FANFICS K-POP Y TU
Bienvenidos al Foro Fanfics kpop y tu~
Disfruta de tu estadia con los mejores Fics, juegos...etc

♡ Para comentar debes estar registrado.
♡ Antes de publicar lee las reglas.
♡ Respetar las reglas.
♡ Si eres ANTI mejor no entres.
♡ Sin mas solo diviertete y bienvenidos ^^

ADMINS. ∞


aqui puedes escribir el fanfic que tu quieras, tu sueño de estar con tu oppa puede hacerse realidad ^^
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Hora en Corea♥~
Últimos temas
» CHASING THE DOG~♥
Lun Jul 06, 2015 4:35 pm por PauLoveSuju

» MAKING A DREAM<3
Jue Mar 12, 2015 3:19 pm por Aniitta_DBSK

» All happened in Christmas ~
Mar Feb 03, 2015 4:51 pm por pautupiem

» ---PÓSTER---
Jue Jul 31, 2014 7:48 pm por Aniitta_DBSK

» Far away ~~
Mar Jul 29, 2014 5:53 am por Bella-Joong5

» Nuevo MV de teen top
Sáb Abr 26, 2014 12:56 pm por dragoncitaleeminhoza

» ¡Hola, soy nueva! ^^
Mar Abr 15, 2014 12:12 am por mariamajo99

» El amor de mi vida [One shot]
Miér Ene 29, 2014 6:07 pm por PauLoveSuju

» WELCOME TO EXOPLANET
Vie Ene 24, 2014 2:10 pm por Kim_MiHee

» Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
Dom Ene 05, 2014 7:40 pm por Jung Anssu

Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
CalendarioCalendario
Miembros que empiezan más temas
Admin Momo-chan
 
naiieUnnie
 
Addictforyou
 
rakelitha*
 
saraha91
 
LucySakura
 
Jung Anssu
 
Ojitos de Mounstro
 
miho_00
 
Shu
 
Los posteadores más activos de la semana
¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Dom Nov 25, 2012 11:13 am.
Canales
Temas más activos
Fanfics Srita. 730 [Tu y el osea dbsk]
fic de infinite aun sin nombre ~
"La manzana"
My dream is coming true :3
MAKING A DREAM<3
fanfic shinee : NO ME QUIERO ENAMORAR!!!
Lazos! (DBSK Y TU!! ^^)
Vainilla love
Far away ~~
La Rocola(:

Comparte | 
 

 Un Golpe del Destino..!! CAP. 5 Clasificación + 18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
saraha91



Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 17/02/2012
Edad : 25
Localización : En Casiiita :)*

MensajeTema: Un Golpe del Destino..!! CAP. 5 Clasificación + 18    Jue Ago 23, 2012 3:15 am



CAP. 5 Que Error



El día que tanto había esperado Katherine había llegado, su encuentro con su mejor amiga había resultado un éxito. La emoción que sentía y las ganas que tenía de verla no se comparaban a ninguno de los tesoros del mundo. Aunque a pesar de todo, su corazón había quedado roto en pedacitos el momento en que ella no la había reconocido, la había destrozado por completo. Sin dejar que sus debilidades la superarán, levantó la cabeza y lo aceptó todo, con el deseo de que todo sería resuelto lo más pronto posible.

----

La noche había pasado sin que Katherine hubiera podido pegar ojo después de todo lo ocurrido. No paraba de pensar en como podría ayudar a su amiga, y se culpaba a si misma por no poder estar con ella. Sin quejarse se levantó de su cama, haciendo un movimiento rotatorio de cabeza con la intención de relajar los músculos de su cuello, miró a un lado buscando su móvil que lo tenía debajo de la almohada y estiró el brazo alcanzándolo y comprobando la hora. Todavía era pronto, había quedado con Park Shi Hoo a las diez. Se puso en pie y se dirigió a la ducha con la intención de poder relajarse un poco y olvidar lo sucedido.

Tras unos minutos salió de la ducha con una imagen mucho más fresca. Caminó hacía el tocador abriendo uno de los cajones y cogiendo su secador de pelo, y volvió a dirigirse de nuevo al baño. Parada enfrente del espejo, secando su corto cabello, se detuvo mirándose a si misma y suspiró

  • No te preocupes… - dijo en un hilo de voz


Y con una sonrisa forzada que se dibujó en su rostro, deseó borrar todo lo que sentía.
Pronto ya se encontraba sentada desayunando sola, en aquella grandísima suite, donde se suponía que iba a alojarse con Nana. Aún con su albornoz se dirigió a su armario en busca de algo para ponerse y sin tardar mucho sus ojos se posaron sobre un vestido negro de tela fina, cuello tipo V, que dejaba verse gran parte del pecho y con la espalda descubierta. Lo acompañó con un chal rojo, y un bolso de mano del mismo color. De pronto sintió sonar su teléfono y corrió a por el para contestar.

  • Ahora bajo




Guardó su móvil en el bolso y abrió uno de los cajones de la mesita de noche. Sacó unos álbumes de fotos y photobooks que tenía pensado llevarles. Se dirigió hacia la puerta, poniéndose sus botines y saliendo, cerrando tras ella la puerta de la suite

Suspiró al llegar a la puerta principal del hotel, la abrió y guió su mirada hacía todos lados, buscando a aquel chico. Alguién le tocó el hombro, y ella cargada con los álbumes se dio la vuelta encontrándose con él.
Sin mucho que decir le saludó con un simple hola.

  • El coche está en el aparcamiento – dijo inclinándose hacía ella con intención de coger los álbumes
    Que haces..? – dando unos pasos atrás
    Los álbumes… - mirándola – no es de buenos modales dejar que una mujer vaya tan cargada – y le guiñó un ojo
    No esta b…


Antes de que pudiera acabar de hablar, Shi Hoo le quitó todo lo que llevaba encima, y se dio la vuelta dirigiéndose hacia su coche. Katherine con una sonrisa que se le había dibujado en el rostro inconscientemente tras aquel gesto tan caballeroso, simplemente lo siguió mientras lo observaba desde atrás. Aquella mañana le parecía otro hombre. Tenía una imagen más fresca y se veía con energía. Vestía casual, una camisa y unos shorts. Tenía otra cara, más luminosa, y transmitía tranquilidad. Era diferente del aire que tenía cuando llevaba a traje y que le recordaba que era famoso. Llegaron al coche, y Shi Hoo abrió la parte trasera del vehículo dejando ahí todo lo que llevaba. Se dirigió hacia la parte del copiloto y le abrió la puerta a Katie, y mientras ella agachaba la cabeza y se metía dentro, la volvió a subir, dejándola a escasos centímetros de él, y habló.

  • Mejor quítate la gorra… tienes un rostro muy bonito. Vale la pena que sea visto – y cerró la puerta tras ella.


Tras aquellas palabras que acababan de salir de la boca de aquella extranjera, Shi Hoo se quedó petrificado, sonrojado y sin saber que decir. Se dio media vuelta y entró, sentándose en su sitio y arrancando, mientras, de vez en cuando, miraba a aquella extraña chica de reojo, que cada vez mostraba una parte diferente de su carácter. Finalmente se quitó la gorra, aclaró su garganta y le contestó.

  • Gracias



Sin tardar mucho, los dos ya se encontraban aparcando el coche delante de la casa de Kang Ji Hwan, que se situaba a pocos kilómetros a las afueras de Seúl. Shi Hoo aparcó el coche, y rápidamente se adelantó a Katherine para abrirle la puerta. Le extendió su mano para ayudarla a salir, pero Katherine con una mirada que helaba, no se la cogió y bajó sola, yendo a la puerta trasera y cogiendo sus cosas.

  • No soy tan frágil como las otras chicas para que me ayudes…


Y con aquellas palabras tan duras que le acababa de dirigir, caminó hacia la puerta tocando el timbre. Shi Hoo a su vez cerró de un golpe la puerta del coche, y mordiéndose su labio inferior intentó calmar su enfado, respirando hondo, y siguiendo los pasos de ella.

Una vez dentro, Katherine abrazó a su amiga, y saludó a Ji Hwan con una simple reverencia. Nana al ver que no se acercó a Ji Hwan empezó a reírse sola y habló.

  • Comienzas a caerme bien – cogiendo a Ji Hwan del brazo


Kang Ji Hwan, con ganas de saber más sobre Nana, les acompañó al salón para sentarse y hablar tranquilamente. Nana no se apartaba ni un segundo de Ji Hwan, y estaba pegada a él. Se sentó a un lado suyo evitando que cualquiera pudiera acercarse a él o quitarle su sitio. Fue un momento incomodo para todos, y pronto Shi Hoo, curioso y queriendo saber más sobre aquella peculiar chica, preguntó.

  • Katherine… como pudiste alcanzar tanta fama siento tan joven?


Bajo la mirada de todos, Katherine comenzó a explicar su historia, de cómo había crecido en el lecho de una familia burguesa, donde su amado padre era un diseñador muy famoso y que estaba en boca de todos, lo cual no le resultó muy difícil y gracias a él pudo aprender mucho sobre moda y como coser a una edad muy temprana. Mientras ella copiaba los modelos de su padre; Nana, que aparte de ser su vecina, era su mejor amiga, estaba dispuesta a ponerse todo lo que ella hacía sin quejarse ni protestar. Y de ahí ambas decidieron ser lo que eran ahora.

Nana, la cual no se creía ni una palabra de lo que les decía Katherine, se puso de pié interrumpiéndola.

  • Buaaah!! Que mentira tan original


Sorprendidos todos tras la actitud de Nana Ji Hwan la miró fijamente y le habló advirtiéndola.


  • Te callas o te doy un beso.
    Como si no te conociera… tsk – cruzándose de brazos


Ji Hwan, olvidándose de todo lo que había a su alrederos, la cogió del brazo haciéndola sentarse a horcajadas encima de él, y a pocos centímetros de los preciosos labios que tanto deseaba Nana. Sin perder el tiempo la cogió por el mentón y subió su cara a la misma altura que la suya, haciendo que todos a su alrededor empezaban a carraspear incómodos. Al ver sus caras y la cara de sorpresa de Nana sonrió, y de pronto la besó sin aviso y con lujuria, jugando suavemente con su lengua, saboreándose el uno al otro, causando que Nana cerrara los ojos inconscientemente y se olvidara del mundo.

Park Shi Hoo, y Katherine, que estaban presenciando el suceso, se miraron, pero enseguida apartaron las miradas. Avergonzados. Shi Hoo, sin saber donde meter la cabeza, habló algo incomodo.

  • Ya es suficiente, buscaros una habitación – aclarando su garganta con un tosido


Kang Ji Hwan, dejando a Nana en shock, los volvió a mirar, con una sonrisa de satisfacción.

  • Así es mejor, continua por favor.


De pronto, Nana, que había recobrado su sano juicio, se acercó a Ji Hwan y despació apoyó su cabeza en su hombro, cogiéndole por el brazo…

  • No sabia que deseabas tanto mis labios, ahora novios?

Entre las carcajadas de todos y la cara sonrojada de Ji Hwan, Katherine les contó que todo lo que hacía Nana ahora, lo hacía cuando era niña. Tan solo con sus actos infantiles y sin necesidad de decir nada, lograba siempre lo que deseaba.
----

Aquella tarde había llegado a su fin y como consecuencia, Katherine y Park Shi Hoo tenían que irse. En verdad se iban para dejar solos a aquellos dos que cada vez que se miraban se olvidaban de que no estaban solos, y realmente era incomodo para los otros dos.
Salieron de ahí, y Katherine iba a llamar para que alguien la recogiera, cuando Park Shi Hoo la cogió de la muñeca y con una sonrisa le propuso llevarla él mismo.

  • Ya te llevo yo, no pasa nada.


Katherine solo lo miró y asintió sin decir nada. Se subieron al coche y mientras Shi Hoo arrancaba, los dedos de Katherine se posaron sobre la radio encendiéndola y dándole play al primer CD que había. Música muy relajante empezó a sonar. Ella se sonrió satisfecha. Tenía un buen gusto musical, y mientras se dirigían al hotel donde aquella mañana la había recogido, solo se podían escuchar las distintas canciones que se reproducían una tras otra, el motor del coche, y sus respiraciones acompasadas. De vez en cuando Shi Hoo la miraba de reojo, pero sin decir nada.

Cuando hubieron llegado, ambos se quedaron en silencio hasta que Katherine habló haciendo referencia al incidente de antes con Nana y Ji Hwan

  • Uah… realmente es atrevido!
    Hablas de…
    Si! De tu amigo – mirándole – no sabía que podía ser así!
    Y, te gustan así? O… - preguntó mirándola fijamente


Katherine se dio cuenta de lo que estaba pasando y decidió continuar con aquello.

  • Bueno, es mejor así que no que sea un soso…


Shi Hoo reposó su espalda de nuevo en el asiento y mientras suelta un disimulado suspiro de mira la entre pierna. ¿Desde cuando llevaba eso así? Ella iba a darse cuenta. Katherine quería continuar con aquel juego y se acercó sensualmente a él. Posó una de sus manos en la parte interior de su muslo, casi rozando el bulto que cubría la tela tejano de sus pantalones. Mientras, acercó su cara al oído de Shi Hoo y en un susurró preguntó…

  • ¿Te pasa algo?


Shi Hoo la miró, encontrándose con su cara a escasos centímetros de la de ella, con sus narices casi rozándose. Bajó ligeramente la mirada solo para encontrarse con una vista que no ayudaba para nada. Aquel canalillo entre sus pechos, y el hecho de verlos de tan cerca le estaban haciendo perder el control. Sin darse cuenta y en un impulso la cogió por los hombros. Eso la pilló por sorpresa. Y teniéndola cogida por los hombros, devorándola con la mirada, respiró hondo soltándola y relajándose. Katherine lo miraba atenta. ¿Será que se habría resistido a sus encantos femeninos? Pero pronto salió de dudas.

  • ¿Quieres ir a tomar algo? – propuso, esta vez, con un tono más neutral y calmado


Katherine lo observó y aceptó. “Bingo” pensó. Volvió a arrancar su vehiculo, y mientras conducía, con una mano se tocaba el cuello incomodo.

  • Uff… porqué hace tanta calor? – dijo Katherine, y por fin, en toda la tarde, retiró el chal rojo que cubría su suave y delicada espalda, mostrando un tatuaje a un lado de su columna vertebral, compuesto por un par de letras y adornado por lo que parecía ser una rama y flores de cerezo.


Pronto hubieron llegado a una zona de bares y pubs. Los dos desabrocharon su cinturón, y en el momento en el que ambos estaban fuera del auto, y Katherine se volvía a poner el chal, Shi Hoo se dio cuenta de aquel tatuaje, quedando fascinado. No era muy partidario de los tatuajes, pero a aquella mujer le sentaba muy bien, incluso la hacía más sensual de lo que ya era por si sola.

Entraron a un pub bastante vacío, de ambiente. Había una mujer vestida de gala y cantando al fondo, mientras que la iluminación tenue rojiza, y con algunas velas en sitios determinados, dándole a todo un aire muy clásico y a la vez místico. Katherine de nuevo volvió a pensar que aquel chico tenia buen gusto. Estaba encantada con aquel lugar. Se sentaron en la barra y pronto una mujer, con el pelo recogido hacia atrás, pero suelto hasta la cintura, simplemente apartándoselo de la cara y con un vestido arrapado a sus curvas, se les acercó.

  • Que desean?


Los dos hicieron su pedido, y en escasos momentos ya lo tenían. Empezaron a beber mientras conversaban sobre cosas sin relevancia y sin mucha importancia. Ella le explicaba como era su día a día, mientras él hacia lo mismo, y se contaban alguna que otra anécdota, o simplemente hablaban de las diferencias culturales que ella había podido experimentar en su corta estada en corea.

Ya eran las 3AM y llevaban innumerables copas encima. Sobretodo Katherine, Shi Hoo, teniendo en mente que tenía que conducir se controló.

  • Deberíamos irnos – propuso Shi Hoo
    Si… - dijo ella levantándose, pero sin poder aguantar el equilibrio.


Shi Hoo corrió a ponerse a su lado y la ayudó hasta que llegaron de nuevo al coche. De nuevo se encontraba él en aquel volante. ¿Cuántas veces había conducido hoy? Y cuando se disponía a arrancar, la mano de Katherine se puso sobre la suya, mirándole, atravesándole con la mirada. A los ojos de él, estaba más sexy que nunca. Y con un hilo de voz seductor habló.

  • No quiero volver…


Shi Hoo intentaba asimilar lo que aquellas palabras querían decir. Había estado toda la noche intentando controlarse, pero ella no estaba colaborando.

  • No.. no me pueden ver en este estado… - finalizó.
    Entonces..?
    Me da igual – sin apartar sus poderosa mirada de sus ojos ni un momento. Y volteó mirando por la ventan
a.

Shi Hoo frustrado, suspiró y puso en marcha el coche. Llegaron a una zona de altos edificios y bastante lujosa que se encontraba en la parte Sur de la ciudad. Gangnam. Ahí entró al parking subterráneo de su bloque de pisos, para dejar su coche. Ayudó a Katherine a mantener el equilibrio sobre aquellos tacones de infarto que llevaba. ¿Por qué se complicarían tanto las mujeres? Eran los únicos, como era de esperar que a esas horas caminaban por el pasillo principal del edificio. Entraron a un ascensor, y Shi Hoo apretó el numero de su planta, y mientras el ascensor subía y subía, Katherine reposaba contra la pared del ascensor sin decir nada y con la cabeza gacha y de lado. Shi Hoo no podía quitarle los ojos de encima aunque quisiera. Pronto las puertas se abrieron y los dos salieron. Al fin entraron al piso de Shi Hoo, y este cerró la puerta tras él, mientras Katie lo miraba de pie junto a él. Se miraron durante unos segundos que parecieron ser eternos para los dos. Finalmente rompieron la distancia que les separaba deborandose feroz mente con un beso. Se besaban sin parar apasionadamente mientras las manos de él recorrían todo el cuerpo de Katherine, y las suyas jugaban con su pelo. El muslo, la cintura, la cadera, su cuello, no importaba donde pusiera las manos Shi Hoo, todo le producía placer y el deseo aumentaba, aumentando también el calor del lugar.

De repente Shi Hoo la alzó del suelo pegándola contra la pared y haciendo que sus piernas rodearan su cintura. El beso intensificaba, y sus lenguas exploraban cada rincón de la boca del otro. Besando, succionando y jugando con sus lenguas. Las manos de Shi Hoo acariciaron una vez más sus muslos y hundió su cabeza en el cuello de Katherine, dejando besos húmedos por donde pasaba su boca. Ella solo lo cogía por el pelo, echando su cabeza hacia atrás y respirando pesadamente. Solo se escuchaban besos y sus respiraciones pesadas, entre algún gemido de por medio.

Rompiendo el contacto de sus labios contra su cuello, Shi Hoo la miró. Ella parecía disgustada ante tal acto, pero no dijo nada.

  • ¿Me encuentras atrevido ahora?


Ella lo miró y sin pensárselo mucho contestó.

  • De que sirve… si la tienes pequeña – y sin darle tiempo a reaccionar estampa sus labios contra los de él, indicándole que al contrario de lo que decían sus palabras, le deseaba tanto como él a ella.

Él rompió el beso mirándola de nuevo, cada vez con las respiraciones más agitadas, y con una sonrisa picara volvió a hablar.

  • ¿Quieres comprobarlo?


La cogió en brazos llevándola a la cama mientras se miraban sin besarse. Los ojos de él ardían en lujuria. La dejó suavemente en la cama poniéndose de rodillas sobre el colchón, con una pierna a cada lado de ella, atrapándola y empezó a desabrocharse la camisa. Katherine se incorporó y le quitó las manos. Ella haría ese trabajo. Empezó desabrochándole la camisa desde el ultimo botón subiendo así poco a poco, lentamente, provocado. Cuando hubo llegado al ultimo botón, volvieron a besarse desenfrenadamente. Deborandose, y lamiéndose el uno al otro. Ella retiró con sus suaves manos la camisa mientras dejaba besos fugaces sobre sus anchos hombros bajo su atenta mirada. Hundió su cabeza en el cuello de él, como minutos antes él había hecho con ella y le besó el cuello, consiguiendo por parte de él una serie de gruñidos que indicaban que estaba haciendo bien su trabajo. La cogió por el cuello y tiró de ella hacia atrás, mirándola siempre a los ojos. Mientras aún se miraban deslizó sus manos por los costados de ella hasta encontrar el borde de su vestido y escurridizamente, coló sus manos por debajo de la tela, levantando a su vez el vestido, quitándoselo. Él estaba con el pecho al descubierto, mostrando su dorada piel y sus perfectos musculos, mientras ella estaba también sobre sus rodillas y en su ropa interior. Los ojos de Shi Hoo analizaron su conjunto interior y no se decepcionado, y es que, que menos viniendo de una mujer como ella. El sujetador era negro de encaje con ligeras transparencias que invitaban a descubrir lo que no se podía ver. Y sus bragas eran finas, negras, igualmente de encaje y que transparentaban todo.
Las manos de él volvieron a viajar por sus costados, mientras que ella le acariciaba el pecho sintiendo su fibroso cuerpo. Pero pronto salió de su ensimismamiento. Una de las manos de Shi Hoo atrapó uno de sus pechos por encima del sujetador, y empezó a besar cerca del pecho. Ella le acariciaba los hombros y el pelo por la nuca mientras él hacia aquello. Pronto un tick sonó, y suavemente Shi Hoo retiró aquella molesta prenda, dejando sus pechos al descubierto. Los miró y su boca humeda se apoderó por completo de uno de ellos, mientras que la otra mano masajeaba el otro pecho. De respiración pesada, Katherine, pasó a gemir suavemente y a pegar su cuerpo más al de Shi Hoo, sintiendo sus ardientes pieles. Él la tumbó y mientras besaba su abdomen una de sus manos se deslizó hacia su zona intima, masajeándola por encima de la tela. Ella en un acto reflejo, condujo sus manos hasta la mano de él, con intención de retirarla, pero él se las apartó, mirándola a los ojos, y besándole la frente. Su mano esta vez se coló por debajo, entrando en contacto directamente con la zona intima de Katherine, la cual gimió al sentir sus fríos dedos sobre sus partes. Él aprovecho el gemido y la volvió a besar, mientras ahí abajo, su mano seguía masajeando suavemente. Se separó de sus labios para besar el lóbulo de su oreja, haciéndola estremecer a cada segundo. Katherine aqueaba la espalda en señal de placer. Shi Hoo se separó y retiró por completo sus bragas, deshaciéndose también de sus bóxer, libreando al fin su erección. Katherine lo miró por unos segundos y se incorporó. Nadie le había dicho nada, pero ella misma de disponía a darle placer. Con una de sus manos cogió su miembro y lo acarició. Shi Hoo carraspeó ante aquel gesto, intentando controlarse, pero de poco le serviría. Pronto, algo lo sacó de sus pensamientos. Notó la húmeda boca de Katherine apoderándose de su miembro y sin evitarlo empezó a soltar gemidos. Y a cada gemido que soltaba, Katherine sentía más ganas de hacerlo, aumentando así su ritmo.

  • Uhh.. – carraspeó Shi Hoo y la separó de su miembro – aún no..


Y dicho esto, la posó nuevamente sobre la cama, colocando su miembro cerca de su entrada. Al más leve contacto. Katherine gimió. Shi Hoo se sonrió a si mismo viendo el estado en que la estaba poniendo. Aquella mujer tan dura, estaba muriéndose por él, y deseando que la poseyera. Siguió rozando su miembro contra la entrada de ella hasta que lo creyó oportuno, tentando a Katherine con cada roce. Y de pronto, sin avisar, introdujo su miembro dentro de una embestida. Katherine gimió fuertemente ante el repentino contacto, y siguió gimiendo con cada embestida que él hacía. Acelerando el paso y aveces sacando su miembro para luego volver a introducirlo dentro, jugando a provocarse mutuamente. Finalmente las embestidas aumentaban su ritmo y su intensidad, llenando la casa de intensos gemidos. Finalmente los dos estaban alcanzando el orgasmo. La vista de Katherine se volvió blanca por unos instantes, mientras su cuerpo colapsaba ante el placer de aquel orgasmo. Shi Hoo unos segundos después también alcanzó su orgasmo, corriéndose así dentro de ella, y dejando caer su cuerpo a un lado del de Katherine, mientras recuperaban su aliento. Unos segundos después sacó su miembro del interior de la mujer que yacía exhausta junto a él, provocando un último gemido. La abrazó, besándole la frente y pronto ambos quedaron dormidos en medio de aquel desastre.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Un Golpe del Destino..!! CAP. 5 Clasificación + 18
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Turkana - Oscuro Destino
» One shot (Nick & Tu) TALVEZ EL DESTINO NOS JUNTE ALGUN DIA ♥
» el destino ( JOE Y TU)
» NICK Y TU "LAS vueltas del Destino"
» ¿Quiénes se animan al tercer golpe de martillo?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS K-POP Y TU :: **Fanfics~♥♥ :: **Fic's de Otros♥♥ :: **Hetero ^^-
Cambiar a: