

Era imposible no reírse ante aquella situación. Fijarse en otra noona? ``Jackson Wang tendrás un grave problema si haces eso´´ pensé.

((Continuará...))
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Mar Ene 13, 2015 4:40 pm

CAPÍTULO 18.
(PAULA)
Durante esas dos semanas estuve bastante desconectada del mundo. Le había confirmado a mi hermana lo ocurrido. Había recibido varias llamadas de Dongwoo, que no contesté, y varios mensajes de Siwon, a los cuales si respondí. Todo ese tiempo me había servido para pensar en que debía de decirle la verdad a Siwon de una vez por todas, siempre y cuando fuera el momento adecuado.

Me dirigí a mi despacho para buscar unos documentos pero no estaba sola, Dongwoo había venido a verme y me esperaba allí apoyado en mi mesa.
- Paula: Que haces aquí? –pregunté.
- Dongwoo: He venido a verte –sonrió.
- Paula: Estoy algo ocupada, he tenido mucho trabajo últimamente.
- Dongwoo: Quería ver que estuvieras bien, como no me contestabas a los mensajes…
- Paula: Lo siento –desde lo ocurrido estaba de lo más esquiva con él. No le echaba la culpa de lo ocurrido pero no debía haber pasado.
- Dongwoo: Puedo quedarme aquí contigo, no te molestaré, solo quiero que pasemos un rato juntos.
- Paula: Creo que sería mejor que te fueras.
- Dongwoo: Entonces quedemos cuando termines para ir a dar una vuelta juntos.

De una manera u otra quería estar conmigo a solas pero yo siempre le daba largas.
- Paula: Esto…
- Dongwoo: Lo que te dije aquella vez en el parque iba en serio. Por eso estuve buscándote cuando supe que estabas en Corea, estaba seguro de que volverías a gustarme como cuando éramos pequeños.

Había oído bien? Le gusté y nunca me lo dijo. Si lo hubiera hecho, supongo que la situación ahora sería muy distinta… Pero ahora es bastante tarde para retomar aquello, había logrado olvidarme de él y que me comenzara a gustar otra persona.
- Paula: Dongwoo, no te mentiré, me gustaste pero ya no… -me cortó.
- Dongwoo: Por favor, dame una oportunidad.
- Paula: Dongwoo, lo que pasó aquella noche fue un error, no tenía que haber ocurrido.
- Dongwoo: Seguro que una parte de ti sigue queriéndome, sino no te hubieras acostado conmigo.
- Paula: Crees que… -me di cuenta de que Siwon me miraba desde la puerta. Cuando había llegado?- Si-Siwon! –me acerqué a él para saludarlo con un abrazo pero este me evitó.
- Siwon: Veo que te lo pasaste bien en la fiesta –dijo con un tono irónico y enfadado. Tal y como vino, tras decir eso se fue.


Intenté salir tras él pero Dongwoo me sujetó antes de que pudiera hacerlo. Le miré sorprendida pero a la vez asustada por lo ocurrido. Seguro que Siwon lo había escuchado todo. ``No, no y no´´ me dije a mi misma una y mil veces, maldiciendo aquel día que fui a la fiesta. Esta no era la manera en la que tenía que esterarse. Todo iba de mal en peor. Siwon no me volvería a dirigir la palabra. El corazón me iba a mil de lo asustada que estaba y sentía como mis ojos se humedecían poco a poco. Al verme así, Dongwoo me abrazó apoyándome en su pecho.
- Dongwoo: Quédate conmigo –dijo mientras acariciaba mi pelo.
- Paula: Vete… -susurré cuando mis lágrimas comenzaron a caer.
- Dongwoo: Qué? –pareció no haberme escuchado.
- Paula: FUERA DE AQUÍ? –le grité dándole un empujo y señalándole la puerta.


No se atrevió a decirme más nada y mejor que no lo hubiera hecho en aquel momento. No quería verle. No debí haber ido a esa fiesta. Buyong entró en el despacho tras él salir.
- Buyong: Pero que ha pasado? Por qué estas llorando?
- Paula: La he cagado… Siwon se ha enterado de todo…
- Buyong: Enterarse de qué? –dijo confusa. Recordé que yo no se lo había contado a nadie más a parte de mi hermana.
- Paula: De que me acosté con Dongwoo –Buyong se quedó con la boca abierta.
- Buyong: Pe-pero a ti quien te gusta? Dongwoo o Siwon?
- Paula: Siwon. Lo otro fue un error, estaba muy borracha, no recuerdo nada de lo que hice.
- Buyong: Pues creo que le vas a tener que dar una buena explicación a él.
- Paula: No me va a creer.
- Buyong: Al menos inténtalo.

Tenía razón. Debía hablar con él. Total, no tenía nada más que perder.
**

Cuando acabe de trabajar me dirigí a su casa. Por más que llamaba a la puerta, no conseguía que me abriera la puerta. Una de dos, o no quería verme o no se encontraba ahí en este momento. ``No me moveré de aquí hasta que me escuches!´´ dije por si estuviera dentro. Me senté frente a la puerta y, apoyando mis brazos y mi cabeza en mis rodillas, recé porque optara por escucharme.

Escuché como el ascensor se habría y alguien salía de allí. Era Siwon. Me levanté y me dirigí hacia él.
- Paula: Siwon por favor escúchame!! –dije agarrándome pero él no me hacía ni caso.
- Siwon: Creo que todo se quedó bastante claro –abrió la puerta de su casa pero me puse delante para que no pasara.
- Paula: Por favor!! Te estás equivocando, no fue eso lo que realmente pasó. Dongwoo no me gusta.
- Siwon: Claro –dijo irónicamente-, y ahora me dirás que te gusto yo!


Agaché la cabeza ya que realmente era eso lo que quería decirle. No me creería por más que lo intentara.
- Siwon: Venga Paula, que no soy tonto –me apartó de la puerta y entró cerrándomela en las narices.
- Paula: Bebí demasiado y no supe lo que hacía, apenas recuerdo nada. Cuando me desperté me encontraba en la habitación de hotel con él. Por favor… créeme… -dije apoyándome sobre la puerta- Siwon…

Escuché unos pasos acercarse a ella desde el otro lado y me aparté de ella. Siwon volvió a abrirla. Note que una pequeña esperanza podía aparecer para que me escuchara pero tan pronto como lo pensé, ésta desapareció.
- Siwon: Haz el favor de marcharte. Crees que es fácil creerte cuando sé que llegaste a sentir anteriormente algo por él? No, lo siento pero no.
- Paula: Pero… -me cortó.

- Siwon: No quiero que me expliques nada más. No quiero volver a verte por aquí. Es más, espero no volverme a cruzarme contigo en ningún lado.

Volvió a cerrar la puerta y comencé a llorar, sin poder evitarlo. Aquel hombre con el que por fin pensaba tener una relación se había esfumado como si de humo se tratase.
Al llegar a casa Simba me recibió dando saltitos a mí alrededor y pidiéndome que lo acariciara. En aquel momento aquel perro solo me traía más recuerdos de Siwon, que no me ayudaban mucho en esta situación. Me tumbé en la cama y éste lo hizo a mi lado para quedarse dormido mientras le acariciaba.

Mi mente solo pensaba en las últimas palabras que salieron de Siwon. Ahora podía decir que sabía lo que era sufrir por amor. Simba se percató de mis lágrimas y comenzó a lamerlas borrando el rastro que estas dejaban. ``No quieres que llore, eh!´´ dije. Emitió un leve gruñido el cual interpreté como un sí. ``Está bien. Eres más listo de lo que pensaba´´, intenté tranquilizarme un poco y mientras le acariciaba logré quedarme dormida.

(ANA)
Volví al café. El negocio debía seguir aunque tuviera que estar sola. Necesitaría buscar a alguien para que me ayudara lo más rápido posible.

Busqué una pizarra de las que tenía en el almacén y la colgué en la puerta del café, ``Se necesita empleado´´.
- Sung Joon: Necesitas ayuda? –dijo entrando por la puerta.

- Ana: No voy a negártelo, ni Jackson ni Mark continuarán trabajando conmigo.
- Sung Joon: Por qué?
- Ana: Han entrado en una compañía de música.
- Sung Joon: Pues te ayudaré mientras encuentras a alguien –sonrió- Quiero pedirte disculpas por cómo me comporte el otro día, simplemente debí aceptar la situación.
- Ana: Gracias por tu ayuda y también por comprenderlo.

Dado que Sung Joon había estudiado lo mismo que yo, sabia bastante bien como tratar un café. Solo tuve que decirle donde iban colocadas algunas cosas, nada más.
- Clientas: Gracias oppa, volveremos pronto!

Aquellas dos mujeres de nos 20 años salieron del café sin quitarle ojo a Sung Joon y con una sonrisa de oreja a oreja. El chaval era de buen ver a que mentirnos pero… así sin conocerle si quiera se, comportaban de esa forma? Parecían que hubieran visto a su idol favorito…
- Ana: Que rápido te camelas a las clientas, no?
- Sung Joon: Estás celosa? –dijo con cara de chulo.
- Ana: Por qué debería de estarlo? –le di el siguiente pedido- Anda toma, llévalo a la mesa 6.

``Celosa yo? Pero que se ha creído?´´ murmuré. A casi todas las mujeres que él atendían se les caía la baba con él y más de una ni se demoró en mirarle el culo.
- Ana: Aquí tiene su pedido –se lo ofrecí a una señora mayor que se había sentado junto a la barra- Disfrute.
- Señora: Gracias joven.

Se me habían acabado los filtros del café y necesitaba cogerlos de una de las estanterías. Dado que no era muy alta, utilicé uno de taburetes que tenía por allí.
- Sung Joon: Cuidado no vayas a caerte –dijo sujetándome las piernas- Lo cojo yo mejor?

Me puso bastante nerviosa que me tocara en aquel momento.
- Ana: No, no, ya lo tengo –me sujeto y me ayudo a bajar- Gracias.

Metí algunas pastas en una caja y se las ofrecí a aquella señora. Una de las cosas que había aprendido en Corea era que los jóvenes debíamos respetar y cuidar de nuestros mayores.
- Ana: Un regalo, espero que le gusten –sonreí.
- Señora: No hacía falta que te molestaras –se sorprendió- Las disfrutaré! –asentí- Oye chico! –llamó a Sung Joon que se encontraba a mi lado- Que buena novia te has buscado.

Sung Joon se rio pero no dijo nada.
- Ana: Nosotros no… -me cortó.
- Señora: No la dejes escapar tan fácilmente.
Tal y como terminó de hablar se marchó de allí. Miré a Sung Joon que se había quedado con una pequeña sonrisita en el rostro.

- Ana: Por qué no has dicho nada?
- Sung Joon: No está bien llevarle la contraria a los mayores –se fue y siguió atendiendo a las mesas.
**

El día acabo bastante bien. Gracias a Sung Joon no se me hizo pesado que vinieran muchas personas. Es más, su presencia atraía más chicas de la habitual, lo cual era bueno para el negocio al fin y al cabo. Y si le contrataba a él? Que yo supiera aun no hacia encontrado trabajo en otro sitio, así que, por qué no? Me ahorraría todo aquello de entrevistas de trabajo y tener que conocer a alguien nuevamente.
- Sung Joon: Te acompaño a casa.
- Ana: Te lo agradezco, no me gusta ir sola cuando ya está anocheciendo.
- Sung Joon: Lo sé.

Por un momento había olvidado que me conocía tanto como yo a él.
- Ana: Donde estás viviendo?
- Sung Joon: En un piso cerca del café.

``Justo como yo quería vivir ahora´´ pensé.
- Ana: Pero mi casa está un poco lejos, podías haberte quedado allí si tan cerca estaba.
- Sung Joon: Soy yo el que se ha ofrecido en acompañarte, déjalo –asentí.
- Ana: Bueno… ya que vives por allí, conoces algún piso en alquiler que este cerca del café también?
- Sung Joon: Claro! –pensé que no me lo diría tan rápido.
- Ana: Donde?
- Sung Joon: Al lado del mío. En mi edifico hay 5 plantas y en casa planta hay 2 casa individuales. Justo las dos últimas son unas buhardillas. Pequeñas pero suficiente para una o dos personas. Un dormitorio, baño, cocina, comedor y una pequeña terraza.
- Ana: Una buhardilla? –siempre me habían gustado mucho.
- Sung Joon: Si, sé que te gustan y apuesto que si ves mi casa te enamorarás de ella. Pero, por qué tantas preguntas sobre eso?
- Ana: Es que… tengo que mudarme. Tengo que dejar esta casa lo más pronto posible y ya de paso quería buscarme algo cerca del trabajo.
- Sung Joon: Puedo enseñarte mi casa mañana si quieres. Si te gusta pues ya sabes que hay otra libre –me escribió la dirección en un papel y me lo dio antes de que entrara en casa- Toma, te espero a las 9:30 –asentí.
**

Tal y como habíamos acordado, me dirigí a su casa. El edificio era muy bonito y se veía que esas casas eran prácticamente nuevas.
- Sung Joon: Buenos días –dijo abriéndome la puerta tras llamar al timbre.
- Ana: Buenos días –sonreí.

Tal y como pensaba, Sung Joon siempre tenía todo muy recogido y ordenado. Cuando estábamos juntos también lo era y no había perdido esa costumbre. Me enseño cada parte de la casa y la verdad es que era todo lo que yo buscaba en aquel momento. Pequeña pero lo suficientemente cómoda para mí y era bastante bonita.

- Sung Joon: Pues ya está! –exclamo- Ahora solo tienes que hacerte la idea de que la cada de aquí al lado es al contrario que esta ya que son paralelas.
- Ana: Entiendo, aún así, me gusta mucho.
- Sung Joon: Ah y ya está amueblada también, lo básico, al igual que esta.
**

Durante varios días pensé si mudarme a allí. Había hablado con el casero y había visto el otro piso también. Era exactamente igual que el de Sung Joon solo que en vez de tener los muebles blancos y rojos, eran blancos y morados. Me gustó aún más ya que este era mi color favorito. Finalmente decidí irme a vivir allí. Tendría el negocio cerca y también un vecino al que conocía bastante. Al fin y al cabo, no me sentiría tan sola sin Jackson.

Por otro lado, le ofrecí a Sung Joon que se quedara conmigo en el café, contratándole como mi nuevo empleado. Lo aceptó sin pensárselo dos veces. De seguro que fue porque, aparte de tener trabajo, también estaría cerca de mí todos los días.

A mí en el fondo no me parecía tan mala idea pasar tiempo con él. A mi hermana no la veía diariamente y soy una persona a la que no le gusta demasiado la soledad así que, como ya nos conocemos, me vendrá bien tenerlo a mi lado. Lo bien que nos llevábamos fue una de las cosas por lo que nos empezamos a gustar mutuamente.

((CONTINUARÁ))


Última edición por PauLoveSuju el Lun Feb 09, 2015 5:02 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Vie Ene 23, 2015 6:22 pm

CAPÍTULO 19.
(PAULA)
Habían pasado tres meses desde la última vez que le vi. Me había dejado bien claro que no quería volver a saber nada más de mí y la verdad es que desde entonces no volví a hacer nada por contactar con él. Ni con él ni con Dongwoo. Después de aquel día me lleve una semana sin querer saber nada de nadie, pero ya había pasado un poco del tema. Lo hecho, hecho está y no puedo hacer nada para cambiar lo ocurrido.

Era domingo y quería aprovechar bien la mañana por lo que le puse el arnés a Simba y me fui a correr con él por el parque. Había crecido muchísimo y cada vez era más obediente y listo. Además, estaba hecho todo un deportista. Al terminar de correr, aún este seguía con energía por lo que agarré un palo que encontré por allí tirado y jugué con él un rato más. Cuando ya no pudo más, se tumbó en el césped y yo a su lado mientras le acariciaba la barriga. Me encantaba pasar tiempo con mi perro.

Al poco tiempo de estar allí tirados. Éste volvió a levantarse y salió corriendo. Le había quitado el arnés para que descansara más cómodamente y no pude agarrarlo antes de que lo hiciera. No me quedaba otra que salir tras él corriendo.

A unos cincuenta metros de donde estábamos se paró, frente a una persona que estaba de espaldas a mí. Aquel chico se agachó y le acarició. ¿Por qué se había parado mi perro frente a él?
- Paula: ¡Simba! ¡No me des estos sustos! –dije sin mirar al chico- Siento mucho que te haya molestado mi perro, salió a correr y no pude sujetarlo a tiempo –dije mientras terminaba de colocarle el arnés- Disculp…

No puede ser. ¿Siwon? ¿Qué hacia allí? Los nervios invadieron mi cuerpo en ese momento.
- Paula: A-Adiós –hice una pequeña reverencia y di la vuelta por donde había venido.
- Siwon: ¡Paula espera!

¿Me había hablado? Sí, pero volví a recordar aquellas duras palabras que tanto quería olvidar y no quería ponerme cara a cara con él y que volviera a decirme lo mismo. Le ignoré y continué mi camino acelerando más el paso que antes. Quería llegar lo antes posible a casa y darme una ducha. Estaba muy nerviosa y seguro que eso me ayudaría a relajarme.

``¿Y mis llaves?´´ pensé. Las busqué por todos los bolsillos de mi sudadera pero nada, no las encontraba. Estaba segura de que las había cogido al salir de casa. ``¡Mierda!´´ me dije a mi misma sentándome en el suelo y apoyándome en la puerta por el cansancio.
- Dongwoo: ¿Qué te ha pasado?

¿Dongwoo? ¿No había otro día para reencontrarme con todo el mundo?
- Paula: Hola –le salude-, cuando tiempo sin verte –dije levantándome.
- Dongwoo: Demasiado, pero estaba claro que no quería saber nada más de mi…
- Paula: Oye, olvida ese tema, ¿vale? Lo he olvidado y no quiero volver a discutir por lo mismo…
- Dongwoo: ¿Os habéis vuelto a ver?
- Paula: No, bueno si, hoy en el parque pero fue un accidente. Simba se escapó y… ¿a que no adivinas frente a quién se paró? –dije con sarcasmo.
- Dongwoo: Esto…
- Paula: Nada, no digas nada. ¿Querías algo?
- Dongwoo: Simplemente quería saber cómo estabas y… ¿no entras en casa? –dijo extrañado.
- Paula: Se me han debido caer las llaves por el parque y no puedo entrar en casa.
- Dongwoo: Pues vamos, te ayudaré a buscarla.
- Paula: Gracias –sonreí.

Se lo agradecería en gordo. La única que tenía unas llaves de repuesto era mi hermana y estaba un poco lejos de ella. Aun así, prefería intentar y buscarlas por mi cuenta.

Antes de que nos marcháramos de allí, las puertas del ascensor se abrieron, saliendo de allí Siwon. Este andaba jugueteando con un llavero… ¡Espera! Son mis llaves. Sería por eso que me habría llamado en el parque. Estaba claro que había venido a traérmelas pero, ¿me acercaba a él o no? Por un momento no supe que hacer y antes de que me diera tiempo a pensar, Dongwoo se me adelantó y, dándole las gracias, las cogió. Abrió la puerta de mi casa y entró, esperando que le siguiera pero no lo hice.

Me quedé allí sola y paralizada. Ambos nos mirábamos pero ninguno decía nada. Una parte de mí quería decirle lo que le había echado de menos y que le seguía queriendo como antes pero… seguía recordando lo mismo de siempre: ``No quiero volver a verte por aquí. Es más, espero no volver a cruzarme contigo en ningún lado´´. Sin darme cuenta, al recordar eso teniéndole frente a mí, unas lágrimas volvieron a caer. No podía ignorar mis sentimientos por mucho que quisiera.
- Dongwoo: ¡Vamos! –salió del piso y me arrastro hacia dentro cogiéndome la mano.

En parte lo agradecí. No era capaz de reaccionar por mí misma.
- Paula: Gracias… -dije secándome las lágrimas con la manga de mi sudadera.
- Dongwoo: No des gracias por esto Paula. Claramente no has sido capaz de reaccionar ante él… veo que la cosa aquel día no acabo bien. Simplemente pensé que estaría mejor aquí dentro. Si quiere volver a ti, volverá, de eso puedes estar segura.

Aquello que me dijo Dongwoo me dolió en cierto modo, pero tenía toda la razón. Yo no podía hacer nada más a no ser que él volviera a hablarme.
- Dongwoo: No llores –pasó sus dedos por mis mejillas que aún seguían húmedas- ¿Vale? –me abrazó.

No me esperaba que lo hiciera, pero al apoyar mi cabeza en su pecho y sentir como sus brazos me rodeaban, me tranquilicé y mi estado de ánimo mejoró un poco. Hacia tanto tiempo que no me abrazaban de esa forma…
- Dongwoo: Paula… ¿no crees que deberías de darte una ducha? –me apartó de él.

Ni me percaté en que estaba mojada por el sudor. O me duchaba o posiblemente me resfriara un poco por que se me secara el sudor encima.
- Paula: Si, mejor –me reí.
- Dongwoo: Me iré y dejaré que te duches tranquila –sonrió.
- Paula: ¡No! –espeté.
- Dongwoo: ¿No quieres que me vaya? –dijo algo impresionado.

Las últimas veces que lo había visto al final siempre le daba largas o le decía que no quería verle.
- Paula: No quiero estar sola otra vez… -volvería a pensar en lo mismo de siempre y no quería eso. Con él aquí no pensaría en ello.
- Dongwoo: Está bien. De todas formas hoy tengo el día libre. No tenía ningún plan pendiente.
- Paula: Entonces, te quedas a comer también –me reí- Ahora vuelvo. ¡Ah! Por cierto, échale de comer a Simba… por favor –puse pucheros.
- Dongwoo: Esto… creo que tu perro no me quiere mucho… -dijo algo asustado. Las pocas veces que le había visto este le ladraba.
- Paula: No te va a hacer nada tranquilo. Háblale, aunque no lo creas te entiende.
- Dongwoo: ¡Ven Simba bonito, ven! –puso voz de niño pequeño.
- Paula: Dongwoo…
- Dongwoo: ¿Qué?
- Paula: ¿Te gustaría que te hablaran de esa forma?
- Dongwoo: Eh… no la verdad –se rascó la cabeza mientras reía.
- Paula: Pues no lo hagas con él. Te echará más cuenta si le hablas con un tono… normal.

Aunque fuera un animal, no era tonto y si le empezaba a tratar como tal le volvería a ladrar. Después de darme la ducha, fui preparando el almuerzo. Dongwoo me ayudo amablemente a hacerlo y a recogerlo todo después de terminar.

Luego, nos sentamos en el sofá para ver una película y sin apenas darnos cuenta nos quedamos dormidos. Le había abrazado mientras dormía y él me rodeaba con uno de sus brazos.

(ANA)
Llevábamos ya tres meses trabajando juntos. Sung Joon y yo. También me encontraba ya instalada en mi nuevo piso. Lo hice poco después de ver la casa. El alquiler no era muy caro, estaba cerca del trabajo y al menos tenia a alguien de confianza como vecino.
- Sung Joon: ¿Lista? –dijo tras llamar y yo abrirle la puerta.
- Ana: Sí, cojo el bolso y nos vamos.

Todas las mañanas íbamos y volvíamos juntos. Esa era la ventaja de vivir al lado de tu empleado. Antes siempre lo hacía con Jackson cuando vivíamos juntos, pero desde que entro en la compañía ya no era así. Además, casi solo podía verle los fines de semana y a veces ni eso. Siempre estaba ocupado haciendo cosas. Prácticas de canto, baile… Ya llevaba un par de semanas sin verle y solo hablando un poco por las noches con el dado que durante todo el día andaba ocupado y solo disponía de un poco de tiempo por la noche.
- Sung Joon: ¡Oye Ana! –le miré esperando una respuesta- ¿Cenamos y vemos esta noche una película juntos?
- Ana: Vale, pero esta vez que sea en mi casa que siempre me acabas convenciendo para que vaya a la tuya…
- Sung Joon: De acuerdo –se rió.

Terminamos de recoger y limpiar el café para cerrar y volver a casa.
- Ana: Vente dentro de hora y media –dije antes de entrar en casa y este hizo un gesto de ``Okey´´ con los dedos.
Cuando vi mi casa, recordé porque siempre acabamos en la suya. Empezada la semana teniéndolo todo recogido pero poco a poco siempre iba tirando cosas por medio y acababa teniéndolo todo patas arriba. Él en cambio siempre era súper ordenado y daba gusto estar en su casa.

Después de hora y media, lo tenía todo recogido y me había dado tiempo a darme una ducha y demás. Sung Joon llegó puntualmente y mientras nos tomábamos un refresco, debatimos qué comer.
- Sung Joon: ¿Pizzas entonces? –asentí.

Ni yo era buena cocinando, ni iba a dejar a Sung Joon cargar con el mochuelo en mi casa, así que esta era la forma más rápida de comer algo. Además, invitaba yo. Encargamos tres pizzas de diferentes sabores. ¿Qué si era mucha comida? Puede. Pero ninguno de los dos derrocharíamos un trozo de pizza para desayunar.

En unos veinte minutos la puerta sonó. ``Que rápido ha llegado esta vez´´ dijo Sung Joon. La verdad es que me resulto raro. Normalmente tardaba de treinta a cuarenta y cinco minutos. Tendrían menos pedidos esta vez.

Me dirigí a hacia la puerta y al abrirla me quedé petrificada. No podía creer que él estuviera allí. De la emoción salte sobre él y comencé a darle aquellos besos que tanto había echado de menos. Jackson había venido a verme.
- Jackson: Me… dejas… sin… respiración… -dijo entre beso y beso.
- Ana: No me importa –dije bajándome de él-, pero ¿qué haces aquí?
- Jackson: Nos han dado tres días libres y quiero pasarlos contigo.

Me fije en que traía una pequeña bolsa con él. Ahí tendría su ropa para estos días.
- Ana: Que menos, soy tu novia, por si lo habías olvidado. Venga entra.

Jackson entró y después de dar dos pasos se paró en seco. Por un momento olvidé que Sung Joon estaba allí conmigo y se había levantado para saludar.
- Sung Joon: Me alegro de verte Jackson –hizo una reverencia.
- Jackson: Hola… - hizo lo mismo y luego me miró esperando una explicación.

Le había contado a Jackson que era mi vecino y nuevo empleado. No le hizo mucha gracia al enterarse pero no le quedaba otra que afrontarlo. No podía llevar el negocio sola y era la persona a la que podía contratar más rápido dado que ya la conocía.
- Ana: Habíamos quedado para cenar y ver algo luego.
- Sung Joon: Bueno, creo que mejor será que me vaya. Preferiréis estar solos –se rió.
- Jackson: ¡Sí!
- Ana: ¡No! –dije dándole un codazo.
- Sung Joon: Pero…
- Ana: Pero nada, siéntate –le ordené.

Algún día se tendrían que empezar a llevar bien, ¿no? No iba a dejar tirado a Sung Joon después de ya haber pedido la comida y todo. Claro que quería pasar tiempo a solas con Jackson pero tampoco quería dejar de lado a Sung Joon.

Cuando llegaron las pizzas, fui a la cocina para coger el cortador, platos, vasos y algo de beber. Jackson me siguió y mientras cogía las cosas, se colocó detrás de mí y se puso a darme besos en el cuello.
- Ana: Jackson… -él seguía a lo suyo- Ya sabes que no me gusta hacer esto cuando estamos acompañados, me siento incomoda sabiendo que pueden vernos así y que la otra persona puede sentirse incomoda también.
- Jackson: Solo reclamo lo que es mío –me susurró al oído e hizo que un escalofrío recorriera todo mi cuerpo.

Llevaba dos semanas sin estar con él y le deseaba a mares, pero aún no era el momento para lo que ambos teníamos en mente.
- Sung Joon: Deja que te ayude a recoger –dijo quitándome los platos de las manos.
- Ana: Gracias –sonreí.

Al darse Sung Joon la vuelta, rápidamente Jackson me besó. En el siguiente viaje que Sung Joon dio a la cocina, al yo haberme levantado para coger el mando de la televisión, éste me toco el culo. Le miré y puso esa cara de travieso que tanto me gusta. Cada vez que Sung Joon se encontraba de espaldas a nosotros, aprovechaba para hacer algo. Parecía un niño escondiéndose de su padre para que no le viera hacer nada.

Sung Joon se sentó a mi lado, quedándome yo entre ellos dos. Estaba claro que no iban a poder estar tranquilos si se sentaban juntos. Nos pusimos de acuerdo para ver la película y, después de dos horas, esta acabó. Sung Joon no insistió más en quedarse y poco después de marchó a casa.
- Jackson: ¡Por fin! –dijo aliviado.
- Ana: ¿Conseguiré que algún día os digáis algo más que un simple ``Hola´´? –suspiré- ¿Por qué te cae tan mal?
- Jackson: Es tu ex…
- Ana: ¿Y?
- Jackson: Pues que no me gusta que te ande rondando…
- Ana: No ha vuelto a intentar nada conmigo, sabe lo que quiero y simplemente ahora somos buenos amigos.
- Jackson: … -se quedó callado.
- Ana: Jackson… -me miró- te quiero –le besé.
- Jackson: Yo también te quiero –volvió a besarme- y ahora…

Me cogió en brazos hasta llegar a la habitación mientras que yo no paraba de gritarle pidiéndome que me bajara. No me gustaba que me cogiera y menos como si fuera un saco de patatas.
Me tiró sobre la cama y de un impulso se sentó encima de mí. Se quitó la camiseta lentamente dejando al descubierto aquel torso musculoso que tenía y haciendo que mi cuerpo tuviera un por ciento más de calor.
- Ana: Has estado haciendo pesas, ¿verdad? –le encontraba más fuerte desde la última vez.
- Jackson: ¡Ajá! Tengo que estar bien para mis fans –me sacó la lengua.
- Ana: ¿Solo para ellas? –dije ofendida. Estaba claro que solo intentaba que le siguiera el jueguecito.

Jackson bajo hasta la altura de mi vientre y comenzó a darme besos, ascendiendo y a la misma vez subiendo mi camiseta. Levanté mis brazos para que me la terminara de quitar. Poco a poco nos fuimos deshaciendo de cada prenda de ropa que quedaba en nuestro cuerpo. Ya no eran necesarias.

A pesar de tener su lado salvaje, Jackson era bastante dulce en la cama. Después de tanto tiempo juntos sabia como hacerme llegar al orgasmo, haciéndome sentir un placer que no puedes explicar con palabras. Y yo también. Después de haberlo hecho varias veces, ambos nos quedamos exhaustos, sudorosos y con las pulsaciones muy aceleradas.

Él se quedó boca arriba y yo me le abracé, apoyando mi cabeza en su pecho y acariciándome suavemente el torso.
- Jackson: Ana… -susurró.
- Ana: Dime –dije de igual forma.
- Jackson: Te amo.

(CONTINUARÁ)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Feb 09, 2015 5:08 pm

CAPÍTULO 20.
(PAULA)
Dongwoo se había recostado en el sofá y yo, no sé cómo, acabe tumbada a su lado, con la cabeza apoyada en su pecho y con un brazo rodeándole la cintura mientras que él tenía su brazo de la misma forma en mí. Así fue como me desperté y seguidamente lo hizo él también.
- Dongwoo: Oh… esto… perdona…
- Paula: No te disculpes, no tienes por qué hacerlo.

Dongwoo miró su reloj y se levantó rápidamente.
- Dongwoo: Se hace tarde, tengo que irme.
- Paula: Entonces… nos vemos otro día? -necesitaba salir con alguien y no seguir sola en casa.
- Dongwoo: Claro –sonrió- ¿Estarás bien? –asentí- ¿Seguro?
- Paula: Que sí –me reí.

Dongwoo se quedó unos minutos callados mientras me miraba. No decía nada y estaba empezando a sentirme incómoda por tanta observación.
- Paula: ¿No tenías que irte?
- Dongwoo: ¿Quieres venir a cenar a casa… con los chicos y eso?
- Paula: No quiero molestar. Además, no creo que a tu manager le hiciera mucha gracia ver a una chica metida en vuestro piso.
- Dongwoo: Hoy no estará por allí, puedes estar tranquila, y a los chicos les da igual, les caes muy bien.
- Paula: No sé… -estaba indecisa por qué hacer.
- Dongwoo: Te vienes, no se hable más.

Me agarró de la mano y me levantó del sofá. Cogí las llaves y el móvil y nos marchamos.
Cogimos un autobús ya que Dongwoo había venido andando. Tardamos unos 20 minutos en llegar.
- Dongwoo: Ya estoy aquí –dijo después de que entráramos al piso- ¿Hola?
Al parecer no había nadie en ese momento. Todo estaba muy silencioso. Dongwoo se asomó a sus habitaciones pero allí no estaban.
- Dongwoo: Habrán salido un momento, no tardarán mucho en llegar.
- Paula: No pasa nada. Esperaré. Aún es temprano.
Nos sentamos en el sofá y pusimos la tele mientras esperábamos a los chicos.
- Dongwoo: Me alegro de que volvamos a estar bien. Eres la última persona con la que quiero pelearme –sonrió.
- Paula: Gracias por quedarte hoy conmigo.

La puerta se abrió y empezamos a escuchar muchos murmuros. Los chicos habían llegado. Parecía estar peleándose por algo porque conforme se acercaban por el pasillo, más se les escuchaba gritar. Cuando Sandeul me vio se calló y se sorprendió. Era normal, hacía mucho que no nos veíamos.
- Paula: Hola chicos –hice una pequeña reverencia tras levantarme.

Los otros tres se giraron y todos me saludaron al unísono.
- Dongwoo: ¿Qué se supone que os pasa? –preguntó desde el sofá.
- Sandeul: Se nos antojó jugar al Twister así que fuimos a comprar uno antes de que cerraran las jugueterías.
- Gongchan: Y yo decía que me tocaba a mi primero porque soy el más pequeño.
- Baro: Con más razón para que no lo empieces tú. Tus mayores van por delante –empezaron a discutir otra vez.
- Jinyoung: Exacto y aquí el más mayor es Dongwoo así que el empezará el juego.
- Dongwoo: ¿Yo? –se rió- No. –me miró y sonrió pícaramente- Comenzará Paula. Después de cenar jugaremos.
- Paula: ¿Eh? ¿Yo? ¿Por qué? –me quejé.
- Gongchan: ¡Oh! Sí, noona, por favor juga con nosotros.

Puso cara de pena. ¿Cómo iba a decir que no? No me quedaba otra que jugar. ``Está bien´´ dije confirmando que jugaría con ellos.

Dongwoo y Sandeul se pusieron a preparar la cena mientras que el resto y yo poníamos la mesa y charlábamos. Se notaba que hacía tiempo que no nos habíamos visto. Comimos algo de dukbokki acompañado de arroz y tras terminar y recogerlo todo nos preparamos para jugar. En el salón había bastante espacio si quitábamos la mesa que estaba frente al sofá, así que fue ahí donde pusimos la alfombra del juego.

El tablero era algo pequeño para tantas personas así que, finalmente, Sandeul y Jinyoung decidieron quedarse fuera y dejaron que Baro y Gongchan jugaran por ellos. Las dos primeras rondas fueron tranquilas pero después la cosa se fue poniendo más interesante. Cada vez era más difícil mantener el equilibrio y no quería perder en esto o al menos no ser la primera en hacerlo.
- Sandeul: Mano derecha al rojo Paula –me moví tal y como me dijo.

Dongwoo y yo estábamos pegados uno al lado del otro.
- Dongwoo: Me duele la pierna, esta postura en muy incómoda.

La verdad es que todo era bastante cómico. Tenía una pierna estirada, mientras que se apoyaba en la otra, con una mano a cada lado del cuerpo apoyándolas en el suelo.
- Paula: Pues yo no pienso perder –le saqué la lengua.

``Baro, pie izquierdo al azul´´ dijo Sandeul. Tras esto no aguanto más y cayó. ``Mano izquierda al verde´´ dijo Baro a Gongchan tras salir del tablero y hacer girar la ruleta. Poco después Gongchan cayó quedándonos solo Dongwoo y yo en el juego.
- Dongwoo: ¿No piensas darte por vencida? –me preguntó mientras se ponía en otra posición.
- Paula: Sabes que no –sonreí y me cambié yo.

En la siguiente posición me quedé bastante pegada a Dongwoo. Solo unos pocos centímetros separaban nuestras caras. Ambos nos miramos, acortando aún más esos centímetros. Noté como mi cercanía le ponía nervioso por lo que se alejó cayendo al suelo y dejándome ganar.
- Gongchan: Noona has ganado!! –dijo muy contento.
- Paula: Sí –sonreí.

¿Por qué había hecho eso? Odiaba que me dejaran ganar. Poco después decidí irme a casa, era algo tarde y necesitaba descansar. Tal y como vine me fui en autobús y, mientras este llegaba a la parada, Dongwoo me acompañaba para que no estuviera sola.
- Paula: ¿Por qué me has dejado ganar? –dije algo molesta.
- Dongwoo: No lo hice.
- Paula: Dongwoo… que nos conocemos. ¿Por qué? –volví a preguntar.
- Dongwoo: Aún me sigues gustando y me pongo nervioso cuando te noto tan cerca.
- Paula: Dongwoo yo… -me cortó.
- Dongwoo: Lo sé, sé que no te gusto, me conformo con que solo seamos buenos amigos. Aún te gusta Siwon y no puedo hacer nada por ello. Preferí perder en el juego y evitar tentaciones –me miró y se rio.

Se lo agradecí. Por desgracia así era, me gustaba Siwon y no podía hacer nada por cambiar esos sentimientos. Al menos no de momento. Solo el tiempo me ayudaría a olvidarle. Dongwoo me gustó durante un tiempo pero, ahora mismo, no podía corresponderle con los mismos sentimientos.

El autobús llegó. Me despedí con un corto abrazo y subí en él. Me puse los cascos y durante el camino escuché algo de música.
**

Habían pasado ya varias semanas y Dongwoo y yo quedábamos a menudo. Bueno, mayormente siempre que él podía. Su trabajo no era igual que el mío.
- Dongwoo: ¿Lista? –me pregunto tras abrirle la puerta de casa.
- Paula: Si –afirmé.

Quedamos para ir a casa de su abuela y montar a caballo. Era sábado y pasaríamos allí el día entero.

(ANA)
Al despertarme Jackson no estaba a mi lado. Escuché algo de ruido en la cocina así que supuse que allí estaría. Había preparado el desayuno. Aquello me sorprendió, nunca pensé que fuera capar de tener ese detalle.
- Ana: Wow –me reí- ¿y si te quedas aquí conmigo y no vas a la compañía? –bromeé.

Jackson se rio y me indicó que me sentara en la silla. Me ofreció un café bombón, tal y como a mí me gustaba, junto con un par de tostadas.
- Jackson: Hoy he querido salir de lo coreano, esto es lo que solías desayunar en España, ¿no?

Le di las gracias y ambos empezamos a comer. Hacía tiempo que no desayunaba así. Me había acostumbrado a los desayunos coreanos desde que estaba aquí.
**

Los días pasaron bastante rápido y sin darme cuenta iba de camino a la compañía de Jackson. Había quedado en acompañarle.
- Ana: Oye… una pregunta.
- Jackson: Dime.
- Ana: ¿Saben ya que tienes novia?
- Jackson: Lo siento… -eso significaba que no.
- Ana: ¿Por qué no lo has dicho?
- Jackson: No es fácil… pero la próxima vez lo diré sin falta.

¿Tan difícil era decir esas palabras? ``Tengo novia´´. ¿Qué tenía de complicado? Yo lo veía bastante fácil.
- Ana: Hemos llegado…
- Jackson: ¿Te ha molestado?
- Ana: No lo negaré… -así era, quería que dijera la verdad y que lo hiciera ya. Sabía que contra más se demorara más difícil sería.

Me acerqué y le di un beso para despedirme de él. Pareció algo nervioso después de eso.
- Jackson: Prefiero que no… ``mostremos nuestro amor´´ en frente de la compañía.

¿Ahora me venía con esas? Me estaba poniendo de mal humor.
- Sung Joon: ¡Ana! –me llamó a lo lejos.

Le había dicho que acompañaría a Jackson antes de ir al trabajo y se había ofrecido a buscarme a esta para no volver sola al café.
- Jackson: ¿No le han dicho nunca que es muy inoportuno? –dijo molesto al verle esperándome en la cera de en frente.
- Ana: Por lo menos ha cumplido con su palabra, quedamos en ir juntos al trabajo. Tal vez deberías aprender un poquito de él.
- Jackson: ¿Aprender qué? ¿A meterme donde no me llaman? –dijo enfadado y elevando un poco la voz.
- Ana: No, no te equivoques. Solo quiero que cumplas con lo que me dijiste aquel día. Nos prometimos que dirías lo de nuestra relación nada más entrar en la compañía y aún estoy esperando a que lo hagas.

Se quedó callado sin decir nada más.
- Ana: Adiós –me di media vuelta y me marché.

Había conseguido ponerme de mal humor con sus celos y sus comentarios absurdos, y para colmo ahora nos llevaríamos más tiempos sin vernos porque le habían dicho que no podría salir durante varias semanas después de estos días de vacaciones.
**

Como de costumbre, todos los días hablaba con Jackson antes de dormir. Aquella misma noche se disculpó por su comportamiento pero a mí no se me iría el enfado tan fácilmente. Al menos no hasta que supiera que había cumplido con nuestro trato. Aunque por otro lado, casa día le encontraba más raro conmigo. No parecía el mismo Jackson que antes.
- Sung Joon: ¿En qué piensas? –me preguntó antes de darle un sorbo a su refresco.
- Ana: ¿Yo? Nada –intenté disimular, realmente llevaba varios días preguntándome porqué Jackson se comportaba así.
- Sung Joon: No cuela Ana, que nos conocemos.

Tenía razón, me conocía lo bastante como para saber cuándo me pasaba algo o no.
- Ana: Últimamente noto a Jackson algo distante… desde que le presioné un poco con que dijera lo de nuestra relación en la compañía no parece el mismo…
- Sung Joon: Estará cansado, piensa que está todo el día practicando y haciendo cosas…
- Ana: Sí, será eso… -tal vez Sung Joon llevaba razón y serian imaginaciones mías.
- Sung Joon: Bueno… ¿qué película quieres?

Habíamos quedado para cenar y ver algo juntos como de costumbre. Elegimos esta vez una comedia americana.
- Ana: ¿Palomitas? –asintió y fui a la cocina para prepararlas.

Luego, volví al sofá y me apoyé en su hombro para ponerme cómoda.
- Sung Joon: ¿Y si me apoyo yo en el tuyo esta vez?
- Ana: La señorita soy yo, así que te aguantas –le sonreí a modo de burla.

Él se rio y paso su brazo por encima de mis hombros dejando que me apoyara en su pecho para estar más cómoda. Teníamos la bastante confianza como para estar así después de todo.
**

- Sung Joon: Ana –dijo susurrándome.
- Ana: Hmm...
- Sung Joon: Ana… -me zarandeó.
- Ana: ¿Qué? –me había quedado dormida.
- Sung Joon: Son las tres de la mañana… te has quedado dormida… y yo también.

¿Las tres? ¿Ya? Dios, menos mal que mañana era domingo y podría dormir todo lo que quisiera.
- Ana: Me voy a casa.
- Sung Joon: Puedes quedarte aquí si quieres…
- Ana: Tengo mi casa aquí al lado, ¿para qué voy a quedarme aquí?
- Sung Joon: Insisto, así no te desvelarás.
- Ana: Mmm… vale –acabé quedándome-, pues venga, fuera del sofá –dije empujándole.
- Sung Joon: Vamos a la cama, aquí no se descansa bien.
- Ana: ¿A la cama contigo? –me reí- Creo que mejor no.
- Sung Joon: ¿Tienes miedo de lo que pueda pasar? –pudo cara de chulo y yo le miré de reojos.
- Ana: Sabes que no va a pasar nada.
- Sung Joon: Y si tú lo sabes, ¿por qué preguntas? Ana, sé que tienes novio pero no pienso tocarte en toda la noche y esto no saldrá de aquí si es lo que te preocupa.

Realmente me daba igual. Mi mentalidad no era igual a la de una mujer asiática y Sung Joon era bastante abierto de mente en esos temas. No pasaría nada por muchas vueltas que le diera al asunto. Además, estaba tan cansada que lo que menos me apetecía ahora mismo era moverme a mi casa por lo que acabé aceptando finalmente si propuesta y acabamos durmiendo juntos en su casa.
- Ana: ¡¡Manitas quietas eh!! –le advertí.
- Sung Joon: Que sí, ¡duérmete ya! –dijo tirándome un cojín a la cabeza y después se acostó a mi lado dándonos la espalda.
**

Cuando me desperté Sung Joon ya se había levantado. Fui al comedor y le encontré en la cocina, preparando el desayuno.
- Sung Joon: Tardo diez minutos –dijo.
- Ana: Buenos días primero, ¿no?
- Sung Joon: Buenos días –se rio.

Fui al baño y luego me senté en el sofá esperando a que terminara de prepararlo todo. Aquello me recordó el día en el que Jackson también me preparo el desayuno. Espera, ¿Jackson?, anoche no había hablado con él y seguro que tendría varios mensajes de él. Busqué mi móvil por el comedor pero no estaba.
- Ana: ¿Y mi móvil? – le pregunté a Sung Joon.
- Sung Joon: En el dormitorio –me respondió.

Fui y allí estaba. Lo encendí pero… no tenía nada de él. Ni llamadas, ni mensajes.

``Anoche me quedé dormida temprano. ¿Qué tal te fue el día? A mi bien pero bastante cansado… -.-‘’ Tengo ganas de verte, te echo mucho de menos <3´´ escribí y se lo envié.

Volví al comedor. Sung Joon ya esperaba con el desayuno en la mesa. Al terminar decidí volver a casa. Quería darme una ducha y ponerme cómoda. Pensaba pasarme todo el día tirada en el sofá viendo la tele o algo drama. Tenía ganas de un día para mi sola.

Nada más tirarme en el sofá mi móvil sonó, Jackson me había contestado: ``Tuve un día difícil. Ana, tengo algo que decirte… Te espero en la puerta trasera de la compañía a las ocho de la tarde, no faltes.´´

Mis planes de estar todo el día en casa tirados a la basura pero podría verle y eso me hacía muy feliz. Deseaba con ansias darle un beso y tenerlo entre mis brazos.

(CONTINUARÁ)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Mar 09, 2015 7:15 pm

CAPÍTULO 21.
(PAULA)
Dongwoo pasó a recogerme por casa y, como teníamos planeado, fuimos al campo de su abuela a montar a caballo. Hicimos la misma ruta de la última vez y comimos en la zona de camping los aperitivos que la abuela nos había preparado. Después de estar casi cuatro horas por los alrededores, decidimos volver a la finca. Los caballos deberían descansar y nosotros también. Nos habíamos llevado una muda para poder ducharnos, así que cuando llegamos fue lo primero que hice. Tras eso, mientras Dongwoo se duchaba, fui a la cocina donde la abuela andaba preparando un gran barreño de kimchi.
- Paula: Abuela, eso huele muy bien.
- Abuela: Gracias –me sonrió-, ¿quieres probarlo?

Alargó la mano y me ofreció un poco. Aquella mujer sí que tenía buena mano con la cocina.
- Paula: Está delicioso.
- Dongwoo: ¿El qué está delicioso? –apareció de repente.
- Paula: El kimchi de tu abuela.

Dongwoo apoyó su cabeza en el hombro de su abuela esperando a que ella le diera un poco para probarlo.
- Abuela: Si estas esperando a que te dé un poco ya puedes irte.
- Dongwoo: Joo… –se hizo el ofendido-, ¿y a ella por qué si?
- Abuela: Porque es la invitada y tu no.
- Dongwoo: ¿A caso yo no soy también un invitado?
- Abuela: A ti te tengo muy visto ya –dijo mientras continuaba removiendo el kimchi.

Dongwoo se quedó mudo y yo no pude evitar reírme ante aquel comentario. Cuando la abuela acabó, nos puso un poco en un plato para que lo probáramos antes de irnos y también puso un poco en un par de fiambreras para que Dongwoo y yo nos la lleváramos a casa. Ahora parecía saber incluso mejor que antes.

Poco después de terminar nos volvimos a la ciudad. Dongwoo se fue a casa y yo también. Estaba realmente cansada aunque cuando llegara tendría que volver a salir, hoy no había podido pasear a Simba.
**

- Paula: ¡Buenos días Buyong! –le dije cuando llegó a la clínica.
- Buyong: Que contenta estás hoy, ¿no?
- Paula: ¿Yo? No sé, me siento como siempre.
- Buyong: Bueno, vale. No quiero arruinarte el día diciendo cosas que no vienen a cuento, me alegro que estés más sonriente.

Seguro que la chica pensó en Siwon. Yo aún lo hacía pero había llegado a un punto en el que lo único que podía hacer era intentar ser feliz por mi cuenta y no seguir afectada por lo mismo. No podía hacer nada por nosotros a no ser que él quisiera hablarme, cosa que dudaba mucho que ocurriera.
**

Ya era casi la hora de cerrar cuando escuché que alguien entró. Yo me encontraba dentro de la consulta limpiándola.
- Buyong: Paula… -la miré, parecía algo sorprendida- ven…
- Paula: ¿Qué ocu… -me quedé sin habla cuando le vi pasar a la consulta.
- Siwon: Por favor, ayúdale –dijo bastante alterado.

Me quedé a cuadros cuando vi entrar a Siwon pero más sorprendida me quedé cuando vi que traía con él a Bugsy medio desplomado en sus brazos.
- Paula: Buyong, puedes irte si quieres, yo me encargo de esto.
- Buyong: Pero tal vez necesites ayuda.
- Paula: No te preocupes. Ya es hora de cerrar y tú debes volver a casa.

Tenía una idea de lo que podría estar ocurriendo a Bugsy y, si así era, no la necesitaría y no quería que llegara muy tarde a su casa. La chica no reprochó más y se marchó.
- Paula: Siwon, toma –le ofrecí las llaves de la puerta- Ve a cerrarla, no quiero que la gente piense que seguimos abiertos.

Así hizo y mientras tanto, revisé a Bugsy. Tal y como pensé, tenía el esófago obstruido y apenas podía respirar. Siwon entró.
- Paula: Tiene el esófago obstruido. ¿Ha comido algo hace poco?
- Siwon: Estuve tomando algo con unos amigos pero no le di nada. De repente empezó a querer escupir algo pero no echó nada, poco después hizo ruidos raros como si le costara respirar…
- Paula: Ya veo… tuvo que comerse algo por su cuenta.

Le abrí la boca al animal y le iluminé la garganta con una luz. Ahí estaba, tenía un objeto clavado en la garganta. Le administré a Bugsy un poco de anestesia e intervine lo más rápido que pude en quitárselo. Se había tragado un trozo de rama de árbol.
- Paula: Puede que estuviera jugando con ella y se la tragó.
- Siwon: Se pondrá bien, ¿no? –dijo preocupado.
- Paula: Claro, aunque se ha dañado un poco la garganta por el esfuerzo de querer expulsarlo.
Tiene algunos cortecitos, solo son superficiales pero durante 24 horas será mejor que no coma nada de pienso, le vendrán mejor cosas liquidas.
- Siwon: Está bien.
- Paula: Si no te importa me lo llevaré a casa esta noche, allí lo tendré más vigilado y podré prepararle algo para comer.
- Siwon: Vale, pero te acompaño a casa.

Cuando a Bugsy ya se le había pasado el efecto de la anestesia casi por completo nos dirigimos a mi casa y como dijo, Siwon me acompañó. Por el camino estuve de lo más nerviosa a su lado. Me sentía muy rara a su lado ahora después de todo.

Al llegamos le preparé a Bugsy una cama a base le mantas y luego le prepare algo de comer. Siwon de mientras espero sentado en el sofá y miraba cada cosa que hacía con su perro, sin quitarle un ojo de encima.
- Paula: Puedes fiarte de mí, eh! –intenté romper el ambiente tenso que se había formado.
- Siwon: Lo hago –ahora a la que miraba fijamente era a mí.
- Paula: Bueno, ya está, ha comido bien y creo que ahí estará cómodo durante la noche.

Siwon pareció no haberse percatado de mis palabras puesto que seguía con la mirada fija en Bugsy, aunque a la vez parecía que la tuviera algo perdida. Me acerqué a él poniéndome delante de su vista.
- Paula: ¿Siwon? ¿Hola?

Moví mi mano frente sus ojos y éste se levantó de golpe quedándose frente a mí y mirándome fijamente. Sin más, me abrazó. Me apretaba con fuerza contra él. Una de sus manos estaba en mi cintura, mientras la otra sujetaba suavemente mi nuca y él mantenía su cabeza apoyada en mis hombros.
- Paula: Si… -me cortó.
- Siwon: Lo siento…
- Paula: ¿Eh?
- Siwon: Perdóname por lo que te dije aquel día. Me sentí tan cabreado en aquel momento que ni siquiera pensaba lo que decía pero solo pensar que tú y él… -le aparté de mí.

¿Ahora quería pedirme perdón? ¿Después de tanto tiempo sin dirigirme ni una sola palabra? Tal vez por eso me llamo el otro día… No sabía que pensar en aquel momento. Salí a la terraza, me sentía agobiada y necesitaba tomar aire. Parecía que tuviese le corazón oprimido en una pequeña caja.
- Siwon: Paula… -me llamó mientras avanzaba hasta el balcón.
- Paula: ¿Crees que iba a acostarme con otro queriendo estar contigo? –le miré- ¿De verdad crees que sería capaz de hacer algo así? –me acerqué a él hasta quedarnos cara a cara- ¿Tan poco confías en mí? –volví a sentirme como una mierda y todo el arrepentimiento de aquel día volvió a mí, no pude evitar comenzar a llorar.

Volví a entrar dentro de casa, enfada conmigo mismo nuevamente. Siwon me agarró la mano y entró conmigo obligándome a que le mirara.
- Siwon: Lo siento, siento haberme comportado así y no darte la oportunidad de que me contaras las cosas desde el primer momento. Confío en ti y si tú dices eso, te creo. Ya me da igual lo que haya pasado, solo quiero arreglar esto, no quiero perderte…

Estaba siendo sincero conmigo, podía verlo en sus ojos. Se acercó un poco más a mí, puso una de sus manos en mi cara y con su pulgar secó el resto de mis lágrimas. Puse mi mano encima de la suya. Sentí una calidez que hizo que me calmara un poco.
- Siwon: Paula… ¿aún… sigues queriéndome?

¿Qué si le quería? Más que a nada. Lo que había llegado a sentir por él nunca lo había sentido por otra persona y a pesar de todo lo pasado no podía olvidarme tan fácilmente de mis sentimientos.

Aquel sentimiento solo había una forma de demostrárselo. Le besé. Me acerqué a él y tras aferrarme con mis brazos a su cuello le besé como tanto deseaba cada vez que estaba a su lado. Sentí miedo de que no pudiera corresponderme, pero no fue así. Me rodeó con sus brazos por la cintura, atrayéndome más a él, y me correspondió aquel beso que le había dado. Aumentó la intensidad de sus besos y, poco a poco, fue introduciendo su lengua en mi boca. Al final aquel apasionado beso que deseaba llegó después de tanto tiempo esperándolo.

(ANA)
La puerta sonó.
- Ana: ¿Sung Joon?
- Sung Joon: Perdona por molestarte de nuevo pero te habías dejado las llaves del café en casa.
- Ana: Oh, gracias, aunque no pasaba nada que te las hubieras quedado tú.
- Sung Joon: Lo sé, pero también sé que te hubieras vuelto loca buscándolas de no estar aquí.
- Ana: Hay llevas razón. Bueno, te dejo que tengo que salir.
- Sung Joon: Pero ¿no te ibas a quedar todo el día en casa?
- Ana: Si, pero me ha enviado un mensaje Jackson diciéndome que necesitaba hablar conmigo.
Es raro que pueda quedar conmigo ahora.
- Sung Joon: Querrá decirte que habrá contado lo vuestro.

Cogí un autobús que me dejo cerca de la compañía. Pasé por delante y no le vi allí así que pensé que estaría en la puerta trasera que era por donde solía entrar él. No me equivoqué, allí estaba sentado en la escalera de la puerta.
- Ana: Cari~ -dije acercándome a él.

Esta se levantó y yo fui a darle un beso pero me agarró y me apartó sin dejar que lo hiciera. Estaba muy serio. Demasiado para como era él. ¿Por qué me había rechazado? Nunca lo había hecho…
- Ana: ¿Qué pasa? –pregunté.
- Jackson: No puedo seguir así…
- Ana: ¿Así cómo?
- Jackson: Con lo nuestro…

¿Qué? No podía creer lo que estaba diciendo. ¿Quería cortar conmigo?
- Ana: ¿Qué? –Jackson mantenía la mirada hacia otro lado.
- Jackson: Lo nuestro no funciona Ana…
- Ana: Después de más de ocho meses, ¿me vas a decir que lo nuestro no funciona?

Me sentí muy mal en ese momento. Quería llorar, gritar, echar de mi cuerpo toda la rabia que estaba acumulando. ¿Por qué ese cambio tan repentino? ¿Ya no sentía nada por mí? Mi mente no paraba de hacerse cada vez más preguntas.

Oí la puerta abrirse y volví la vista para ver quién era. Una chica había salido de ella con la intención de buscar a alguien. Jackson la miró y ésta bajo con una gran sonrisa en los labios. Se puso a su lado y con sus manos sujeto el brazo de Jackson. ¿Quién diablos era esa chica?
- Chica: ¡Oppa! Te andaba buscando –la chica me miró extrañada-, ¿quién es ella?

Le miré, esperando una respuesta o más bien lo que realmente quería oír, que me quería y que seguiría siendo su novia. Pero no fue así.
- Jackson: Ella… no es nadie.

Nadie. Así era. Ya no significaba nada para él y lo que más me dolía era que me había cambiado por la primera coreana de tres al cuarto que se había cruzado en su camino.

Mis ganas de llorar aumentaban por momentos y ni siquiera podía mirarle cómodamente a la cara sin sentirme como una autentica estúpida a la que habían engañado como a una niña pequeña. Me di la vuelta y volví a casa. Ya no aguanté más y rompí a llorar mientras continuaba caminando.

Entre en mi edificio y sin mirar a mi alrededor fui directa a casa. Estaba tan metida en mis pensamientos que ni me percaté de que en el rellano y había cruzado con Sung Joon que había salido a tirar la basura. Este me llamó varias veces pero yo le había ignorado y me había metido directamente en el ascensor para subir a casa.
- Sung Joon: ¡Ana! –gritó- ¡Ana espera! –corrió hacia mí y agarró mis manos para que no metiera la llave en la puerta y abriera la puerta de casa.

Se había tenido que pegar una gran carrera escaleras arriba porque tenía la respiración bastante agitada.
- Ana: Déjame… -susurré, no quería que notaba había estado llorando.
- Sung Joon: Mírame… -me dijo aunque no le hice caso- Mírame… por favor –seguí sin hacerlo por lo que agarró mi cara y me obligo a que le mirara.

Entonces así pudo ver que tenía los ojos colorados y las mejillas húmedas. El chico no me dijo nada más, simplemente me abrazo con fuerza y al hundir mi cara en su pecho no pude evitar volver a llorar. Mi mente recreaba una y otra vez lo que había sucedido. Ella agarrada a su brazo mientras él decía que yo no era nadie.

Sung Joon me quitó las llaves, abrió la puerta y me llevó hacia adentro. Me llevó al sofá para que me sentara y fue a la cocina a prepararme una infusión, tal vez de esta forma lograba relajarme un poco.
Me la ofreció, se sentó a mi lado y me miro para estar pendiente de que me la tomaba, aunque seguro que también esperaba a que le dijera algo. Me recosté en el sofá y, con los ojos cerrados, respiré hondo intentando pensar en otra cosa y en calmarme. Él no dijo nada, simplemente espero a que yo contara porque me encontraba así.
- Ana: Fui a hablar con Jackson… -dije intentando no volver a llorar- y… ha… roto conmigo…
- Sung Joon: ¿Qué? –dijo sorprendido- ¿Y te lo dijo así tan fresco?
- Ana: No exactamente… no me lo dijo con esas palabras… una chica salió de su compañía y se acercó a él, agarrándole del brazo y preguntándole que quien era yo… a lo que él respondió ``No es nadie´´…

Nuevamente me entraron ganas de llorar pero me contuve.
- Sung Joon: Como me lo encuentre por la calle… -le corté.
- Ana: No harás nada, no voy a dejar que te metas en líos por defenderme a mí. Déjalo –no iba a permitir que ocurriera algo así.
- Sung Joon: Pero… -volví a cortarle.
- Ana: Déjalo de verdad… olvida el asunto.
- Sung Joon: Está bien –aunque no parecía muy conforme.

Poco después le dije que se marchara, era tarde y ambos debíamos descansar, aunque yo no sabía si lograría dormir mucho aquella noche. Me tumbé en la cama y me puse a escuchar música, de esta forma tal vez pudiera olvidarme de todo por un rato. Necesitaba dormir y aunque me costó conciliar el sueño, logré hacerlo.
**

Me había levantado sin ánimos pero la vida seguía y no podía dejar de lado mi trabajo por esto. Aunque no estaba de humor, hoy tendría que mostrarle mi mejor cara al público.
``Un latte macchiato para llevar, por favor´´ dijo la voz de una chica tras la barra.
- Ana: ¿Nana? Cuanto tiempo –me acerqué y le di dos besos- ¿Qué tal estás?
- Nana: Bien, tenía un huequecito y me he pasado por aquí para tomar algo de camino que vuelvo a la compañía.

Compañía. Jackson. Fue lo que mi mente pensó después de oír sus palabras.
- Sung Joon: Ana un par de bollos de crema cuando puedas –dijo mientras preparaba dos vasos de agua para una de las mesas.

Se dio cuenta de que yo hablaba con ella y la saludó.
- Sung Joon: Hola –hizo una reverencia.

Le di lo que me había pedido y volvió a marcharse.
- Nana: ¿Camarero nuevo? Es muy guapo –dijo mientras le seguía con la mirada.
- Ana: Si, es mi exnovio –Nana me miró sorprendida.
- Nana: ¿Y trabaja contigo?
- Ana: Si, somos amigos. Estuvimos varios años juntos y sabía que trabajaría bien con él –ella asintió.
- Nana: Oye… iré directa al grano, no quiero andarme con rodeos y sé que de ti no va a salir decírmelo… ¿Qué paso ayer con Jackson? Te vi desde la compañía.

Así decía yo que me parecía raro que viniera hoy por el café. Precisamente hoy. Le conté lo sucedido. De seguro que ya debía de saberlo por Mark o por el mismo Jackson.
- Nana: Tengo que hablar con él…
- Ana: Haz lo que quieras pero yo no quiero volver a verle –me puse a hacer cosas en la barra.
- Nana: Seguro que todo tiene su explicación Ana, no lo juzgues tan rápido.
- Ana: ¿Qué no lo juzgue tan rápido? Me dejo bien claro que me había reemplazado por otra –algunas personas del café me miraron y supuse que había levantado la voz algo más de la cuenta-, Nana, lo siento pero no creo que este sea el mejor lugar para hablar de estas cosas…
- Nana: S-sí, yo… yo ya me iba.

La charla con Nana me había vuelto a dejar más malhumorada que antes. ¿Que no le juzgara? Como no hacerlo después de ver aquel numerito. Después de aquel día me quedo bien clara una cosa. Jackson para mí ya no existe.

(CONTINUARÁ)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
PauLoveSuju



Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/07/2013
Edad : 20
Localización : Huelva, España

MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Lun Jul 06, 2015 4:35 pm

CAPÍTULO 22.
(PAULA)
Llevaba toda la mañana en babia, pensando una y otra vez en lo ocurrido la noche anterior. Cada vez que lo hacía sonreía como una tonta, parecía una niña de catorce años enamorada del chico más guapo de su clase. Aunque en parte así era, finalmente Siwon y yo estábamos juntos.
- Dongwoo: ¡Buenos días! –dijo entrando a la clínica.
- Paula: ¡Hola! –levanté la mano a modo de saludo.
- Dongwoo: Pasaba por aquí de camino que iba a la compañía y me he parado un momento a saludar. ¿Qué tal estás?
- Paula: Tengo que contarte algo –sonreí.

Dongwoo ya sabía de mis sentimientos hacia Siwon y nosotros simplemente habíamos quedado como amigos. Prefería contárselo lo antes posible y que no le cogiera de sorpresa. Le expliqué lo que había sucedido la noche anterior y pareció alegrarse después de todo.
- Dongwoo: Espero que él sepa hacerte feliz –dijo antes de marcharse- sino… me encargaré de él.
- Paula: Anda loco, vete o vas a llegar tarde –me reí.

Al momento que él salía Siwon acababa de llegar. Ambos se cruzaron. Siwon se quedó algo sorprendido de verle allí pero Dongwoo le hizo una reverencia a modo de saludo, él se la devolvió y luego entro.
- Siwon: ¿Qué hacía aquí? –preguntó.
- Paula: Ha pasado a saludar. Ven conmigo.

Le llevé a la zona de residencia. Allí era donde tenía a las mascotas cuando estaba ingresadas. Me traje a Bugsy, puesto que quedamos en que Siwon lo recogería por la tarde. Bugsy se percató de la presencia de su dueño y en seguida se puso la mar de contento. Yo intentaba estar con el cada vez que tenía un huequito pero siempre que llegada alguien tenía que dejarle aquí solo. Ahora mismo era el único animal alojado en el veterinario, aunque por poco tiempo.
- Siwon: ¡Pequeño! Te he echado de menos esta noche… he tenido que dormir solo –puso pucheros y yo me reí ante tal gesto- ¿Te ríes de mí?
- Paula: Que va –dije irónicamente-, a mí también me hace compañía Simba todas las noches, es un gran peluchito.
- Siwon: Bueno… ¿Qué quería Dongwoo? –volvió a preguntar.
- Paula: ¿Otra vez? Ya te lo he dicho, solo vino a saludarme.
- Siwon: Seguro que quería algo más…

¿Estaba celoso o eran imaginaciones mías?
- Paula: Tú esta celoso –afirmé.
- Siwon: ¿Yo? Que va –miró hacia otro lado.
- Paula: Estás celoso –me reí.
- Siwon: Bueno sí, un poco.
- Paula: Solo un poco… -intenté aguantarme la risa.
- Siwon: Sí, ¿debería? –me miró y yo me acerqué a él abrazándole por la cintura mientras le miraba.
- Paula: No –negué con la cabeza y le besé.

Siwon sonrió y me acarició el pelo.
- Siwon: ¿Nos vemos luego? Ahora iré a casa, el resto de la tarde la tengo libre.
- Paula: No puedo… tengo que ir a comprar unas cosas con Buyong –mentí.
- Siwon: Está bien, mañana entonces –asentí.

Realmente quería darle una sorpresa comprando algo de cena y vino y presentándome en su casa sin avisar. Él estaría allí así que no tendría problemas.
**

``Tal vez me haya pasado comprando comida´´ pensé. Bueno, no importa, si sobra puede comérsela mañana también. Ya lo tenía todo listo por lo que fui a casa de Siwon.

Al llamar quien me abrió la puerta no fue él sino otro chico. Era alto, aunque un poco menos que Siwon. Tenía el pelo largo, a la altura de los hombros.
- Paula: Ho-hola –su cara me resultaba familiar, seguro debía de ser uno de los miembros de su grupo.
- Chico: Hola –me miró con los ojos entrecerrados-, ¿nos conocemos?

``Heechul´´ una voz le llamó de dentro de casa, era Siwon. Con que él era Heechul. Creía recordar haberlo visto una vez por mi clínica junto con Siwon pero no estaba segura.
- Siwon: ¿Quién...? -se cayó al verme- ¡Paula!
- Heechul: Con que eres Paula, ya decía yo que me sonaba tu cara. Pasa –puso su mano en mi hombro y tiro de mí.
- Siwon: ¿Qué haces aquí? –dijo sonriendo.
- Paula: Te quería dar una sorpresa, he traído algo para cenar.
- Heechul: Pues venga que se enfría –me quitó las cosas de las manos y las puso en la mesa.

¿Pero de qué iba este? Aquello no era para él… Mi idea era estar a solas con Siwon.
- Siwon: Heechul, ¿no puedes ser algo más respetuoso?
- Heechul: Ya sabes que eso no va conmigo –siguió a lo suyo sin percatarse de nada.

Siwon hecho vino en tres copas y se acercó a mí para ofrecérmela.
- Siwon: Lo siento –dijo susurrándome para que su amigo no se enterara mientras servía la comida en platos.
- Paula: Menos mal que traje comida de sobra –le di un sorbo a la copa.
- Siwon: ¿No me dijiste que estarías ocupada?
- Paula: Era una excusa para darte una sorpresa.
- Heechul: ¡Pareja! –dijo interrumpiéndonos- Esto está listo.

Nos sentamos a comer. Heechul hablaba por los codos, no hay quien le parara. Contaba anécdotas que le habían ocurrido e historias de sus gatos. No tenían mucho sentido unas historias con otras pero eso a él le daba igual.
- Heechul: Bueno Paula, ¿qué le has visto a éste tipo para enamorarte de él? –soltó de repente.
- Siwon: ¡Heechul! –dijo molesto y con un gesto serio.

¿Que qué le había visto? Nunca me había parado a pensar en ello hasta que Heechul me lo preguntó. Simplemente le quería. Tal vez fuera por lo bien que siempre me había tratado y esa sonrisa que tanto me gustaba de él.

Poco después Heechul se fue. Dijo que tenía que ir a casa de su estilista antes de volver a la suya.
- Siwon: Siento que este niño se meta muchas veces donde no lo llaman.
- Paula: No te preocupes, me ha gustado conocerle.

Realmente así era y, a lo tonto, me había divertido con sus comentarios e historias.
Recogimos la mesa y luego nos volvimos a sentar en el sofá. Quería decirle varias cosas, principalmente quería saber si lo nuestro finalmente iba en serio pero no sabía cómo empezar esta conversación.
- Siwon: Ponte cómoda –dijo sentándose a mi lado.

Me senté de lado con mis piernas pegadas al pecho y mirando hacia él.
- Paula: Iré directa al grano – ¿para que andar con rodeos?-, lo de ayer significo que finalmente estamos juntos… ¿verdad?
- Siwon: ¿Acaso lo dudabas? –me miro con una sonrisa burlona.
- Paula: No, bueno si, no sé, es que…
- Siwon: Te quiero y quiero estar contigo –dijo interrumpiéndome.

Se acercó a mí y pasó mis piernas por encima de las suyas. Me abrazó y poco después me empujó hacia atrás tirándose así encima de mí para comenzar a besarme con mucho deseo. Llevaba tanto tiempo deseando que esto ocurriera que me costaba creer que todo fuera verdad.

(ANA)
Habían pasado ya varias semanas desde que Jackson y yo lo habíamos dejado y aunque intentara aparentar y hacerme creer que estaba bien no era así. Le echaba muchísimo de menos.

``Jackson para mí no existe´´ dije aquel día. No, no y mil veces no. Claro que seguía existiendo y, por mucho que me costara reconocerlo, así era. Sentía rabia porque me había acabado reemplazando por otra pero seguía queriéndole.

Fui a la cocina a prepararme algo de desayunar y me percaté de que no había ido a hacer la compra el día anterior por lo que tendría poca cosa que llevarme a la boca. Fui a vestirme y aproveché para hacerla esta misma mañana.

Habíamos cerrado el café por unos días, Sung Joon y yo necesitábamos vacaciones y descansar. Cada vez el trabajo era mayor y estábamos agotados últimamente. ``Necesitamos meter a alguien más con nosotros´´ me dijo el día que cerramos. Estaba en lo cierto pero ni siquiera había tenido tiempo de poner un anuncio para ello.

En el supermercado aproveche para comprar todo lo que necesitaba, no era mucho puesto que la mayor parte del día no estaba en casa, así que podría con ello yo sola. Al final acabe comprando algunas cosas más de la que creía y mientras hacía cola en la caja se me cayeron un par de cosas.
- Ana: ¡Mierda! –me dije a mi misma.

Un chico que estaba detrás mía se agacho para coger lo que se me había caído. No pude verle la cara entonces, pero cuando se levantó supe exactamente quién era. ¿Qué hacía Jackson allí?
- Jackson: Toma.
- Ana: Gra-gracias.

Intenté no mirar a Jackson el poco tiempo que me quedaba allí dentro. Le quería a qué mentir, pero el dolor seguía ahí y saber que no podría estar con él por mucho que quisiera, me dolía aún más.
Salí de la tienda y para mi sorpresa me encontré en la puerta con Mark y Nana. Ambos me saludaron y yo les devolví el saludo. Mark tenía una maleta grande y Nana sostenía una caja de cartón.
- Nana: ¿Le has visto?

Imaginé que se referiría a Jackson.
- Ana: Sí, ahí… estaba comprando él también.
- Mark: ¿Habéis hablado?
- Ana: ¿Hablar? ¿Por qué debería hacerlo? No creo que ninguno tengamos que decirnos nada.

Hablar con él… ¿para qué? Para que me dijera lo feliz que es con su nueva novia o lo bien que le va en la compañía o que quiere seguir siendo amigo mío… No, mejor no. Al menos de momento no.
Jackson salió del supermercado y le dio la bolsa a Mark. Luego cogió la maleta y la caja de cartón. ¿Eran de él? ¿A dónde iba? ¿Se había vuelto a mudar con el grupo? Pasó por mi lado y simplemente se fue sin decir nada más. De vuelta a casa Jackson fue gran parte del camino por delante de mí, hasta que se metió en una especie de hotel. ¿No debería de ir a la compañía?

Llegué a casa y vi que mi hermana me había enviado un mensaje al móvil, ``¿Te apetecería venir a comer a casa? He hecho lasaña Razz´´

En menos de una hora ya estaba llegando a su casa. No me perdería esa lasaña por nada del mundo. Además, hacía varios días que no la veía y ya era hora de verle el pelo de nuevo.
- Siwon: ¡Ya era hora de volver a verte! –dijo Siwon tras verme al abrir la puerta.
- Ana: Lo mismo digo –sonreí.

Entré dentro, saludé a Simba que cada vez está más grande y luego fui a darle dos besos a mi hermana que estaba tirada en el sofá.
- Ana: Ya podías levantarte para darme un beso al menos.
- Paula: Agáchate tú que es lo mismo y me ahorro el esfuerzo.
- Ana: ¡Que perra eres!
- Siwon: Bueno Paula, yo me voy ya, ¿vale?
- Ana: ¿Ya te vas? Pero si acabo de llegar…
- Siwon: Tengo que ir a la compañía, nos toca ensayar toda la tarde.
- Paula: Te guardaré lasaña para esta noche –se levantó y le dio un beso de despedida.
- Ana: Mira que bien te levantas ahora –le miré de reojos y Siwon se rió.
- Siwon: Te espero esta noche en casa, entra directamente cuando llegues.

Tras irse ya era prácticamente la hora del almuerzo y la lasaña estaba recién hecha. Así que nos sentamos a comer y luego estuvimos charlando un rato.
- Paula: Entonces Jackson no te dijo nada de nada… –negué con la cabeza- ¿Y no sabes que hacía en aquel hotel?
- Ana: No… y tampoco vi conveniente preguntarle.
- Paula: Si, ya…

El tiempo se me pasó volando mientras hablaba con ella y quería volver a casa antes de que anocheciera.

Al llegar al portón de mi bloque de pisos vi salir a Jackson. ¿Qué hacía allí?. Entré sin más y cogí el ascensor para volver a casa. Una vez allí fui a darme una ducha y nada más salir llamaron a la puerta. Era Sung Joon.
- Sung Joon: ¡Wow! Que recibimiento más provocativo –dijo mirándome de arriba abajo y mordiéndose el labio.

Estaba con la toalla en la cabeza y el albornoz, ni siquiera me había dado tiempo a vestirme. Había salido corriendo del baño al escuchar el timbre.
- Ana: ¡Anda cállate! –me reí- ¿Qué quieres?
- Sung Joon: Eres un encanto, ¿lo sabías?
- Ana: No estoy en mi mejor momento para charlar libremente, ¿no crees?
- Sung Joon: No voy a ver nada que no haya visto antes –dijo con cara picarona.
- Ana: ¿Has terminado?
- Sung Joon: Va, ya en serio, antes pasé por el café porque me había dejado allí una camiseta que necesitaba y un par de chicas vinieron a dejar sus currículos. He visto conveniente traértelos.
- Ana: Si, gracias. Luego los ojearé.
- Sung Joon: Está bien. Me vuelvo a casa, te dejo que te vistas tranquila.

Aun no me había dado tiempo a volver a mi habitación que volvieron a llamar a la puerta. ``Joder´´ me dije a mi misma.
- Ana: Sung Joon, ¿me dejarás vestirme algún d…?

No puede ser… ¿Jackson? Tenía el rostro serio y me miraba muy fijamente, tanto que me parecía hacer sentir más desnuda de lo que ya estaba.
- Ana: ¿Qué…? –me cortó.
- Jackson: Tengo que hablar contigo.
- Ana: ¿Sobre qué?
- Jackson: ¿Aún no se ha mudado éste de aquí? –supuse que se refería a Sung Joon.
- Ana: No, ni lo va a hacer.
- Jackson: Pues que venga por casa al menos cuando estés vestida –dijo entrando a mi piso.
- Ana: Cualquiera dirías que estás celoso porque me haya visto así… -¿lo estaba?
- Jackson: Pues sí –se sentó en el sofá y se cruzó de brazos-, ve a vestirte, tenemos que hablar.
- Ana: Aún no he dijo que quiera hablar contigo -¿de verdad estaba celoso?
- Jackson: No pienso irme de aquí hasta que no me escuches.

Por fuera me mostraba dura y firme ante él, pero por dentro el deseo invadía todo mi cuerpo, de no haber pasado nada entre ambos me hubiera tirado a sus brazos en este mismo momento. Me había dejado por otra sí, pero aun la herida era reciente y yo no podía olvidarme tan fácilmente de él y menos después de casi un año de relación.

Una vez vestida, volví al salón y me senté a su lado.
- Ana: ¿Y bien? –le pregunté.
- Jackson: Lo siento…
- Ana: ¿Por qué? ¿Por haberme engañado con otra?
- Jackson: Por haberte mentido…
- Ana: Quizás ella sepa hacerte más feliz que yo… o simplemente has encontrado una a la que tirarte más a menudo –dije con sarcasmo.

Esas últimas palabras me dolieron más de lo que creí, pero la ira que sentía me hacía decir cosas sin pensar.
- Jackson: ¿De verdad crees que soy así? ¿Qué me voy con la primera que se me cruce por delante?
- Ana: Es lo que me haces entender después de lo que hiciste.
Se levantó del sofá ofuscado, con las manos en la cabeza y respirando agitadamente.
- Jackson: No tenía que haber venido…
- Ana: Eres tú quien ha insistido en hablar conmigo, yo no te lo he pedido.
Inconscientemente me había levantado del sofá también y me había puesto detrás de él.
- Jackson: ¿De verdad piensas eso de mí? –dijo dándose la vuelta y mirándome fijamente a los ojos.

Nunca había visto algo tan claro como ahora. Jackson estaba dolorido, lo podía ver en sus ojos. No era la primera vez, cuando tenía miedo de que yo pudiera dejarle fue exactamente igual.

Vi como de sus ojos brotaban lagrimas mientras me miraba y poco después desviaba la mirada hacia otro lado, con el fin de que no le viera llorar. Se dio la vuelta.

Miles de cosas pasaban por mi mente en este momento y a la vez un hilo de esperanza venía a mí. La esperanza de que aún sintiera algo por mí.
- Ana: Jackson yo…
- Jackson: Ya no estoy en la compañía.
- Ana: ¿Qué? –me quedé atónita.
- Jackson: Nunca ha habido nadie aparte de ti.
- Ana: ¿Na-nadie?

¿Cómo que nadie? ¿Y esa chica?
- Jackson: Cuando conté que tenía novia me obligaron a dejarte y al no querer hacerlo me tendieron una trampa y me vi obligado a colaborar o me echarían de allí. Me quitaron el móvil para que pudieran hablar contigo y cogieron a una trainer para que se hiciera pasar por mi ``novia´´ y tú creyeras que estaba con otra.
- Ana: ¿Q-qué?

Estaba sorprendida y no sabía que pensar en ese momento. Todo lo que había dicho significaba que nunca me había engañado, que realmente no me hubiera dejado y que por lo tanto aún me quería.
- Jackson: Hace unos días que me fui de allí y Mark también lo hizo. Él aún no había dicho nada pero le esperaría lo mismo que a mí. Simplemente me fui diciendo que no quería ser idol, aún no habíamos firmado ningún contrato por lo que nada me ataba a quedarme allí.
- Ana: ¿Y por qué no te quedaste?
- Jackson: ¿Y dejar que lo nuestro terminara de esta forma? No podía hacer eso –se acercó a mí apoyando sus manos suavemente en mis mejillas- No iba a dejarte marchar así. Ana, tu eres más importante que estar en esa compañía y nada me va a hacer más feliz que estar a tu lado.

Ya todo encajaba. Jackson no quiso dejarme y ahora lo ha dejado todo por mí.
- Ana: ¿Por qué has hecho eso?... Dejarlo todo por mí… ¿No quieres ser cantante?
- Jackson: Me hubiera gustado pero, sinceramente, nada de lo que he visto ahí dentro es como yo pensaba… Quizás con los años nos dieran más libertad pero ahora mismo no y yo no puedo estar así y menos si no te tengo a ti a mi lado.

Esas palabras hicieron que mi corazón latiera con fuerza y que los nervios aumentaran por todo mi cuerpo. Sentí la misma sensación que tuve el día que nos hicimos novios.
- Jackson: Perdóname por haberte mentido y haberte hecho creer lo que no era.
- Ana: No lo hagas, ya está todo aclarado.

Acto seguido me besó sin más y yo correspondí aquel beso como nunca lo había hecho. Extrañaba tanto sus besos, sus caricias… a él. Le había echado tanto de menos que me hacía creer que nada de esto estaba pasando de verdad.

FIN.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: CHASING THE DOG~♥   Hoy a las 4:00 pm

Volver arriba Ir abajo
 
CHASING THE DOG~♥
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» The Beltways - Chasing The Sun (2012) americana+powrpop aga
» CORVUS - Chasing Miracles (2014)
» Ray Wilson - Chasing rainbows (Nuevo disco)
» Jonas juegan fútbol americano mientras graba Chasing Butterfly s

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS K-POP Y TU :: **Fanfics~♥♥ :: *Fic's de Super Junior♥♥ :: **Hetero ^^-
Cambiar a: